Advertisement

Australian Council on Children and the Media conference. Parte 2: ¿estaremos exagerando?

TRENDING




Los efectos de jugar videojuegos no siempre son negativos o positivos. Las opiniones están divididas sobre si los juegos fomentan el comportamiento agresivo y la violencia o mejoras en los reflejos y la inteligencia.

El jefe ejecutivo de un centro de investigación en la Universidad de Melbourne, Jane Burns, dijo que el jugar puede disminuir los niveles de estrés y fomentar las habilidades sociales en los adolescentes.

El juego moderado reduce el estrés, mejora la salud y el bienestar. Puede incluso ayudar a los jóvenes a crear conexiones porque el jugar da la sensación de comunidad gracias a la participación mutua e intereses compartidos. Éstas son la clase de cosas que mejoran la salud mental.

Aunque sí existen riesgos con el abuso de estos, también es cierto que no es un grupo mayoritario. Graham Vimpani, miembro de la Universidad de Newcastle, dijo que hay opiniones encontradas al respecto de los riesgos asociados con la violencia en este medio.

En una presentación en el marco de conferencias Australian Council on Children and the Media conference en Sydney, la semana pasada, dijo que el gobierno está revisando evidencia para encontrar los factores inclusivo. Por su parte, American Academy of Paediatrics dijo que la violencia en la pantalla “representa un riesgo significativo a la salud de niños y adolescentes”. La investigación apunta a que la violencia cambia el desarrollo cerebral de los jóvenes, su comportamiento y reduce la empatía.

El jefe ejecutivo de Interactive Games and Entertainment Association of Australia, Ron Curry, dijo que no hay evidencia contundente de que los videojuegos violentos a largo plazo causen un comportamiento agresivo. La investigación encontró que el 68 por ciento de los juegos inscritos en Australian Classification Board (sí, el gobierno valida esta clasificación y no los medios) para ser clasificados en los primeros meses de este año fueron G-general, apto para todo público, o PG-parental guidance, no apto para menores de 15 años.

Morgan Tear, psicólogo social en University of Queensland, comentó que jugar videojuegos violentos es una de las actividades que contribuyen al comportamiento social negativo.

Como sociedad decimos “Ok” si los niños quieren jugar deportes de contacto que pueden ser agresivos y que pueden ocasionarles un dolor real, pero al mismo tiempo nos preocupamos por el impacto de los juegos de video.  No sé si esto debe causarnos tanto conflicto si allá afuera hay muchas otras actividades que pueden ser consideradas también dañinas.

Quizá hay muchos prejuicios en lo que respecta a la influencia de los juegos de video, después de todo son un medio, igual que la televisión y que las películas. El criticar a uno, debería tener un eco en los otros. Creo que los juegos fomentan muchas habilidades, pero también siento que hay un abuso de violencia en los temas y desarrollo de la historia (que por cierto, no siempre está justificado). Lo mejor que podemos hacer es estar bien informados y saber elegir los productos (juegos, videos, películas) con un verdadero contenido.

Fuente: The Sydney Morning Herald


Katya Ocampo
Correctora de estilo y Editora en Atomix