Advertisement

Bethesda: El gigante por el que apostó Microsoft

TRENDING

Por: José Celorio (@iamjosecelorio)

bethesda fallout

Los anuncios inesperados en la industria de los videojuegos están al rojo vivo y de manera inesperada, Microsoft presumía al mundo la adquisición de ZeniMax Media por una cifra que asciende a 7.5 mil millones de dólares. Esta maniobra comercial tendrá repercusiones en diversos horizontes del tiempo y aunque la división de Xbox siempre realiza transacciones con miras al largo plazo, los resultados en esta ocasión empezarán a tener un impacto inmediato.

El atractivo que el gigante tecnológico de Redmond vio en ZeniMax Media consiste en la amplia gama de filiales entre las que destacan Bethesda Softworks, id Software, Tango Gameworks, Arkane Studios y MachineGames. A partir de ahora, Xbox Game Studios tiene en sus filas a 23 equipos desarrolladores de software, permitiéndole ofrecer una extensa variedad de productos iniciando en 2021.

En cuanto a los derechos intelectuales, Microsoft se convirtió en el propietario no solo de licencias de gran envergadura como Doom, Wolfenstein, Fallout y Elder Scrolls, sino que también posee estudios que han colaborado con Bethesda para la realización de grandes producciones, dando cabida a posibles secuelas que antes parecían poco probables.

Por ejemplo, Fallout: New Vegas fue desarrollado por Obsidian y publicado por Bethesda, por lo que la decisión final para una eventual continuación dependerá directamente de Phil Spencer. Lo mismo ocurre con Hunted: The Demon’s Forge, un título que olvidado que fue creado por inXile y distribuido por la compañía que acaba de ser absorbida.

Es cuestión de poco tiempo para que los principales éxitos de Bethesda comiencen a llegar Game Pass, siendo el primero de ellos Doom Eternal. La incorporación de sagas reconocidas permitirá que el servicio de suscripción tenga un repunte considerable en los siguientes seis meses y refuerce su apuesta por posicionarse como un factor determinante en la elección de una consola de nueva generación.

Para Xbox, no es nuevo enfrentar una compra con proyectos que ya tenían acuerdos contractuales en marcha. La exclusividad temporal de Deathloop y Ghostwire: Tokyo para PlayStation 5 será respetada e indirectamente Microsoft obtendrá rendimientos sobre dichos productos. Esta situación ha estado presente en otros títulos multiplataforma como Outer Worlds Wasteland 3.

Aunque se ha especulado que las siguientes entregas de las series más aclamadas de Bethesda llegarán en exclusiva para el ecosistema Xbox, no hay que descartar la posibilidad de que alguna de ellas tenga una presencia en diversas plataformas de sobremesa tal y como lo ha hecho Minecraft, permitiendo obtener beneficios significativos a todos los participantes de la industria.

Uno de los retos más importantes para los equipos creativos de Bethesda, radica en la libertad que les otorgará su nueva casa, y a pesar de que se les ha asegurado total independencia, a ningún gamer le gustaría que ocurriera lo que pasó con Rare, pues si bien ha producido títulos rentables, se han alejado de sus raíces.

Muy diferente es el escenario que enfrenta actualmente Microsoft, comparándolo con el lastrado lanzamiento de Xbox One en 2013, cuyo proceso de recomposición tomó toda la presente generación. Ha quedado patente que la división de Xbox es una pieza muy importante en la estrategia de Microsoft y con los recursos financieros que poseen, podrán darse el lujo de realizar nuevas inversiones multimillonarias.

***Adicional a mi participación semanal en Atomix, los invito a sintonizar todos los miércoles a las 21:00 horas, un nuevo episodio de JC Gaming en el Live de Instagram (@iamjosecelorio), para platicar sobre anécdotas de la comunidad gamer, noticias de la industria, y por supuesto, mostrar algunos juegos*** 

Pleca-Amazon-OK


José Celorio