Review – Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia

TRENDING

DRAGON BALL SUPER CON DOBLAJE LATINO SE ESTRENARÍA EN AGOSTO
¡NINTENDO YA VALE MÁS QUE SONY!
“EL PS4 ES COMO UNA PC DE HACE CINCO AÑOS”
SAILOR MOON VUELVE A LA TV ABIERTA
SWITCH LLEGÓ A MÁS DE 1 MILLÓN DE UNIDADES VENDIDAS EN JAPÓN
HANDS ON – ¿CUMPLIRÁ MARVEL VS CAPCOM: INFINITE?
NINTENDO: LA ESCASEZ DE SWITCH NO ES INTENCIONAL
MANGA DE BERSERK VUELVE A ENTRAR EN PERIODO DE PAUSA
KONAMI DESCARTA PES 2018 PARA SWITCH
HANDS ON – FIRE EMBLEM WARRIORS ESTÁ MUY ABURRIDO
DESARROLLADORES DE METROID PRIME HABLAN DE LA 4° ENTREGA
MONSTER HUNTER WORLD NOS SORPRENDIÓ
EA HABLA SOBRE FIFA 18 EN SWITCH
NINTENDO SE DISCULPA POR LA ESCASEZ DEL SWITCH
LLEGA LA NUEVA ACTUALIZACIÓN 4.71 A PLAYSTATION 4
ACTRIZ PORNO DEJA LA INDUSTRIA PARA VOLVERSE GAMER
TRUNKS SE INTEGRA AL ROSTER DE DRAGON BALL FIGHTERZ
¡LLEGARON LAS OFERTAS DE VERANO A STEAM!
NINTENDO: MARIO NO “POSEE” COSAS EN SUPER MARIO ODYSSEY
NINTENDO SWITCH SEGUIRÁ ESCASO EN LO QUE RESTA DEL AÑO
¿POKÉMON Y METROID PRIME 4 EN 2018? NO LO DESCARTEN
ESTUDIO: LOS GAMERS TIENEN MENOR APETITO SEXUAL
GOKÚ SE ENCONTRARÁ CON UN FORMIDABLE OPONENTE
ARMS TIENE UN ESTUPENDO LANZAMIENTO EN JAPÓN
OTRO TRAVIESO Y PICANTE TRÁILER DE OMEGA LABYRINTH Z (NSFW)

El emblema del género

Los videojuegos son un medio de entretenimiento y expresión artística que ha tenido una evolución sumamente rápida y explosiva. Cuando en los años ochenta e inicios de los noventa, comenzábamos a tener a una joven industria multimillonaria, varios desarrolladores ya se encontraban haciendo todo tipo de complejos experimentos para entregar experiencias que fueran sumamente profundas tanto en términos de narrativa, como en mecánicas de juego y diseño de niveles, lo cual, evidentemente trajo una época en la que innovación e invención de IPs completamente nuevas, se daba casi a diario. Fire Emblem fue uno de los tantos productos que se dieron como resultado de lo anterior y que de alguna manera, se ha convertido en la insignia moderna del género al que representa, al menos en oriente. En pleno 2017, dicha franquicia toma un arriesgado paso al presentarnos Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia, título que en su presentación y estética da la impresión de haber sido diseñado hace unos meses pero que en su núcleo, carga de manera muy marcada con Fire Emblem Gaiden de 1992.

Antes de pasar a hablar sobre cualquier cosa de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia, es muy importante recalcar y tener en cuenta que estamos frente a un remake o reimaginación de un juego que salió hace 25 años para el Famicom y que por decisiones comerciales, fue exclusivo del mercado japonés. Intelligent Systems tomó a su propia obra y le cambió toda la cubierta para hacerlo lucir actual y moderno, asunto que se logró con creces, sin embargo, se tomó la determinación de que su fórmula original como videojuego, se mantuviera prácticamente intacta; es decir, se tiene la clara intención de que muchos de nosotros experimentemos por primera vez las bases de esta saga que tantas alegrías nos ha regalado desde que por fin llegó a América en tiempos del Game Boy Advance. Por tal motivo, puede ser que haya quien lo llegue a sentir un tanto rústico o que incluso considere que esta obra son pasos hacia atrás para la serie, posición con la que no podría estar más en desacuerdo por las razones que te platico a continuación.

De regreso a las bases

Entendido lo anterior, te puedo decir que Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia es un RPG Táctico clásico que trae de vuelta las mecánicas de juego base de este género para ponerlas sobre la mesa de una manera muy fácil de consumir, pues hace de lado algunos cambios muy marcados que vimos en entregas como Fire Emblem Awakening, por ejemplo, que hicieron que esta franquicia se convierta en una de las más importantes para Nintendo por la gran cantidad de nuevos fanáticos que ganó. Decisiones como la que te acabo de describir, son sumamente arriesgadas, pues seguimos hablando de una serie de nicho que está muy cazada con cómo es que se hacen las cosas según sus propios desarrolladores, no obstante, es importante mencionar que esta obra sabe perfectamente hacia dónde va y cuáles son los objetivos que quiere cumplir al final del día.

Antes que nada, es importante que sepas que Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia se deshace casi por completo del sistema de relaciones entre personajes que vimos en Awakening y en las entregas de Fire Emblem Fates. Vale la pena recordar de nueva cuenta que estamos hablando de un remake de un título de 1992 que no contaba con posibilidades tan amplias como esta. Es posible que nuestros acompañantes tengan diálogos entre ellos e incluso, su relación reciba una calificación, pero esto jamás impacta al gameplay de ninguna manera y por supuesto, no es posible que éstos forjen lazos más profundos para incluso tener descendencia. En mi caso personal, no estamos hablando de una gran perdida para un Fire Emblem, pero estoy seguro de que habrá quienes sí extrañen toda esta parte fuera del campo de batalla.

De la mano de lo anterior, tenemos que otra de las grandes aportaciones de Awakening a todo Fire Emblem, tampoco está presente. Estoy hablando de la mecánica de siempre tener a nuestras unidades acompañadas dentro del campo de batalla para que su rendimiento sea mejor. En Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia, no importa que cierto personaje esté solo o al lado de otro al momento de atacar o ser atacado. Él o ella depende enteramente de sus stats y equipo para salir adelante. Esta parte del juego no puede ser tomada a la ligera cuando hablamos u opinamos de ella.

Sobre todo en géneros tan elaborados y finos como lo son los RPGs Tácticos, solemos considerar que entre más complejas se vuelvan sus mecánicas, mejor será nuestra experiencia. En muchos casos es así, pero también deberíamos de tener la delicadeza de tomar en cuenta que el regreso a algo mucho más simple, tampoco en necesariamente malo, incluso podríamos decir que alienta a que nuestro estilo de juego cambie. Por ejemplo, en las pasadas entregas de Fire Emblem que vimos en el 3DS, normalmente teníamos que jugar con un ejército compacto que nunca se dispersara, esto claro, por lo importante que era que nuestras unidades lucharan en parejas.

En Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia y al igual que pasaba con los títulos clásicos de la saga, podemos apostar por métodos un poco menos ortodoxos, pues dividir a nuestras fuerzas, no tendrá grandes costos. Ojo, esto no quiere decir que puedas ser descuidado al momento de mover a tus personajes, más bien puedes hacer jugadas que podrían parecer sumamente arriesgadas pero que son necesarias gracias a que normalmente, el enemigo presenta una postura sumamente agresiva. En cierta partida me encontraba defendiendo un puente por el que sólo cabían dos unidades a la vez y poco a poco, el enemigo estaba mermando a mis fuerzas en enfrentamientos directos. Tomé a un caballero montado en pegaso con gran movilidad y decidí flanquear a mi contrincante para desde atrás, empezar a hacer daño poco a poco y unidad por unidad. Un movimiento como este podría ser impensable en pasadas entregas de Fire Emblem, pues mandar a una unidad con tan poca defensa totalmente sola a hacerle frente a varios enemigos, era suicido, a menos que estuvieras dispuesto a sacrificar a este personaje en una movida desesperada.

Mi punto es que a pesar de que en Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia vemos que importantes mecánicas de juego fueron echas de lado, se logró que la supuesta simpleza de este nuevo sistema de juego, nos invitara a adoptar diferentes posturas dentro el campo de batalla y a pensar de diferentes maneras nuestras tácticas dependiendo de los retos que se nos pusieran enfrente, asunto que en mi opinión, es sumamente positivo, pues esa cierta “limitación” o impedimento, muchas veces se convierte en oportunidad.

Por si todo lo anterior te pareciera poco, también tenemos un cambio que está causando bastante polémica. Me ha tocado escuchar y leer que Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia se deshizo por completo del sistema de piedra, papel o tijera que sus antecesores habían utilizado desde Fire Emblem: Genealogy of the Holy War que vimos en el Super Famicom en 1996; es decir, que ciertas unidades son fuertes contra ciertos tipos y débiles contra otras. En mi opinión, esto no fue desechado, más bien fue modificado pues te repito, estamos hablando de un remake que respeta casi todas las mecánicas de juego que vimos en Fire Emblem Gaiden. Ahora, las espadas no vencen a las hachas y son débiles contra las lanzas por ejemplo, ni tampoco las unidades voladoras son totalmente vulnerables a los arqueros, más bien tenemos un sistema horizontal en donde casi lo único que importa son los stats de las unidades en cuestión.

Si un soldado con una lanza cuenta con muy buena defensa y es atacado por un enemigo con hacha, lo más probable es que el primero salga muy bien librado del enfrentamiento. A pesar de lo anterior, sí es muy importante tener en cuenta que los personajes que usan magia son vulnerables a los ataques con espadas, hachas o lanzas, no obstante, sus poderes hacen estragos sobre contrincantes con armaduras pesadas. Si cierto rival con escudo y armadura te está dando un tiempo complicado, toma a alguno de tus magos y atácalo con tu mejor hechizo.  Seguro tendrás resultados bastante buenos.

Algo que es sumamente importante para el gameplay de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia es que los ataques con magia normalmente cuestan HP Points, esto claro, para que no podamos abusar de ellos. Entre más poderoso sea el ataque con magia, más salud perderá la unidad en cuestión. Otro punto sumamente interesante es que los arqueros pueden atacar estando hasta cuatro o cinco espacios a distancia de su objetivo, asunto que si lo sumas con el tema de los hechizos, te puedes dar cuenta de que estamos frente a un juego en el que las agresiones a distancia cobran un papel sumamente importante.

Me parece que decir que el gameplay de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia carece de la profundidad y sofisticación de las otras entregas de la serie que vimos en el 3DS, es como asegurar que el cine de principios del siglo XX no tiene el mismo valor que lo que vemos actualmente. No termino por comprender cómo es que a algunos les hizo cortocircuito experimentar de primera mano la forma en la que funcionaba este género cuando se encontraba dando sus primeros pasos. Apoyo totalmente la decisión de Intelligent Systems de dejar prácticamente intacto el gameplay de Fire Emblem Gaiden, pues justamente de eso se trata un producto como el que tenemos enfrente: de respetar lo más que se pueda el ADN original de la obra que se está buscando reinterpretar y sobre él, hacer algunos ajustes aquí y allá sin perder de vista cómo es que todo se comportaba al momento de su nacimiento.

¿Exploración en un RPG Táctico?

Sé perfectamente que a lo largo de esta reseña he recalcado en más de dos ocasiones que Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia es un remake o reimaginación de un juego que se lanzó en Japón a principios de los noventa, sin embargo, esto no quiere decir que Intelligent Systems no haya podido agregar un par de ideas completamente nuevas a su propia obra, mismas que por momentos funcionan y por otros, se sienten como algo que probablemente hubiera podido ser recortado del producto final y nadie se hubiera quejado.

En caso de que nunca hayas jugado un RPG Táctico, te comentamos que en su gran mayoría, estos juegos están divididos en niveles perfectamente delimitados en los cuales, se desarrolla toda la acción. Muchas veces se utiliza una especie de overworld o hub principal para acceder a estos escenarios, pero la realidad es que estamos hablando de menús o interfaces disfrazados de buena forma. Debido a que el movimiento de nuestros personajes dentro del género se ve atado a un grid o cuadrícula por la misma naturaleza del género y a las reglas que éste obedece, el tema de la exploración es algo que no tiene cabida dentro de este tipo de juegos, por más que en un RPG tradicional, el descubrir nuevos lugares a nuestro propio ritmo, sea un elemento crucial.

El overworld de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia se parece bastante al de Awakening, en donde movemos a una representación de los protagonistas hacia las diferentes batallas o retos, sólo que en esta ocasión, tenemos algunas zonas que podemos explorar a placer justo como pasa en cualquier otro RPG. Cuando entras a alguno de estos calabozos, se pone una perspectiva en tercera persona y en tres dimensiones, incluso entra una animación que me recordó a la que se usa cuando Link accede a algún templo en los The Legend of Zelda contemporáneos. Al igual que en otros juegos de rol, en estos lugares puedes encontrar ítems como armas o comida para sanar a tus personajes. Cuando te topas con algún enemigo, el juego cambia a su tablero normal de combate.

Al final de casi todas estas áreas explorables, te encuentras con una estatua de la diosa de Zofia, la cual, además de curar la fatiga y vida de tu equipo, te permite que algunos de ellos cambien sus clase. Así es, los Masters Seals para modificar la clase de tus personajes fueron puestos de lado y ahora, ésta es la forma de hacerlos más poderosos. Hablando del tema de la fatiga o estado de animo de tus acompañantes, podemos decir que es otro de los elementos más importantes de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia. Conforme haya sido su desempeño en batalla o tiempo dentro de un calabozo, éstos podrían sufrir de fatiga, la cual, baja varios de sus stats y por consiguiente, los hace menos efectivos en combate.

La forma de curar la fatiga es utilizando ítems de comida que también recuperan salud, o haciendo un ofrecimiento a la diosa. En caso de que a la mitad de un calabozo, alguno de tus personajes no pueda más y no tengas como recuperarlo, lo puedes evacuar para no arriesgarlo en batalla, sobre todo si estás jugando en modo clásico en el que las muertes son permanentes. No es como que esta mecánica cambie por completo la forma en la que se juega Fire Emblem, sin embargo, es algo que definitivamente debes tener muy en cuenta cuando te adentras a cualquiera de estas zonas.

Además de lo anterior, tenemos algunos poblados o construcciones como castillos que podemos analizar desde una perspectiva en primera persona, moviéndonos entre sus diferentes zonas utilizando un menú. Aquí, además de poder tener conversaciones con distintos personajes y entrar a tiendas para comprar ítems, se te da la posibilidad de buscar algunos secretos que normalmente te recompensan de buena forma. Estas secciones de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia se sienten un poco como si estuviéramos dentro de un juego de aventura point & click clásico.

Como te decía hace unos párrafos, me parece que estas partes de exploración son elementos que sí llegan a sobrar un poco en Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia, pues además de presentar un diseño sumamente sencillo y bastante plano, creo que no termina por aportar verdadero valor a la experiencia que tenemos enfrente, incluso me atrevería a decir que por momentos, sí le llegaban a cortar un poco el ritmo a todo el juego. Tampoco estamos hablando de una decisión desastrosa que destruya a la obra ni mucho menos, tan sólo es un elemento que no nos hace pensar algo como “esto tiene que estar en Fire Emblem de ahora en adelante”. Al poder dar espadazos para dañar un poco a los enemigos antes de entrar en batalla con ellos, no pude evitar pensar en cómo es que sería un título de esta serie usando la fórmula de un RPG de acción moderno… ¿será que la entrega de Switch siga estos pasos?

No tan sofisticado diseño de niveles

Todo remake o reinterpretación de un juego que salió hace más de dos décadas tiene el riesgo de que algunas de sus partes se perciban algo añejas, pues justamente está intentando traer de regreso elementos que se utilizaban cuando la obra original vio la luz del día. A pesar de que de en términos de gameplay, podemos decir que Fire Emblem Gaiden envejeció muy bien y que prueba de ello es la forma tan limpia en la que funciona Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia, la verdad es que en cuanto a diseño de niveles, la edad sí se marca mucho más, esto sin que necesariamente represente a un elemento negativo dentro de la experiencia que el 3DS nos está poniendo enfrente.

Algo que estoy casi completamente seguro, es que durante tu primer par de horas con Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia, sentirás que los mapas en los que se desarrollan las batallas, son sumamente abiertos, contando con no muchos elementos para llevar a cabo estrategias de guerra sofisticadas. A diferencia de lo que vimos en Awakening y en las tres campañas de Fates, en este título tenemos niveles mayormente planos que no echan mano de casi ningún tipo de verticalidad para hacer más complejo nuestro andar hacia la victoria. Claro que hay algunos árboles y edificaciones que le dan algunas ventajas a una unidad si se le coloca ahí, pero la variedad no es tanta.

Es importante resaltar que tener escenarios mayormente abiertos con algunos accidentes topográficos que cambian la movilidad de las unidades dentro del campo de batalla, hace que tu visión del combate y cómo es que abordas cada situación, cambie bastante, sobre todo porque en muchos de ellos, el acomodo inicial de tus personajes te deja en clara desventaja desde el principio. Por ejemplo, hay un escenario en el que nuestro ejército es dividido en tres grupos: uno en la parte norte, otro en el este y otro en el sur, esto con un importante número de enemigos en medio.

Otro elemento que se utiliza constantemente es el de puntos muy estrechos en donde no cabe más de una unidad al mismo tiempo. En estas situaciones, debes de ser muy cauteloso sobre qué personajes debes poner enfrente para absorber el daño y cuáles deben de estar más retrasados atacando a distancia. Te recomiendo mucho siempre tener por lo menos a un arquero de buen nivel dentro de tus fuerzas.

Entiendo perfectamente que todo RPG Táctico depende enormemente de qué tan bueno sea el diseño de sus niveles y cómo es que éstos se acoplan a las mecánicas de juego que presenta el título. Es verdad que en este punto, Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia demuestra claramente que está basado en un título que salió hace 25 años y que para fortuna de todos nosotros, se han tenido avances muy importantes desde aquel entonces. A pesar de lo anterior, tampoco podemos hablar de un fallo desastroso del juego ni mucho menos, más bien de un punto que si entiendes bien su contexto y las posibilidades que éste ofrece, puedes disfrutar bastante con todo y lo sencillo que pueda parecer por momentos.

Dos campañas y accesibilidad

Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia está divido en dos partes principales: el camino de Alm y el camino de Celica. Básicamente estás jugando dos campañas distintas dentro de un mismo juego que se entrelazan en ciertos puntos pero que en la mayor parte del tiempo, funcionan de manera independiente. Después de superar toda la introducción, se te permite avanzar de la manera que quieras utilizando a cualquier de los dos protagonistas, asunto un tanto extraño, pues a veces cuesta trabajo recordar con qué tipo de recursos y capacidades cuenta cada uno de ellos. Decidir con quién seguir progresando es algo que dependerá enteramente de cómo es que te vayas acomodando.

Es importante resaltar que no estamos hablando de dos ejércitos similares pero con líderes diferentes, pues incluso la manera en la que se forman, es completamente distinta. Por ejemplo, la composición de las fuerzas de Alm depende enteramente de nosotros, pues al inicio, básicamente se nos dan a casi puros personajes con clase genérica que pueden evolucionar a lo que nosotros queramos, decisión que debes de tomar durante las primeras horas de juego y que estoy seguro, meterá en aprietos a los nuevos de la serie por no saber exactamente qué tipo de unidades base requiere cualquier compañía de Fire Emblem. De manera contraria, con Celica, se nos dan personajes ya definidos con clases determinadas, haciendo que el decidir qué composición debe tener nuestra armada, no sea tan complicado.

Sobre el tema de la dificultad y accesibilidad de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia, hay que decir que estamos frente a un juego bastante contrastante. Las primeras horas serán pan comido para quienes ya hayan consumido títulos de esta serie, sin embargo, llega un punto en el que la complejidad de los enfrentamientos se dispara enormemente y el verdadero reto comienza. En más de una ocasión me topé con batallas sumamente complicadas que incluso me pidieron algo de grinding para poder seguir adelante. Sí, la adrenalina de saber que estás a punto de perder a cierto personaje en el siguiente turno, está muy presente en las etapas avanzadas del juego.

¿Qué tan accesible es  Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia para los nuevos? Esta es una pregunta bastante difícil de responder. Por un lado tenemos un gameplay bastante más simplificado que el de las últimas entregas y por el otro, está el asunto de que en un momento el juego se torna denso y sumamente complicado. Además de lo anterior y esto como una clara medida para hacer más accesible el juego, contamos con un ítem especial que nos permite regresar nuestras acciones cierto número de veces dentro de una partida.

Por ejemplo, si perdiste a cierto personaje después de 40 minutos de combate, es posible regresar algunos movimientos sin la necesidad de reiniciar toda la partida en la que te encuentras como pasaba antes. Esto llega a ser bastante útil y en efecto, le resta algo de emoción a los enfrentamientos, sin embargo, muchas veces esto no es suficiente para arreglar una cadena de malas decisiones, por lo que la única manera de salvarle la vida a esa unidad en peligro inminentemente, es iniciando desde cero el enfrenamiento.

Un continente sumido en la guerra

Fire Emblem siempre ha sido una franquicia que nos ha enamorado de sus personajes gracias a épicas historias de grandes ejércitos luchando entre sí por razones bastante válidas. Fiel a la tradición, Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia pone gran parte de sus esfuerzos en el tema de la narrativa, pues a pesar de que removió el sistema de relaciones entre personajes, te puedo decir que estamos frente un relato que se siente intimo y que al igual que en las últimas dos entregas de esta serie, te envuelve con sus hechos desde el principio, haciéndote querer saber más y más con el pasar de cada capítulo.

Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia nos cuenta la historia de un continente llamado Valentia, el cual, está dominado por dos principales naciones, las cuales, se han mantenido en tregua desde tiempos inmemorables gracias a un pacto que hicieron cada uno de los dioses creadores de estas facciones. Por supuesto que la paz no iba a durar y gracias a cierto evento que mejor no te revelaré, es que una vez más, las tensiones políticas y militares se hacen presentes. Aquí es en donde entran los dos protagonistas del juego: Alm y Celica, mismos que un inicio parecen tener un origen bastante humilde pero que conforme la trama va avanzando, te das cuenta de que son dos seres muy especiales para todo el lore que este título nos presenta. Su relación es medio extraña, pues a veces se tratan como hermanos y en otros momentos más bien como dos personas con atracción sexual.

Los diálogos y guión en general de la nueva obra de Intelligent Systems son bastante buenos, pues a pesar de que su inicio es un tanto lento, la verdad es que no pasa mucho tiempo para que el relato tome una fuerza bastante importante. Un punto muy interesante es que varios de los eventos que se nos cuentan, se presentan de manera anacrónica, es decir, hay veces en los que aparece una cinemática de cierto acontecimiento en el futuro, la cual, se va construyendo poco a poco con lo que nosotros vamos haciendo dentro de la campaña de Alm y Celica. De igual forma, existen algunos recuerdos que puedes encontrar en las zonas explorables del juego y como su nombre lo indica, sirven para que conozcamos algo de los eventos que se dieron en el pasado.

Dramas amorosos, momentos épicos, conspiraciones entre supuestos aliados, giros inesperados de la trama y muchas otras sorpresas, es lo que te espera en la historia de  Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia, una de las que más me ha gustado de toda esta maravillosa saga, con todo y los huecos que deja por instantes y los clichés clásicos de este tipo de relatos basados en la fantasía medieval mayormente occidental pero con interpretación japonesa.

La siempre impecable presentación de la serie

Muchos de los que amamos todo lo que diga en su título “Fire Emblem” tiene que ver en buena parte por la cuidada presentación que tiene cada uno de sus títulos. Desde Awakening se nos dejó claro que Nintendo tenía todas las intenciones de convertir a esta franquicia en una súper producción, con vistosas cinemáticas en anime que nos volaron la mente, así como preciosos sprites hechos a mano para representar a nuestros personajes en el campo de batalla.  Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia no se olvida de lo anterior, manteniendo un apartado visual y sonoro al que difícilmente le encontrarás un pero.

Más del 90 por ciento de los diálogos del juego cuentan con voz de diferentes actores, mismos que en su mayoría hacen un fantástico trabajo en inglés. De la música, justo como era de esperarse, tenemos una maravillosa banda sonora basada en los temas de 8 bits que apreciaron originalmente en Fire Emblem Gaiden, sólo que ahora con algunos arreglos y por supuesto, grabados con una orquesta real que como te estás imaginando, suena espectacularmente bien.

De igual forma, varias de las cinemáticas están presentadas con preciosos videos full motion en anime que resaltan en la pantalla de la portátil del Nintendo. El efecto 3D del 3DS luce sensacional, aprovechando de nueva cuenta asetts planos en 2D para presentar diferentes capas. El trabajo de sprites y pixel art es una verdadera maravilla, mientras que el modelado de escenarios en 3D y personajes (sí, una vez más sí tienen pies), es bastante decente.

Puede ser que mi única queja de este apartado del juego es que algunos NPCs genéricos que nos topamos en algunas locaciones, sí se llegan a sentir muy repetitivos. Esa Young Woman o Pescador Viejo, aparecen muchas más veces de lo que deberían. De ahí en fuera, estamos hablando de un juego que le llenará el ojo a cualquiera, pues incluso en algo como el overworld, vemos preciosos detalles como nubes dibujadas a mano sobre un mapa color mate muy elegante.  Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia es una obra de arte por lo congruente y bien aterrizada que está su dirección visual y sonora.

Una fantástica reimaginación

Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia no es el pináculo de esta franquicia que tantas alegrías nos ha dado desde su llegada a América en 2003 como lo fue Awakening hace ya cinco años; sin embargo, es un juego que de manera magistral, trae a la actualidad las bases de la fórmula sobre la cual se construyeron las ideas y conceptos en los que ahora funciona todo el género de los RPGs Tácticos. Por supuesto que al estar hablando de un remake o reimaginación como dice Nintendo, hay ciertos puntos en los que se nota claramente que estamos frente a un título lanzado en 1992 pero con estética de 2017, asunto que en mi opinión, tiene pocos elementos negativos, pues se nos está dando la oportunidad de experimentar en carne propia de una manera bastante digerible, los orígenes de una saga con tanta historia.

El nuevo Intelligent Systems reinterpretó de gran forma su propia obra, esto con el objetivo de que nuevas generaciones sepan de dónde es que viene todo lo que actualmente llamamos Fire Emblem y que en pleno 2017, es uno de los más grandes exponentes del género al que representa. Si eres fanático de esta serie, estoy seguro de que Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia está dentro de tus prioridades y te aseguro, cumplirá con tus expectativas siempre y cuando entiendas qué tipo de producto estás por consumir. En caso de que nunca le hayas entrado a uno de estos juegos, puede que este estreno de 3DS sea un buen comienzo, pues como te decía, regresa en buena parte a todos los fundamentos y bases de esta fórmula que tanto nos gusta.

Espero genuinamente que este tipo de prácticas se sigan dando dentro de la industria, pues de cierta manera, es una forma de preservar juegos que salieron hace tanto tiempo o de al menos, dejar que más personas experimenten por sí mismas de dónde es que nació tal o cual saga.

Alberto Desfassiaux
Editor de Atomix. No me gustan los videojuegos... ¡adoro los videojuegos!