Review – Anthem

TRENDING

OVERWATCH CORRERÁ A 30 FPS EN SWITCH
LA VERSIÓN FÍSICA DE OVERWATCH NO INCLUIRÁ CARTUCHO
DEVIL MAY CRY 2 LLEGARÁ AL SWITCH MUY PRONTO
TOKYO MIRAGE SESSION ESTARÁ DISPONIBLE EN SWITCH
ANUNCIAN LA EDICIÓN DEFINITIVA DE XENOBLADE CHRONICLES PARA SWITCH
LOS JUEGOS DE SNES YA ESTÁN DISPONIBLES EN SWITCH
TERRY BOGARD ES EL NUEVO PERSONAJE PARA SMASH ULTIMATE
ROBERT PATTINSON HABLA SOBRE SU PAPEL COMO BATMAN
UN NUEVO GUITAR HERO PODRÍA ESTAR EN CAMINO
LAS PRIMERAS CRÍTICAS DE JOKER YA ESTÁN AQUÍ
LAS CONSOLAS SON PRIORIDAD PARA KONAMI
DAVE BAUTISTA LLEGARÁ A GEARS 5
HARRY POTTER ES PROHIBIDO EN BIBLIOTECA ESTADOUNIDENSE
REVELAN SINÓPSIS OFICIAL DE RISE OF THE SKYWALKER
VE AQUÍ EL NUEVO GAMEPLAY DE CYBERPUNK 2077

La gran (y fallida) apuesta de BioWare

Review_AnthemDurante la pasada generación, BioWare se hizo de un gran renombre. Su genial trabajo plasmado en la memorable trilogía de Mass Effect o en la fascinante saga de Dragon Age lo convirtieron en uno de los estudios con mayor influencia en la industria y en uno de los principales referentes en diversos rubros, principalmente en lo que respecta a estructuración de historias profundas con múltiples caminos, creación y evolución de personajes o mecánicas de juego sólidas e intuitivas. Era pues, un sinónimo de calidad en el desarrollo de juegos y una de las desarrolladoras más importantes del medio.

Con semejante perfil muchos creían que el estudio seguiría trabajando bajo esa misma línea y trayéndonos geniales proyectos que demostraran el enorme talento de sus equipos. Lamentablemente, algunas cuestiones ajenas al desarrollo y decisiones administrativas tomadas por EA fueron mermado a los creativos y derivando en terribles movimientos que afectaron a sus producciones. El primer caso lo vimos con Mass Effect Andromeda, título que aunque dividió opiniones al final y a ojos de muchos, acabó flaqueando respecto a sus antecesores en muchos sentidos.

Después del tremendo tropiezo que fue su último juego, en BioWare sabían que debían de hacer algo con lo que pudieran darle la vuelta a la situación, y fue así que que pusieron manos a la obra para crear un proyecto totalmente diferente a lo que nos tenían acostumbrados. Dicha propuesta es Anthem, un juego de ciencia ficción y mundo abierto con aproximación multiplayer en el que los jugadores serían los artífices de sus propias aventuras… o al menos así es como nos lo anunciaban. Y digo al menos ya que, tras pasar varias horas explorando este nuevo concepto, me doy cuenta de que la ambiciosa idea que tenía el estudió no logró consolidarse de la manera que se esperaba y acabó convirtiéndose en un juego disparejo con muchas oportunidades desperdiciadas.

Una historia profunda con terrible ritmo narrativo

Estoy seguro que, al momento de leer esta reseña, muchos ya habrán escuchado opiniones respecto a Anthem y múltiples quejas surgidas del mismo. Dicho esto, ¿en verdad es un juego terrible como se maneja? Personalmente podría decir que no es la aberración que muchos aseguran ya que cumple en aspectos primordiales y generales; no obstante tiene apartados que no fueron tan bien aterrizados, trabajados y que, por consiguiente, influyen negativamente en aquellos que funcionan a la perfección.

Review_Anthem04

El primer gran fallo que vemos en Anthem está en su historia, la cual es simplemente intrascendente, insulsa y poco atractiva. El juego se desarrolla en un mundo ficticio salvaje y hostil de nombre Bastion en el que predominan reliquias y tecnologías antiguas de una civilización antigua y que se relacionan con una energía misteriosa conocida como The Anthem of Creation, misma que ha derivado en cataclismos que dieron forma al lugar. Aquí tomaremos el control de un Freelancer, una especie de mercenario especializado en el control y manejo de los Javelin – que son exotrajes mecánicos que otorgan grandes poderes y geniales habilidades a sus portadores – que ayuda a los miembros y habitantes de un fuerte de nombre Tarsis, uno de los últimos bastiones que protegen a lo que resta de la raza humana.

Aunque en un principio la trama nos lleva a conocer a los habitantes de Tarsis y a irnos familiarizando con nuestro entorno, ésta pronto se va desenvolviendo en un conflicto en el que habremos de enfrentar a un grupo conocido como The Dominion, que busca hacerse con una reliquia de nombre Cenopath que creen les ayudará para hacerse con el control del Anthem. Obvio esto generará una lucha entre facciones en la que se pondrá en juego tanto la supervivencia humana como del planeta mismo.

Si hay algo que ha caracterizado a los proyectos de BioWare eso es el apartado de su historia que suele ser profunda, rica en elementos narrativos, con un elenco de personajes interesantes y carismáticos y hasta con estructura de rutas múltiples que derivan en diversos finales. Como tal la historia de Anthem cuenta con muchos elementos y una trama amplia; el problema es que se aborda de manera pobre y de un modo que resulta poco interesante de explorar. Prácticamente ésta se nos narra a través de conversaciones entre los personajes – tanto dentro del hub central del fuerte Tarsis como durante las misiones – o por medio de textos que no transmiten toda esa carga emocional que unos esperaría de un proyecto como éste. Y si bien es cierto que el juego recurre a cinemáticas fabulosamente animadas en algunos momentos, éstas son escasas y suelen ser de corta duración.

Review_Anthem06

El problema de la narrativa del juego no es que se nos presente vía charlas, sino la terrible forma en la que lo hace. Por lo general las platicas que tenemos al interior de Tarsis son huecas, no aportan mucho a la historia general y nos muestran a personajes genéricos, olvidables, sin personalidad alguna, que apenas reaccionan a lo que decimos y que se mueven cual robots. Pero como si eso no bastara, el sistema de elecciones que se presenta en muchas de las conversaciones es demasiado básico y nos expone apenas y un par de opciones de respuestas que no influyen en lo absoluto para el desarrollo de la historia. No hay consecuencias por las decisiones que tomemos, pues.

Las charlas también tienen lugar durante las misiones que tengamos, pero la manera en la que se muestran resulta por demás incómoda y poco acertada ya que se presentan mientras nos desplazamos o, inclusive, en medio de las secuencias de acción y las balaceras. Aún sigo sin entender cómo es que a los desarrolladores se les ocurrió relatarnos elementos de la historia (algunos incluso importantes) en medio de momentos en los que resulta imposible poner atención debido a que nos estamos enfocando en algo tan fundamental como lo es el combate. ¿Cuál era la necedad de querer dividir nuestra atención en situaciones tan importantes como esas?

La estructura argumental del juego es pésima si la comparamos con la vista en juegos como Dragon Age o Mass Effect y eso hace que la historia se vuelva aburrida e intrascendente. Es una pena que un juego de BioWare decayera terriblemente en un apartado que, en la pasada generación, era de lo que más se le aplaudía al estudio.

Review_Anthem03

El gameplay, el gran acierto de Anthem

Por suerte, lo accidentada que resulta ser la historia del juego se ve compensada con su increíble apartado de gameplay que le sigue haciendo justicia al legado del estudio. Visto de manera general, Anthem es un juego de acción en tercera persona con elementos de RPG con enorme peso hacia el lado multijugador online. Aquí nosotros controlamos a un Freelancer que, al mando de uno de cuatro diferentes tipos de Javelin, se lanza en misiones y a explorar el vasto mundo mientras combate criaturas salvajes, a otros mercenarios y hasta a seres alienígenas armados.

El primer gran acierto que hacen del gameplay uno de los puntos más brillantes del juego son los diferentes tipos de Javelin. En total tenemos cuatro de éstos y, aunque se manejan prácticamente igual, todos cuentan con enormes diferencias que los hacen sentirse muy distintos entre sí. A saber, los Javelin en cuestión son el Ranger, el más versátil y balanceado de todos; el Storm, que se enfoca en el vuelo y los combates de largo alcance; el Interceptor, el más rápido y liviano de todos (pero también el más frágil); y el Colossus, el de mayor resistencia y fuerza física pero el más lento y pesado.

Manejar cualquiera de los Javelin es toda una experiencia. Sin importar cuál seleccionemos de inicio (el resto los vamos desbloqueando conforme subamos de nivel) ponerte al mando de uno de estos trajes mecánicos es algo que se siente genial debido a lo bien implementado e intuitivos que son sus controles, especialmente en lo que respecta al aspecto del vuelo que simplemente funciona de maravilla. Obviamente lo que enriquece aún más a la experiencia son todas las diferencias de los exoesqueletos que permiten acoplar cada uno de éstos a un determinado estilo de juego: si eres de los que gusta del combate ágil entonces el Interceptor es para ti; el Colossus es ideal para los que gustan de las armas de alto calibre y de dar golpes poderosos; el Storm es para los que prefieren dar soporte y combatir desde lejos, sin exponerse a daño innecesario; y el Ranger es para los que buscan un poco de todo.

Review_Anthem08

Pero el apartado de los Javelin no queda solamente ahí. Muy al estilo de un RPG, en Anthem el progreso que realicemos se ve plasmado en un sistema de niveles con el que vamos desbloqueando más espacios para nuevas armas, habilidades, perks y componentes de apoyo para nuestros Javelin. Aunque no todos son tan perceptibles a simple vista, el sistema de personalización es tan profundo que incita al jugador para que experimente con diversos artículos y armas con los que pueda mejorar su traje y que le sean de gran ayuda en sus misiones. En mi caso por ejemplo que fue con el Colossus en el que más tiempo invertí, me la pasé probando diversos accesorios de ataque hasta encontrar aquellos con los que me acomodé y que fueron el lanzallamas y el lanza granadas.

La personalización va más allá gracias al esquema de creación de accesorios e ítems. Ya sea que los obtengamos mientras exploramos el mundo o como recompensa tras cumplir una misión, los recursos que conseguimos pueden usarse para forjar nuevos componentes o hasta para mejorar los que ya tenemos (incluidas las armas). Aunque ésta no es la única manera de conseguir las mejoras para nuestros Javelin, sí es la más idónea y veloz de todas; aunque claro, puedes ahorrarte más tiempo todavía si optas por comprar todo en la tienda del juego que, dicho sea de paso, no cuenta con un catálogo tan extenso y sus precios suelen ser demasiado altos.

Podría parecer que, con un gameplay como éste, Anthem no tiene problema alguno en su jugabilidad. Lamentablemente y como mencione previamente, muchos de los fallos que tiene el juego permean incluso en los apartados excelentes y terminan por generar errores que fácilmente pudieron haberse evitado, o cuando menos solventado de mejor modo.

Review_Anthem09

Por más que el sistema de controles de Anthem sea impecable, dada la manera en la que progresa la historia y se estructuran sus misiones éste llega a volverse repetitivo y tedioso a largo plazo. Básicamente todas las encomiendas que realicemos nos llevarán a volar de un punto a otro del mapa, a participar en tiroteos con enemigos y, en algunos casos, a enfrentar jefes. Esto llega a verse complementado de vez en cuando con algunas encomiendas de búsqueda o recolección, aunque las mismas son pocas y terminan encaminándose siempre a los enfrentamientos con balas. Para empeorar aún más todo, la duración de las misiones suelen ser un tanto largas (de entre 10 y 15 minutos o hasta más), por lo que tarde o temprano te resultará imposible sentir que estás haciendo lo mismo una y otra vez en lugar de hacer cosas distintas. El progreso pues, se vuelve extremadamente lento.

Para tratar de darle mayor dinamismo a todo, el juego ofrece variantes de las misiones principales. La primera de ellas es la Exploración libre que, como su nombre indica, nos deja ir a recorrer Bastion a nuestras anchas abordo de los Javelin. Éste es quizá el modo que más disfrutarán algunos ya que permite que apreciemos con más detalle el majestuoso mundo sin tener preocupación alguna e, incluso, que realicemos algunas tareas de búsqueda y exploración, así como de recolección de objetos que difícilmente serían posibles de hacer en medio de una misión de historia. La única desventaja de esta modalidad es que son pocas las actividades que podemos toparnos y realizar en ella, por lo que a la larga también se torna un tanto aburrida.

La segunda variante son los Stongholds, que vendrían a ser los dungeons y raids vistos en otros juegos. Éstos nos llevarán a explorar calabozos y hacer misiones de mayor nivel de dificultad que prácticamente imposibles imposibles de vencer a menos de que vayamos bien armados (y con un nivel adecuado) y acompañados de otros jugadores que sepan a lo que van.

Review_Anthem02

Debo reconocer que los Strongholds son las misiones más desafiantes y en las que más tiempo invertirán los jugadores; más aún porque las recompensas que obtenemos de ellas son de las mejores y más exóticas. Pero tal y como sucede con el resto de los rubros, los mismos no están exentos de fallas que, en su mayoría, se relacionan con lo complicada y desbalanceado que se tornan. La dificultad de estas expediciones es absurda e injusta debido a que los enemigos que nos coloca pueden, por lo general, vaciar nuestra vida con tan sólo un par de balazos. Y si a eso le sumamos que en ellas nos enfrentamos a hordas y hordas de ellos, entonces nos damos cuenta de que se requiere de más que sólo un excelente equipamiento y coordinación entre los miembros del grupo para salir airosos de ellas.

Ah… ¿se supone que esto es cooperativo?

Si has leído hasta este punto entonces creo que seguramente te habrás dado cuenta de que apenas y he tocado el tema del multiplayer cooperativo, uno de los aspectos que se suponen definen al juego. Esto lo hice a propósito ya que, por desgracia, es uno de los fallo más grande que le noté al juego: su lado multijugador es inexistente.

Al momento lanzarte en una misión el juego te permitirá invitar a algunos amigos para que te acompañen o, en su defecto, te emparejará con otros jugadores para que así se lancen a cumplir con su objetivo. Desafortunadamente, el juego no logra justificar ese principio en ningún momento ni logra incentivar a los jugadores para que opten por hacer todo acompañado. Porque sí, tiene su encanto hacer misiones junto a otros usuarios, pero da lo mismo que lo hagas con ellos o en solitario, más aún cuando ves que hay jugadores que prefieren irse a hacer otras cosas en lugar de ayudar a la causa general o que poco ayudan para alcanzarla.

Review_Anthem01

Anthem no transmite esa sensación que se supone brinda un juego cooperativo de sus características y eso en verdad resulta desconcertante. Me sorprende que un título como Apex Legends que es también de EA y pertenece a un género más apegado al estilo individual, se sienta más cooperativo que el propio Anthem de cuyo concepto, se supone, parte de esa idea de jugar entre varios. Sí, es verdad que los Strongholds y las misiones postgame están hechas para ser pasadas en escuadrones y son las que más aprovechan el concepto pero, fuera de éstas, nunca sentí ese deseo por querer pasarme la historia junto a alguien. Avance buena parte de ella en solitario sin problema alguno.

Lo anterior no mejora cuando nos trasladamos al Launch Bay, bahía en la que se supone nos relacionamos con las otras personas de forma más casual. Ésta es pequeña y apenas cuenta con lo necesario para entablar las interacciones más básicas con otros jugadores como ver sus Javelins, invitarlos a unirse a nuestra party, o añadirlos a nuestros contactos favoritos. Irónicamente hay más interacción durante las misiones, pero ésta se queda en lo más básico de todo.

En lo que respecta al diseño de niveles, ya dije que el mundo de Bastión es enorme y majestuoso, en un principio te dejará con la boca abierta dado lo genial que luce. Pero de nuevo, ni siquiera éste se salva de caer en desperfectos como otros apartados.

Si lo tuviera que describir con una palabra diría que el mundo de Anthem es demasiado homogéneo. Éste se conforma de pocos ecosistemas – como junglas, montañas, lagos, ruinas, cavernas y áreas acuáticas – que poco o nada varían entre sí. Una vez que admiras un peñasco, una cascada, un área plagada de vegetación, o una gruta, es un hecho que ya lo habrás visto todo. Simplemente no hay gran variedad entre una zona u otra y eso, inclusive, puede derivar en que te pierdas por momentos.

Review_Anthem10

El hub central, el fuerte de Tarsis, también tiene un diseño que deja mucho a desear. Éste es extremadamente pequeño y, salvo por sus tiendas y personajes con los que debemos interactuar, se siente inmensamente vacío, sin vida alguna y no tiene algún atractivo por ver una vez que lo exploras por completo. Además, recorrerlo es exasperante ya que nos movemos en él a una velocidad muy lenta, incluso y cuando se supone que “corremos”.

Excelente presentación con fallas lamentables

Pasando a su presentación general, creo que no puedo mencionar tantas quejas al juego en este punto ya que, a grandes rasgos, cumple con su objetivos.

Visualmente hablando Anthem luce espectacular, con algunos fallos técnicos y gráficos sí, pero nada que demerite al juego en ese sentido. Para nuestra reseña jugué la versión de PS4 del título y, aunque estoy consciente de que la edición de PC es la que más reluce en este apartado, no me quejo de lo que pude ver en mi pantalla. Los ambientes del juego se ven asombrosos, los Javelins tienen diseños increíbles y los combates derrochan toda esa acción que uno esperaba del juego. Quizá los personajes humanos son los que lucen más extraños dado lo inexpresivos que son, pero aún así se ven bastante bien  (cuando no hablan, claro está).

Las interfaces del juego también están fabulosas y van acorde a la personalidad del juego. Comparados con otros títulos, éstas no son tan accesibles o sencillas dada la enorme carga de elementos que componen al juego, pero una vez que los exploras y navegas en ellos, resulta fácil irte acostumbrando a ellas.

Respecto a su sonido y banda sonora, Anthem cumple con su cometido. La música no es memorable y suele presentarse en las cinemáticas o momentos claves de la campaña, pero aún así consigue ambientar cada segmento y ambiente o darle ese toque épico a los enfrentamientos. Lo que sí es de aplaudir  son los sonidos y efectos sonoros ya que le dan al juego un genial toque de acción a todo; escuchar los balazos, los motores de los propulsores del javelin, las explosiones, la apertura de campos de energía o los movimientos de nuestro traje bastan para emocionarnos con lo que vemos en pantalla.

Review_Anthem07

Ya para finalizar dejé para el final el error más molesto y garrafal de todos: sus enormes y largas pantallas de carga. Previamente dije que el juego tiene un ritmo narrativo lento y una estructura que, pese a contar con un gameplay sólido y disfrutable, termina haciendo que todo se siente repetitivo. Bueno pues precisamente éste es uno de los puntos que más influyen y empeoran lo anterior.

Para el momento en el que publicamos nuestra reseña, Anthem ya recibió un parche que se supone redujo considerablemente el tiempo de carga. Pero aún y con eso, las pantallas suelen durar mucho, hasta dos minutos en algunos casos. Tristemente esto entorpece y corta de tajo el ritmo que traigamos de juego y es uno de esos puntos que provocan que perdamos rápidamente el interés en el juego, más si jugamos por largos periodos.

Así no BioWare, así no

atomix-score-70

Después del tremendo descalabro que significó Mass Effect Andromeda, muchos esperaban que Anthem fuese ese aliciente que ayudara a BioWare a salir de ese mal bache por el que está pasando el estudio; por su apariencia y propuesta parecía tener todo para lograrlo y hasta para volverse en una nueva y ambiciosa IP para el estudio. Tristemente y en vez de ser ese gran juego que los desarrolladores nos prometían, terminó volviéndose en otro gran fallo para el estudio.

Anthem no es un mal juego en lo absoluto; es más, me atrevo a decir que me la pase bastante bien durante el tiempo que lo jugué. Sin embargo, éste se ve plagado de fallas que terminan mermando un concepto tan genial que, en vez de consolidarse, terminó por volverse en una tremenda oportunidad desperdiciada. Desde su profundo pero pobremente abordada historia con su terrible ritmo narrativo o su repetitivo esquema de misiones, hasta lo homogéneo de su mundo, lo poco carismático que son sus personajes o hasta sus tediosas pantallas de carga son ejemplos de aspectos que acabaron por perjudicar un excelente apartado como lo es su gameplay que es intuitivo y funcional.

Si estas buscando un buen juego de acción con una ambientación única y especial y que se juegue increíble, entonces Anthem es un juego al que debes de darle una oportunidad. Sólo ten en cuenta de la enorme lista de fallos que, si bien no dudo muchos se corregirán en el futuro con actualizaciones, por ahora entorpecen la experiencia.

Por el contrario y si eres de los que tenían la esperanza de que éste fuera el juego que reivindicaría al estudio, creo que te llevarás una gran decepción. Anthem es un buen juego a secas, pero no uno que le haga justicia al legado del estudio responsable de Mass Effect y Dragon Age. Es una propuesta interesante con tremendo potencial desperdiciado y eso duele mucho de ver. Así no BioWare, así no.