God of War: Ragnarok sufre de review bombing

TRENDING

ragnaok

God of War: Ragnarok ya es considerado el Juego del Año por muchas personas. Sin embargo, esto no ha detenido a un grupo de personas de calificar negativamente al nuevo trabajo de Santa Monica, aplicando el ya infame review bombing.

Pese a que en Metacritic encontramos una calificación de 94 por parte de la prensa, con los fans vemos una recepción de 7.9, algo bajo en comparación del 9.1 que vemos en God of War (2018). Esto se debe a las más de mil reseñas negativas registradas. Aquí, la mayoría han señalado que Ragnarok es solo un DLC con pésimos gráficos, un combate sencillo y una historia aburrida. Estos son algunos de los comentarios que podemos encontrar en esta sección:

“No pasa nada desde el principio hasta el final. Ve a probar Sonic Frontiers en su lugar”

“Este juego es literalmente un viaje aburrido de babosas. Sinceramente, no puedo creer cuántos elogios recibe”.

“Más como Dios del aburrimiento”.

“Un DLC lleno de BUGS. Nada nuevo. Un juego repetitivo lleno de puzles y cinemáticas que cortan la experiencia de juego. Trae tus palomitas de maíz”.

Claro, es importante mencionar que el 7.9 que tiene de calificación por parte de los fans sigue siendo una recepción positiva, y más de tres mil personas han entregado calificaciones casi perfectas en este sitio. Sin embargo, no deja de llamar la atención que un sector del público desprecie a God of War: Ragnarok por las mismas razones que muchos alaban esta entrega.

En temas relacionados, un paquete especial de PS4 y God of War: Ragnarok llega a nuestra región. De igual forma, muy pocas personas han terminado este juego.

Pleca-Amazon-OK

Nota del Editor:

God of War: Ragnarok sí es el juego del año. Es un viaje sumamente impresionante que logra ofrecer una muy buena conclusión a la historia de Kratos y Atreus. Es emotivo, tiene un gran mensaje en su historia, el gameplay es adictivo, y explorar los nueve reinos es muy divertido.

Vía: Metacritic

Sebastian Quiroz
26 años. Editor en Atomix.vg. Consumidor de la cultura pop.