Advertisement

Movie Review – Demon Slayer: El tren infinito

TRENDING



Movie Review Demon SlayerEn 2019, Funimation llevó a cabo una ceremonia para festejar a lo mejor de la última década en el mundo del anime. Fue aquí en donde Demon Slayer, una adaptación de la obra que Koyoharu Gotōge comenzó en 2016, fue seleccionada por el público como El Mejor Anime de la Década. Para 2019, Kimetsu no Yaiba solo tenía una temporada con 26 episodios al aire y, en su momento, no había información relacionada con una segunda parte. Esta decisión fue controversial. Competidores, como Attack on Titan o One Punch Man, habían sido despreciados por los votantes, y producciones como Kill la Kill o Jojo’s Bizarre Adventure no habían sido consideradas para esta categoría. Sin embargo, a dos años de este resultado, puedo decir que Demon Slayer está en camino de ganarse este título. 

Después de 26 episodios transmitidos, Ufotable, el estudio de animación a cargo de esta adaptación, anunció que una película sería el siguiente paso para Demon Slayer. Aunque un largometraje basado en una propiedad muy popular no es nada nuevo, lo que sí llamó la atención, fue el hecho de que esta cinta sería una continuación directa de los eventos que transcurrieron en el anime, y estaría a cargo de darle nueva vida a uno de los arcos más amados por el público. Pese al renombre que ya tenía la propiedad de Gotōge, esta decisión fue un riesgo, ya que no había muchas obras con producciones similares.

Hacer películas de anime es común. Sin embargo, estas obras no están, por lo general, conectadas a la gran narrativa que vemos en la pantalla chica, y normalmente son usadas para capitalizar el éxito de cierta propiedad y llegar a un nuevo público. Cintas como las de Naruto, One Piece o My Hero Academia se desarrollan alejadas de los problemas que persisten en estos mundos, y son vistas como relleno de gran calidad. De cierta forma, la decisión de hacer un largometraje una parte crucial y necesaria para entender qué está sucediendo en el esquema general, puede alienar a algunas personas y crear una división entre la base de fans. 

Pese a estos riegos, el año pasado llegó Demon Slayer: El tren infinito (Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba the Movie: Mugen Train) a Japón, y actualmente esta cinta es considerada una de las más exitosas en el país del Sol Naciente, y parece que impondrá una nueva tendencia en el mercado de animación. Sin embargo, ¿es la película de Demon Slayer buena? ¿Cuáles son los beneficios de adaptar el manga a una película y no a un anime tradicional? Conoce las respuestas a estas y más interrogantes en nuestra Atomix Review.

Más que una película

Tras los eventos del Arco de entrenamiento de rehabilitación, Tanjiro Kamado, Inosuke Hashibira y Zenitsu Agatsuma son asignados a investigar una serie de desapariciones que ocurren dentro de un tren aparentemente infinitamente largo. Aquí serán asistidos po Kyōjurō Rengoku, el pilar de fuego, quien se convertirá en un maestro para los jóvenes cazadores de demonios. Lo que empieza como una simple misión para proteger a los pasajeros de este medio de transporte, rápidamente evoluciona en una batalla de ideales que reforzará las convicciones de nuestros personajes principales, culminando en una desgarradora batalla que trata de dejar en claro que aún hay esperanzas por el bien dentro de los corazones humanos.

demon-slayer-mugen-train-rengoku

Sin entrar por completo en spoilers, la decisión de adaptar este arco de 17 capítulos a una película de dos horas fue la correcta. Considerando que esta narrativa tiene un gran énfasis en el desarrollo emocional de Tanjiro, nuestro personaje principal de toda la serie, la estructura clásica de los tres actos que nos ofrece una cinta es perfecta para el tipo de historia que se nos presenta.

Aunque las peleas contra los demonios, especialmente el conflicto que se desarrolla al final, son espectaculares y muy entretenidas, es la forma en que Tanjiro se enfrenta a sus traumas lo que de verdad sostiene todo el peso emocional. Enmu, la última de las Lunas Inferiores de los Doce Kizuki y el antagonista principal de la mayoría de la cinta, es la herramienta perfecta para que Kamado logre encarar sus miedos y arrepentimientos por la muerte de su familia al principio de toda la serie. 

20080213041986

Por otro lado, Rengoku no solo es un fantástico personaje que logra encapsular a la perfección esta tendencia en los protagonistas de los mangas y animes shonen, en donde hacer el bien no tiene que tener una justificación más allá de que es lo correcto, ya que también nos presenta claramente cuál es el objetivo que Tanjiro está buscando alcanzar, no solo cuando se habla de fuerza y habilidades, sino de motivaciones y crecimiento personal. 

Estos dos elementos, Enmu y Rengoku, funcionan para motivar a Tanjiro de diferentes formas, pero con el mismo objetivo de hacer que nuestro personaje principal madure en todos los aspectos posibles. De esta forma, el hecho de que este arco sea una película funciona de maravilla, ya que la historia no se vuelve una parte más de una temporada, sino que se le da el espacio perfecto para resaltar y tener el lugar que merece dentro de la gran adaptación en general en la que Ufotable está trabajando.

featured-demonslayer-movie-trailer-v2

Sin embargo, como película con un principio y un final establecido, Demon Slayer: El tren infinito falla en varios aspectos. Para comenzar, esta cinta no es amigable para aquellos que están buscan adentrarse al mundo que Koyoharu Gotōge creó. En ningún momento este largometraje se detiene a presentarnos a los personajes principales, su contexto, o cualquier pieza de información que es necesaria para entender qué está pasando, fuera de una u otra línea que sirve para hacer que el público recuerde, mas no aprenda, por qué Tanjiro y compañía están viajando por un tren.

Demon Slayer: El tren infinito (Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba the Movie: Mugen Train) está hecha por fans para fans. Ufotable espera que tengas conocimiento previo y veas las películas como si fuera una parte más de este mundo, por lo que el primer acto sufre de un ritmo bastante rápido que no se detiene para nada. Por otro lado, pese a que Tanjiro sí logra madurar como personaje, el final de la cinta sirve como un vistazo a lo que veremos en la segunda temporada del anime, por lo que no hay una conclusión satisfactoria. 

demon-slayer-1914965

Como película, Demon Slayer: El tren infinito puede fallar en ciertos elementos estructurales, pero como una adaptación del manga y una continuación a la primera temporada de este anime, es casi perfecta. Aunque los personajes como Zenitsu y Nezuko no gozan de una sustancial participación, Tanjiro, Rengoku e Inosuke brillan en cada momento a pantalla. Los fans de la obra de Gotōge podrán apreciar, reír, gritar y llorar con el fenomenal trabajo que Ufotable ha logrado en esta ocasión.

Superando los limites

El episodio 19 de Demon Slayer, conocido como Hinokami, es considerado por muchos como el mejor capítulo de toda la serie. Estas declaraciones no surgen tanto por el desarrollo de personajes, sino por la animación. De esta forma, Demon Slayer: El tren infinito no solo trata de mantener un estándar similar a lo que vimos en 2019, pero en ocasiones aspira a superarlo, algo que se logra con facilidad gracias al presupuesto.

Desde la primera escena, Demon Slayer: El tren infinito demuestra que esta no es una película de anime más, en donde en ocasiones pareciera que la animación está a la par con lo visto en televisión. En su lugar, Ufotable se encarga de dejar en claro que las cintas basadas en series shonen pueden alcanzar un mejor estándar. Tal vez no vemos una calidad estilo CoMix Wave Films, los cuales tratan de ofrecer un realismo con toques mágicos, o Studio Ghibli, quienes han sido descritos por muchos como el Disney japonés, pero el estudio a cargo de esta adaptación ha demostrado un nivel que bien lo pondría a la altura de Studio Trigger cuando hablamos de producciones más grandes.

Demon-Slayer-Mugen-Train-en-Cinepolis

No hay una sola toma que pueda ser descrita como mala, y el rehúso de escenas, ya sean tomadas directamente de la película o del anime, se mantiene al mínimo. En los momentos más tranquilos, el equipo de animación se dedicó a hacer que todo lo que vemos en pantalla se sienta como parte de un cuento que logra transportarnos a un mundo mágico. Por otro lado, cuando la película decide enfocarse en la acción, entonces tenemos frente a nosotros una serie de escenas y tomas que aprovechan el medio. No estoy hablando de un trabajo al nivel de Satoshi Kon, pero Ufotable conoce muy bien las limitantes del cine y, más que llevar a un nuevo nivel sus conceptos, se enfoca en pulir todos los aspectos posibles. Al final de cuentas esta es una adaptación y se deben de cumplir ciertos puntos ya establecidos, aunque un poco de experimentación no hubiera estado mal, especialmente en los sueños de cada personaje.

Acompañante

En esta ocasión, el soundtrack no se usa como un elemento principal, sino como un acompañante en todo momento. Yuki Kajiura y Go Shiina, los compositores del anime están de regreso y hacen un buen trabajo al emplear nuevas y existentes piezas en los combates y momentos importantes a lo largo de la película. 

wallpapersden.com_inosuke-hashibira-in-demon-slayer-movie-infinity-train_2560x1440

Obviamente el clímax, el cual no voy a spoilear, es en donde los talentos de estos compositores resaltan aún más, pero siento que a la serie de Demon Slayer le faltan canciones que, al igual que los personajes principales, logren inspirar al público a hacer buenas acciones, algo como lo que hizo Yuki Hayashi con You Say Run en My Hero Academia. Espero que este sea un punto que pueda ser mejorado en la segunda temporada del anime.

Un futuro brillante

scoreatomixmovies_4.5¿Demon Slayer: El tren infinito (Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba the Movie: Mugen Train) es una buena película? Sí. Aunque es cierto que aquellos que no tengan un gran entendimiento de este mundo pueden confundirse rápidamente, la naturaleza de personajes como Tanjiro y Rengoku puede resonar con cualquier persona. Es la voluntad de hacer el bien y la esperanza de la raza humana que estos cazadores representan, lo que al final del día hace que millones de personas se vuelvan fans de esta propiedad.

Más que ser catalogada como una buena película, Demon Slayer: El tren infinito es una pieza importante para esta industria. El éxito comercial y crítico que ha tenido la cinta en Japón y a nivel mundial tiene el potencial de cambiar la forma en que los estudios estructuran ciertas adaptaciones, en donde el cine puede ser visto como una forma más para llevar ciertas historias continuas al público, y no solo como una manera de conseguir nuevos fans ofreciendo una versión simplificada de lo que se está transmitiendo en la televisión. 

Quizás en 2019 la gente se adelantó al llamar a Demon Slayer el anime de la década, pero conforme el tiempo pasa, me doy cuenta de que este hecho se está haciendo una realidad. Aguardo con ansias la segunda temporada de esta adaptación, y espero que esta no sea la última vez que la obra de Koyoharu Gotōge llegue a la pantalla grande. 

Sebastian Quiroz
23 años. Editor en Atomix.vg. Consumidor de la cultura pop.