Advertisement

Review – Star Wars: Squadrons

TRENDING

Red 5, standing by

Review Star Wars SquadronsSiento que fue ayer cuando en la navidad de 1998, mi hermano finalmente me convencía de poner pausa por un momento a Ocarina of Time para probar el otro juego que Santa Claus, tan amablemente, nos había hecho favor de regalarnos. Meses antes, múltiples revistas de videojuegos se habían encargado de elevar el hype por un nuevo juego de Star Wars, el cual, prometía cambiar la forma en la que se hacían los shooters de naves modernos. El extinto Factor 5, de la mano de la aún entonces LucasArts, nos entregaron al legendario Star Wars: Rogue Squadron, clásico del Nintendo 64 que solo pudo contar con un par de secuelas durante la era del GameCube. Después de esto, silencio total hasta que hace unas semanas, EA anunció que Motive, uno de sus estudios que principalmente apoyaban a DICE con los Battlefront, lanzaría su propia propuesta bajo el nombre de Star Wars: Squadrons. El título que evidentemente nos recuerda a ese gran mito de hace más de 20 años, finalmente está entre nosotros y me alegra comunicarte que sin duda, es una de las grandes y más gratas sorpresas de este 2020.

Lo más normal es que ahora te estés preguntado algo como “¿por qué es considerado una sorpresa?” Pues bien, cuando Star Wars: Squadrons fue anunciado, se hizo fuerte hincapié en lo que representaría su componente de multiplayer online, lo cual, alienea de manera considerable a quienes mejor estamos buscando un buen single player. A pesar de que junto con la revelación, se indicó que el juego vendría con su propia campaña para un jugador, la experiencia que tuvimos en los dos últimos Battlefront, nos dejó profundamente incrédulos sobre lo que esto podría representar en el producto final. Vaya impacto el que me llevé al ver que este modo para un jugador es sólido en su diseño, narrativa y hasta duración, siendo mucho más que solo un triste tutorial o algo por el estilo. Es un elemento que funciona por sí solo y que te diría, es razón suficiente para entrarle a este juego, esto claro, sin dejar de reconocer que también se hizo un buen trabajo en el componente multijugador y claro, con la experiencia VR. 

Inesperada campaña

La forma en la que se presentó Star Wars: Squadrons fue un poco extraña. Al menos en mi caso, me quedé con que el mensaje que EA nos estaba mandando tenía que ver con un juego completamente cargado al multiplayer y que por ahí tendría una pequeña campaña. Justo como si la parte de las naves de Battlefront II hubiera sido extraída y reempaquetada para venderse de nuevo. Qué equivocados estábamos. No entiendo bien por qué se decidió hacer este tipo de comunicación cuando el producto es algo completamente diferente. Si me lo preguntaran, yo lo hubiera comercializado como un reboot de Rogue Squadron. Sí, así como lo lees.

Para empezar, me gustaría aclarar que la campaña de Star Wars: Squadrons es una que me ha dejado muy sorprendido por lo robusta que es su propuesta. Se nos cuenta una interesante historia dentro de este gigantesco universo con desarrollo de personajes y demás, pero más importante aún, tenemos misiones bien diseñadas que están lejos de sentirse como solo un tutorial. Completarla te tomará alrededor de las siete horas, tiempo que podría no parecer mucho, pero que si lo comparas con lo que duraban los viejos Rogue Squadron o inclusive, con lo que te toma completar cualquier Call of Duty moderno, te puedes dar cuenta de que se está ofreciendo algo con bastante sustancia que no debería de pasar por alto.

STAR WARS™: Squadrons_20201001185616

Entendido lo anterior, te cuento que la historia que se nos narra en Star Wars: Squadrons está ambientada en los primeros momentos que el Imperio Galáctico vivió después de la derrota en Endor durante el Episodio VI de la saga. El emperador y su aprendiz han muerto y lo que queda de las fuerzas imperiales, se esconde para sobrevivir en todas partes de la galaxia. Aquí entramos nosotros al interpretar a dos pilotos diferentes. Uno que peleará por la Nueva República recientemente fundada por los rebeldes que ganaron la guerra, y otro que se mantiene fiel a los preceptos del Imperio. A lo largo de las 14 misiones que componen a esta campaña, irás saltando entre las dos facciones para conocer su punto de vista de las diferentes situaciones que se van viviendo.

La verdad es que a pesar de que nuestros protagonistas son personajes silenciosos y totalmente huecos, lo que se hizo con los NPCs de ambos bandos fue excelentes, sobre todo con los miembros del Titan Squadron del Imperio. Ver a estos individuos en una situación desesperada mientras intentan mantener su fidelidad a una causa casi perdida, fue algo que la verdad no me esperaba. De igual forma, la manera en la que la narrativa de las dos historias se va entrelazando, es sumamente interesante y disfrutable. ¿Qué tan importante es la historia de Star Wars: Squadrons para el universo de Star Wars? Pues la verdad no tanto, es decir, no pasaría nada si no existiera este relato, pero también te estaría mintiendo si te dijera que no lo disfruté, sobre todo esos guiños a otros momentos de la saga y claro, el momento de fan service que hay sobre Rogue Squadron. Elegante toque por parte de Motive.

STAR WARS™: Squadrons_20201001185151

A pesar de todo lo anterior, te cuento que al final, esto de la narrativa e incluso la interacción que puede haber con los miembros de tus escuadrones, no fue lo que me hizo considerar verdaderamente valiosa a la campaña de Star Wars: Squadrons. Lo que lo hizo fue su gran diseño de misiones. A lo largo de toda la aventura, recorrerás varios nuevos y viejos conocidos rincones de la galaxia. Lo interesante es que estas misiones están curadas y diseñadas a mano, haciendo que nuestras tareas vayan de la clásico escolta o derrota a todas las naves enemigas, a vele abriendo camino a un convoy dentro de una tormenta cósmica o metete al núcleo de esa base para hacerla estallar. Me queda claro que el estudio desarrollador entendió que parte de la magia de los Rogue Squadron recaía en su gran diseño de misiones, el cual, vemos aquí presente siendo enmarcado con buenas actuaciones de voz que sí elevan la emoción de toda la acción en la que te encuentras. Mi única queja en este sentido sería que no hay misiones al interior de planetas. Todas se dan en el espacio exterior, lastima.

STAR WARS™: Squadrons_20201002163157

Repito, sigo muy sorprendido de toparme con que Star Wars: Squadrons nos presenta una campaña para un jugador en toda la extensión de la palabra. Sí, no es una súper producción AAA ni mucho menos, pero justo por eso me recuerda a aquellos momentos en los que los juegos de Star Wars podían ser desarrollos no tan grandes y a la vez, convertirse en algo relevante para la industria. Si todo el tema del multiplayer no es algo que te atraiga, te diría que el juego sí vale la pena si solo te vas a ir por el single player por las razones que ya te expresé.

¿Star Wars Simulator?

Star Wars es una saga llena de romanticismo en muchos sentidos. Por un lado tenemos a toda la mística de la Fuerza que envuelve a los Jedi y a los Sith, mientras que por el otro, está la épica historia de una guerra intergaláctica en donde ambos bandos presumen héroes. Algo se nos sembró en el cerebro cuando vimos a Luke Skywalker montando en ese X-Wing acabando con la Estrella de la Muerte en Episodio IV que se quedó como parte de nosotros para siempre. Ese cariño innato que George Lucas tiene por la aviación y los vuelos espaciales, se convirtió en parte esencial de su obra. Justo de esa idea parte todo el concepto de Star Wars: Squadrons.

De manera simple, podríamos definir a Star Wars: Squadrons como un clásico shooter arcade 3D de naves dentro del mundo de Star Wars, pero la realidad es que Motive quizo ir un paso más allá para no quedarse encasillado ni en lo que Factor 5 hizo hace ya tantos años con Rogue Squadron, ni dentro de su propio trabajo en Battlefront II. Para lograr lo anterior, el estudio canadiense agregó elementos e ideas que más bien uno vería dentro de un simulador de vuelo, y no tanto dentro de un título en el que acabas con cientos de enemigos.

STAR WARS™: Squadrons_20201001204536

Lo primero que hay que decir al respecto es que Star Wars: Squadrons se juega total y completamente en primera persona. No, no hay manera de ponerlo en tercera -solo cuando estás como espectador en el multiplayer-. ¿Por qué tomar una decisión que seguro enojará a más de uno? Pues existen varias razones. Creo que la más importante más allá del tema de la inmersión del que te hablaré un poco más adelante, tenemos el hecho de que la interacción con la nave que estemos piloteando, va más allá de solo controlarla un poco y accionar un gatillo de fuego. Aquí me gustaría hacer fuerte énfasis en la palabra “pilotear”. Creo que en otros juegos de naves de Star Wars lo único que haces es “manejar” estos artefactos, no pilotearlos. Para este nuevo título, se quiso fervientemente hacernos sentir que estamos piloteando y no manejando, es decir, que además de controlar la actitud de la nave, te tienes que preocupar por algunos de sus sistemas.

Tranquilo, no estamos frente a algo remotamente parecido a Microsoft Flight Simulator ni mucho menos, pero sí se quiso ir un poco más allá. El ejemplo más importante de esto es la mecánica de tener que decidir en qué enfocar la energía de nuestra nave. Dentro del juego, la gran mayoría de ellas cuentan con tres sistemas distintos: armas, escudos y motores. Usando el D-Pad del control, tú podrás decidir si tu energía está concentrada en cualquiera de estas tres partes. Si te vas por las armas, éstas recargarán mucho más rápido. Si decides darle prioridad a tus motores, la nave se moverá de manera más ágil y rápida en el campo de batalla, mientras que si el enfoque son los escudos, pues éstos resistirán mucho más fuego enemigo. Vale la pena mencionar que es posible seleccionar un perfil balanceado en donde todos los sistemas reciben la misma prioridad.

STAR WARS™: Squadrons_20201001160302 

Sumado a lo anterior, tenemos el control de escudos. Naves como el X-Wing, por ejemplo, tienen la capacidad de cambiar la intensidad de sus defensas, ya sea en la parte delantera o parte trasera dependiendo de cuál sea nuestra necesidad. Para rematar, contamos con dos habilidades secundarias que pueden ir desde reparar nuestra nave de daño, hasta lanzar misiles contra distintos objetivos. Estas configuraciones dependen de qué nave estemos piloteando y claro, de qué elementos hayamos elegido llevar con nosotros. Por cierto, Star Wars: Squadrons incluye ocho distintas naves, cuatro de la Nueva República o Rebeldes, y cuatro del Imperio.

Es importante mencionar que estas ocho naves son muy distintas entre sí. Además de contar con armamento y habilidades especiales que básicamente les dan una clase, es decir, soporte, ataque o defensa, tenemos que maniobrarlas también difiere entre una y otra. No tiene nada que ver controlar el gran tamaño de una U-Wing, con toda la agilidad pero a la vez fragilidad, de una Tie Interceptor. La verdad es que Motive puso mucho énfasis en ver que esto se sintiera claramente en el control. Por cierto, te recomiendo ampliamente cambiar la configuración de los controles a “AVIATOR” y claro, invertir la mira cuando estés abordo de una nave. Al menos a mi, los controles por default me parece que no hacen ninguna clase de sentido por razones en las que mejor no me clavaré en esta reseña. 

STAR WARS™: Squadrons_20201001162015

Una vez que te acostumbras a controlar todo lo que te cuento, además de saber cómo aprovechar el acelerador, el cual, me sigue pareciendo incómodo tener que controlarlo con uno de los análogos, te empiezas a dar cuenta de lo emocionantes que se pueden poner los combates. Hacer pedazos con tus lásers a un Tie Fighter nunca se hará viejo, ni qué decir de ver cómo es que un Y-Wing se va desmoronando por el fuego de nuestro Tie Bomber. Especial mención a la inteligencia artificial de los enemigos y amigos. La verdad es que las naves controladas por la IA se comportan de muy buena forma.

Pasando un poco al tema del multiplayer que sorprendentemente no es ni de cerca la verdadera estrella de Star Wars: Squadrons, te cuento que tenemos un componente sólido, pero que probablemente algunos encuentren limitado, más si tomamos en cuenta que se anunció que el juego no contará con ninguna clase de DLC. Esta modalidad se compone por dos diferentes tipos de juego en los que equipos de 5v5 se enfrentan. Primero está el dogfight que básicamente es un team deathmatch. El equipo con más kills se queda con la victoria. El segundo son las Fleet Battles, en donde tenemos que atacar a la nave insignia del contrario y a la vez, defender la nuestra. El primero que acabe con la del rival, gana. Sí, así de simple y sencillo. 

STAR WARS™: Squadrons_20201003094041

Pero bueno ¿qué tal se ponen las batallas? La verdad es que bastante disfrutables. Los mapas están bien diseñados y pensados para este modo y al tener equipos reducidos, sientes que todo lo que haces es verdaderamente relevante, no como en los Battlefront. De igual forma, te cuento que este fenómeno que sí vemos en los Ace Combate en donde el multiplayer solo trata de girar interminablemente porque tu rival está haciendo exactamente lo mismo para encontrarte, rara vez se da. Gracias a la gran cantidad de obstáculos que hay en los escenarios, tenemos combates mucho más interesantes y divertidos. El matchmaking funciona correctamente y en segundos ya estás dentro de una partida. Repito, el multiplayer de Star Wars: Squadrons es compacto, pero muy bien logrado.

Del lado de la personalización tenemos un sistema también bastante sencillo. Además de poder elegir el género y apariencia de tus dos pilotos -tienes uno por cada bando- les podrás cambiar cosas como el uniforme y casco. Mismo caso de las naves, a las cuales es posible modificarles la pintura y algunos elementos al interior de la cabina. Todo esto solo es estético y se va desbloqueando con una moneda que ganas por jugar en línea, nada de microtransacciones o loot boxes. Pareciera que EA finalmente entendió. En lo personal, pienso todo esto sobra dentro del juego, sobre todo si tomas en cuenta que al ser un título en primera persona, jamás ves ni tu nave y mucho menos a tu piloto cuando estás en combate, pero entiendo a quien le pueda parecer atractivo. Por cierto, el juego se puede disfrutar completamente offline, no es necesario tener conexión constante para jugar la campaña.

STAR WARS™: Squadrons_20201001162232

Como te puedes dar cuenta, Star Wars: Squadrons nos presenta cierto grado de complejidad en sus mecánicas y controles, pero la realidad es que estamos frente a un juego que no pierde de vista su naturaleza arcade. Lo sencillo de su modo multiplayer me parece que lo hacen algo fácil de abordar incluso para quienes no solemos jugar en línea. Por otro lado, la personalización sí se puede llegar a sentir un poco vacía y sobre todo, sin mucho propósito.

Cabinas y VR

La realidad virtual sigue sin despegar en lo comercial. Llevamos ya casi cinco años desde que esta tecnología hizo su nueva apuesta y por diferentes motivos, continúa sin encontrar un mercado estable. Por supuesto que los esfuerzos que se han hecho del lado lado gaming dejan claro que estamos frente a algo verdaderamente especial con un gran potencial y futuro, pero algo falta para que las masas lo puedan adoptar y hacer parte de su día a día. Te cuento que si tienes en tu poder uno de estos visores ya sea para PC o el PSVR, Star Wars: Squadrons es una de las razones de existir de dichos aparatos.

Absolutamente todo el contenido de Star Wars: Squadrons se puede disfrutar en realidad virtual, desde su campaña, hasta sus modos multiplayer, y te puedo decir que el resultado es verdaderamente sobresaliente. El sentirte dentro de una cabina de cualquiera de estas naves es impresionante por la forma en la que te envuelven dentro de la experiencia. Voltear y casi oler los controles de tu X-Wing, es una experiencia sumamente especial para los fans y no fans de Star Wats. ¿Marea? Pues yo nunca he tenido grandes problemas con este asunto cuando se trata de VR, pero te diría que si tu estomago es de los que sufren fácilmente con este tipo de juegos, entonces seguro que no será nada placentero. Lo bueno es que el juego también se puede consumir perfectamente y sin problemas de manera tradicional en una televisión convencional, pero mi recomendación es que si puedes, juegues todo en VR.

STAR WARS™: Squadrons_20201003093128

Gráficamente Star Wars: Squadrons es un juego cumplidor pero no mucho más. Te cuento que está hecho con Frostbite 3, pero claramente debido a su estrecha relación con la realidad virtual, Motive tuvo que bajar sus ambiciones un poco en pro del framerate. No me mal interpretes, el juego luce bastante bien y gracias a su dirección de arte, tenemos escenarios impresionantes como aquel en el que peleas sobre la atmósfera de Yavin, por ejemplo. Como te dije hace unos párrafos, me hubiera gustado ver misiones en el interior de algunos planetas, pero no pasó.

Los bugs y glitches están presentes. No son constantes, pero indudablemente notables. En más de una ocasión me tocó ver cómo un Tie Fighter se atoraba en el aire después de que lo destruyera, además de que yo mismo me congelé en par de ocasiones luego de una colisión con un asteroide o restos de otra nave. Lo más molesto que me pasó es que un par de ocasiones, el juego no detectó que ya había cumplido con el objetivo que me había pedido para poder avanzar, por lo que ya no podía seguir adelante con la misión, forzándome a tener que cargar mi último checkpoint. Nada tan malo, pero sí bastante molesto.

STAR WARS™: Squadrons_20201001203631

Es importante recordar que Star Wars: Squadrons es una producción mediana de EA. No tiene ni de cerca los presupuestos que vimos en los dos últimos Battlefront o en Jedi Fallen Order. A pesar de tener recursos limitados, me parece que Motive está entregando un buen producto que cumple con algunos de los estándares actuales, esto claro, sin ser tan sorprendente como algunos de los juegos que vemos que están cerrando la generación actual. Lo que sí es todo un logro, es el gran uso que hicieron de la tecnología de realidad virtual para presentar una experiencia genuinamente envolvente.

Muy digno juego

score-85Varios ejecutivos de la industria han comentado sobre lo complicado que es actualmente sostener producciones AAA de manera constante, lo cual, nos hace pensar que el medio debe de comenzar a considerar desarrollos de tamaño no tan ambicioso, justo como pasaba hace unos años en la era del PS2 y Gamecube, por ejemplo. Sin lugar a dudas, Star Wars: Squadrons es prueba de que estos juegos AA tiene cabida y razón de ser en pleno 2020. Motive ha dejado claro que con pocos recursos a la mano, se pueden crear experiencias sólidas y muy bien logradas que sean dignas de un nombre tan grande como el de Star Wars.

La gran pregunta ¿recomiendo Star Wars: Squadrons si es que solo quieres experimentar la campaña de un jugador y olvidarte por completo del multiplayer? De manera general te diría que sí. Al menos yo, la pase sensacionalmente bien a lo largo de las casi siete horas que me dio esta modalidad, la cual, como te lo expresé, está sumamente bien diseñada en cada una de sus partes. Si a esto le añades un sencillo, pero igualmente sólido componente online, pues tienes un producto con más sustancia de lo que nos podríamos imaginar. Ni qué decir si cuentas con un visor de realidad virtual. La verdad es que me quedo con un muy grato sabor de boca pues simplemente no esperaba nada de este título y al final, resultó ser una experiencia sumamente disfrutable que incluso, me regresó a aquellos tiempos de gloria con los famosos Rogue Squadron.

Pleca-Amazon-OK

Alberto Desfassiaux
Editor en Jefe de Atomix. No me gustan los videojuegos... ¡adoro los videojuegos!