Advertisement

Juego del Año 2021

TRENDING








Juego del Año

Decidir qué juego fue el más destacado de todo un año siempre ha sido algo sumamente complejo, pues con tantas opciones que por fortuna tenemos, simplemente no existe argumento que alcance para tomar una decisión absoluta y totalmente correcta. 2021 no fue la excepción, pues a lo largo de todos sus meses, tuvimos a uno o más juegos que levantaban la mano para que en estas fechas se les estuviera recordando como una de las grandes experiencias que disfrutamos. Luego de una larga discusión y claro, del proceso de votación que pudiste disfrutar en nuestro Atomix Podcast especial, llegamos a la determinación de que gracias a sus increíbles mecánicas de juego, impresionante control, diseño de niveles sin igual y gran presentación audiovisual entre muchos otro atributos, esta propuesta se terminó ganando nuestro corazón para convertirse en el Juego del Año para Atomix.

Por supuesto, esperamos tus comentarios al respecto y claro, a que nos cuentes cuál fue tu propio Juego del Año y por qué.

Y el ganador es…

barrita1

¡Metroid Dread!

barrita1

Review Metroid DreadUna de las cosas más interesantes del medio es que nunca sabes hacía donde se va a mover, ni mucho menos, la manera o velocidad con la que lo hará. Prácticamente cada par de años, escuchamos de una nueva tendencia que está dominando y que muchas veces, deja una marca tan profunda que se convierte en un nuevo estándar para en realidad, nunca pasar de moda. A mediados de los años ochenta cuando la industria finalmente comenzaba a echar raíces, Nintendo decidió que el siguiente paso en su proceso de crecimiento creativo, debía de ser un juego que combinara los mejores aspectos de Super Mario Bros. y de The Legend of Zelda, los cuales, ya habían probado que sus fórmulas funcionaban en todo sentido. De paso, se apostó por un look & feel que fuera mucho más absorbible por el mercado occidental, y  que pudiera competir con los run & gun que comenzaban a tomar tracción en la época. En pocas palabras, de esa forma nació el concepto de Metroid, uno que ni el propio Nintendo anticipaba le fuera a dar vida a todo un género que se convertiría en uno de los más influyentes de la historia.

Sí, el nombre de Samus y compañía no es poca cosa. Tan solo basta con ver la obsesión que la escena independiente tiene por su forma de diseño para darte cuenta de que Metroid dejó un marca que difícilmente se borrará y que muy probablemente, solo siga evolucionando en más y mejores ideas. Todo esto se ha convertido en un arma de doble filo para cualquier cosa que se quisiera hacer con la franquicia en estos días, más después de que interesantes, pero extraños experimentos como el de Metroid Other M, pusieran en tela de juicio la visión de la serie para el futuro. Con una enorme responsabilidad sobre sus hombros, Yoshio Sakamoto decidió que los españoles de Mercury Steam serían los encargados de seguir con el imponente legado, esto claro, luego de que el estudio demostrara su valía y sobre todo entendimiento de la saga, con lo que hizo hace unos años en Metroid: Samus Returns para el 3DS.

A pesar de lo anterior, la duda estaba, pues al ser una de las series más influyentes de la historia, la cantidad de juegos e ideas que han salido en los últimos años, podrían ser demasiado incluso para Nintendo si hablamos de un Metroid en 2D completamente nuevo. Los primeros vistazos a Metroid Dread al menos nos dejaban claro que la apuesta era por una forma segura y ya probada y que en efecto, se nos entregaría el esperado Metroid 5 que tanto habíamos estado esperando desde las épocas del Game Boy Advance. Finalmente llegó el día y luego de controlar por un segundos a Samus sobre la superficie de ZDR, sabías que algo verdaderamente especial se había creado. Por supuesto que para ese momento ni nos imaginábamos la clase de aventura que nos esperaba, una que indudablemente luce a los mejores enfrentamientos contra jefes de toda la franquicia, así como varias de las secuencias de escape más emocionantes que nos haya tocado disfrutar. Ni qué decir de su impresionante diseño de niveles que vino a confirmar quién sigue siendo el rey dentro de los llamados Metroidvania.

Repetimos, al elección no fue nada sencilla y al final, todo se redujo a una cuestión de sentimientos, pues es importante recordar que al ser una forma de expresión artística, los videojuegos justamente se tratan de eso, de transmitir sentimientos, y vaya que Metroid Dread es una montaña rusa de éstos, en la que pasas de tensión y miedo por escapar de un EMMI, a todo el rush y adrenalina por vencer a un duro jefe. Cuesta mucho trabajo encontrarle defectos reales a esta exclusiva del Switch, y por todas estas razones, se termina convirtiendo en el juego que se levanta con nuestro título de Juego del Año.

Pleca-Amazon-OK

barrita1

Podcast Especial: Los 15 Mejores Juegos de 2021

barrita1