Advertisement

No, saltar hacia un montón de paja no te salvaría de (casi) matarte

TRENDING



LeapOfFaith

Los saltos de fe (Leap of Faith) de Assassin’s Creed se han convertido en uno de los movimientos más populares de la industria de los videojuegos. Si bien es cierto que muchos saben que un movimiento como éste resultaría más que peligroso en la vida real (más no así en el juego), algunos todavía creen que estos pueden realizarse de manera segura. Por ello y para demostrar su peligrosidad, un grupo de estudiantes de la universidad de Leicester se dio a la tarea de estudiar estos saltos. ¡Todo con la ayuda de la ciencia!

Rápidamente un breve recuento; los saltos de fe son esos brincos que los asesinos realizan dentro de los títulos de Assassin’s Creed y en el cual caen sobre un material que amortigua su caída, por lo general un montón de paja. Obviamente esto puede ser posible, aunque no de la manera que lo plantean los juegos.

Según exponen los estudiantes de física detrás de este estudio, la paja si puede servir como un una especie de colchón, pero ésta debería de ser proporcional a la altura desde la cual uno se lanza. En el caso de los montos presentes en AC (1.5 metros), estos son muy pequeños como para servir de amortiguador y, en teoría, en la vida real se requeriría de mucho más que dicha cantidad.

Incluso si utilizamos las aceleraciones  más optimistas para sobrevivir a los impactos, aventarse de la catedral de Acre (el punto más alto en AC1) y caer en este monto de paja conllevaría a lesiones muy serias. Para sobrevivir en con la misma, el salto a realizar no debería de sobrepasar los 12 o 13 metros a lo mucho” comentaron los estudiantes sobre su análisis.

Resulta más que obvio que un acto como tal no sea tan fácil y seguro como los juegos lo hacen lucir, pero se convierte en algo digno de mencionarse que existan personas que intenten demostrar lo riesgoso de ello con ayuda de la ciencia.

¡Obviamente les pedimos solamente no intenten corroborarlo en sus propias casas!

Fuente: Eurogamer