Advertisement

Review – Diablo II: Resurrected

TRENDING



Por: Javier Cortés

Review Diablo II ResurrectedUn oasis en medio del desierto

El 2021 ha sido un año por demás complicado para Blizzard, que actualmente enfrenta una demanda por parte de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC), luego que se dieran a conocer casos de acoso y salarios inferiores para las empleadas de la compañía, que incluso recibieron represalias por alzar la voz. Con este escándalo encima, la compañía de California por fin lanzó el esperado remaster de Diablo II bajo el título de Resurrected.

La fórmula sigue vigente

Dos décadas atrás, el productor y diseñador David Brevik consolidó su legado con la primera secuela del Diablo original, llevando a otro nivel el concepto de cinematics, las categorías de ítems y la variedad de personajes (hasta 7 en la expansión). Para cualquier fanático del cine, resultará fácil encontrar analogías entre el poder de influencia que ejercen las soulstones sobre Marius como el anillo lo hace sobre Gollum, los cráneos aplastados cuando llegas al Pandemonium como en los flashbacks (flashforwards) de Terminator, y hasta la prisión de Lilith en Evangelion cuando aparece Mephisto por primera vez.

Los 5 escenarios se pueden describir como un ambiente medieval en el Rogue Encampment, el antiguo Egipto en Lut Gholein, Vietnam en Kurast, el Infierno en el Pandemonium y el Muro de Game of Thrones en Harrogath (en la expansión de Lord of Destruction).

Básicamente, uno va siguiendo el rastro de maldad y destrucción que un extraño encapuchado va dejando de camino al este, siempre hacia el este. En tu aventura asesinarás miles de esqueletos, demonios, espíritus y demás bestias salidas de alguna mente enferma, o al menos muy pagana, dándole un sabor muy oscuro a este ARPG que seguro jugabas a escondidas de tus papás.

24

La demonología que plantea el juego, lleva la maldad más allá del Infierno y del Diablo en la entrega original, quien ahora se encuentra flanqueado por sus hermanos Baal y Mephisto, a quienes deberás asesinar para luego destruir la piedra que contiene sus almas para restaurar el orden, las famosas soulstones.

Sus mecánicas son tan básicas como dar miles de clicks sobre tus enemigos, pero el placer de ir consiguiendo cada vez mejores armas y descubriendo escenarios más oscuros, es sin duda el distintivo que le ha garantizado el éxito a esta franquicia por casi 25 años.

Muestra de su gran legado, es el clásico display del inventario y los builds de las habilidades para cada personaje, mismas que se mantienen hasta la fecha en los productos de Blizzard como World of Warcraft y el mismo Diablo III. Más allá de Blizzard, han surgido una serie de imitaciones de gran nivel que cumplen con el propósito de la aventura, la masacre y la blasfemia, entre las cuales podemos destacar a dos contendientes: Torchlight y Path of Exile, siendo este último el más aclamado por los fanáticos del género debido a su extensión y grado de dificultad. Dicho esto, el sabor de Diablo es y será siempre inigualable, punto.

Antes del 3 está el 2

Inconscientemente, cuando empezamos a jugar la nueva entrega de una saga esperamos mejoras de todo tipo, y más allá de gráficas y sonido, en un videojuego se esperan nuevas o mejores mecánicas. Pues bien, cabe decir que Resurrected no va más allá o presenta nuevas funciones en comparación de su versión original, lo que en primera instancia nos dará una sensación de torpeza en el control comparado directamente con Diablo III.

La última vez que jugué la tercera entrega fue en Noviembre de 2020, prácticamente un año, lo que uno pensaría es tiempo suficiente para olvidar el control y feeling que te aporta un juego. No obstante, una de las primeras sensaciones que me brincó al empezar la aventura, fue la selección manual de ataque. Es decir, que al atacar a una serie de enemigos continuos, deberás seleccionar al próximo una vez que asesines al previo, lo que en Diablo 3 no sucedía, pues tu personaje comenzaba a apuntar al siguiente en la lista una vez que exterminabas al primero.

33

También, recordemos que una de las grandes mejoras que en su momento trajo Diablo III fue la expansión de posibilidades en el inventario, mismo que se siente muy reducido en Resurrected, obligándote a ir demasiadas veces al pueblo para vender tu loot. Y ya que hablamos del loot, recogerlo también es una actividad que se siente entorpecida, pues la precisión del click debe ser milimétrica, a diferencia de Diablo III, donde se puede sentir una especie de magnetismo hacia los objetos que recoges, haciendo la función mucho más orgánica y eficiente.

De igual forma, la gestión de pociones resulta bastante lenta una vez acostumbrado a la secuela, lo cual resulta todo un reto al enfrentar jefes o ataques de hordas, pues se cae en la tediosa costumbre de estar huyendo de batallas complicadas para curarse y alistarse de nuevo.

Quizás parezca que empiezo a quejarme del juego, pero es por eso que hay que recordar, Diablo II Resurrected se trata de un remaster, no un remake, por lo que las mecánicas permanecen fieles al original, y si lo entendemos así, resulta incluso interesante revivir la manera en que jugábamos el juego en los 2000’s. Además, estoy seguro que después de  recordar este gameplay, se agradecerán las mejoras de control cuando revisitemos Diablo III.

Ahora sí, va de nuevo

Todo usuario de Diablo, sabe perfectamente que la manera típica de jugar es sin usar el zoom y con el mapa sobrepuesto, pues sin esa referencia el camino a seguir resultaría muy tedioso y te perderías fácilmente. Así, jugando de la manera tradicional, uno podría no apreciar de inicio el trabajo de remasterización del juego, por lo que mi recomendación es remover el mapa en lugares cerrados y utilizar el zoom para poder saborear todos los nuevos detalles que aporta Resurrected.

1a

Lamentablemente, como empecé la campaña sin tomar en cuenta esta situación, me fui por una amazona con build de arquera, lo cual me obligó a tener que remover el zoom en prácticamente todo el juego, pues con el acercamiento resulta prácticamente imposible apuntar a la distancia. Afortunadamente, recurrí a la ayuda de un amigo veterano no sólo en los Diablos sino en todo Blizzard, y teniéndolo de guía y líder, me pude dar el lujo de quitar el mapa y apreciar todo el eye candy que tiene que ofrecer el juego.

Ya que entramos de lleno al análisis gráfico, la evolución evidente se aprecia en el fuego, que ya sea en fogatas, ataques de chamanes o incendios, sorprende con su movimiento e iluminación, y por supuesto las sombras, que dan al juego una sensación de vigencia para situarlo al parejo de cualquier otro ARPG contemporáneo. El mejor lugar para apreciar el fuego es sin duda en el antiguo Tristram, que ahora en Resurrected es como descubrirlo por tercera vez (primero como el pueblo principal de Diablo I, luego en Diablo II, y ahora en esta nueva y definitiva versión coronada por las llamas ya descritas). De igual forma, tal y como sucede en las películas de Pixar, el nivel de detalle, brillo y movimiento en el pelaje de algunos creeps evidencia el trabajo en el motor del juego; un ejemplo claro son las Gargantuan Beasts y los Abominables.

55

Personalmente, lo que más disfruté de este salto técnico fue el nivel de detalle en los cadáveres, donde se pueden apreciar la sangre, vísceras y hasta las facciones fúnebres de tus enemigos, algo que sin duda aporta mucho al dramatismo que se esperaría de un juego que se llama ‘Diablo’. Y mi escenario favorito, al igual que hace 20 años, es el imponente desierto del segundo acto en Lut Gholein, que alcanza su clímax en el mítico Santuario Arcano, un conjunto de pasillos sin pared que flota en el espacio, un lugar perfecto para sentir la profundidad de campo que alcanzó este remaster, algo que también se puede analizar muy bien en los precipicios de Harrogath.

Hablando de framerate, el nivel de exigencia al ordenador se hace evidente en exteriores, principalmente bien iluminados, donde el mejor ejemplo sería otra vez el desierto de Lut Gholein. Por otro lado, en interiores o exteriores oscuros (como es en la mayoría del juego) se corre sin ningún problema o sonido de exigencia al ventilador.

Ahora, en cuanto a las probabilidades de encontrar artículos de élite, mi amigo y yo coincidimos en que los dichosos ‘únicos’ son más fáciles de encontrar en Resurrected, donde me topé con 3 después de completar los 5 actos, cuando en el original podía ser que terminaras la campaña sin haberte topado ni siquiera uno. Por otro lado, los artículos que son parte de un set resultaron mucho más escasos, pues al menos en esta primera vuelta solo me topé con uno, cuando originalmente te encontrabas aproximadamente uno por acto.

Sobre la dificultad de los jefes, algo que se ha discutido mucho en redes sociales, ratifico a Duriel como el más complicado, pues más allá de sus habilidades, su velocidad y espacio reducido hacen prácticamente imposible escapar de él. Y en cuanto al Diablo, la estrategia sigue siendo la misma: evitar el lightning rojo que avienta, mismo que pareciera ser más poderoso en Resurrected, pero sin ocasionar mayor problema.

50

Finalmente, un detalle que seguro complacerá a los fans de toda la vida, es la posibilidad de repetir infinitamente el nivel secreto de las vacas, mejor conocido como Moo Moo Farm, algo que durante muchos años se creía era solo un rumor pero que ahora queda completamente explícito para los que nunca tuvieron la oportunidad de jugarlo en la versión original. Por si todavía no saben cómo activarlo, deben encontrar la pierna de Wirt en Tristram, y una vez teniendo el Cubo Horádrico, fusionarla con un tomo de Town Portal para que se abra el nivel.

Un pilón que posiblemente agrade a muchos, es la posibilidad de jugar en el ordenador con el control de PlayStation, lo cuál tiene sus ventajas y desventajas, pues aunque para muchos usuarios acostumbrados a jugar en una consola los hará sentir en casa, la navegación entre menús siempre será mejor con la agilidad y precisión que te permite el mouse.

Multiplayer

Resurrected da la opción de jugar online y offline, teniendo cada una sus novedades. En el caso offline, la función más aclamada es la de poder incrementar la dificultad como si estuvieras jugando hasta con 8 jugadores, lo cual se consigue escribiendo en el chat “/players #”, en donde el signo de numeral o gato es reemplazado por un número del 1 al 8 dependiendo la dificultad que se desee encarar.

En la versión online, no se encuentra disponible esto que muchos ya catalogan como un cheat, pero al admitir partys de hasta 8 jugadores, los mismos pueden dividirse en cualquier punto del mundo y tomar el quest que cada uno desee, pues podrá estar alguien en Rogue Encampment iniciando una partida mientras otro está en Harrogath por enfrentar a Baal, y lo atractivo de esto es que el nivel de dificultad se elevará para todos aunque estén solos, lo cuál conlleva una mejor ganancia de experiencia, y por supuesto, un mejor loot.

62

Quizás la función más alabada hasta ahora sea el stash compartido que hay para las partidas online, lo que te permitirá transferir artículos entre tus personajes sin la necesidad de recorrer a una mula (otro usuario), como se venía haciendo en las previas versiones multiplayer de Diablo. Así, todo artículo raro, único o de set que te encuentres, no tendrá que ser vendido u olvidado, pues podrás guardarlo para cuando decidas jugar con otro personaje.

Algunos problemas

El juego se lanzó al público el 23 de Septiembre, y durante la tarde se pudo acceder sin problemas, pero a partir de las 20:00 (hora de México) aproximadamente, el acceso se volvió sumamente tedioso. En mi caso, tardé aproximadamente dos horas en poder entrar después de múltiples intentos fallidos.

De igual forma, el Domingo 26 se llevó a cabo un mantenimiento de 12:30 a 15:30, mismo que se advirtió en Battle.net que podría causar algunas desconexiones pero con la posibilidad de reingresar inmediatamente. Durante este tiempo casi me da un infarto, pues aunque fui capaz de ingresar al juego, mi amazona no aparecía en mi cuenta, lo que me llevó a pensar que quizás se habría borrado el personaje. Afortunadamente, mi personaje regresó a la normalidad cuando terminó el mantenimiento.

Quizás la situación más crítica fue un “unexpected error” que hacía crashear el juego y cerraba la aplicación. A mí me sucedió en solamente en una ocasión, pero a mi amigo le sucedió hasta 4 veces, algo que además fue bastante reportado por los usuarios en los distintos foros y redes sociales de Blizzard.

63

Mi última queja al juego es sobre un glitch visual con los asistentes, que en ocasiones se tornaban invisibles y parecía como si su arma fuera flotando sostenida por algún enemigo invisible, situación que también pude confirmar con mi compañero de juego y otro vecino que también se nos sumó en distintos puntos de la campaña.

score-85Veredicto

Resurrected es un juego que apela directamente a la nostalgia, y si se le compara directamente con el último remake de Blizzard, Warcraft III: Reforged, el nivel de estabilidad es ampliamente superior. Personalmente creo que Reforged fue linchado mediáticamente, pues las expectativas fueron muy altas y se esperaba casi casi un Warcraft IV, pero yo, que solo quería volver a jugar uno de los mejores juegos de mi adolescencia, quedé bastante satisfecho.

En Resurrected, la inclusión de nuevas características o cambios radicales no fue una prioridad, pues quedó claro que el objetivo fue pulir y llevar a su máxima expresión el mismo juego de hace dos décadas. Así, si tu objetivo es regresar al pasado y revivir momentos épicos, este remaster te dejará sumamente satisfecho, además de tomar en cuenta que a menos de una semana del lanzamiento oficial, seguro vendrán algunos parches que solucionen los detalles previamente mencionados.

Pleca-Amazon-OK

Invitados Colaboradores