Advertisement

Australian Council on Children and the Media conference. Parte 1: las adicciones

TRENDING




Algunos niños sufren adicción a los videojuegos: pueden estar ahí por horas y dejar de hacer otras actividades y los padres que buscan ayuda para ellos no reciben una respuesta adecuada al problema.

Algunos de los investigadores australianos, en la conferencia del viernes pasado, hablaron sobre el impacto de la tecnología en las mentes de los niños y sobre cómo ésta debe ser tomada más en serio por los profesionales de la salud.

El Dr Philip Tam, psiquiatra de niños y adolescentes en la Universidad de Sydney, dijo que probablemente cientos o miles de niños, entre 8 y 14 años, tienen problemas serios relacionados con el uso desmedido de videojuegos y de internet. Él opina que no sólo los psicólogos deberían estar al pendiente de esto, sino también otras áreas: “conozco padres de los que se burlaron por buscar ayuda profesional”.

Uno de los casos más severos es el de un niño que dejó la escuela, se volvió violento con sus padres y, poco a poco, fue derivando en una enfermedad mental. Recibo de 50 a 100 llamadas de toda Australia de padres que traera a sus hijos de cualquier lado,Tasmania o Gold Coast, porque en verdad están desesperados.

Dr Tam, quien hablo en el marco de conferencias Australian Council on Children and the Media, dijo que ha tratado niños que pueden jugar 60 horas sin detenerse, ni para dormir. 10% de sus pacientes caen en la categoría de abuso de los juegos, algunos de ellos desarrollan adicción: “niños que no se dan cuenta cuando dieron las 5 de la mañana, hora en la que dejaron el juego. Juegan hasta tan tarde que están muy cansados como para ir a clases al día siguiente.”

La semana pasada les compartí la opinión de la Dr Kate Highfield:

Muchos de los niños menores de 8 años exceden el límite de tres horas, pero el tiempo puede ser productivo si se usa en la manera correcta y con las aplicaciones adecuadas, pues muchas no fomentan un aprendizaje o un reto en el niño.

El Dr Wayne Warburton,  director de Children and Families Research Centre en Macquarie University, dijo que las afectaciones se han incrementado por la exposición a los juegos de video violentos. Algunos estudios han demostrado que se vuelven más agresivos, hostiles y ya no hay una empatía cuando son expuestos a ciertas imágenes. Incluso quienes se exponen menos de media hora mostraron una respuesta menos emocional a lo que estaban viendo en comparación a cuando empezaron a jugar.

Otros estudios demostraron que las personas que se exponen constantemente a estas imágenes, tienden a encontrar a quienes no responden emocionalmente ante éstas y pueden reducir su habilidad empática con el tiempo.

Bueno, todo con exceso siempre es malo. No creo tampoco que sólo los videojuegos sean los culpables de “la decadencia de la sociedad”, pero sí creo que si no dejamos claro que es ficción y no orientamos a los niños, empeoramos la situación. También podría decir que así como hay quienes buscan ayuda, también están los que no ponen atención a lo que hacen sus niños. ¿Quién tiene más culpa?

Fuente: news.com. au


Katya Ocampo
Correctora de estilo y Editora en Atomix