Resumen Dragon Ball Super, Ep 13: El saiyajin que retó a un dios

TRENDING

DISNEY+ SUMA UN MILLÓN DE USUARIOS POR DÍA
¿VEREMOS EL NUEVO JUEGO DE BATMAN EL SIGUIENTE MES?
LOS SIMPSONS PODRÍA TERMINAR EN 2020
FANS QUIEREN A DANNY DEVITO COMO EL NUEVO WOLVERINE
ASÍ SERÍA BABY YODA COMO UN POKÉMON
¿QUICKSILVER VOLVERÁ AL MCU?
DOUG BOWSER NOS REVELA SU VIDEOJUEGO FAVORITO
CYBERPUNK 2077 YA ESTÁ EN SU FASE FINAL DE DESARROLLO
MODERN WARFARE DOMINA LAS VENTAS DIGITALES DEL AÑO
WARNER QUIERE MÁS PELÍCULAS DE VILLANOS DE BATMAN
¿EL SNYDER CUT DE JUSTICE LEAGUE REALMENTE EXISTE?
FALLEN ORDER ES TODO UN ÉXITO EN VENTAS
HALO INSPIRÓ EL CYBERTRUCK DE TESLA
THE MANDALORIAN ES LA SERIE MÁS POPULAR EN EE.UU.
GODZILLA VS. KONG SE RETRASA A FINALES DE 2020

DBSuperEp13_01

Ninguna saga de Dragon Ball podría sentirse completa si no contase con esas batallas de extensa duración que se prolongan por varios episodios. Dragon Ball Super, con todo y pese al ritmo acelerado con el que muchos sienten que se ha desarrollado, no pudo ser la excepción a la regla. Por ello y por cuarto capítulo consecutivo, la nueva serie de Gokú y compañía nos ofrece una continuación más de la épica batalla entre nuestro héroe y Bills, el dios de la destrucción.

El capítulo de esta semana reanuda con el choque de energías que sostenían Gokú y Bills en el espacio. Tras una colisión inmensa de la cual irradió un enorme resplandor que cegó a toda la Tierra, pronto nos damos cuenta de que dicha encontronazo derivó en una pequeña esfera luminosa que, de ser recibida por alguno de los dioses en combate, terminaría por destruirlo a él y a todo lo que se encontrase a su alrededor; en este caso nuestro planeta.

DBSuperEp13_02

Luego de un intenso forcejeo entre los dos combatientes, la energía que ambos intentaban regresar al otro pronto termina por disiparse debido al propio Bills, quien confiesa tener la capacidad de destruir la energía. Tras decir esto y como no podía faltar de igual forma en la serie, el destructor menciona que lo hizo debido a que no se ha encontrado peleando en serio y ahora sí se dedicaría a pelear con todo su poder (¿Cuántas veces no hemos escuchado esto a lo largo de la historia de Dragon Ball?)

DBSuperEp13_03

Luego de escuchar esto Gokú, ya con mucho desgaste y cansancio en su semblante pero fuertemente motivado, acepta el reto de Bills y lo invita a que choquen una vez más pero, ahora, con todo su poder. Con ello y tras incitar a su oponente a un nuevo round, ambos se lanzan el uno a otro para proseguir con la pelea.

Mientras esto sucede pronto los supremos Kaiosamas notan algo peculiar en el combate. Lo que en un inicio parecía ser una batalla en la que Bills deseaba exponer todos sus poderes sin importar si esto causaba daños colaterales, ahora lucía más bien como una pelea entre dos sujetos que lo hacían por mero gusto. Sin embargo y aunque todo parecía tranquilizarse, pronto sucedió algo que volvió a colocar a todos en alerta: Gokú perdió su fase de Dios Super Saiyajin.

El hecho de que ahora todos pudieran sentir el ki de nuestro héroe provocó que varios se preocuparan, sobre todo Picoro. Al presentir que ahora Gokú podría perder la batalla fácilmente, el guerrero namek intentó convencer a Wiss de que detuviese la afrenta, algo a lo cual no accedió. Casi al mismo tiempo de que esto sucedía y en medio del estrés que se había generado, Vegeta les hizo entender rápidamente a todos que no debían de perder las esperanzas ya que la pelea aún no estaba sentenciada.

DBSuperEp13_07

Aunque muchos parecían escépticos pronto nos percatamos de que Gokú, pese a ahora ser un simple Super Saiyajin, seguía manteniendo el ritmo de Bills. Con esta demostración de habilidades, el destructor pronto entendió que su adversario había logrado absorber los poderes de su fase de deidad y ahora hacía uso de ellos sin la necesidad de transformarse. Todo esto sucedía mientras nuestro héroe, como el buen despistado que siempre ha sido, se percata tardíamente de lo que le había ocurrido.

Finalmente y ya rumbo al final del capítulo, el guerrero saiyajin y el dios se lanzaron una vez más al combate con la firme intención de concluir con el ahora sí ya extenso enfrentamiento.

De nueva cuenta esta semana tuvimos un nuevo episodio en el cual la acción, aunque estuvo presente, contó con un desarrollo lento. Aunado a ello, hubo más secuencias de los demás personajes que fueron colocados entre el combate, mismos que terminaron por complementarlo de una forma u otra.

¿Esto afectó a la manera en la que se fue desenvolviendo la trama del capítulo? No necesariamente. Si bien la pelea no destacó por contar con grandes destellos más que por lo sucedido al final del mismo, las pocas pero duraderas intervenciones de los demás personajes terminaron por darle un sentido distinto a lo que veíamos en pantalla.

DBSuperEp13_05

Aunque ya puedo ver a muchos quejarse de lo inútil que se sintió la intervención de Mr. Satán al hacerse pasar por el salvador de la Tierra o por la exagerada reacción de Picoro suplicando a Wiss, éstas se sintieron como muchas de las secuencias que veíamos en hace varios años en Dragon Ball Z. Si no nos creen, tan sólo recuerden cualquiera de las peleas importantes (Freezer, Cell, Majin Buu) en las cuales, tras algunos momentos de intensa acción, el ritmo descendía de cierta forma para darle cabida a los que sucedía fuera del combate. Y si a eso le añadimos el factor “No estaba peleando en serio; ahora sí va la buena”, el  capítulo termino por cumplir con los parámetros que se impuso el propio Akira Toriyama.

Puede que no haya sido el episodio más lúcido y solamente nos haya brindado un momento brillante en la parte final del mismo, pero en definitiva cumplió con lo que se podría esperar.

A todo esto y ya para finalizar, el episodio concluyó con el segundo ending de la serie, mismo que nos deja ver un poco de los cambios que experimentarán los personajes durante la segunda saga que se viene para la serie: la de la resurrección de Freezer

Hasta aquí con el resumen semanal de Dragon Ball Super. No se olviden de que tenemos una nueva cita la próxima semana, dragonboleros. ¡Hasta la próxima!