Review – Color Guardians

TRENDING

LA REUNIÓN DE FRIENDS SE SUSPENDE INDEFINIDAMENTE
YA HAY FECHA PARA EL REGRESO DE LOS ANIMANIACS A LA TV
NUEVO MEGA PACK DE PS4 LLEGARÁ A LATINOAMÉRICA ESTE MES
FILTRAN GAMEPLAY DEL MULTIJUGADOR DE TLOU II
YA ESTÁ DISPONIBLE UN NUEVO JUEGO DE GAME OF THRONES
PRONOSTICAN AUMENTO DE PRECIO EN BOLETOS DE CINE
DAN LUZ VERDE PARA JOHN WICK 5
UN NUEVO VENGADOR PODRÍA LLEGAR A FORTNITE
ESTE RECONOCIDO ESTUDIO ESTÁ AYUDANDO CON EL DESARROLLO DE HALO INFINITE
LA BETA DE XCLOUD YA NO FUNCIONA EN IOS
REPORTAN QUE SFVI ESTÁ TENIENDO UN DESARROLLO PROBLEMÁTICO
UN REBOOT DE REN Y STIMPY YA ESTÁ EN DESARROLLO
YA NO HABRÁ MÁS PERSONAJES EXCLUSIVOS DE MARVEL'S AVENGERS
ÉSTE ES EL LOGO OFICIAL DEL NUEVO ESCUADRÓN SUICIDA
SE FILTRAN SUPUESTAS FOTOS DEL DUALSENSE EN COLOR NEGRO

atomix_review_color_guardians_juego_playstation_sony_steam_vita_fair_play_gamesPlaystation se ha convertido recientemente en una oportunidad para que muchos desarrolladores independientes coloquen sus videojuegos en una consola en lugar de hacerlo entre cientos de juegos para móviles, lo que les da la oportunidad de planear sus desarrollos pensando en un dispositivo con botones.

Los equipos latinoamericanos también han tenido la oportunidad de participar con sus videojuegos en estas propuestas, lo vimos recientemente con el juego chileno Monsterbag y ahora les presentamos una reseña de un juego de Costa Rica llamado Color Guardians.

Este título del estudio tico Fair Play Labs debutó en la PS Store el mes pasado y lo hizo tanto en el PS4 como en el PS Vita ofreciendo a los jugadores la oportunidad de descargar ambas versiones pagando una sola vez el juego.

Las mecánicas de Color Guardians son sencillas de aprender pero difíciles de dominar y aunque es un juego pequeño tiene puntos positivos que llamaron nuestra atención.

¿Cómo se juega?

Color Guardians es un runner, como muchos de los que abundan en dispositivos móviles, pero con mecánicas que hacen uso de los botones del control o la consola de manera que sería muy difícil pensar en jugarlo con el simple hecho de tocar botones virtuales en la pantalla de un teléfono.

En este runner sidescroll tenemos dos controles básicos: con el D-Pad puedes mover al personaje que corre sin parar en tres capas de profundidad, y con tres de los botones principales del control cambiarás el color del personaje.

El objetivo del juego será sobrevivir a los diferentes niveles en los que moverte entre capas te ayudará a evitar obstáculos dispersos por los tres carriles. ¿Para qué cambiar de color? Simplemente porque será necesario hacer coincidir el color del personaje con el de algunos obstáculos o resortes para poder progresar. Así, el juego se volverá una combinación de habilidad al manejar ambos controles en un runner com movimientos rítmicos bien coordinados entre ambas entradas del control; imaginen algo similar a Harmoknight pero en lugar de tener una gran relación con la música se introduce la variante del cambio constante de colores de los personajes.

Además de niveles en los que básicamente tendrás que llegar de un punto A a un punto B usando tus cambios de colores y habilidades de desplazamiento, cada uno de los mundos presenta la batalla con un jefe con un buen toque de variedad con sus mecánicas.

Los primeros niveles se sienten bastante sencillos y hasta carentes de dificultad pero bastará con que llegues a los últimos del primer mundo para que el verdadero desafío comience. Aunque la evolución de los niveles avanza en general de manera positiva, rápidamente el juego puede sentirse repetitivo, y aunque se van presentando nuevas mecánicas desafortunadamente no llegan a lograr que el juego se sienta fresco y motivante en sí mismo para continuar.

El principal problema en cuanto a su gameplay es que después del primer mundo, que equivaldría más o menos a una quinta parte del juego, ya no sientes tanto la necesidad de seguir jugándolo, convirtiéndose así en un título que incluso se alarga de forma artificial obligándote a volver a jugar todos los niveles que has pasado para desbloquear zonas con niveles especiales.

¿Cómo se ve?

En general el juego cuenta con una muy buena presentación y visuales. Su arte y cinemáticos lucen muy bien en general y se condensan en un juego con menús claros, mapas agradables y niveles visualmente atractivos. El juego no padece en su resolución o framerate tanto en PS4 como en PS Vita.

Como muchos juegos clásicos te recompensa por todo lo que haces en el juego y tus esfuerzos te permitirán acceder a una galería en la que desbloqueas desde la música del juego hasta modelos tridimensionales de elementos de los escenarios o personajes y artes conceptuales de su colorido mundo.

La música no es tan relevante como para querer sacar el soundtrack del juego pero es completamente adecuada a los contenidos del mismo.

Comentarios finales: un buen esfuerzo

atomix-score-70
En general Color Guardians se siente como un muy buen esfuerzo por parte de Fair Play Labs que resulta divertido y creativo al menos los primeros momentos del juego, con el paso de las partidas desafortunadamente se vuelve repetitivo y con todo y su galería de desbloqueables su diversión se agota ante la repetición de sus mecánicas.

En su formato portátil funciona bien como experiencia móvil con partidas rápidas y controles fáciles de aprender pero difíciles de dominar conforme avanza el juego.

A favor cuenta con una muy buena presentación, un interesante sistema de puntuación que en el caso que domines el juego te hará regresar a subir tu nombre en las tablas de líderes y un buen nivel de reto en niveles avanzados. En contra desafortunadamente tiene el hecho de que fácilmente se vuelve repetitivo como anteriormente se ha mencionado.

Recomendable para los amantes de los runners porque a grandes rasgos es un buen juego del género, al ser cross-buy te ofrecerá dos versiones sin pagar más, lo que es muy positivo también. Sería interesante ver lo que sucede con futuros desarrollos de Fair Play Labs.

Emilio Reyes
Llevando a la comunidad de Atomix las mejores noticias y contenidos especiales sobre videojuegos