Advertisement

Review – Xbox Series S

TRENDING

Reseña en progreso: Durante los próximos días se irá actualizando.

Review Xbox Series SEl momento que tanto habíamos esperado ha llegado. El próximo 10 de noviembre el Xbox Series X y Series S estarán a la venta, marcando el inicio de una nueva generación de consolas. A diferencia de lo que sucedió hace siete años, Microsoft tiene dos propuestas para el mercado. Por un lado tenemos una opción bastante poderosa y la que muchos podrían denominar como el verdadero salto generacional. Por otro lado, contamos con una pieza de hardware más barata, pero con algunas limitantes.

El Xbox Series S es la opción más económica. Mientras que el Xbox Series X y PS5 tienen un precio de $13,999 pesos, adquirir un Series S solo te saldrá en $8,499 pesos. De esta forma, más gente tendrá la oportunidad de adentrarse a la siguiente generación, aunque con un par de limitantes que serán importantes al momento de elegir de qué forma aventurarse a este nuevo mercado. 

Comenzar una nueva generación puede ser complicado, pero el Xbox Series S simplifica este proceso. ¿Acaso el menor precio justifica las limitantes? ¿Tenemos frente a nosotros la perfecta consola para los “casuales”? Descubre las respuestas a estas y más interrogantes en nuestra Atomix Review.

Xbox Series Móvil

Antes que nada, hay que hablar de la forma de iniciar tu consola. Es muy recomendable que descargues la aplicación de Xbox en tu dispositivo iOS o Android, ya que esto hará más fácil todo el proceso. Con tan solo ingresar un código, tu celular se convertirá en una forma sencilla de configurar la consola. De esta forma, mientras el hardware se actualiza, podrás modificar varias opciones y ciertas funciones en especifico de la forma que más sean de tu agrado. 

La conectividad con el dispositivo móvil es algo que estará presente en toda tu experiencia, ya que desde aquí podrás administrar aspectos como tus logros, descargas, hasta las fotos y videos que tomes. Esto facilitará tus interacciones en redes sociales, prácticamente eliminado la necesidad de una interfaz algo complicada, aunque esta sigue presente para los que lo deseen. 

Velocidad inigualable  

Al tratarse de una consola de siguiente generación, podemos esperar un gran salto en el aspecto visual y en el diseño del hardware con las nuevas consolas de Xbox, al menos en comparación con el modelo base del One. Para comenzar, uno de los atractivos más interesantes del Series X|S es la velocity architecture, algo que permite que estas piezas de hardware corran de manera instantánea. Generaciones pasadas estaban marcadas por mejoras gráficas impresionantes, pero en este caso, el hecho de que una consola pueda iniciarse en cuestión de segundos es una gran maravilla.

La velocidad de procesamiento es impresionante. Lejos han quedado los días en donde tendrías que esperar varios minutos en lo que se prende una consola y se inicia un juego. En la siguiente generación de Xbox, este proceso se hace en un instante. El mayor problema en este apartado, es que ya no me da tiempo de checar Twitter en lo que DOOM Eternal inicia. No es broma cuando digo que en menos de 60 segundos ya estás jugando desde el momento que se prende la consola. 

Still-Image_Xbox-Series-S_6_Exploded-View copy

Junto a este punto, encontramos la función del quick resume, la cual nos deja tener varios juegos corriendo al mismo tiempo, y podrás saltar entre ellos en cualquier momento sin perder tu progreso. Aunque en mi caso he intentado este proceso con solo cuatro títulos de manera simultanea, es posible tener hasta cinco experiencias de forma simultanea.

Un salto entre dos juegos se hace en solo cinco segundos, pero con cada título este tiempo aumenta. Tus aplicaciones seguirán intactos, pero tendrás que esperar un poco más para disfrutarlas. Sin embargo, la espera seguirá siendo menos de un minuto. Uno de los detalles que he experimentado, es que en algunas ocasiones los juegos se cierran solos si no interactúas con ellos de manera constante. De esta forma, el quick resume es una función dedicada a las personas indecisas, aquellos que no saben qué jugar y constantemente están probando nuevas cosas. 

Yakuza Like a Dragon – captura de pantalla 2020-11-03 19-27-34

Hablado en términos más concretos, el Xbox Series S cuenta con una CPU de 8 núcleos a 3,6 GHz (3,4 GHz con SMT) CPU Zen 2 personalizado. El GPU nos ofrece 4 TFLOPS, 20 CU a 1,565 GHz. En aspectos generales, esto quiere decir que la pequeña consola cuenta con solo un tercio del poder que encontramos en el Series X, algo que se puede ver claro cuando comparamos la resolución de ambas consolas. Mientras que el hermano mayor puede tener imágenes en 4K HDR, aquí nos topamos con un máximo de 1440p nativo, con la posibilidad de escalar a 4K. Por otro lado, la memoria cuenta con 10 GB de GDDR6 128, con 8 GB corriendo a 224 GB / s. Uno de los aspectos más importantes en este apartado, es la SSD NVME  de solo 512 GB -aunque en realidad es menos para los usuarios, pero ya hablaremos de eso- la cual puede transferir información hasta en 2.4 GB/s, con un máximo de 4.8 GB/s.

Lo interesante de esto, es que tenemos dos buenas opciones para conseguir más espacio. La primera de estas es algo cara, y se trata de una SSD de Seagate de 1 TB. Sin embargo, también contamos con la opción de utilizar memorias externas que se conectan mediante un puerto USB. La gran diferencias entre estas dos modalidades, que es solo con la SSD tus juegos podrán aprovechar el poder de la velocity architecture. 

series s

Por último, el Xbox Series S no tiene lector de discos y solo es digital, así que si buscas un reproductor de Blu-Ray, entonces utiliza otro dispositivo tecnológico. 

¿Y el 4K?

Uno de los aspectos en donde lamentablemente el Xbox Series S cuenta con una desventaja en comparación con su hermano mayor, es la calidad visual. En comparación del 4K HDR con el que es capaz de correr el Series X, el S solo puede hacer que los juegos se disfruten en 1440p nativamente, con la posibilidad de escalar a 4K. De esta forma, incluso un Xbox One X es más poderoso en este apartado. Sin embargo, aún contamos con la posibilidad de gozar de ciertos títulos a 120 cuadros por segundo y del DirectX Raytracing, aspectos que no se encuentran fácilmente en la generación pasada, y le dan un empujón de siguiente generación a la consola. 

c570a50e-14ae-4c43-99d2-62005b82aac0

Sí, es una lástima que el Series S no pueda correr nativamente experiencias a 4K. Sin embargo, es importante considerar el público objetivo. Esta consola no está enfocada en las personas que claramente ya tienen una tele 4K, sino en aquellos que aún poseen un monito 1080p HD. De esta forma, tus juegos se verán de forma espectacular aún con esta limitante visual.

¿La gran falla del Xbox Series S?

Memoria, es un tema complicado cuando hablamos de la siguiente generación. Debido a que el Xbox Series X y Series S utilizan una SSD NVME, la cual es el fundamento de la velocity architecture, estos accesorios no son baratos, así que la memoria interna es fundamental, especialmente cuando tomamos en consideración la gran librería de juegos disponibles gracias a Game Pass.

Aunque el Series S se vende como una consola con 512 GB de memoria, la realidad es que el usuario solo cuenta con 364 GB disponibles, y sinceramente eso no es mucho. Considerando que juegos AAA de hoy en día llegan a pesar hasta más de 100 GB, esto es un factor muy importante. Sin embargo, si tomamos en cuenta que un público más casual adquirirá esta consola, es muy probable que este espacio sea suficiente, al menos al principio.

Xbox-Series-X-S-Expandable

Juegos como Overcooked o Moving Out, los cuales son fantásticos en compañía, no pesan más de 5GB, así que no hay un gran problema de este lado. Sin embargo, si planeas sacarle el mayor provecho a toda la oferta que hay Xbox Game Pass y disfrutar de los lanzamientos más codiciados del momento, una memoria SSD de Seagate, las cuales tiene un precio de $6,199 pesos, será más que necesaria. 

Sin importar si planeas adquirir un Xbox Series S de forma casual o como tu consola de preferencia para la generación, el espacio de solo 364 GB es un gran problema y seguramente será el factor que determinará la compra para más de una persona. 

Rápido y elegante

Como sabrán, Xbox desea unificar todas sus plataformas actuales, y esto queda más que claro cuando hablamos de la interfaz. El Xbox Series X y Series S cuentan con la misma pantalla de inicio que actualmente puedes encontrar en la familia del One, aunque tiene sus pequeños agregados que se complementan con el quick resume y ofrece ciertos atajos que facilitarán tu navegación en la nueva consola.

Uno de los primeros detalles que notarás al momento de iniciar el Xbox Series X|S por primera vez, son los fondos dinámicos. Aunque esta función es bastante simple actualmente, ya que solo ofrece una pequeña animación, cuenta con el potencial para rivalizar con el PS4 y PS5. Pese a que por el momento no hay información oficial, sería genial en un futuro ver un tema de Halo Infinite en donde Master Chief se mueva.

Yakuza Like a Dragon – captura de pantalla 2020-11-03 19-46-38

Otra de las grandes novedades que ofrece la familia de Xbox Series X y Series S en este aspecto, es una pequeña barra de tareas que aparece de manera instantánea con solo presionar el botón de HOME en el control. Al hacer esto, tendrás acceso a diferentes funciones, como organizar tus tomas de pantalla, checar tus mensajes, visitar una versión simplificada de tu perfil, regocijarte del logro más reciente y, lo más importante, podrás saltar entre aplicaciones y juegos recientes, algo que va de la mano con el quick resume.

En este punto, solo cuentas con cuatro opciones, algo que suena como una limitante considernado el gran potencial del quick resume. Como ya lo mencione, esta función te permite saltar entre varios títulos al mismo tiempo, y tener solo un par de opciones podría entorpecer la experiencia de todos los indecisos que van de juego en juego. No es un gran problema, pero es algo que se tiene que tomar en consideración, y espero sea expandido en un futuro.

Yakuza Like a Dragon – captura de pantalla 2020-11-03 19-50-54

Sin embargo, el cambio más impresionante que nos ofrece este apartado tiene que ver mucho con tus redes sociales. Lejos han quedado los días en donde compartir una imagen o video era una tarea tediosa. Gracias a que el control del Xbox Series X|S cuenta con un botón dedicado a realizar tomas de pantalla, la interfaz ha agregado una pestaña en donde puedes compartir todo de forma sencilla y rápida, así como subir directamente todo tu contenido a la aplicación móvil, One Drive y la nube, en donde tendrás más control de todo esto.

Lamentablemente, no todas son buenas noticias, aunque en el caso del Series S podrás capturar imágenes en 1440p, los videos son de máximo un minuto en una resolución de 1080p SDR y hasta tres minutos a 720p SDR, lo cual es muy triste, especialmente para todos aquellos que buscan compartir todos sus logros en línea. Los creadores de contenido que deseen más que solo fotos también se verán afectados por estas limitantes.

Yakuza Like a Dragon – captura de pantalla 2020-11-03 19-52-06

Al final del día, la interfaz es bastante buena. Aquellos que ya tienen experiencia en este apartado gracias al Xbox One, se sentirán como en casa, todo será sencillo y los nuevos agregados son notorios. Sin embargo, aquellos que decidan comprar por primera vez una consola de Xbox tendrán un poco de confusión al principio debido a la forma en que todo está estructurado, pero en un par de horas se podrán acostumbrar.

El hermano pequeño de la generación

El Xbox Series S se promociona como la consola de siguiente generación más pequeña del mercado, y lo es. En comparación con el monolito del Series X y el Ojo de Sauron que es el PS5, el hermano menor de toda la generación se siente más tradicional en el departamento de diseño industrial. Su compactibilidad es tan útil, que Phil Spencer nos enseñó está pieza de hardware meses antes de su prematura revelación, y todo gracias a que el Series S puede formar parte de cualquier librero y no desentonar mucho. 

El color blanco, el tono tan amado por los aficionados a la tecnología, le da un toque moderno que destaca del matiz más oscuro de su hermano mayor. Al tratarse de una versión completamente digital, la consola no cuenta con una entrada de discos, así que la parte frontal solo nos ofrece el botón de inicio de Xbox, otro dedicado a sincronizar tu control y una entrada USB. En la parte trasera encontramos puestos de ethernet, USB, HDMI, SSD y de poder. 

Still-Image_Console-Family_3_Front-Facing_Consoles-Controllers

Fuera de eso, el elemento que más sobresale es el gran circulo negro en forma de bocina en donde se encuentra el gran ventilador, del cual hablaremos más adelante. Por último, en la base y parte superior se ubican entradas y salidas de aire respectivamente. En cuanto a las dimensiones, el Series S demuestra su tamaño al contar con medidas de 6.5cm x 15.1cm x 27.5cm con un peso de solo 1.92 kg.

La cuestión aquí es: ¿colocas el Xbox Series S de forma horizontal o vertical? La verdad es que no hay una respuesta clara. Cualquiera de las dos son bastante buenas y dependerá mucho de tu espacio la posición que la consola tomará. Sin embargo, mi recomendación es ponerla de forma vertical, tal vez no sea tan amable para tus ojos cuando hablamos de estética, pero es donde la he probado de mejor forma. Gracias a sus diminutas medidas, podrás mover la consola y no tendrás que preocuparte de un espacio, de cierta forma, se siente casi como un Nintendo Switch en este aspecto. 

Silenciosa y fría

Ahora, el ruido y la temperatura son dos aspectos que han sido el problema de más de un jugador en los últimos años. Afortunadamente, puedo decir que el Xbox Series S no sufre de estos inconvenientes, al menos por el momento. Fuera del sonido que emite la consola al iniciarse, no he escuchado que algo provenga de la pieza de hardware. Incluso cuando llevaba horas y horas de juego, el hermano menor del Series X se mantuvo en silencio.

Claro, te comento sobre esto con tan solo tener la consola en mis manos por casi dos semanas, así que es posible que en un futuro esto cambie. Todo dependerá de las actualizaciones que reciba el firmware, qué tan bien optimizados estén los juegos para la consola, el nivel de limpieza que le des al Series S y una serie de factores que serán determinantes en un futuro. Por el momento, puede decir que en ningún momento escuche algún tipo de ruido.

Still-Image_Xbox-Series-S_4_Vent-View_Console-Controller

Por otro lado, el Xbox Series S sí se calienta cuando llevas varias horas jugando, pero esto solo se puede notar en la zona en donde encontramos al ventilador, ninguna otra parte de la consola logra aumentar de temperatura. Gracias a su sistema de enfriamiento, en cuestión de un par de minutos la pieza de hardware regresará a la normalidad, y todo sin hacer ruido.

En comparación con otras consolas o PCs, esto es impresionante. Computadores que logran correr DOOM Eternal a 60fps llegan quemar la piel en cuestión de minutos, pero el mayor daño que puede causar el Series S es una pequeña incomodidad en tu mano al tratar de calentar tu palma.

Si no está roto, no lo arregles

El control del Xbox One ya podría ser definido como el mejor de la generación que está por terminar. De esta forma, el Series X y Series S toman la ruta de “si no está roto, no lo arregles”, así que Microsoft decidió hacer un par de cambios pequeños enfocados en ofrecer una mejorar experiencia y en proporcionarle al usuario una forma sencilla de tomar fotos y videos. 

Para comenzar, esta nueva familia de controles es un poco más compacta en comparación con los modelos del One. No esperen una reducción de tamaño significativa, los cambios de los que estoy hablando se refieren a milímetros, nada que se pueda notar a primera instancia. Después, el cambio más importante es el botón de share. Ubicado debajo de la función de Home, encontramos todo lo necesario para tomar fotos y videos sin hacer muchos malabares. De igual forma, tomando inspiración del control Elite, este nuevo modelo nos ofrece un D-pad cóncavo que será perfecto para todos los juegos en 2D que tengas en tu librería.

Still-Image_Xbox-Wireless-Controller_1_Multi-Angle

El nuevo control cuenta con un puerto USB-C con el cual puedes conectarte de forma directa a tu consola o PC, dependiendo de tus gustos. De igual forma, esto es de gran ayuda si es que decides comprar unas baterías recargables que sean compatibles. Así es, este accesorio fundamental aún requiere de baterías AA para funcionar. Aunque hay argumentos en contra y en favor de esta decisión, la verdad es que esto evita los problemas de carga que afligen a muchos de los controles modernos.

Junto a estos cambios mayores, el control del Series X|S cuenta con un par de mejoras en el diseño que harán que tus manos se sientan de maravilla y no sufras de algún problema. Aunque puedes usar los aditamentos del Xbox One en la nueva consola, mi consejo es utilizar los nuevos modelos. 

La carne de la siguiente generación

Hasta el momento todo luce bien en papel, pero aún falta un elemento importante. Uno que logra encapsular todo lo que ya discutimos, y pondrá a prueba estos elementos en conjunto y por separado. Obviamente me refiero a los juegos. Aunque, una vez más, el aspecto visual no cuenta con una gran salto en comparación con el Xbox One X, esto no demirita el hecho de que los títulos nuevos y de previas generaciones corran de forma fenomenal en el nuevo hardware.

A la falta de Halo Infinite, juegos como Gears 5 y Gears of War Ultimate Edition fueron los claros ejemplos del poder visual y de desempeño que es capaz la siguiente generación. No tuve la oportunidad de disfrutar algunos de estos títulos en 4K, pero sí goce de la alta tasa de cuadros por segundos y puedo decir con seguridad que son las versiones definitivas. Por otro lado, Gears Tactics en Series S es una sólida alternativa a su contraparte de PC, con todo y el hecho de que la calidad visual no llega a ser tan asombrosa en la pequeña consola.

Gears5_Batista_KA_Horiz_4K_RGB

En cuanto a propuestas totalmente nuevas, las calles de Japón invadieron mi casa y todo gracias a Yakuza: Like a Dragon, título que, pese a que salió originalmente en PS4, cuenta con un desempeño de 1440p en Series S, el cual hace que el juego se vea sumamente mejor, y en Xbox Series X está experiencia seguramente será espectacular. Sin embargo en este caso específico me encontré con un par de errores que congelaron la imagen y me obligaron a reiniciar. Es importante mencionar que esto bien podría ser un problema con el software, y no tanto con el producto que Microsoft pondrá en los anaqueles en unos días. De igual forma, el inferno llegó a mi cuarto por medio de DOOM Eternal, el cual no le pide nada a la versión de PC, aunque sí presentó un mínimo de pop-up en un par de ocasiones.

Uno de los puntos más atractivos de las nuevas consolas, es la retrocompatibilidad. Prácticamente toda la librería de juegos del original Xbox, 360 y One son compatibles con el Series X|S, y algunos incluso gozan de mejoras visuales. El HDR Automático es una de las cosas que nunca pensé que necesitaba en mi vida, pero ahora deseo en todo momento. Gracias a este agregado, los juegos de generaciones previas se ven más vivos y se disfrutan con nuevos ojos. Aunque el catálogo disponible en este periodo no era tan extenso como me hubiera gustado, ver títulos como Banjo-Kazooie y Fallout New Vegas en el nuevo hardware es impresionante y esto abre una puerta para que más experiencias de generaciones pasadas logren tener una merecida segunda vida.

c9c51667-6fe0-4736-aa5d-b0ab1add9104

Sin embargo, no todas son buenas noticias, es importante mencionar que no hay un juego que logre cubrir el gran espacio que dejo Halo Infinite. Por parte de los firts party, el único título que llega a sentirse como alguna novedad es Gears Tactics, y eso solo porque por fin llegará a consolas. Por parte de los third party, Yakuza: Like a Dragon, Assassin’s Creed: Valhalla y DiRT 5 son muy buenas opciones que proporcionarán horas y horas de entretenimiento, así como una clara demostración de lo que son capaces las nuevas consolas. 

La pequeña propuesta de Xbox

Ahora, la pregunta es: ¿vale la pena un Xbox Series S? La respuesta es bastante complicada y dependerá enteramente del tipo de persona que seas. En dado caso de que desees adentrarte completamente en la siguiente generación, sacarle el mayor provecho a Game Pass y adquirir nuevos juegos de forma constante, entonces la respuesta es no. Sin embargo, si solo planeas jugar de manera ocasional con un par de amigos o tener un medio de entretenimiento todo en uno, entonces el Series S es una perfecta opción para ti.

Sí, este modelo no cuenta con el poder del Series X. Sí, el Series S no tiene soporte nativo 4K HDR. Sí, el espacio es un inmenso problema que solo se resuelve desembolsando una gran cantidad de dinero. Pese a estos inconvenientes, Microsoft tiene en sus manos una especie de Nintendo Switch. El tamaño y el peso son factores que te incitarán a ir a todos lados con un Series S en tu mochila, ya sea para continuar con un juego en específico, o para disfrutar en compañía. 

Es un hecho de que aquellos que buscan una experiencia de siguiente generación con todos los benéficos que esto implica optarán por un Xbox Series X, pero para las personas que tal vez se saltaron al One, que desean aprovechar la gran oferta que es Game Pass, y no están preocupados por perder un poco de poder visual, entonces el Xbox Series S será perfecto para ustedes.

Esta es una reseña en proceso, en las próximas semanas seguiré experimentando con la consola y los diferentes juegos que lleguen en un futuro. Sin embargo, estoy contento con lo que tengo actualmente, una memoria SSD Seagate es una necesidad para mí, pero eso ya es una cuestión que veremos a futuro.

El Xbox Series S estará disponible en México a partir del próximo 10 de noviembre a un precio sugerido de $299 dólares, o $8,499 pesos.

Pleca-Amazon-OK

Sebastian Quiroz
23 años. Editor en Atomix.vg. Consumidor de la cultura pop.