Advertisement

Review – Paper Mario: Color Splash

TRENDING

Haciendo un gran papel

Review Paper Mario Color SplashEl fracaso comercial del Wii U lleva un buen rato siendo toda una realidad dentro de esta industria que poco a poco se ha vuelto sumamente sanguinaria con quienes no siguen sus tendencias más actuales. A pesar de esto, la consola de Nintendo sigue dando sus últimos respiros con juegos que normalmente llegan a llenarnos el corazón a quienes amamos la forma de trabajar de esta compañía. Paper Mario: Color Splash emana prácticamente todos los valores que siempre han hecho brillar a los de Kyoto, mismos que lamentablemente, cada vez son más complicados de reconocer por un público que muchas veces no sabe con exactitud qué esperar de un videojuego.

Desde su nacimiento y a pesar de que en efecto, Paper Mario siempre fue pensada como una serie que diera continuidad a lo conseguido por el legendario Super Mario RPG, Nintendo ha buscado darle su propia personalidad, algunas veces utilizándola para hacer extraños experimentos no tan sencillos de digerir como por ejemplo, Super Paper Mario que vimos en el Wii. Sabiendo perfectamente que la verdadera estrella de la franquicia siempre ha sido Paper Mario: The Thousand Year Door, los genios de Intelligent Systems decidieron regresar a esos lineamientos para entregarnos Paper Mario: Color Splash, título que sin lugar a dudas, es el mejor de la saga desde aquella aclamada entrega que vimos en el Gamecube que te acabo de mencionar.

Turnos, pintura y cartas

Por alguna extraña razón, después del Paper Mario que vimos en el Nintendo 64 y por supuesto, de The Thousand Year Nintendo, a la Gran N le entró la enorme duda sobre si debía seguir haciendo estos RPG con combate por turnos tradicionales, pues por otro lado, también teníamos a los sensacionales Mario & Luigi dentro de las portátiles. Gracias a esto, comenzamos a ver un par de experimentos un tanto extraños que a pesar de haber funcionado en su mayoría, terminaron alejando a buena parte del público.

3076777-papermariocolorsplash_nd_20160303_scrn_pm01

Como te comentaba, Color Splash regresa de manera importante a sus raíces, esto claro, sin dejar de lado un par de ideas nuevas que ha tenido su estudio desarrollador. La primer duda que levantó esta nueva entrega del Wii U, tenía que ver con el uso de cartas para invocar ataques dentro de las peleas. Lo anterior se dio gracias a que esta mecánica que fue introducida dentro de Paper Mario: Sticker Star, jamás terminó por despegar correctamente, principalmente debido a la misma estructura de este juego para 3DS.

Aprendiendo claramente de sus errores, en Color Splash vemos que este sistema de combate por turnos fue refinado y ajustado de una manera bastante especial. Sí, para hacer un ataque de salto o de martillo, necesitas de una carta de ese tipo para ejecutarlo, sólo que a diferencia de la última entrega de esta serie, aquí, normalmente no sufrirás por falta de recursos para poder llevar a cabo este tipo de acciones, esto claro, sin dejar de lado todo el tema de tener que estar administrando las herramientas que tenemos para no malgastar ciertas tarjetas en enemigos que no valían la pena. Una vez que la agresión se ejecuta, tenemos que apretar el botón de ataque o defensa en el momento exacto para potenciar el movimiento.

3076782-papermariocolorsplash_wiiu_pmcs_scrn_04

Hablando de administrar recursos, en Color Splash tenemos al elemento de la pintura, mismo que juega un papel por demás crucial al momento de los combates e incluso de la solución de puzzles. La mayoría de las cartas de acción que tenemos a nuestra disposición, están en blanco y negro, ahí es en donde entra nuestra decisión de qué tanto color invertir en ellas. Entre más pintura tengan, más daño hacen. Por más abundante que este recurso te pueda parecer en un inicio, la realidad es que saber cuándo utilizarlo y cuando no, es crucial para salir adelante en algunos combates. Se muy conservador con la pintura y puede que termines desperdiciando una carta debido a que no hizo el daño necesario. Abusa de la pintura y que de verdad la necesites, estarás corto de algún color. Todo está en el balance.

Además de las cartas de ataque normales, también tenemos algunas especiales. Habrá momentos en los que te harás de tarjetas que representan a algunos de los enemigos a los que enfrentamos. Por ejemplo, si tienes los elementos adecuados, podrás convocar a un Goomba o Paratroopa para que te asistan en la batalla. Además de éstas, también tenemos cartas súper raras que obtenemos al encontrar algunos objetos del mundo real como un extintor o ventilador, mismas que al igual que en Sticker Star, sirven para situaciones muy específicas como la solución de algún puzzle o para derrotar a un jefe.

Banner-PaperMarioColorSplash

La realidad es que desde su nacimiento, los Paper Mario siempre han sido RPG bastante accesibles, incluso al punto de ser una excelente recomendación para quienes nunca han entrado al género. Debido a esto y si tú eres un veterano de este estilo de juegos, puede que el reto de Color Splash te parezca un poco bajo, sobre todo cuando es momento de enfrentar a un jefe. Estos personajes son bastante sencillos de derrotar gracias a las cartas especiales de las que te hablaba. Después de que le bajes más o menos la mitad de su vida utilizando ataques normales, estos pasan a una segunda etapa en la que es completamente necesario tener la carta correcta para de un golpe, acabar con ellos. Algo bueno es que encontrar estos objetos es bastante más simple e intuitivo, no como pasó con Sticker Star.

No me mal interpretes, las batallas sí necesitan de estrategia para poderlas resolver, pues además de que tenemos que decidir qué cartas gastar y qué tanta pintura invertir en cada una de ellas, debes de tomar en cuenta el orden en el que las debes de jugar. Por ejemplo, si estás enfrentándote a dos shy guys convencionales, a uno con casco de pico y a un spike teniendo dos slots de cartas, deberás de buscar lanzar una tarjeta de salto doble y otra de martillo doble para buscar acabar con la pelea en una sola ronda y así, gastar la menor cantidad de recursos. Este tipo de decisiones se toman en todo momento a lo largo de nuestra aventura en Prism Island.

WiiU_PaperMarioColorSplash_01.0

A pesar de que en efecto, Paper Mario: Color Splash sigue siendo un RPG, su sistema de progresión me recordó bastante más a lo que pasa en un The Legend of Zelda. Ahora, en lugar de subir de nivel, vamos mejorando algunos de los atributos de Mario como la cantidad de pintura que podemos llevar en nuestro martillo, número de cartas que podemos jugar por turno y tener en nuestro deck, o qué tantos puntos de vida podemos tener. Todo esto hace que el sistema sea muy entendible y fácil de llevar, sobre todo para quienes no se quieren complicar con complejas estadísticas e información propia del género.

Creo que a pesar de que Color Splash no cuenta con estos sofisticados ataques que vimos en The Thousand Year Door que de verdad te pedían coordinación de manos y vista para ejecutarlos correctamente, su sistema de batalla es sumamente digno y divertido de llevar a cabo, pues todo este tema de administración de recursos finitos, le da un sabor muy especial. Puede que una queja que sí tengo es que nunca llevamos a un compañero que nos ayude a combatir, pues por más que Huey es un sidekick de lo más cool, éste no nos acompaña al momento de las batallas.

Interfaz que se podría mejorar

Como te expliqué hace unos momentos, todo el sistema de combate de Paper Mario: Color Splash se basa en cartas que hacen diferentes tipos de acciones de ataque o defensa. Cuando entramos en batalla, tenemos que voltear a ver el gamepad del Wii U, pues ahí se encuentra todo nuestro deck de opciones. Luego de elegir la tarjeta o tarjetas que deseamos utilizar, tenemos que decidir qué tanta pintura ponerles si es que así lo requieren para después ejecutar nuestros movimientos.

A pesar de que el orden de lo anterior es bastante claro gracias a que es posible hacer todo esto con botones normales sin la necesidad de estar usando los dedos en la pantalla táctil del gamepad, la elección de tarjetas es un tanto tediosa gracias a la organización que tienen. En lugar de estar agrupadas por clases o tipos, todas se encuentran en una misma hilera que muchas veces hace complicado encontrar la que necesitamos. Puede ser muy molesto estar recorriendo decenas de ellas hasta llegar a donde están las de salto, por ejemplo, las cuales se usan bastante. Claro que existe un botón para que se organicen automáticamente, no obstante, creo que sí era necesario poder agruparlas en categorías.

paper-mario-color-splash-reveal-11-1280x720

El otro uso que se la da directo al más que polémico gamepad del Wii U, tiene que ver con una mecánica un tanto simple que no tendría que afectar tu experiencia de ninguna manera. Para la solución de algunos problemas, es necesario cambiar un poco la perspectiva de las dimensiones en las que nos encontramos dentro de Color Splash, asunto con el que la serie de Paper Mario ya ha experimentado en varias ocasiones.

Por ejemplo, habrá momentos en los que no puedas alcanzar cierto punto dentro del escenario. Aquí, es necesario apretar Y para activar el modo de cambiar de dimensión en el que Huey, nuestro compañero, nos dice qué zona del mundo podemos recortar para después llegar al lugar que estamos buscando. Como te digo, esto no requiere de ningún tipo de habilidad ni de precisión con la pantalla del Gamepad, tan sólo debes de ser observador para saber en qué punto se debe de utilizar.

80-1

A pesar del inconveniente que el juego tiene con la forma en la que podemos organizar nuestras cartas de combate, te puedo decir que no tienes de qué preocuparte si eres de lo que detesta al incomprendido gamepad del Wii U, pues la realidad es que en ningún momento se siente que Intelligent Systems haya forzado el uso de alguna de las capacidades de este control. Y no, no tiene nada de motion gaming.

Saliéndose de la caja

Muchos de los que jamás le han entrado a Paper Mario se preguntan cuál es el verdadero encanto de estos juegos más allá de su hermoso estilo visual y por supuesto, de sus inigualables guiones. En mi opinión, lo que hace tan memorables a los juegos de esta serie, más bien tiene que ver con el espectacular trabajo que muchas veces se hace con el tema de los puzzles, mismo que normalmente se salen de cualquier cosa que hayamos visto antes para presentar problemas sumamente creativos que cuando los resuelves, no puedes hacer más que sonreír.

Para fortuna de los que hemos seguido fielmente a la versión en papel del plomero más famoso del mundo, Color Splash continúa con esta tradición de una manera verdaderamente especial. A lo largo de las 30 horas que dura este fantástico paseo, te encontrarás con situaciones completamente bizarras muy características de la serie, mismas que fueron trabajadas a la perfección por Intelligent Systems. Lo mejor de estos puzzles es que parten de ideas sumamente sencillas que podrían parecer tontas, no obstante, cuando te das cuenta del giro que se les dio, recuerdas por qué es que este estudio es tan especial para muchos de nosotros.

video_35370

Para ilustrar lo que te acabo de contar, me gustaría relatarte una situación que me pasó con estas características. En caso de que mejor no te quieras arruinar ninguna sorpresa, lo mejor será que te saltes este párrafo. ¿Sigues conmigo? Bien. Hay un punto dentro de Color Splash en el que llegas a una especie de festival de playa, en donde participamos en un evento en el que es necesario saber cuál de los cinco Toads idénticos recibió una llave que necesitamos, esto claro, después de que éstos fueran movidos a toda velocidad como en el famoso “¿Dónde quedó la bolita?”. Al principio, puedes pensar que es muy sencillo, pues el personaje al que tenemos que seguir, cuenta con una diferencia muy marcada, con lo que no contamos es que el juego no está jugando sucio, y es nuestro trabajo demostrarle que estamos siendo víctimas de una trampa para poder avanzar. No te diré más, sólo que la solución es tan simple y elegante que no lo podrás creer.

Así, Color Splash está constantemente buscando nuevas ideas para jugar con nuestra mente de maneras en las que normalmente no pasa. Te repito, lo más increíble de estos puzzles es que parten de ideas sumamente simples que se convierten en conceptos muy sofisticados que funcionan a la perfección. Me intriga enormemente saber cómo son los procesos creativos dentro de Intelligent Systems para crear este tipo de situaciones. ¿Crees que un torneo de piedra, papel o tijera es algo tonto? Espera a ver lo que este nuevo juego de Wii U piensa al respecto.

maxresdefault-1

El sentimiento de aventura

Una de las cosas más mágicas que vimos en The Thousand Year Door y que para muchos, se perdió en las dos entregas que le siguieron, tenía que ver con el sentimiento de aventura que este juego de Gamecube emanaba desde que uno lo ponía dentro de la consola. Color Splash replica mucho de esto por la forma en la que está estructurado y cómo es que se comportan cada uno de sus niveles.

Al igual que en casi todas las entregas de la serie, en Color Splash contamos con un overworld dividido en diferentes niveles perfectamente delimitados. Cada una de estas zonas contiene una o más estrellas de pintura que debemos encontrar completando diferentes tipos de tareas, ya se por medio de simple exploración, duros combates o resolviendo un par de puzzles. Lo mejor de esto es que en todo momento sientes que estás haciendo cosas distintas para cumplir con tus objetivos.

3076781-papermariocolorsplash_wiiu_pmcs_scrn_03

Cada uno de estos niveles se siente con personalidad propia no sólo por su temática estética, sino por la forma en la que están construidos y por las situaciones que nos ponen enfrente, todos ellos están interconectados de alguna manera. Con esto me refiero a que hay acciones que haces en alguno que afectan a otro; es decir, hay puzzles de mayor tamaño que requieren que visites diferentes zonas para que se puedan resolver.  La buena noticia es que las pistas que se nos dan son bastante claras y jamás te dejan en una especie de Limbo en el que no sepas qué hacer como pasó en Sticker Star.

Otra de las cosas que me encantó de los niveles de Color Splash es la forma en la que juega con diferentes capas dentro de un plano, asunto que cada vez es más constante en los títulos de Nintendo. Lo anterior te obliga a estar pensando un poco más allá para poder abrirte camino, esto sin mencionar que constantemente se nos pone en escenarios con partes completamente en 3D que le dan mucha frescura a cómo es que aplicamos cada una de las mecánicas dentro del título.

screenshot_2-768

La realidad es que no podríamos decir que Color Splash es un videojuego destacado sin que su diseño de niveles sea sobresaliente. Una vez más, Intelligent Systems nos deja claro que conocen perfectamente su negocio. La forma en la que están construidos los niveles dentro de este juego es una verdadera locura, pues como te comentaba, siempre están buscando sorprendernos en cada una de sus esquinas. Es genial entrar a cualquier zona nueva esperando a ver con qué situación bizarra nos reciben.

Guión sobre la historia

A pesar de ser una serie de RPG, los Paper Mario siempre se han dado el lujo de contar historias bastante simples, asunto que normalmente no se da en el género. Claro que tenemos algo como The Thousand Year Door que intentó relatar hechos un poco más elaborados pero la realidad es que siempre, la verdadera estrella de estos juegos es su más que fantástico guión.

En Color Splash visitamos la bonita Prism Island, esto luego de que Mario y Peach reciben a un Toad completamente falto de color de ese lugar. Cuando estos dos personajes arriban a esta Tierra, se dan cuenta que casi todo su color ha sido robado y que la Paint Stars que daban vida a una legendaria fuente, también se encuentran extraviadas. Obviamente, no pasa mucho para que la famosa princesa sea secuestrada y un nuevo problema se añada a nuestra lista. Como te puedes dar cuenta, nada destacado en este apartado.

paper_mario_color_splash.0.0

Con todo y lo simplona que es la historia de este juego, poco a poco te puedes dar cuenta del sensacional trabajo que se hizo a nivel de guión, dejando cualquier tipo de narrativa a largo plazo para centrarse en eventos muy específicos llenos de un humor sumamente especial. Cada uno de los diálogos que leemos dentro de Color Splash tienen un propósito de ser, contándonos cosas muchas veces absurdas pero que al mismo tiempo, hacen sentido gracias a una fuerte carga de oraciones irónicas y hasta con toques de humor ácido. Lo anterior hace que te vayas enamorando de estos personajes, pues evidentemente, hay referencias muy inteligentes al mundo en general de Nintendo.

Una de las quejas más importantes que se dieron en Super Paper Mario, fue que la cantidad de texto que nos presentaba era demasiada y a pesar de que la gran mayoría estaba muy bien escrita, la verdad es que sí llegaba a cansar pasar muchos minutos sólo apretando un botón para que los diálogos avanzaran. Sabiendo que esto no funcionó, en Color Splash se mantuvo en niveles muy decentes la cantidad de texto que vemos, siendo preciso con lo que se nos quiere expresar.

tOy1aNm

Como te comentaba, Color Splash no busca en ningún momento contarnos una historia épica, más bien hecha mano de su guión para relatar situaciones cortas que se vayan entrelazando entre sí para ponernos en situaciones sumamente divertidas. Una vez más, Paper Mario es utilizado magistralmente para sacar todo el humor que los escritores de Nintendo quieren expresar.

Un mundo de color y melodías

Desde que Paper Mario nació como franquicia, su estilo visual intentando emular papel, nos enamoró. Con el pasar de cada entrega, la creatividad para aprovechar este tipo de gráficas ha estado evolucionando de maneras muy especiales hasta el punto de tener algo como Color Splash que en efecto, te hace sentir dentro de un diorama perfectamente construido que tiene todo tipo de secretos guardados.

7

Sí, por mucho, Color Splash es el Paper Mario que más destaca en la parte visual, pues además de estar corriendo a 720p dentro del Wii U, hace uso de una dirección de arte espectacular. Algo que me encantó es el contraste que vemos de la pintura que usamos sobre estas texturas de papel o cartón que componen al mundo y personajes. Es claro que Intelligent Systems echó mano del motor de Splatoon para recrear este colorido liquido que se comporta de una manera sumamente orgánica.

Además de que Paper Mario: Color Splash te llenará el ojo por su más que abundante paleta de colores, hará que tu oído se deleite con una hermosa banda sonora que funciona por sí misma. Una vez más, Nintendo sigue con esta tendencia de usar toques de Jazz y Big Band muy de los años 40 para musicalizar uno de sus juegos. El soundtrack de este título me recuerda enormemente al sensacional trabajo que se hizo en cosas como Super Mario 3D World o en Mario Kart 8 en donde además de usar arreglos de piezas clásicas de la serie, se introducen un par de canciones extremadamente disfrutables.

4

Una vez más, Nintendo nos deja claro que la era del Wii U puede ser considerada como el tiempo en el que a cosas como la estética y sonido de sus juegos, se le puso igual de empeño que a cosas como el gameplay y diseño de niveles. Paper Mario: Color Splash es toda una experiencia visual y auditiva, pues se convierte en otra prueba de que a pesar de las limitaciones técnicas de la consola, se pueden hacer videojuegos que en estos apartados pueden competir con las súper producciones que vemos en un PS4 o Xbox One.

Lo especial que es Intelligent Systems

score-85Desgraciadamente, la mayor parte del año, nuestros Wii U se deben de mantener apagados por la falta de lanzamientos importantes; sin embargo, me mantengo firme en mi opinión de que cada vez que encendemos este aparato de Nintendo, algo especial sucede. Otra vez, Intelligent Systems demuestra que es uno de los estudios más talentosos al interior de la Gran N, haciendo de Paper Mario: Color Splash una nueva joya dentro del espectacular repertorio de verdaderas exclusivas que tiene la incomprendida consola.

Paper Mario: Color Splash es un juego que va al grano y no le da tantas vueltas al asunto. A pesar de ser un RPG sumamente ligero que puede ser abordado por toda clase de jugadores, la forma en la que está construido dejará satisfechos a los más exigentes y sobre todo, nos deja contentos a los que hemos amado cada una de las entregas de esta maravillosa serie. Puede que The Thousand Year Door siga siendo el verdadero rey, no obstante, esta nueva entrega hace un espectacular trabajo por regresar a la raíces que tan bien funcionaron desde un inicio. Si estás buscando una excusa para desempolvar el Wii U, aquí hay una más que genial.

*Una disculpa por lo tarde que está saliendo esta reseña, pero Nintendo apenas nos hizo llegar la review copy del juego.

Alberto Desfassiaux
Editor en Jefe de Atomix. No me gustan los videojuegos... ¡adoro los videojuegos!