Review – Star Ocean: The Divine Force

TRENDING

Review Star Ocean The Divine ForcePor cada Final Fantasy y Dragon Quest, existen cientos de franquicias que han intentado sobresalir en este mercado, pero, desafortunadamente, son abandonadas por el público. Existen casos en donde los desarrolladores simplemente deciden dejar de lado alguna de sus propiedades y avanzar a la siguiente con el objetivo de conseguir el éxito deseado. Sin embargo, hay casos en donde algunas compañías no desean que sus creaciones sean olvidadas. Una de las empresas que ha hecho esto a lo largo de este año ha sido Square Enix. Tan solo en 2022 vimos una nueva entrega en la serie de Valkyria, el tercer Voice of Cards en el lapso de poco más de 12 meses, y una remasterización de Tactics Ogre. Por si fuera poco, el siguiente gran paso de Star Ocean llegó a nuestras manos.

Después del fracaso crítico que fue Star Ocean: Integrity and Faithlessness, tri-Ace, los desarrolladores, decidieron tomarse un descanso de seis años antes de revelar el siguiente gran paso de la serie. En este lapso de tiempo, juegos como Final Fantasy VII Remake y Tales of Arise llegaron al mercado, dejando en claro que los RPG de acción aún tienen espacio para evolucionar y ofrecer una serie de experiencias que valgan la pena. Es así que durante un State of Play a principios de año, Square Enix reveló oficialmente Star Ocean: The Divine Force como la sexta entrega principal en la serie.

Esta entrega no solo tiene la tarea de demostrar que la serie de Star Ocean aún tiene cabida en el mercado actual, sino que tiene que ponerse cara a cara con algunos de los mejores exponentes del género en los últimos años. Aunque la recepción inicial ha sido mixta, ¿acaso Star Ocean: The Divine Force ofrece algo más de lo que podría parecer al inicio? ¿La dirección de esta entrega es positiva para la serie, o un retroceso? Descubre las respuestas a estas y más interrogantes en nuestra Atomix Review.

Evolución

Por años, la serie de Star Ocean se ha caracterizado por ofrecer una mezcla entre los conceptos clásicos medievales, y las maravillas de la exploración espacial. Aunque estas dos ideas pueden sonar opuestas, ya que cada una tiene temas y diseños diferentes, el trabajo de tri-Ace siempre ha logrado un buen balance. En lugar de simplemente poner a un Rey en un planeta alienígena, The Divine Force se encarga de mostrarnos qué pasaría si habitantes de una civilización avanzada tuvieran que interactuar con un pueblo en donde el concepto de las bacterias y la gravedad aún no existe.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221027130103

En el espacio exterior, Raymond Lawrence, comandante de una nave comercial, es atacado por un navío de la Federación Intergaláctica. Aunque el capitán y su tripulación logran sobrevivir a este encuentro, quedan atrapados en un planeta en desarrollo. Aquí encontramos a Laeticia Aucerius, princesa del reino de Aucerius, quien se encuentra batallando contra el Imperio. Debido a sus situaciones, ambos deciden ayudarse mutuamente. Si bien la historia comienza de una forma bastante sencilla, con objetivos claros por parte de nuestros dos protagonistas, el juego lentamente va a ofreciendo una trama mucho más compleja.

Durante la primera mitad del juego, nos encontramos atrapados en el planeta de Aster IV, en donde Raymond y su tripulación espacial no solo tienen que enfrentarse a un mundo en donde muchas de las comodidades a las que están acostumbrados no existen, sino que constantemente se enfrentan a la idea de que interactuar con Laeticia y el resto de los habitantes de este mundo podría cambiar por completo su curso evolutivo. Llega un momento en las primeras 10 horas, en donde un virus comienza a atacar a la población, y nuestros protagonistas tienen la opción de intervenir y avanzar exponencialmente todos los estudios relacionados con la medicina, o ignorar las muertes causadas por la pandemia, y dejar que la historia siga su curso.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221027165549

Estas son algunas de las situaciones que, pese a ser escasas, le otorgan una identidad marcada a esta entrega en comparación de otros juegos que simplemente ponen a un caballero en la luna. Eventualmente, nuestros protagonistas dejan Aster IV, y comienzan a explorar el mar de estrellas, esto con el objetivo de detener a una consciencia colectiva que amenaza la existencia de todo el universo. Si bien el contraste de pensamientos que encontramos en la primera mitad de la aventura se deja de lado, el juego comienza a presentar una serie de ideas bastante interesantes sobre el libre albedrío, la naturaleza y humanidad de los robots, así como el siguiente paso para la evolución humana.

Si bien la trama general, en donde nuestros héroes tienen que vencer a los villanos en turno, no es algo que no se haya visto ya, es el manejo de sus conceptos lo que hace que la aventura sea interesante de principio a fin. Otra de las ideas que nos presenta esta entrega, es que una vez más contamos con dos protagonistas. Al inicio tienes la opción de elegir entre Raymond y Laeticia, si bien la aventura es la misma para los dos, cada uno tiene una serie de secciones únicas que invitan al jugador a disfrutar de esta entrega más de una vez. Hay un momento en la primera mitad, en donde Raymond se encarga de excavar cierto material importante para la trama, con Laeticia encargándose de un asunto en la capital del reino de Aucerius. Si escogiste al hombre del espacio, llega un momento en donde la noticia de que la princesa se va a casar es una total sorpresa. Sin embargo, si elegiste a la segunda protagonista, tendrás el contexto de esta situación, pero te perderás de los descubrimientos que se hicieron en la mina.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221028231001

El juego tiene varios momentos como este, en donde de verdad sientes que te estás perdiendo parte de la historia en algunos momentos, aunque no en un sentido negativo, ya que una vez que los dos protagonistas se reúnen puedes entender fácilmente el tipo de aventuras que cada uno tuvo por separado. Sin embargo, la narrativa no está libre de problemas. Si bien la primera mitad está enfocada principalmente en el conflicto entre los habitantes de Aster IV, una vez que comienzas a saltar entre planetas, Laeticia y sus compañeros son dejados por completo de lado. Raymond, la federación y la conciencia colectiva toma el escenario principal, y la mezcla entre los dos mundos, algo que está bien implementado en la primera mitad, ya no está presente, y es una gran oportunidad perdida.

Al final del día, Star Ocean: The Divine Force es un viaje muy interesante. Pese a sus oportunidades perdidas en la segunda mitad, la historia que se nos presenta vale la pena, con personajes llamativos, una muy buena mezcla entre las direcciones medievales y sci-fi, así como una serie de conceptos espaciales que le dan una perspectiva interesante a las 30 horas que aproximadamente pasamos junto a Raymond, Laeticia y compañía.

Entre dos mundos

Al desarrollarse a cabo en dos locaciones completamente opuestas, Star Ocean: The Divine Force cuenta con un apartado visual extenso que nos da la oportunidad de recorrer diferentes biomas, aunque claramente los desarrolladores decidieron enfocarse en los territorios ya conocidos. Durante la mitad del juego podrás explorar Aster IV, el cual es un planeta que nos da la oportunidad de recorrer extensas planicies, cuevas claustrofóbicas, ruinas de una civilización que ya no existe, un desierto, varios puertos y montañas de todo tipo.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221103193626

Durante casi 20 horas estás en movimiento constante, visitando pueblos de todo tamaño, y ciudades extensas que dejan en claro el poder de las dos culturas que luchan por el dominio en este planeta. Sin embargo, una vez que comienzas a surcar por el espacio, la variedad se deja de lado. Si bien aún hay un par de locaciones que logran llamar la atención, el aspecto industrial sci-fi rápidamente comienza a fusionarse de una forma en la que bien podrías explorar dos diferentes mundos, pero no hay algo que genuinamente logre diferencialos. Aunque esto claramente es así para crear un claro contraste entre Aster IV y el resto de las locaciones, es una decepción que la variedad se acabe a la mitad de la aventura.

Esto no quiere decir que los escenarios en Aster IV sean excepcionales. Pese a que la variedad está presente, no hay algo que vaya más allá de las concepciones generales de los RPG. Claramente, ofrecer la distinción entre los planetas tuvo sus consecuencias en el apartado visual, Afortunadamente, el diseño de personajes presenta un par de variaciones interesantes.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221107183619

La mitad de la party está conformada por habitantes de Aster IV, los cuales logran combinar el enfoque medieval, como la armadura y vestido de Laeticia, con la dirección del steampunk que podemos ver en Midas. Junto a esto, encontramos un par de casos sobresalientes, como Malkya, quien forma parte de una raza totalmente diferente a los humanos, y posee un diseño que refleja sus raíces como una criatura apegada a los aspectos naturales de este planeta. Cada uno de los personajes de este mundo representa una parte de la comunidad, por lo que hay existe la suficiente variedad para poder apreciar a las culturas y estructuras sociales que aquí se nos presentan.

Sin embargo, Raymond y el resto del elenco espacial carece de esto. Debido a la uniformidad que aquí encontramos, casi todos los personajes que no son originarios de Aster IV lucen idénticos. Los pantalones de cargo en los hombres es muy común, mientras que las mujeres portan vestimenta muy pegada para darle un enfoque en sus atributos, aunque ocasionalmente encontramos a alguien con un abrigo que seguramente has visto en otras películas de ciencia ficción. El único que logra resaltar es el de J.J., un humanoide robot que combina aspectos de un samurái con la tecnología que encontramos en el futuro.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221030213953

Al igual que muchos juegos de la nueva generación en los últimos años, Star Ocean: The Divine Force ofrece dos modos de visualización. Uno está enfocado en proporcionar la mejor resolución posible, pero manteniendo el frame rate de no más de 30fps. Por otro lado, la opción de performance nos proporciona 60fps, aunque la caída de este número es muy notoria cuando visitamos instalaciones cerradas. Como siempre, dependerá por completo de cada jugador la opción que prefiera. Al tratarse de un juego de acción, tener 60fps la mayor parte del tiempo podría ser la mejor decisión, pero tener 30fps y una mayor resolución también es algo válido.

Star Ocean: The Divine Force cuenta con un apartado visual que trata de ofrecer una mezcla entre civilizaciones similares a lo que encontramos en su historia. Sin embargo, claramente los desarrolladores están más interesados en las posibilidades de Aster IV, que en el extenso universo. Es una oportunidad desperdiciada que un solo planeta tenga algo más interesante que ciudades avanzadas. Aun así, la experiencia es sólida, con un buen rendimiento y un diseño de personajes que, pese a parecer muñecos de porcelana en más de una ocasión, seguramente no podrás olvidar.

Ya te olvidé

Mientras que la presentación visual de Star Ocean: The Divine Force trata de explorar lo mejor de dos mundos, el apartado sonoro del juego carece de la dualidad que encontramos en otros lados de la experiencia, y en su lugar se enfoca en ofrecernos una serie de composiciones que no se alejan mucho de las concepciones del género, dando como resultado un trabajo genérico que podría haber formado parte de cualquier otro título de este estilo.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221106165817

A lo mucho, esta entrega se encarga de ofrecernos una serie de composiciones clásicas cuando visitamos las diferentes locaciones de Aster IV. Es decir, guitarras y una serie de instrumentos de aire nos dan la esencia de habitar en un pueblo tranquilo. Por su parte, el espacio está acompañado de sintetizadores y bajos que tratan de presentarnos con una imagen auditiva que ya hemos escuchado mil veces antes. Sin embargo, el trabajo que se hizo para las batallas, ya sea contra jefes o enemigos comunes, es el misma en todos lados. Aquí, una guitarra eléctrica trata de llamar la atención del jugador, ofreciendo una propuesta que está atorada entre dos mundos, y nunca se siente parte de alguno.

Digo “trata”, ya que la música en los combates es algo a lo que ocasionalmente podrás prestar atención. Cada una de las peleas te sofoca con gritos por parte de tus compañeros, enemigos agonizando, diferentes técnicas llevándose a cabo, y conversaciones a las que tampoco les puedes prestar atención por la cacofonía que aquí se nos presenta. Es una verdadera lástima que este apartado no fuera manejado con la atención que se merece, y eventualmente llega el momento, en donde todos estos elementos se juntan para formar ruido que apenas puede causar algún tipo de interés en el jugador.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221103192234

Por su parte, las voces son una sorpresa. En lugar de ofrecer un apartado genérico, aquí encontramos un muy buen trabajo por parte de todos los actores. Si bien los habitantes de Aster IV ocasionalmente ofrecen interpretaciones en donde claramente se puede escuchar que están leyendo un guion, este no es un problema que el elenco espacial presenta. No es un labor totalmente excepcional, pero cumple muy bien su cometido. El único aspecto negativo es que si eliges el doblaje en inglés, el juego sufre de una terrible sincronización con los labios, problema que no está presente si escoges el japonés.

El peor pecado que un JRPG puede cometer en su apartado musical, es ser aburrido y, lamentablemente, Star Ocean: The Divide Force es exactamente eso. Si bien el trabajo de los actores de voz está bien manejado, el soundtrack deja mucho que desear, y en lugar de ofrecer composiciones que tomen ventaja de sus temas, se dedica a presentarnos el trabajo que ya hemos escuchado en múltiples ocasiones en el pasado.

Un riel personalizado

Claramente, Star Ocean: The Divine Force nos ofrece una serie de ideas bastante interesantes en varios de sus apartados, pero es en su gameplay en donde encontramos la mayor evolución para la serie. Si bien las comparaciones con Tales of Arise podrían estar presente en la mente de muchos, es importante mencionar que, aunque las bases pueden ser similares entre ambos títulos, el trabajo de tri-Ace cuenta con una serie de mecánicas que lo hacen resaltar y, pese a no ser tan complejo como a muchos les gustaría, sigue ofreciendo un sistema de combate adictivo, enfocado en la personalización, y fácil de entender.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221030195023

Aunque Raymond y Laeticia son los personajes principales de esta aventura, tu equipo estará conformado, la mayor parte del tiempo, por cuatro héroes, cada uno con un enfoque, movimientos, habilidades y estilo de juego lo suficiente diferente, fomentando así la experimentación constante. The Divine Force está enfocado más en la acción en tiempo real, que en el RPG. Esto quiere decir que los movimientos a tu disposición son sumamente importantes para crear combos en donde tienes que crear una cadena que no solo sea efectiva, sino que logre complementarse con todo lo que tienes a tu alcance.

En The Divine Force puedes asignar hasta cuatro acciones diferentes en tres botones, las cuales se activan dependiendo de la cantidad de veces que se tiene que presionar un botón, dando un total de hasta 12 movimientos. Sin embargo, esto no es tan sencillo como uno podría imaginarlo. Este sistema de combate permite combinar ataques, buff, debuff e ítems, pero todo utiliza la barra de AP de un personaje. Es así que no puedes crear combos extensos, sino que tienes un límite que se determina por la cantidad de AP que se consume, y la extensión de esta barra. Por si fuera poco, tienes que tomar en consideración la sinergia entre todas las opciones disponibles.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221028234409

Gracias a un extenso árbol de habilidades, cada personaje no solo puede mejorar sus estadísticas base, sino que también es capaz de obtener movimientos mucho más complicados. Lo interesante viene al momento de crear combinaciones que te permitan malabarear a tus contrincantes de una forma efectiva. Por ejemplo, uno de los ataques de Raymond puede lanzar a un contrincante volando, de esta forma lo prudente seguir con un golpe a distancia, y no cercano. Esto es solo un caso, pero dependiendo de tu estilo de juego, y del personaje de tu elección, es posible usar un ítem para hacer que la carga de cierto poder no sea tan larga, o incrementa la inteligencia para que la siguiente magia sea más efectiva.

Es un sistema que está construido para la experimentación, y gracias a que en cualquier momento puedes tomar el control de los miembros de tu equipo, puedes encontrar el estilo que mejor se acomode con tu forma de jugar. Sin embargo, eventualmente llega un momento en donde ya tienes todas las habilidades desbloqueadas, y ya no hay necesidad de probar qué funciona y qué no. De esta forma, en todos los combates durante la segunda mitad del juego te la pasarás realizando la misma combinación una y otra vez. Claramente, el sistema de combate tiene una buena profundidad y hace un gran trabajo de darle al jugador una buena cantidad de herramientas para la aventura, pero una vez que esto se acaban, no ofrece algo más.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221027170005

Afortunadamente, esto no es todo lo que Star Ocean: The Divine Force tiene para nosotros. La gran mecánica de esta entrega es D.U.M.A., un robot que nos ayuda tanto en el combate como en la exploración. En el primer de estos, al presionar el trigger derecho, tu personaje de preferencia podrá levitar momentáneamente y moverse en el aire, lo cual no solo es efectivo para evadir ataques, sino que también permite que nuestro héroe se lance en contra de un enemigo. Al golpear de forma directa solo causarás daño, pero si logras atacarlo en un punto ciego, se activarán un par de acciones.

La primera de esta, es que tu barra de AP incrementará, lo cual ayuda mucho al momento de crear combos. La segunda, es que cada personaje tiene un ataque especial que se activará al instante. Por último, los enemigos serán inmovilizados por un par de segundos, lo cual hace que sea mucho más sencillo derrotarlos. Esta es una herramienta más a nuestra disposición, y una vez que los movimientos especiales y la barra de defensa están disponibles, D.U.M.A. básicamente se convierte en el quinto miembro del equipo en cada una de las batallas.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221030214501

Si bien el combate es el enfoque de la experiencia, la exploración también toma un gran lugar. Gracias a extensas zonas que se pueden recorrer de una forma vertical y horizontal, el sentimiento de visitar un extenso planeta se logra transmitir de forma efectiva. Esto se puede notar especialmente en Aster IV, en donde las grandes distancias que recorremos en una sola área nos permiten visitar montañas, extensas planicies, costas y gigantes ciudades. Aquí en donde D.U.M.A. también juega un papel, ya que nos permite elevarnos y surcar los cielos de forma momentánea. Si bien esto se limita a encontrar una serie de objetos opcionales, las dimensiones son impresionantes. Lo que hace mucho mejor a estas partes del mapa, es que no existen los combates aleatorios. En todo momento puedes ver a los enemigos en el mapa, y las interacciones con ellos son totalmente naturales, sin algún tipo de pantalla de carga.

Lamentablemente, la experiencia no es del todo perfecta. El juego carece de un incentivo de exploración y la mayoría de las misiones secundarias se reducen a llevarle algún ítem a un NPC, y las recompensas no son lo suficientemente atractivas para llevar a cabo esto más de solo un par de ocasiones. Junto a esto, pese a que la experiencia se presenta como una extensa aventura en donde puedes recorrer todo un planeta, todo es muy lineal, con caminos bloqueados hasta el momento en que son requeridos. Es una verdadera lástima, ya que el combate es divertido, y la dificultad es perfecta.

STAR OCEAN THE DIVINE FORCE_20221106182512

Star Ocean: The Divine Force es una experiencia bastante entretenida que logra dar su propia interpretación a los RPG de acción que hemos visto en los últimos años. Si bien el sistema de combate no es tan refinado como lo que vemos en Final Fantasy VII Remake, o satisfactorio como en Tales of Arise, ofrece una gran variedad de opciones que le dan al jugador las suficientes herramientas para atravesar cualquier reto de la forma que más le agrade. Sin embargo, una serie de tropiezos fuera del campo de batalla hacen que la aventura se llegue a sentir monótona y en rieles en más de una ocasión, lo cual puede detener el ritmo en general de esta entrega.

Un viaje a las estrellas

score-85Al igual que otros títulos de Square Enix en los últimos meses, su lanzamiento llega en un momento algo inoportuno, ya que otros títulos se han robado su atención, lo cual es algo triste. Star Ocean: The Divine Force, pese a sus tropiezos, es una experiencia que vale la pena. No solo los errores del pasado han sido corregidos, sino que esta entrega nos presenta un futuro positivo para la serie, uno que, espero, los desarrolladores logren cumplir.

La historia es sumamente interesante, y cada una de las secciones ofrece una serie de ideas y temas que valen mucho la pena discutir. Sin embargo, el enfoque en los personajes del espacio hace que Laeticia y el resto de los habitantes de Aster IV pierdan protagonismo de una forma bastante rápida. Esta sigue siendo una aventura de calidad, pero una que no logró cumplir con todo su potencial. El apartado visual y sonoro se quedan a medias en muchos sentidos, lo cual ocasiona que el jugador se logre aburrir de una forma bastante rápida.

Por su parte, el gameplay es un gran avance para la serie. Si bien el aspecto de RPG es menor en comparación con entregas pasadas, con menos menús y más acción, esta dirección es la evolución natural de la saga, y le logra dar su propia identidad a este título. Lo único malo es que una vez que acabes un combate, la experiencia se vuelve monótona, y constantemente sientes que vas en un riel que solo se detiene momentáneamente para ofrecer un poco de diversión, antes de regresar al camino predeterminado que tienes que seguir. Star Ocean: The Divine Force, es un juego entretenido que, todos aquellos que tengan tiempo durante esta temporada, deben de probar.

Pleca-Amazon-OK

Sebastian Quiroz
26 años. Editor en Atomix.vg. Consumidor de la cultura pop.