Advertisement

Hands-On: Gears of War: Judgment

TRENDING



Por alguna razón que no conocemos, México tiene una de las comunidades más aguerridas de fans de Gears of War y seguro muchos de ustedes están esperando ansiosos el lanzamiento de la última entrega de la serie, Judgment. Pues nosotros ya tuvimos oportunidad de echarle un ojo a la campaña y al modo multijugador y aquí están nuestras primeras impresiones.

Epic Games le está apostando a un Gears of War muy diferente a lo que conocemos, pero por lo que pudimos ver el juego aún conserva la esencia de la serie. Por una parte tenemos a una campaña con nuevos personajes y opciones que modifican la manera de jugar de manera muy drástica. Para empezar maneja un sistema de tres estrellas, mismas que conseguirás al cumplir con objetivo como hacer ejecuciones, no permitir que te tiren al piso o al matar a cierto número de enemigos.

Este sistema es buena adición, pero va de la mano con los objetivos Declasificados, que son retos adicionales que encontrarás en cada misión como completarla con un arma en específico, en tiempo límite o con enemigos adicionales. Por supuesto que si cumples con todos los requisitos obtendrás las estrellas más fácilmente. Estas te servirán para desbloquear personajes para el modo multijugador, armas, skins y más.

El segundo punto importante de este nuevo Gears of War es el cambio en los controles. Los desarrolladores optaron por modificar el arreglo de los botones y sus funciones para mejorar la acción y que sea más dinámico y fluído. Esto lo notarán principalmente en la manera de lanzar granadas y en la selección de armas.

No tengo idea de cómo vaya reaccionar la gente ante estos cambios, pero es muy posible que satisfaga tanto a los fans de la serie como a los nuevos, pues es cosa de unos minutos para acostumbrarte, aunque a final de cuentas podría ser un arma de dos filos.

Siguiendo con la línea técnica, el juego también presenta cambios importantes en el modo multijugador. Quizá la apuesta más fuerte de los desarrolladores sea el nuevo modo OverRun, que es la combinación perfecta entre el modo Bestia y el modo Horda. Las partidas se dividen en dos equipos, los Locust y los humanos. El objetivo de los primeros es destruir las trampas que bloquean los hoyos de larvas, mientras que la misión del COG es defenderlos. Si los Locust logran liberar los dos primeros hoyos, al llegar al tercer punto tendrán que destruir un generador de energía. Tuvimos oportunidad de probar este modo entre varios jugadores y es súper entretenido. De hecho es lo que más me gustó de mi primer experiencia con Judgment.

La tercera gran adición es la segunda campaña llamada Aftermath, que toma lugar en un punto de Gears of War 3 que quedó en blanco. ¿Recuerdan cuando Baird y Cole van en búsqueda de ayuda para Marcus? Pues vamos a tener chance de jugar ese periodo de tiempo. Pero lo que me pareció muy interesante es que la personalidad de Baird cambia de una campaña a la otra, pues por una parte tenemos los eventos ocurridos antes del Día E, en donde él tenía un cargo diferente, y después tenemos a un Baird más rebelde y con menos respeto a la autoridad. Esta campaña se desbloqueará al juntar cierto número de estrellas, así que estará disponible para todos aquellos que compren el juego.

El reto más grande que presenta Gears of War: Judgment es la recepción de la gente ante el cambio. Sí, se siente muy bien controlar a los personajes con las nuevas funciones como el lanzamiento rápido de granada, pero los fans que han seguido a la serie desde el primer juego podrían no estar del todo complacidos. Hay que esperar sólo unos días más, pronto podremos despejar todas nuestras dudas. Pero por lo que pude jugar y ver, el juego promete bastante, aunque la reacción de los fans es lo más importante.