Feature – Breath of The Wild: La aventura de nuestra vida

TRENDING

¿IMPORTA LA CALIFICACIÓN DE UN JUEGO PARA COMPRARLO?
NUEVO TRÁILER DE JUSTICE LEAGUE
¿A QUÉ FAMOSO SE PARECEN LOS PERSONAJES DE LOS VIDEOJUEGOS?
NINTENDO NO ESTÁ FELIZ CON EL DESEMPEÑO DE MARIO RUN
DICE NINTENDO QUE MÁS SWITCH VIENEN EN CAMINO
PHIL SPENCER HABLA SOBRE LOS PLANES FIRST-PARTY DE XBOX
CORSAIR LANZA UNA NUEVA PC PARA GAMING
9 GRANDES DEBUTS DE NUEVAS FRANQUICIAS
¿YA VISTE CUÁNTO CUESTA EL NUEVO IPHONE ROJO?
CONOCE A KIZUNA AI, LA PRIMERA YOUTUBER VIRTUAL
POR RACISTA, REMUEVEN VOZ DE YOUTUBER EN YOOKA-LAYLEE
LOS JUEGOS GRATUITOS DE GAMES WITH GOLD EN ABRIL
LOGRAN EMULAR BREATH OF THE WILD EN PC
CÓMO SER DARK LINK EN ZELDA: BREATH OF THE WILD
MONSTER HUNTER XX DOMINA LAS VENTAS EN JAPÓN
PROBLEMA CON JOY-CON DEBIDO A VARIANTE EN MANUFACTURA
EL ANIME DE NARUTO LLEGA A SU FIN
VANESSA SE UNIRÁ A THE KING OF FIGHTERS XIV COMO DLC
PRIMER TRÁILER DE DEATH NOTE EN NETFLIX
DEMANDAN A DISNEY POR SUPUESTO PLAGIO EN ZOOTOPIA
YA PUEDES DESCARGAR SUPER MARIO RUN EN ANDROID
ASÍ SE VIVE LA BETA CERRADA DE GRAN TURISMO SPORT
SERIES DE VIDEOJUEGOS MUY COMPLICADAS DE ABORDAR
2017, HISTÓRICO INICIO DE AÑO PARA LOS VIDEOJUEGOS
SEIKEN DENSETSU COLLECTION CONFIRMADA PARA SWITCH

Cuando una serie no falla

Sabemos perfectamente que si bien, los videojuegos siguen estando lejos de tener una historia tan amplia como la del cine o la literatura, la realidad es que los años que ha vivido esta sensacional forma de expresión artística han sido por demás intensos, pasando por una serie de altibajos que actualmente ya son dignos del estudio de cualquier académico. Sin lugar a dudas, el nombre de The Legend of Zelda es uno de los más respetados de toda la industria del entretenimiento, esto gracias a lo impecables que han sido cada una de sus entregas desde su nacimiento en 1986, esto claro, dejando de lado las aberraciones que Philips hizo para el CD-i a mediados de los noventa en las que Nintendo no tuvo nada que ver. Debido a esto, la llegada de un nuevo juego de la escala de Breath of the Wild está causando un revuelo como pocos logran hacerlo.

Creo que lo primero que nos tiene tan emocionados a todos sobre The Legend of Zelda:  Breath of the Wild, es que el propio Nintendo lo ha definido como uno de sus proyectos más ambiciosos en toda la historia, cosa que se puede comprobar con tan sólo mirar el tráiler que se liberó la semana pasada durante la conferencia de prensa dedicada al Nintendo Switch y por supuesto, que los que ya tuvimos la oportunidad de jugarlo por un buen rato, podemos corroborar. Claro que lo mejor en todos estos casos es mantener al famoso hype en niveles sanos, pero que creo que existen elementos muy puntuales que sustentan la atlas expectativas que tenemos sobre este juego.

Sentimiento de escala más presente que nunca

Vivimos en un mundo en el que según parece, el tamaño lo es todo. Siempre que se está por lanzar un juego de mundo abierto que nos dejará explorarlo con cierta libertad, está la pregunta de qué tan grande será la zona en la que se nos pondrá. Lo que hemos visto de The Legend of Zelda:  Breath of the Wild nos deja claro que esta versión de Hyrule es verdaderamente colosal y que por supuesto, tiene muy en la mira el concepto de brindar libertad al jugador, justo como pasó con el título que inició con esta legendaria saga a mediados de los ochenta.

Este regreso a supuestamente dejarnos explorar el mundo que tenemos enfrente como nosotros queramos, se comenzó a ver de nuevo en The Legend of Zelda: A Link Between Worlds, fantástico juego para 3DS al que lamentablemente muy pocos le dieron una oportunidad. Si uno se detiene a analizar un poco la situación, te puedes dar cuenta de que a pesar de que sí existía cierto sentimiento de decidir hacia dónde querías ir a continuación, siempre se nos dejó muy claro qué camino es que el que debíamos de tomar. Lo anterior no tiene nada de malo ni mucho menos, sólo creo que cuando se habla de “libertad” en un Zelda contemporáneo, hay que hacerlo son cierta cautela.

Estoy completamente seguro de que The Legend of Zelda:  Breath of the Wild seguirá los pasos de su antecesor que te acabo de describir, es decir, sí se nos va a soltar en un gigantesco mundo que podremos explorar a nuestras anchas, pero éste se verá delimitado por ciertos elementos para que no podamos acceder a algunas áreas hasta que tengamos un ítem en específico, un poco como pasa con uno de los llamados Metroidvania. En el demo de una hora que tuve la oportunidad de jugar en E3, intenté entrar a un área nevada, sin embargo, por las bajas temperaturas, Link comenzó a congelarse y me di cuenta de que primero necesitaba de un traje especial contra el frío para poderme mover en esas zonas.

La realidad es que por el momento, no sabemos qué tan limitado esté todo el tema de la exploración dentro de The Legend of Zelda:  Breath of the Wild, pero según la percepción que tenemos actualmente, es que el juego poco a poco nos irá soltando la mano, esto claro, para no despegarse tanto de cómo es que las nuevas generaciones perciben un título de este tipo actualmente.

Otro tema que me llama enormemente la atención es el tamaño que hemos visto de algunos de los enemigos y jefes a los que nos enfrentaremos, incluso al punto de recordarnos a cosas como Shadow of the Colossus o God of War. Podría apostar a que la dimensión de estos monstruos será aprovechado para introducir nuevas mecánicas de juego y combate que no habíamos tenido la oportunidad de ver dentro de la serie, sobre todo por la barra de stamina, la cual, parece que será crucial dentro de todo el juego.

Lo que quiero decir con lo anterior es que seguramente habrá combates épicos en los que tendremos que escalar a cierta criatura gigantesca para atacar alguno de sus puntos débiles, esto claro, mientras administramos la stamina de Link para no caer de donde nos encontramos, justo como lo hicimos en la obra maestra de Fumito Ueda llamada Shadow of the Colossus.

En términos de historia y lore en general, se siente claramente que The Legend of Zelda:  Breath of the Wild seguirá casi al pie de la letra el canon actual de la serie, esto sin tomarse grandes riesgos, con todo y que por el momento, seguimos sin ver a Link portando su icónico traje verde. Cosas como los Goron y Zora harán acto de presencia, mientras que el look y actitud de la princesa Zelda, parece ser el de un personaje mucho más activo e involucrado con la historia y acción del juego, y no tanto como la damisela en peligro a la que debemos salvar, asunto que por supuesto, me encanta.

Estoy completamente seguro de que lo que se nos ha mostrado en tráilers y demos de esta nueva versión de Hyrule es tan sólo la punta de iceberg de una aventura de tintes épicos llena de secretos y cosas por descubrir. Esperemos que Nintendo sí haya logrado construir este mundo que se sienta rico y lleno de vida en todo sentido, esto sin importar tanto que el famoso sentimiento de libertad esté tan presente, pues en mi opinión, que la aventura esté un poco guiada, no tiene absolutamente nada de malo.

Las mentes detrás de todo

The Legend of Zelda es una de las sagas más constantes no solo de Nintendo, sino de toda la industria, esto gracias a que siempre se ha sabido en qué manos ponerla, repito, a excepción de lo que pasó con el desastre del CD-i. Eiji Aonuma fue la persona perfecta para seguir con el legado de Shigeru Miyamoto y ahora con The Legend of Zelda: Breath of the Wild, un viejo conocido de la franquicia regresa como director en busca de entregar un título memorable en todos los sentidos.

Hidemaro Fujibayashi es nuevamente el elegido para dirigir un Zelda. Este diseñador salió de Flagship, estudio originalmente parte de Capcom que saltó a la fama por haber creado los sensacionales The Legend of Zelda: Oracle of Ages y Oracle of Seasons que vimos en el Game Boy Color. El resultado de dichos títulos fue tan bueno que posteriormente se les encargó el port de A Link to the Past para Game Boy Advance y el desarrollo de The Legend of Zelda: Minish Cap para la misma consola y como era de esperarse, la compañía terminó siendo completamente absorbida por Nintendo.

Tras haber participado en The Legend of Zelda: Phantom Hourglass, Fujibayashi recibió la oportunidad de dirigir su primer Zelda mayor. El reto era importante, pues el Wii se estaba despidiendo con la necesidad de un juego Hardcore que de una vez por todas, demostrara las capacidades del control de movimiento de esta exitosa consola de Nintendo en un videojuego mucho más sólido en todo sentido. The Legend of Zelda: Skyward Sword fue maestría en diseño de puzzles y templos, pero hubieron fuertes quejas bien justificadas por lo lineal que se sentía el juego, pues la realidad es que nunca hubo espacio para la exploración más libre.

A pesar de esto último, se decidió que Fujibayashi era el indicado para hacer realidad Breath of the Wild. Las razones para que esto se diera son desconocidas, pero estamos seguros de que son completamente válidas y bien fundamentadas, esto a pesar de que un inicio, parezca que la idea de este nuevo juego no coincida tanto con la filosofía de este director.

Un punto que me parece muy importante resaltar es que a pesar de que oficialmente Nintendo Entertainment Planning & Development es el equipo que está a cargo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, sabemos por diferentes fuentes que Monolith Soft está siendo parte clave del desarrollo del juego, incluso se está utilizando su motor gráfico como base, al cual, ya vimos en acción en Xenoblade Chronicles X para Wii U. Lo anterior tiene un montón de implicaciones, la principal de ellas es que si algo sabe hacer este estudio, son mundos abiertos consistentes que se sientan vivos en todo sentido.

Como información adicional, te comento que Manaka Kataoka, joven compositora que trabajó en Animal Crossing: New Leaf, es la responsable de la música de Breath of the Wild, elemento que por supuesto, siempre es uno de los más destacados de la serie. Por lo que hemos escuchado en los avances, parece que la cosa va por muy buen camino, pues a pesar de que estamos hablando de una persona diferente al mítico Koji Kondo, la esencia de las melodías de la franquicia se mantiene casi intacta. Crucemos los dedos para que en efecto, el trabajo de esta artista sea lo que los fans estamos esperando.

Combate revolucionario

Podríamos decir que para muchos de nosotros, la verdadera estrella de todos los Zelda es su diseño de puzzles y templos, pues son el ingrediente perfecto para hacernos sentir que estamos en medio de una aventura de tintes épicos. Sumado a lo anterior, hemos visto que la serie a través de los años, ha ido experimentando de muchas maneras en todo el tema del combate, pasando por un montón de conceptos, sobre todo cuando se dio el salto al 3D con Ocarina of Time.

La verdad es que más de uno pensamos que después de Skyward Sword, al menos en un Zelda en 3D, no habría marcha atrás en controles de movimiento, pero una vez más, Nintendo actúa de manera impredecible para presentarnos con Breath of the Wild otra versión del combate de esta serie, el cual, a pesar de que al principio podría parecer como algo bastante tradicional, te puedo decir que en cuanto le pongas las manos encima, sentirás que estás frente a algo muy diferente.

Lo primero que salta a la vista es que ahora, el arco será un arma con una importancia similar a la de la espada, pues tenemos esta especie de bullet time que podemos ejecutar dando un salto con Link para después disparar flechas de manera muy precisa y sí, se siente tan increíble como se ve. También está toda la situación de que la mayoría de las armas que podemos tomar, son efímeras. Claro que esto podría ser un punto de preocupación, pero podríamos apostar a que además de la Master Sword, habrá ítems y herramientas que no se romperán en poco tiempo para que podamos crear lazos con ellos como normalmente pasa en los juegos de esta serie.

Par de dudas

Antes de que vayas corriendo a la sección de comentarios a decir que odio Zelda por expresar un par de preocupaciones que tengo sobre Breath of the Wild, te invito a leer la forma en la que intento sustentarlas. Dicho esto, a continuación te cuento un par de cosas que creo, podrían no salir tan bien en uno de los proyectos más ambiciosos de toda la historia de Nintendo.

La primera y más importante preocupación que tengo tiene que ver con elementos técnicos del juego. Lo más notable del demo que tuve la oportunidad de jugar durante E3 de Breath of the Wild eran las caídas de frame rate que se experimentaban de manera muy constante, esto sin mencionar la baja resolución a la que corría la demostración, esto claro en un Wii U. Dicho elemento no me preocupó demasiado, pues estábamos hablando de una versión preliminar de un juego que seguía sin fecha fija de lanzamiento, esto sin mencionar que estos aspectos siempre son superados por Nintendo de alguna u otra manera.

Ahora que Claudio tuvo la oportunidad de estar el fin de semana pasado en el evento especial celebrado en Nueva York dedicado por completo al Nintendo Switch, le puso encima las manos a la versión de esta consola de Breath of the Wild y para infortunio de algunos de nosotros, siguen habiendo problemas de frame rate, esto a pesar de lo precioso que se ve en la pantalla de este producto híbrido. Este punto se acentúa si tomas en cuenta que estamos a poco más de un mes de la salida del juego; no obstante, otra vez tenemos que tomar en cuenta que estos japoneses normalmente salen airosos de este tipo de situaciones.

Dejando de lado el tema técnico, tenemos el gran cambio de la llegada por primera vez de voces a la serie, lo cual, evidentemente ha causado todo tipo de reacciones, sobre todo porque las hemos escuchado en diferentes idiomas. Si me preguntaran qué opino de todo esto, me mantendría en mi postura tradicionalista de que preferiría que mejor todo se mantuviera fiel y que sólo tuviéramos textos. Por supuesto que esto puede ser algo bastante efímero y sin importancia, pero sin lugar a dudas, dará de qué hablar una vez que podamos ver el producto terminado.

¿El Ultimate Zelda?

The Legend of Zelda: Breath of the Wild tiene todo para convertirse en el juego definitivo de esta serie que para muchos de nosotros, es la más importante de toda la industria por la forma tan especial en la que representa a nuestro amado pasatiempo. Existen elementos muy concretos para poder sostener lo anterior a pesar de que evidentemente, todo puede pasar al final, sobre todo si hablamos de un proyecto tan ambicioso como el que estamos a punto de tener entre nuestras manos.

Dicen que siempre que se lanza un Zelda ese año se pone especialmente bueno en cuanto a gaming y según como pinta 2017, parece que el dicho se cumplirá de nueva cuenta. Esperemos que cuando llegue el momento de estrenar nuestros Switch o por qué no, despedir a nuestros Wii U con Breath of the Wild, estemos hablando de un juego impecable que una vez más llegue para recordarnos por qué es que este medio es tan especial e importante para la industria del entretenimiento y que por supuesto, sea la aventura de nuestra vida.

Alberto Desfassiaux
Editor de Atomix