¿Se puede generar transformación personal a través de los videojuegos?

TRENDING

XENOBLADE CHRONICLES 2 NO LLEGA AL TOP 10 DE VENTAS EN REINO UNIDO
REVIVE EL STREAM DE 30 ANIVERSARIO DE MEGA MAN
¿POR QUÉ SERÍA UNA BUENA IDEA VER SANGATSU NO LION?
LOS VIDEOJUEGOS QUE SE LANZAN EN DICIEMBRE
TORIYAMA REVELA EL SECRETO DETRÁS DEL SÚPER SAIYAJIN
AQUÍ ESTÁ EL ESPECTACULAR TRÁILER DE BATMAN NINJA
LA PRIMERA IMAGEN DE ROBIN PARA LA SERIE TITANS
PERSONA 5 YA VENDIÓ 2 MILLONES DE COPIAS
SWITCH FUE LA CONSOLA MÁS VENDIDA EN BLACK FRIDAY, CYBER MONDAY Y THANKSGIVING
SUPUESTA FILTRACIÓN DE EA NOS ADELANTA UN NINTENDO DIRECT
TRÁILER DE INFINITY WAR FUE VISTO 230 MILLONES DE VECES EN 24 HORAS
FECHA DE LANZAMIENTO Y DETALLES DEL CEREAL DE MARIO
¡CONOCE AL EDITORS’ CHOICE DE NOVIEMBRE!
EA BUSCARÁ LLEVAR MICROPAGOS A STAR WARS: BATTLEFRONT II
MIRA EL TRÁILER DE AVENGERS: INFINITY WAR
REVIEW – FIRE EMBLEM WARRIORS
SEMANA DE POKÉMON Y SWITCH EN LAS VENTAS JAPONESAS
DIRECTOR DE INFINITY WAR EXPLICA EL CAMBIO DE LOOK DE THANOS
DISNEY SEGUIRÍA AVANZANDO EN LAS NEGOCIACIONES PARA COMPRAR FOX
MIRA LOS COMERCIALES NAVIDEÑOS DEL NINTENDO SWITCH
ACCIONES DE EA SE DESPLOMAN TRAS LA POLÉMICA DE LAS LOOT BOXES
OMEGA LABYRINTH Z SÍ LLEGARÁ A OCCIDENTE
DESPIDEN AL PRODUCTOR DE SUPERGIRL TRAS ESCÁNDALO SEXUAL
REVIEW – HORIZON ZERO DAWN: THE FROZEN WILDS
SWITCH EN CAMINO A SUPERAR AL WII
CREADOR DE NARUTO HABLA SOBRE LA RELACIÓN ENTRE NARUTO Y HINATA
REVISANDO LOS RUMORES SOBRE DEVIL MAY CRY V

Por Brian Roke

Responderme esta pregunta a mí mismo fue muy fácil: absolutamente. Respondérsela al mundo será un trabajo más laborioso, y de eso trata este texto.

Videojuegos: el medio que a la mitad del mundo le gusta menospreciar, y que un gran puñado de la otra no sabe si hacerlo. Hagámonos la siguiente pregunta: ¿Se puede generar cambio o transformación personal con otros medios? ¿Literatura, cine, música, pintura? ¿Por qué? ¿Dirían que leer un libro cambia su percepción? ¿O qué tal una película de ciencia ficción? Escuchar una pieza de Beethoven, ¿te transforma?

Nada, por sí mismo, tiene el poder de hacerte cambiar. Para que uno cambie, uno tiene que desearlo, necesitarlo.

En realidad no. O al menos no por sí mismos, y a la par de todos estos medios, los videojuegos por sí mismos no van a hacer que tu vida dé un giro de 180 grados. Nada, por sí mismo, tiene el poder de hacerte cambiar. Para que uno cambie, uno tiene que desearlo, necesitarlo. Uno tiene que buscar un cambio para llevarlo a cabo; de alguna manera, tiene que estar predispuesto a virar su camino hacia otras posibilidades, hacia nuevas perspectivas.

Ésa es una de las razones por las cuales leemos, tomamos clases, estudiamos, vemos documentales: porque sabemos que no lo sabemos todo. Existen un océano infinito de formas de ver las cosas, y cada uno de nosotros está en la búsqueda de encontrar nuestro propio mar.

Aquí es donde empiezo a hablar de educación: Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos, etc. “¡Pero para eso es la escuela, para educarme!” Sí y no. Para eso es, efectivamente, pero la escuela no es la única manera de educarse. De hecho, cualquier forma de entretenimiento te está educando. ¿Por qué? Porque te está mostrando por lo menos ejemplos y preceptos de cómo otros entes ven la realidad, y cómo actúan conforme a ello. Por mencionar un puñado de ejemplos: en una novela, los personajes son espejos de actitudes humanas; y en una película es muy similar. La música a su vez retrata, de manera más abstracta, o con otro lenguaje, formas de pensar de cierta época, grupo social, o persona. Todo esto nos abre las posibilidades a otras percepciones. ¿Qué tanto? Tanto como uno quiera. Tanto como uno abra la mente a estas otras posibilidades.

Isaac Asimov, icono internacional de la ciencia ficción, y prolífico autor de un gran número de publicaciones científicas, literarias, geográficas, históricas, etc. hablaba acerca de cómo el internet cambiaría la educación personal. Uno habría de entrar a la internet encontrándose con una facilidad nunca antes vista para obtener la información que se desea. De manera que si a un individuo le divierte jugar baseball, y está interesado por conocer más acerca del deporte, puede fácilmente acceder a las respuestas que busca en internet. Eventualmente dicho individuo leerá acerca de la física que existe detrás del lanzamiento de las pelotas de baseball, acto que podría repercutir en una sed de conocimiento acerca de la física. Podría darse el punto en que esta sed, iniciada por algo considerado tan trivial como la práctica de un deporte, llegue a convertirse en una carrera y o una forma de vida.

Al revés también: alguien interesado en física puede buscar sobre el tema, y encontrarse con una fascinación no antes observada por el baseball, algo que en cualquier caso es fantástico, pues cada uno tendrá la oportunidad de aprender de lo que más le gusta, y de la mejor manera: siendo entretenido. Mi punto es que uno aprende mejor acerca de lo que a uno le gusta porque nosotros mismos nos hacemos preguntas al respecto.

Parece que me estoy desviando del tema, pero cada línea es importante, ¡ya verán! Cuando nos entretenemos, aprendemos. Son cosas que van de la mano y de las que muchas veces no nos percatamos. Cada experiencia, por muy mala, buena, pobre o rica que sea, puede proveernos de una moraleja. Algunas moralejas más globales, otras más particulares, pero moralejas no obstante.

Viéndolo de esta manera, los videojuegos, además de ser una forma de entretenimiento son una forma de educación. Pensemos un poco: Al jugar no estamos “olvidando” cosas. No estamos “volviéndonos menos listos”. Todo lo contrario, estamos aprendiendo diferentes aptitudes y diferentes moralejas.

Bien. Hasta ahora este texto se ha tratado de darle un valor objetivo a los videojuegos. Ni menospreciarlo, ni sobreestimarlo. Una vez que tenemos eso claro, podemos continuar con la pregunta inicial: ¿Un videojuego nos puede cambiar?

Como mencioné antes, nada ni nadie nos puede modificar o reformar sin consentimiento de nosotros mismos. Esto es algo que se ve muy claro en temas cotidianos; todos conocemos a gente que tiene opiniones necias y enraizadas. La mayoría de las ocasiones, es prácticamente inútil adoctrinar a una persona con una fe tan grande. ¿Por qué? Porque no está predispuesta a un cambio. No está yendo contigo para aprender, está yendo contigo para que aprendas. Y muchas veces el sentimiento puede ser mutuo. Si das una respuesta a una pregunta que no ha sido formulada, la respuesta es inútil en la inmediatez. Ya sea consciente o inconscientemente, cuando una respuesta nos gusta, es porque nos parece lógica, viable. Estamos sobrescribiendo una respuesta que pudo haber sido 1) Incompleta, 2) Inexistente, o 3) Dudosa para uno mismo.

“Pero entonces, el que está generando el cambio y la transformación es uno mismo, no el videojuego”

Es por eso que cuando vamos a tomar clases, la mejor actitud que puede uno abordar es la de contemplación y razonamiento, porque vas a que te den respuestas a las preguntas que te estás formulando. ¿Puede un videojuego transformarme personalmente, hacerme cambiar? Sí, porque como el maestro, el videojuego (forma de entretenimiento, ergo, forma de educación), provee de respuestas a las preguntas que te estás formulando.

“Pero entonces, el que está generando el cambio y la transformación es uno mismo, no el videojuego” estarán pensando. Y están en lo correcto, uno es quien cambia. “Entonces la respuesta a la pregunta debería ser ‘no’, porque el videojuego no está haciendo nada”, pensarán algunos otros. Para aquellos que seguirán esa línea de pensamiento les pediré que no se precipiten. Es cierto, uno es quien cambia, pero si no fuese por influencia de los elementos externos, no habría mucha necesidad o deseo de cambiar. Esto hace que el videojuego sea un catalizador de cambio gracias a su virtud de suplirnos con respuestas.

Bien. Respondimos a la pregunta inicial, pero me gustaría puntualizar más este argumento. Todavía esto parece muy abstracto y general. Es necesario “bajarlo a la tierra” con uno de los últimos ejemplos que me pasaron recientemente, y vale la pena compartir, de manera que todas estas ideas puedan ser contempladas desde un punto de vista más tangible y real.

Cómo un videojuego me transformó

Hace poco me hice de una copia de The Ico & Shadow of the Colossus Collection, y al llegar a casa enseguida le hablé a un amigo y coloqué el disco. La introducción al juego se ocupó de todo lo necesario para hacerme vivir el mundo que se estaba presentando ante mí. No pasaron más de dos minutos cuando me percaté de que el control, así como el personaje principal, se convirtieron en una extensión de mi cuerpo. Todo lo que mi mente se proponía, podía ser virtualmente ejecutado, y todo lo que veía virtualmente podía mi mente traducirlo a su lenguaje de estímulos eléctricos.

Un breve resumen para quienes no conocen este juego: Tú controlas a Wander, quien llega con una mujer en brazos, llevando arco, espada y un caballo, a una tierra mística y prohibida. Tu misión es revivir a la mujer y para hacerlo, una entidad incorpórea te promete la vida de ésta a cambio de la muerte de 16 colosos de piedra. Eso es básicamente la presentación de la trama y casi toda la aventura se mantiene con esa simpleza y ambigüedad.

El juego te llena de espacios narrativos, para que tú te reflejes con más facilidad en el contexto, y de esa manera, aprendas lo que quieras aprender de él.

Antes había jugado, acabado y amado este juego, pero ésta vez, aprendí de él. ¿Quién es la mujer con la que estoy cargando? ¿Por qué la quiero revivir? Para mí, son “lienzos en blanco”. Ella es un vínculo fuertísimo hacia este universo. Fuertísimo porque el juego te proporciona tan poca información de ella, que puede ser esencialmente lo que se te antoje. En este momento, a mis ojos, se convirtió en el símbolo de una “gran meta”. Ella es mi meta a largo plazo. Mi último fin. Tengo que derrotar 16 colosos, cada uno inmenso. Pero, ¿para qué? ¿Por qué un mortal insignificante como yo viajaría miles de kilómetros a una tierra prohibida y desolada, en una aventura inhumana?

Por amor.

Al menos eso fue para mí esta vez. Y no necesariamente ligado a un deseo sexual. Pero pónganse a pensar, ¿por qué otra razón harían ustedes esta travesía?

En mi simbología tampoco me refiero forzosamente a un amor hacia otra persona. Me refiero a que Momo (la mujer que llevas contigo) en este caso, en esta jugada, me representó específicamente otra clase de amor, un amor quizá hacia mi persona.

¿Qué significa esta vez para mí la batalla contra los colosos? Aquellas pruebas que te pone la vida. Aquellos picos dificilísimos de situaciones que hay que cruzar, que nos dan miedo, que son peligrosos, que se ven imposibles, pero que al final valen la pena cuando existe una finalidad sumamente satisfactoria. ¿Nunca han sentido que pueden hacer lo que sea para completar un sueño, conquistar a una persona, ver algo con sus propios ojos? O incluso pensar en que harían lo inimaginable para salvar a alguien que aman. Para mí ése es el motor de Shadow of the Colossus. Y siguiendo esa línea de pensamiento el juego es fantásticamente trascendente, en el sentido de que cada vez que lo juegues, el juego va a funcionar como plataforma de cavilación, con suficiente tiempo entre meta y meta para que medites qué estás haciendo y por qué. El juego te llena de espacios narrativos, para que tú te reflejes con más facilidad en el contexto, y de esa manera, aprendas lo que quieras aprender de él.

Todos estamos buscando respuestas. A veces vienen de los lugares más inadvertidos. Hay juegos que le hablan mucho más a unas personas que a otras

Yo, siendo músico, tengo la necesidad y obligación de estudiar muchas horas diarias, con tan sólo una clase a la semana. Yo soy dueño de mi tiempo y como tal puedo hacer con él lo que yo quiera. Suena muy atractivo, pero ser dueño del tiempo es también peligroso si no estás listo para esa responsabilidad. Una semana puede ser la más productiva de mi vida, como puede ser la más floja de toda mi existencia. Necesito por esta razón encontrar una motivación; una gran motivación de estudiar diario las horas necesarias. Es difícil cuando puedes reemplazarlo por placer instantáneo. Shadow of the Colossus me enseñó cómo manejar mi tiempo con responsabilidad. Me hizo darme cuenta de por qué Wander se aventuraría a una empresa de tal magnitud, y le preguntó a esa persona con el control de PlayStation en la mano: ¿Cuál es tu Momo? visto de otra manera, ¿Cuál es tu gran meta? En ese instante me di cuenta de que no tenía una; debía creármela y perseguirla; luchar hacia la nada no tiene ni la mitad de la fuerza necesaria para llegar a un destino definido. Después, en una clase magistral, me lo confirmaron: “De nada te sirve estar estudiando jazz por sí solo. Necesitas metas concretas para que los resultados sean concretos. La idea es guiar todo ese esfuerzo hacia algo”. Esto me transformó.

Todos estamos buscando respuestas. A veces vienen de los lugares más inadvertidos. Hay juegos que le hablan mucho más a unas personas que a otras. No siempre será un juego para alguien lo que es para otro. No todos te incitan a la transformación, y más importante, no siempre está uno inclinado hacia ella.

Le platiqué a una amiga psicóloga acerca de este texto mientras lo escribía, y me contestó sin titubear: Claro que es posible que un videojuego te cambie. La realidad ya es una virtualización. Que en los videojuegos lo vean como algo nuevo es otra cosa.”

Invitados Colaboradores