Feliz primer aniversario, 3DS

TRENDING

NUEVO TRÁILER DE RE3 REMAKE
AQUÍ EL ACCESORIO SECRETO DEL N64
ARRESTAN A JOAQUIN PHOENIX
STUDIO GHIBLI YA TRABAJA EN DOS NUEVOS PROYECTOS
XBOX SERIES X NO TENDRÁ EXCLUSIVAS POR UN AÑO
CYBERPUNK 2077 SUFRE FUERTE RETRASO
GOKU (ULTRA INSTINCT) LLEGARÁ A DB FIGHTERZ
HBO CANCELA WATCHMEN
¿HORIZON: ZERO DAWN EN PC?
MORBIUS FF CIERRA SERVIDORES ESTE AÑO
ANUNCIAN EXPANSIÓN DE HISTORIA PARA THREE HOUSES
METRO REDUX LLEGA AL SWITCH
PRIMER GAMEPLAY DE JOKER EN MK11
BYLETH ES EL NUEVO PERSONAJE DE SMASH
QUENTIN TARANTINO SE ALEJA DE STAR TREK

Nintendo está obsesionado con el 3D. Esa obsesión ha producido fracasos comerciales como el Virtual Boy y éxitos como el actual 3DS. Desde el Famicom 3D System, que empleaba un rudimentario sistema de cristal líquido para proporcionar la sensación de profundidad en Famicom Grand Prix II: 3D Hot Rally (el primer juego 3D en la historia de Nintendo), hasta la pantalla que utiliza un sistema de barreras de paralaje para producir el efecto en el 3DS, Nintendo ha recorrido un largo camino de experimentación. Hoy, el sucesor de una de las consolas más exitosas de todos los tiempos, el Nintendo DS (y todas sus variantes), cumple un año de ser lanzado al mercado en nuestro continente. Por lo anterior, dedicamos este breve texto a una consola que pinta para ser histórica.

Si lo analizamos desde una perspectiva meramente comercial, el 3D ha provocado un par de dolores de cabeza en Nintendo. La baja de precio del 3DS disparó una alarma en muchos “analistas” que predijeron el fin de la era de las portátiles y el comienzo del reinado de los teléfonos inteligentes. Sin embargo, hoy en día, con aproximadamente 15 millones de sistemas distribuidos en todo el mundo, ya nadie predica el fin de Nintendo o un estrepitoso fracaso en el mercado portátil.

La primera vez que vi el 3DS recuerdo que había sido invitado al Atomix Live especial de Pokémon. Pilotwings Resort y Super Street Fighter IV: 3D Edition eran los dos imperdibles de lanzamiento. Tiempo después, ya de regreso en Atomix, compré mi propio 3DS con Ocarina of Time. La sequía de software que padeció el sistema durante los siguientes meses mermó la confianza de muchos compradores y Nintendo, debido a esto y a otros factores, supo que no alcanzaría la venta de metas figurada. Luego supimos del recorte de precio y del programa de embajadores. No me enojó; por fin iba poder jugar varios clásicos de portátiles que no pude disfrutar en su momento. Nintendo tomó una buena decisión: las ventas de la portátil se dispararon lo suficiente como para hacer relevo con los pesos pesados que salieron a fin de año. Mario Kart 7 y Super Mario 3D Land despejaron toda duda sobre el futuro del 3DS.

Hoy ya estamos a un año de su lanzamiento. Esta semana sale a la venta uno de los primeros títulos que fueron anunciados para el sistema portátil. Kid Icarus: Uprising tiene todo el pedigree de Sakurai (Kirby y Smash Bros). No es para menos: es el regreso de una franquicia que había estado desaparecida por más de veinte años. El 3DS ha sobrevivido desde un elevado precio de lanzamiento hasta una oleada de mala prensa, rumores maliciosos y una sequía de software.

Nintendo necesitaba una base sólida para lanzar su siguiente consola casera. Las agresivas decisiones, históricas para la compañía, fueron respuestas necesarias para evitar una crisis que podría afectar su bienestar, sobre todo durante la vulnerabilidad que implica lanzar el Wii U a fin de año. Lo consiguieron: el 3DS rompió el récord de ventas de su hermano mayor, el DS, antes de cumplir su primer año y en varios mercados del mundo se vende a un ritmo saludable.

El 3DS es el resultado de la larga historia de Nintendo como reyes del entretenimiento portátil. A lo largo de su historia, la compañía ha superado con éxito muchas crisis y, de una forma u otra, ha permanecido en el juego. Para que hoy puedan sostener un 3DS en sus manos, tuvieron que ocurrir muchas otras cosas: los Game & Watch, esa extraña conjunción de hardware que era al mismo tiempo el software; el Game Boy, que prácticamente tuvo una vida de más de una década; el Game Boy Advance; el fracaso del Virtual Boy y Gumpei Yokoi; el exitoso DS, que parecía una locura cuando fue anunciado, entre un montón de otras variables.

Cuando sostengan un 3DS piensen en las décadas de historia que se han materializado en ese pequeño artefacto. Hablar de la magia de un producto es, casi siempre, una argucia de mercadotécnia; sin embargo, quien ha disfrutado de los minuciosos mundos de Mario 3D Land acostado en su cama en la oscuridad de su cuarto no puede negar que, al cerrar y guardar el aparato para ir a dormir, de pronto hay menos magia en el aire.

Feliz primer año, 3DS. Queremos verte cumplir muchos.

Jorge Arellano Olvera