Advertisement

Review – Halo: Infinite

TRENDING








Saliendo del infierno

Review Halo InfiniteEl desarrollo moderno de videojuegos AAA cada vez se vuelve más complejo. Los costos de producción están por las nubes y los estándares de calidad son más elevados que nunca. Si a todo esto le sumas la enorme responsabilidad de cargar con uno de los nombres más icónicos y queridos del medio, tienes como resultado un proyecto en el que mil cosas pueden salir mal. Y en efecto, cuando Halo: Infinite comenzó a ser mostrado hace ya más de un año, nos quedaba claro que al interior de 343 Industries había una fuerte falta de visión y de liderazgo que ponían en gran tela de juicio a lo que sería la siguiente gran aventura de Master Chief. La promesa de tener el juego para estrenar los nuevos Xbox no se pudo cumplir y 12 meses tuvieron que agregarse al caótico proceso de creación para entregar lo que los jugadores estábamos esperando. Pero bueno ¿se cumplió? ¿el estudio pudo sacar adelante un proyecto que parecía venía en picada? Te lo contamos todo en nuestra reseña.

Desde que 343 Industries se convirtió en el nuevo guardián de John 117 y compañía luego del adiós de Bungie en 2010 con el sensacional Halo: Reach, las miradas se han vuelto especialmente críticas con todo lo que salga de la franquicia, pues al final, estamos hablando de una de esas series que vino a cambiar mucha de la perspectiva del medio, al punto de que en 2001 cuando estaba naciendo, varios se atrevieron a asegurar que los marines espaciales eran el único y verdadero futuro de la industria -gracias al cielo estaban completamente equivocados-. Por tal motivo, desde el estreno de Halo 4 ha existido una especie de renuencia bastante marcada y para rematar, tuvimos el semi desastre que fue Halo 5: Guardians en el Xbox One. Todo esto sin duda vino a sumar a la ya de por sí enorme presión sobre el estudio por lo que sería esta sexta parte de la saga, y conclusión de la llamada Reclaimer Trilogy. 

Finish the fight… again?

La historia dentro de Halo siempre ha sido todo un tema. Por un lado tenemos un extenso y complejo lore que se ha explicado dentro y fuera de los videojuegos, y por el otro aparece un relato de ciencia ficción un tanto descafeinado que indudablemente falla en más de un apartado si se le compara con otras obras de su género. Además, está el hecho de que en realidad, la historia de Master Chief se extendió artificialmente con la llegada de 343 Industries en Halo 4, pues a pesar de que se podría decir que el final de Halo 3 queda un tanto abierto justamente para poder seguir estirando al personaje en nuevas dirección, la realidad es que Bungie nos presentó la conclusión de una trilogía que incluso se vendió con el famoso slogan de “Finish the fight” o “Termina la pelea”. 

Tomando en consideración todo esto ¿en qué punto nos deja Halo: Infinite?. Pues bien, como seguramente ya sabes, Halo 4 fue el inicio de la Reclaimer Saga, una nueva etapa para Master Chief luego de la guerra contra el Covenant. De manera específica, te cuento que los hechos de este nuevo juego arrancan alrededor de 18 meses después del final de Halo 5: Guardians. Una nueva facción conocida como los Banished ha emergido de las filas del Covenant, una mucho más agresiva que está dispuesta a todo para acabar con la humanidad y finalmente imponer sus ideales religiosos sobre toda la galaxia.

11-15-2021_5-44-01_PM-ujbgaotw

Antes de pasar a detallarte mucho más sobre esta historia, creo que es buen momento de quitar de la mesa la pregunta de “¿tengo que haber jugado los otros Halo para entenderle a Infinite?” La respuesta en esta ocasión es un rotundo sí, sí tienes que haber experimentado al menos desde Halo 4 para comprender la mayoría de conceptos que se nos presentan en este nuevo título. O sea, no es como que no vayas a entender que Master Chief está intentando acabar con un grupo de malvados Aliens que tienen turbias intenciones, pero la realidad es que la historia está escrita bajo el entendido de que sabes quién es quién dentro de la saga. Te recomiendo ampliamente al menos jugar la trilogía de 343 Industries así como Halo Wars 2, e incluso, lo que hizo Bungie dentro y fuera de los juegos pues en efecto, se presentan algunos conceptos que se trataron en las novelas y cómics.

Dicho lo anterior, te cuento que nuestro Spartan favorito ha caído ante Atriox, líder Brute de esta nueva amenaza que fue introducida en Halo Wars 2 de 2017, y con él, los remanentes de la UNSC que se encontraban defendiendo el Zeta Halo, una nueva y misteriosa instalación que está en la mira de los Banished. Gracias a un auténtico milagro, un piloto conocido como Echo 216, encuentra a nuestro héroe flotando en los confines del espacio, esto para despertarlo y así, brindarle una nueva esperanza a la humanidad. Al enterarse de que la guerra se perdió y de que un nuevo anillo está a punto de ser activado, Master Chief vuelve a las armas para en un intento desesperado, a salvar el día… otra vez

11-15-2021_5-43-57_PM-4gh4yx2l

Sí, ya sé lo que estás pensando “otra vez el cuento del spartan yendo a salvar a todos” y en efecto, estás en lo correcto. 343 Industries toma un camino a la segura en esta ocasión luego de que su extraño experimento con Halo 5 simplemente no funcionara. En Halo: Infinite regresamos a las raíces de la serie con un héroe mayormente solitario que debe de acabar con los malos. Esto no es necesariamente negativo pero creo, tampoco es necesariamente positivo. Por un lado se nos presenta un relato sumamente clásico que seguro hará click con los más veteranos de la serie, pero por el otro, tenemos una historia que no termina por ampliar el lore de Halo como algunos podrían esperar, quedándose como “otra de las aventuras de Master Chief” y no mucho más.

No me mal interpretes, la verdad es que me la pasé muy bien con la forma en la que Halo: Infinite nos cuenta esta nueva aventura. Creo que la interacción entre John 117, Echo 216 y claro, Weapon, la nueva inteligencia artificial que viene a tomar el lugar de Cortana, es sensacional y llena de grandes momentos, incluso te diría que se hace un muy buen trabajo dándole un poco más de humanidad al siempre silencioso y calculador Master Chief. El tema es que nunca se toma un verdadero riesgo para sí llevar el universo de la serie hacia nuevas cosas que nos deparen otro futuro. Cuando los créditos comenzaron a rodar frente a mis ojos luego de poco más de 10 horas de juego, no sentí ni que se haya concluido una saga, ni que se me haya presentado más espacio para lo que serían futuras entregas de la línea principal de la franquicia.

11-15-2021_5-43-44_PM-kfrqs5hd

Creo que a pesar de que 343 Industries nos presenta una historia bien contada que por momentos coquetea con expandir el lore de Halo, en ningún momento da ese verdadero salto de fe. Es claro que en el estudio había algo de temor por tomar riesgos innecesarios que no fueran a comulgar con lo que los fans estaban esperando y sí, se entrega un relato muy a la Halo pero que lamentablemente no terminó por despegar cuando pensamos que sí lo haría.

Con sabor a Halo

Que Halo sea uno de los iconos más importantes del medio no es obra de la casualidad. Además de venir a darle una nueva revolución a los FPS en consolas cuando nació en 2001, presentó un esquema de controles y mecánicas completamente innovador que le dieron una enorme personalidad y que en efecto, lo hacían sentir como ninguna otra franquicia del género, es decir, no se estaban clonando conceptos de Doom, Half Life o de cualquier otro representante de la época. A pesar de todo lo anterior, mantener vigente a la fórmula no es sencillo y queda claro que 343 Industries se ha topado en más de una ocasión con encrucijadas de hasta qué punto modernizar a la serie con cambios concretos, y hasta dónde no moverla para que no pierda su esencia. Justo ahí recaía el gran reto de Halo: Infinite.

En cuanto uno le pone las manos encima al juego y empiezas a mover a Master Chief, te siente como en casa. Posteriormente haces tus primeros disparos y ves cómo reaccionan los enemigos a ellos y entiendes que si bien, definitivamente estás jugando un Halo, estás jugando la nueva versión de Halo. Resulta un tanto complicado explicar de manera concreta algo tan abstracto, pero te puedo decir que finalmente, 343 Industries encontró el punto exacto en el que comulga la visión clásica de Bungie, con esta nueva forma de hacer las cosas, es decir, a nivel de gameplay se está logrando llevar a la saga a una nueva etapa sin que en el proceso, se sienta como algo completamente diferente y que más bien forma parte de otra franquicia.

11-15-2021_5-43-57_PM-tp3sfwge

Halo se trata de disparar, lanzar granadas mientras saltas para después rematar a los sobrevivientes con un par de golpes melee. Eso es Halo al final del día y en Infinite, ese ciclo sin fin se siente mejor nunca gracias a la manera en la que se refinaron los controles y sobre todo, al gran sentimiento de poder que te da cada una de las armas que tienes a tu disposición, pues en este nuevo juego, además de tener de regreso a viejas conocidas, llegan varias nuevas sumamente interesantes, sobre todo las que hacen daño eléctrico que pueden aturdir a varios enemigos a la vez. 

Podríamos decir que donde vino el riesgo por parte del estudio desarrollador, fue la momento de dotar a Master Chief de un par de habilidades especiales. En realidad no son ideas nuevas para el género ni mucho menos, pero sí para Halo como franquicia, al menos en la mayoría de los casos. El elemento más importante a destacar es el Grapple Shot, que básicamente es un gancho con el que nos podemos jalar a casi cualquier punto dentro de los niveles o mundo abierto para alcanzar nuevas áreas. Esta herramienta también sirve para por ejemplo, atraer hacia nosotros una caja explosiva que después le puedes lanzar a los enemigos o por qué no, dispararte hacia un Brute para después rematarlo con un golpe devastador. ¿Qué tal se siente esta mecánica? Verdaderamente genial. Simplemente funciona y cumple con su objetivo de volvernos mucho más movibles al momento de los enfrentamientos o cuando estamos explorando el Zeta Halo.

11-15-2021_5-43-54_PM-5hth1jem

Además de dicha nueva habilidad, conforme progresas en la historia, vas desbloqueado unas cuantas más que por ejemplo, te dejan hacer un dash hacia un costado o te permiten lanzar un sensor de movimiento que te indica dónde están los elites que se pueden hacer invisibles. De este lado creo que sí faltó bastante creatividad y sobre todo, que hiciera sentido usar estos poderes de forma más constante, pues además de que cambiar entre ellos es poco natural gracias a la combinación de botones que tienes que meter en el D-Pad del control, casi nunca sentí verdadera necesidad de usarlos y el 95 por ciento del tiempo me quedé con el Grapple Shot. Por cierto, todas estas habilidades incluido el escudo regenerativo de nuestro personaje, se pueden ir mejorando con unas cosas llamadas Spartan Cores, las cuales, vas encontrando a lo largo y ancho del Zeta Halo.

Pasando al tema de los enemigos y la variedad que nos presenta Halo: Infinite, te puedo decir que no está mal, pero tampoco es algo digno de destacar, de hecho, durante el último par de horas de juego, sí sentí que le faltó un poco más en ese apartado. Claro que además de los clásicos Grunts, Brutes, Elites, Jackals y demás, tenemos nuevas unidades robóticas de cierta facción de la cual prefiero no hablarte tanto, pero que no terminan por aportar demasiado. Creo que 343 Industries cometió una equivocación al momento de casarse de una manera tan intensa con la idea de hacer sentir a este Halo como la primera entrega de la saga, olvidándose del gran trabajo que había hecho con los Prometheans en los dos pasados títulos y que indudablemente, habrían aportando bastante en esta ocasión. 

11-15-2021_5-43-50_PM-iiiihpfy

Dejando de lado por un momento todo el tema de la campaña, es importante mencionar el gran trabajo que se está haciendo con el apartado de Multiplayer, mismo que como seguro ya sabes, es completamente gratuito para todo el que tenga un Xbox One, un Xbox Series X|S o una PC capaz de correrlo. Además de que hasta el momento, del lado técnico todo ha salido a pedir de boca con servidores estables, sin fallas de conexión y con partidas que arrancan casi de manera instantánea, se nos está entregando justo el modo multijugador que probablemente habíamos estado esperando desde Halo 3. Los enfrentamiento están perfectamente condensados en mapas que presentan un elegante diseño que hacen que la acción simplemente fluya correctamente, además, no se apostó por alocadas ideas de modos de juego. Nuestro Slayer, Odd Ball y Capture the Flag están ahí y se sienten mejor que nunca. Este multijugador sí consigue que la experiencia de Infinite se sienta mucho más robusta.

Halo: Infinite es un sensacional FPS. ¿Logra ponerse a la cabeza del género e incluso ampliarlo hacia nuevas cosas? Creo que ese título se lo tenemos que seguir atribuyendo a DOOM Eternal, pero creo que es indudable la enorme calidad que el trabajo de 343 Industries tiene, luciendo un título de disparos en primera persona que se siente excelente en las manos, siendo preciso y hasta visceral por momentos gracias a la gran intensidad que pueden alcanzar sus enfrentamientos. Y claro, como ya te lo comentaba, es muy destacable cómo es que finalmente se está logrando que la serie llegue a una modernidad sin perder su propia personalidad y sabor que la hacen tan identificable entre propios y extraños.

De mundo abierto

La modernización de Halo podía tomar un montón de caminos y muy probablemente, la idea de irse por presentar una especie de mundo abierto para la estructura de su campaña, sonaba como lo más lógico. No tanto por la fuerte tendencia que hay actualmente en el medio por este tipo de juegos, sino porque en realidad, desde aquella segunda misión de Halo: Combat Evolved, se intentó que el juego emanara una especie de sentimiento de libertad y sobre todo de inmensidad. Con Halo: Infinite, esa promesa de poder explorar uno de estos anillos finalmente se cumple, y se cumple de una muy buena forma gracias a que las decisiones tomadas  en diseño de niveles, simplemente hacen mucho sentido y sí terminan por hacer que las ya de por sí bien diseñadas mecánicas, resalten todo su sabor.

Luego de superar un par de misiones de introducción que justamente se sienten como inicio de un Halo clásico, finalmente llegamos a la superficie del Zeta Halo para enterarnos de cuál es en realidad la estructura sobre la que funciona el juego. Este “mundo abierto” que nos presenta Halo: Infinite es sumamente sencillo y muy fácil de entender, sobre todo si ya has tenido cualquier tipo de experiencia con esta forma de diseño. El área abierta en la que nos pone 343 Industries está poblada por diferentes puntos de interés, unos opcionales y otros que son completamente cruciales para poder progresar con la historia. Es importante mencionar que la intención del estudio en ningún momento es la de venir a cambiar las reglas de los sandbox ni mucho menos, de hecho, es claro que se sienten incómodos siempre que alguien le dice a su trabajo “mundo abierto” o se le compara con cualquier otro título de este tipo.

11-15-2021_5-43-56_PM-ijsnitbm

Antes de pasar a contarte un poco sobre los diferentes puntos de interés de los que te hablo, creo que es importante especificar por qué es que 343 Industries tiene esta especie de alergia al término de mundo abierto. Lo primero es que es el Zeta Halo es un espacio poco espontáneo en donde básicamente nada sucede entre  los puntos de interés. Es decir, no esperes sorprenderte con eventos random más allá de toparte con alguna patrulla de los Banished. No, no hay cuevas secretas ni nada por el estilo, y la verdad es que muy rara vez sentí que mi curiosidad o deseos de exploración, se vieran recompensados. Sí, hay coleccionables como los Spartan Cores que ya te mencionaba y algunos cosméticos para el modo multiplayer, pero no mucho más. El “mundo abierto” de Halo: Infinite es más bien un hub para distribuirnos a los puntos de interés que se marcan en nuestro mapa táctico, mismo que por cierto, luce un sensacional diseño que nos muestra la topografía del lugar en 3D.

Dicho lo anterior, te cuento que el Zeta Halo tiene varias opciones para nosotros, mismas que van desde destruir una simple torre de propaganda enemiga, hasta rescatar a un grupo de marines en peligro, acabar con una base de los Banished, asesinar a un líder de alto de perfil o claro, recuperar una base de avanzada para la UNSC. Estas últimas son bastante importantes, pues sirven como una especie de espacios de descanso en el que podemos hacer que unidades amigas nos sigan, pedir un vehículo o armarnos hasta los dientes. Acá la única queja es que la inteligencia artificial de los marines que nos llegan a acompañar es sumamente pobre. Sus movimientos son erráticos y cuando es momento de entrar en combate, éstos caen a los pocos segundos. Estos personajes en específico son de esas partes que sobran por completo en la experiencia.

11-15-2021_5-43-55_PM-50pdx0ap

Regresando un poco al tema del “mundo abierto”, te diría que su uso más inteligente se da al momento de que nosotros como jugadores, decidimos de qué manera debemos de aproximarnos a la misión en cuestión, ya sea secundaria o de las principales. Lo que te quiero decir con esto es que para por ejemplo, tomar una base enemiga, tal vez puedas ingresar por una puerta trasera para tomar a todos por sorpresa, o subir a un punto alto con el sniper para ir acabando a distancia con cada uno de los enemigos. También es posible ingresar por la puerta principal anunciando a los cuatro vientos tu presencia. En realidad, de ti depende y sí, este elemento en específico hace que este diseño de sandbox dentro de Halo: Infinite, cobre mucho más sentido.

¿Y qué hay de las misiones principales? ¿qué tal están? Como era de esperarse, aquí es donde 343 puso la mayor parte de sus recursos, luciendo probablemente su mejor trabajo hasta el momento. Las misiones principales de Halo: Infinite son bastante variadas y diversas, pues van desde acabar con una enorme nave de los Banished que cuenta con varios objetivos que puedes cumplir en el orden que quieras, hasta las clásicas tareas de ir de punto A a punto B en reducidos pasillos porque sí, el juego también cuenta con varios interiores que se llegan a sentir como calabozos mismos que por cierto, sí requieren de una pantalla de carga cuando accedemos a ellos. 

11-15-2021_5-44-01_PM-quutjxrm

Me parece que justo como lo esperábamos, el mundo abierto que se presenta en Halo: Infinite para nada viene a revolucionar ni a cambiar la forma en la que funcionan estos juegos. 343 Industries se fue por cosas ya probadas y por un camino seguro, pero sabiendo de muy buena forma cómo explotar las bondades de esta forma de diseño para enaltecer la propia fórmula de su franquicia, y creo que al final se logró. Si a esto le sumas un gran diseño de niveles y de misiones en general, tienes un espacio repleto de diversión de diferentes formas de hacer una mismas cosa.

El poder de Series X

Sin temor a equivocarme, creo que podemos decir que de todas las incógnitas que giraban alrededor de Halo: Infinite, la más grande tenía que ver con lo que sería su presentación audiovisual. La revelación de la campaña en su momento fue un desastre y los avances que le siguieron, no fueron suficientes para despejar la duda de nuestras mentes. ¿Cómo es el resultado final? No sé si todo se trata de una estrategia de marketing, pero lo mostrado hace un año y lo que ya tenemos en el juego final, para nada se parecen. Acá sí estamos viendo el Halo de nueva generación que tanto se nos había prometido.

Lo primero que hay que decir y que por supuesto, más impresiona, es que en Xbox Series X, Halo: Infinite se despliega de una impresionante manera a 4K y 60 cuadros por segundo brutalmente estables. En un par de ocasiones llegué a notar una ligera caída en el framerate, pero nada importante. De igual forma, se puede apreciar que algunas animaciones no están en los 60 cuadros a los que está corriendo el juego, pero igualmente son difíciles de notar. La calidad de la imagen es sumamente destacada y uno puede ver claramente la nitidez de la misma que resalta cada uno de los detalles que vemos en los escenarios que vamos recorriendo, en las armas que tomamos y en los enemigos con los que acabamos. Luego de lo que fue Forza Horizon 5, la nueva aventura de Master Chief se convierte en una nueva justificación de todos los caballos de fuerza que hay en la consola insignia de Microsoft.

11-15-2021_5-43-53_PM-1qousvba

Los bugs y glitches suelen ser todo un tema siempre que hablamos de juegos en los que se nos da cierta libertad de exploración y en Halo: Infinite sí me topé con algunos. El primero y más notorio fue un momento en el que un Scorpion simplemente se atoró y atravesó el piso, dejándolo inusable. De igual forma, en par de ocasiones me topé con enemigos que se quedaron flotando en un lugar atorados en una animación como si estuvieran cayendo al vacío. Y para terminar, tuve un par de crasheos que cerraron por completo el juego. Sé que todo esto puede sonar como demasiados errores, pero la realidad es que si los comparo con todo el tiempo en el que las cosas funcionaron a la perfección, pierden bastante relevancia.

La dirección de arte de Halo: Infinite tiene una clara inspiración y creo, se logró justo lo que se buscaba. Sí, en este nuevo juego se le rinde un gran tributo a todo el look & feel de Halo: Combat Evolved, el cual, justamente apoyaba todo su apartado visual en contrastar estas grandes áreas verdes llenas de bosques enmarcados por un cielo azul, con estructuras alinígenas llenas de morados y azules que emanan un gran sentimiento de ciencia ficción. 343 Industries siguió al pie de la letra esa forma de diseño para presentarnos un juego que grita Halo en cada una de sus esquinas y que no tiene miedo de insertar colores siempre que así lo ve necesario. Mención honorífica al ciclo de día y noche que vemos en el Zeta Halo, pues sus hermosos atardeceres solo se ven superados con estar en medio de la noche, voltear 90 grados hacia arriba y ver el otro lado del anillo en el que es de día, esto mientras una estrella fugaz cruza el cielo.

11-15-2021_5-42-56_PM-ya0yilmh

Otro elemento a destacar es la mezcla de audio de Halo: Infinite. El logro técnico en este apartado es sumamente impresionante, sobre todo por cómo es que suena cada una de las armas cuando las disparamos. Desde todo el poder de un tiro con el sniper rifle, hasta el silbido de los aguijones que dispara una Needler, o nuestros escudos recargándose luego de haber recibido mucho daño, se nota claramente que hubo un profundo trabajo para hacer que cada elemento dentro del juego tuviera su propio sonido característico. Ni qué decir de la música, la cual, echa mano de viejos clásicos y de nuevas composiciones para entregar un soundtrack sumamente digno de algo como Halo. Casi toda mi aventura la jugué con el nuevo Wireless Headset de Xbox y vaya que ha valido la pena.

Al final se nos está entregando el Halo de nueva generación que estábamos esperando. Sigo sin entender en qué pensaba Xbox al momento de haber presentado ese primer vistazo tan deficiente de la campaña de Infinite, o si es que como ya te lo expresaba, todo se trata de un elaborado plan de mercadeo. Acá lo que importa es que 343 Industries luce de muy buena forma su motor gráfico, tanto en el apartado visual, como en el sonoro, complementando todo con una muy bien lograda dirección de arte que nos lleva de regreso a las raíces de Master Chief y compañía.

Misión cumplida

atomix-score-9011Creo que la mejor manera de describir el resultado final de Halo: Infinite es con un: ¡misión cumplida! Luego de atravesar por un proceso de desarrollo que parecía venía en picada y directo a convertirse en uno de los mayores desastres de la historia reciente del gaming, 343 Industries, Xbox y quienes sean los que llegaron al rescate, consiguieron salvar a uno de los juegos más esperados del año. Es cierto que no estamos frente al FPS más vanguardista y destacado de la historia y que su aproximación a los mundos abiertos se puede sentir tibia, pero la realidad es que todo lo que se intenta en el juego, se logra de muy buena forma, esto para entregar una campaña sumamente sólida y un multiplayer perfectamente aterrizado.

Me alegra enormemente decirte que Halo: Infinite es el Halo que habíamos estado esperando y que demuestra que en efecto, 343 Industries es el estudio indicado para seguir con el legado de Master Chief y que muy probablemente, esta nueva fórmula que integra un mundo abierto en la campaña, sea el camino a seguir para futuras entregas. Si bien, la manera en la que está contada su historia es poco amigable para los nuevos, te diría que de todos modos encontrarás un gran FPS en caso de que nunca le hayas dado la oportunidad a John 117, y si eres de los viejos veteranos, pues abrocha bien tu cinturón pues te espera un auténtico viaje lleno de emociones que seguramente te regresarán a los momentos más memorables de esta súper icónica franquicia. Xbox es Halo y Halo es Xbox.

Pleca-Amazon-OK

Alberto Desfassiaux
Editor en Jefe de Atomix. No me gustan los videojuegos... ¡adoro los videojuegos!