La OMS ya reconoce la “Adicción a los videojuegos” como enfermedad

TRENDING

DISNEY+ SUMA UN MILLÓN DE USUARIOS POR DÍA
¿VEREMOS EL NUEVO JUEGO DE BATMAN EL SIGUIENTE MES?
LOS SIMPSONS PODRÍA TERMINAR EN 2020
FANS QUIEREN A DANNY DEVITO COMO EL NUEVO WOLVERINE
ASÍ SERÍA BABY YODA COMO UN POKÉMON
¿QUICKSILVER VOLVERÁ AL MCU?
DOUG BOWSER NOS REVELA SU VIDEOJUEGO FAVORITO
CYBERPUNK 2077 YA ESTÁ EN SU FASE FINAL DE DESARROLLO
MODERN WARFARE DOMINA LAS VENTAS DIGITALES DEL AÑO
WARNER QUIERE MÁS PELÍCULAS DE VILLANOS DE BATMAN
¿EL SNYDER CUT DE JUSTICE LEAGUE REALMENTE EXISTE?
FALLEN ORDER ES TODO UN ÉXITO EN VENTAS
HALO INSPIRÓ EL CYBERTRUCK DE TESLA
THE MANDALORIAN ES LA SERIE MÁS POPULAR EN EE.UU.
GODZILLA VS. KONG SE RETRASA A FINALES DE 2020

Pese a que el debate seguía hasta ahora, hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido ya a la “adicción a los videojuegos” como una enfermedad mental dentro de su clasificación oficial de trastornos.

Previamente y cuando se suscitó este debate, la OMS expuso algunos de los síntomas sobre los que se basaba para querer identificar a dicha adicción como una enfermad. Sin embargo y ya con su inclusión oficial, el organismo ha publicado una lista que, de manera general y concisa, resalta los padecimientos que tienen todos aquellos que sufren de este trastorno.

1. Pérdida del control sobre el juego (considerando la frecuencia, intensidad, duración, terminación y contexto).

2. Incremento en la prioridad dada al juego sobre otros intereses personales y actividades de la vida diaria.

3. Continuidad o aparición consecuente de otros efectos negativos derivados del abuso del juego.

Cabe mencionar que para ser diagnosticado con “adicción a los videojuegos”, la OMS estipula que el afectado deberá de haber padecido de estos síntomas en al menos un año. No obstante, el tiempo de análisis podría reducirse si los principios expuestos muestran ser más severos en un periodo más corto.

Pues ni hablar, ahora sí podemos decir que está enferma la gente que juega demasiado y de manera obsesiva.

Fuente: OMS