Por jugar Pokémon Go en la iglesia, youtuber ruso podría ir a la cárcel

TRENDING

POR ERROR, GASTA 15 MIL PESOS EN PLAYSTATION PLUS
NAUGHTY DOG RESPONDE A LAS AMENAZAS DE MUERTE HACIA TRABAJADORES
ESPECTACULAR CORTO MUESTRA CÓMO SERÍA EVANGELION EN LA VIDA REAL
AQUÍ 30 MINUTOS DE GAMEPLAY DE ASSASSIN'S CREED VALHALLA
REVELAN POSIBLE VENTANA DE LANZAMIENTO PARA RE8
GHOST OF TSUSHIMA ESTRENA SENSACIONAL TRÁILER EN JAPONÉS
SECUELA DE CHICKEN LITTLE PERDERÁ UNA DE SUS ACTRICES ORIGINALES
HABRÁ NUEVAS LOCACIONES EN MARVEL´S SPIDER-MAN: MILES MORALES
YA SE FILTRÓ PAPER MARIO: THE ORIGAMI KING EN INTERNET
LA PELÍCULA DE MONSTER HUNTER SE VA HASTA 2021
HALO INFINITE MOSTRARÁ SU CAMPAÑA EN EL XBOX GAMES SHOWCASE
AQUÍ EL NUEVO GAMEPLAY DE PAPER MARIO: THE ORIGAMI KING
CRYSIS REMASTERED SÍ SALDRÁ EN JULIO, PERO SOLO EN SWITCH
THE BATMAN TENDRÁ UN SPIN-OFF EN HBO MAX
ESCRITOR DE HORIZON FORBIDDEN WEST ABANDONA GUERRILLA GAMES

Ruslan Sokolovsky, un youtuber oriundo de Rusia, podría ir a prisión por mostrar un acto indebido dentro de uno de sus videos más recientes. ¿Su delito? Aparecer jugando Pokémon Go en una iglesia. Sí, así como lo leen.

Aunque para muchos esto podría parecer una broma extremadamente exagerada, existe un contexto que sustenta el polémico caso del youtuber. En el 2013 en Rusia fue aprobada la Ley contra la blasfemia, documento en el que se estipula que serán considerados como crímenes todos aquellos actos que atenten contra las creencias de los creyentes y que puedan generar situaciones de conflictos en la sociedad. De igual forma en dicha norma se menciona que los castigos para dichos casos van desde multas económicas hasta tres años de prisión en la peor de las situaciones.

Volviendo al caso de Sokolovsky, dentro de su polémico video aparece el joven mofándose un poco de dicha ley al decir que había escuchado que podía ir a la cárcel si es que jugaba Pokémon Go en la iglesia. Para empeorar aún las cosas dentro del mismo el muchacho utiliza lenguaje soez y realiza algunas bromas religiosas que muchos consideraron ofensivos y que incitaban al odio.

Debido a esta situación Sokolovsky se encuentra en estos momentos cumpliendo un arresto domiciliario y enfrentando un juicio en el que se busca que éste cumpla una condena en prisión. Al respecto el chico reveló sentirse sorprendido ya que no se considera un extremista; quizá idiota sí, pero nunca alguien que intente ofender las creencias de las personas.

Por lo pronto lo único que le queda es esperar al 11 de mayo ya que ese día se dará a conocer el veredicto de su caso.

Fuente: Reuters