Un nuevo estudio compara la exposición prolongada a videojuegos violentos con el hábito de fumar

TRENDING

EL SWITCH PRO PODRÍA USAR PANTALLAS MÁS POTENTES
HALLE BAILEY RESPONDE A CRÍTICAS NEGATIVAS
REGGIE LE CONTESTA A TRUMP SOBRE ACUSACIONES DE VIDEOJUEGOS
DEATH STRANDING PODRÍA NO SER UNA EXCLUSIVA
DBZ: KAKAROT NO TENDRÁ DOBLAJE LATINO
ANGRY BIRDS 2 SE POSICIONA COMO LA MEJOR ADAPTACIÓN DE VIDEOJUEGOS
DEL TORO YA TIENE SU ESTRELLA EN HOLLYWOOD
DUCKTALES REMASTERED SE IRÁ DE TIENDAS DIGITALES
TRUMP CULPA A VIDEOJUEGOS POR VIOLENCIA EN EE.UU.
LA ESA LE RESPONDE A TRUMP ANTE COMENTARIOS NEGATIVOS
UN HOMBRE ROMPE SU PS4 PARA PROTESTAR
HILLARY CLINTON NO CULPA A LOS VIDEOJUEGOS POR VIOLENCIA
KOF 15 YA ESTÁ EN DESARROLLO

Me gusta ver este tipo de estudios, en los que la ciencia se encuentra con los videojuegos. Hoy, un estudio ha revelado que hay ciertas similitudes en la exposición prolongada a los juego violentos y el hábito de fumar. Descubran por qué dentro de la nota.

La Université Pierre-Mendès-France, la Universidad de Ohio y la Universidad de Hohenheim condujeron esta investigación. Descubrieron que la exposición prolongada a videojuegos violentos puede incitar a la violencia y a ver al mundo con un punto de vista más agresivo.

Los experimentos se llevaron a cabo de la siguiente manera. Durante tres días de pruebas, 70 alumnos de las universidades, no graduados, fueron expuestos a juegos violentos, entre los que incluyeron Call of Duty 4 y Condemned 2, y a juegos más tranquilos, como DiRT 2 y Pure, por 20 minutos cada uno.

Al terminar las sesiones, se les pidió a los jugadores que leyeran el principio de una historia y al final eligieran una de 20 posibilidades que el protagonista tendría. Los jugadores de títulos violentos elegían la solución más agresiva comparada a la de los jugadores pasivos.

Otra prueba consistió en que les decían que había otro participante en otro cuarto, y tenían que competir jugando 25 títulos de pruebas con ellos. Para ganar, tenían que detectar un objeto en la pantalla antes que la otra persona.

Si ganabas, podías mandarle a la otra persona un disparo de sonido a través de sus audífonos. Entre lo que podían elegir estaba el ruido de uñas al pasar por un pizarrón o un taladro de dentista. De nuevo, los jugadores de títulos violentos mandaban los sonidos más fuertes y prolongados a sus adversarios, mientras que los jugadores pasivos enviaban los más tranquilos. Y para los que piensen que este tipo de tortura es impensable, no se asusten, no había otra persona en realidad del otro lado de los audífonos.

Al final del estudio, descubrieron que las personas que jugaban videojuegos violentos por tres días consecutivos mostraron un incremento en su comportamiento agresivo y en sus expectativas hostiles por cada día que jugaban durante ese periodo.

El coautor del estudio y profesor de comunicación y psicología en la Universidad de Ohio, Brad Bushman, comentó que “es importante saber los efectos a largo plazo de los videojuegos violentos, por que muchos jóvenes juegan regularmente estos juegos”.

“Jugar videojuegos puede ser comparado con fumar cigarros. Un sólo cigarro no te causa cáncer de pulmón, pero fumar durante semanas o meses o años incrementa en gran manera el riesgo. Del mismo modo, la exposición repetida a juegos violentos podría tener un efecto acumulativo en la agresión” concluye. Y por más que me gusten juegos como Borderlands, Halo o Call of Duty, creo que tiene razón. Pero ¿ustedes creen que sea cierto?

Fuente: Research News
Vía: Vg247