Advertisement

Review – Pokémon Sword & Shield: The Isle Of Armor

TRENDING

Review Pokemon Sword & Shield The Isle of Armor¿Ustedes qué decidieron hacer una vez que terminaron con todo lo que ofrecía el postgame de Pokémon Sword/Shield? ¿Aún visitan El Área Salvaje (Wild Area)? ¿Están armándose de todo lo necesario para el competitivo en la Torre Batalla (Battle Tower)? ¿Les falta muy poco para tener a su equipo perfecto?

La última generación de la popular franquicia ostenta valiosos números de ventas, pero el sabor boca que ha dejado en la comunidad –particularmente en aquellos que la consumen desde hace tiempo– ha sido agridulce. Sin duda había altas expectativas, y aunque el juego no es malo, no se sintió a la altura de otras generaciones.

Hasta ahora Pokémon había estado exento de las expansiones, acostumbrándonos a una entrega adicional en casi todos sus títulos ofreciéndonos más contenidos para nuestra aventura. Pero los tiempos cambian y desde el pasado 17 de junio ya está disponible La Isla de la Armadura (Isle of Armor) luego de su anuncio junto con Las Nieves de la Corona (Crown Tundra) a principios de año. Ambas partes integran el Pase de Expansión y aquí inicia la reseña de la primera parte.

El arte de los exploradores

El concepto del Área Salvaje es interesante: llevarnos a un gran espacio de terreno en donde podemos explorar libremente y encontrar monstruos que anteriormente sólo hubieran estado en zonas de pasto. Siendo Pokémon Sword/Shield el primer título en experimentar con ella es normal ver que aún le falta mucho por mejorar: por ejemplo, después del encanto inicial y de realizar algunos raids, el Área Salvaje del juego base se sentía vacía.

Lo mejor de la expansión de la que les hablo es que no es sino una versión ligeramente mejorada de la primera. Tan pronto llegué a la nueva región me olvidé de la historia y me puse a explorar: lo primero que me gustó fue perderme en el amplio escenario acuático, visitar las isletas encontrando y capturando cuanto pokémon me encontraba así como adentrándome a los microentornos que conforman La Isla de la Armadura.

pokemon-sword-shield-review-atomix-02

Un acierto del nuevo territorio es que aprovecha muy bien sus espacios: dándonos paisajes desérticos, pantanosos, boscosos e incluso varias cuevas. El resultado es un entretenido paseo en el que iremos descubrimiento cuáles fueron los pokémon que lograron llegar a este DLC (son 107 nuevos en total). Los ecosistemas siguen dándole protagonismo a las criaturas y eso se agradece: en el mar nos perseguirán Sharkpedos, los Luxray aparecen cuando hay tormentas eléctricas, los Skarmory sobrevuelan las áreas rocosas, etc.

Como decía hace un momento, la expansión enriquece el concepto de mundo abierto que ya entregó la versión estándar aunque no deja de tener sus carencias: hay poco que hacer más allá de la exploración buscando monstruos, seguimos sin recibir acertijos, no hay entrenadores con quienes luchar, aunque hay objetos ocultos hallarlos no es nada complicado y apenas hay un par de misiones adicionales. En resumen: seguimos teniendo un espacio bonito que no termina por aprovecharse al 100%

Un dojo en medio de la nada

Una vez que terminé de explorar la isla recordé que había una historia por delante: la sorpresa fue que su contenido es bastante superficial y que, si uno le echa ganitas podrá completar todo en cuestión de un par de horas.

La cosa es así: llegamos a la isla junto con otro personaje que tomará el papel de rival (Avery en Shield y Klara en Sword), luego de un enfrentamiento nos dirá que no vayamos a un dojo que se ve a lo lejos; naturalmente no le hacemos caso y vamos al dojo en donde resulta que están buscando a un chico justo como nosotros. Allí conoceremos a Mustard y Honey, la pareja a cargo del lugar.

pokemon-sword-shield-review-atomix-03

Lo que sigue son una serie de retos que posiblemente les recuerden a los trials de la generación pasada y terminaremos con una emocionante batalla con el rival correspondiente. Al ganar recibiremos a Kubfu, un nuevo amiguín a quien tendremos que entrenar (aunque si son desesperados simplemente lo pueden dotar de dulces que le suban el nivel hasta 70) para finalmente llevar a un reto especial: llevarlo a una de las torres disponibles (Representando a los tipos Dark y Water) para poderlo evolucionar a Urshifu. Un par de combates aderezan la historia y después no hay más.

Consideren lo siguiente: además de esto la otra gran misión en este DLC es encontrar Digglets por la isla para cambiarlos por versiones Alola de distintos pokémon. Así que no hay mucho que esperar en este sentido.

Detallitos

Algo clásico en las versiones que aparecían después de los títulos principales era que se las ingeniaban para darle a los entrenadores facilidades para armar a su equipo perfecto o bien agregaban elementos que resultaban entretenidos.

En este sentido, La Isla de la Armadura nos ofrece, además de la cantidad de pokémon antes mencionada, algunos extras que merecen ser destacados como el Cram-o-matic, una máquina que te permite crear un nuevo artículo si colocas 4 que ya no quieras (4 corcholatas plateadas te dan una dorada, por ejemplo); los Apricorns también han regresado para obtener pokébolas; en el dojo nos encontraremos al Move Tutor que tiene 18 nuevas técnicas a cambio de piezas de Armorite Orbs, minerales exclusivos de la isla.

pokemon-sword-shield-review-atomix-05

Esta expansión también agrega un nuevo artículo especial: la Max Soup, que se prepara con hongos locales y que les da el Factor Gigantamax a monstruos que no lo lleven, como aquellos que se obtienen de crianza. Ya que estamos tocando este tema les recuerdo que los nuevos pokémon que pueden transformarse son: Venusaur, Blastoise, Rillaboom, Cinderace e Inteleon.

Si ustedes se estaban preguntando si la nueva isla tenía algún equivalente a la Torre Batalla la respuesta es: sí. Detrás del dojo hay una cancha para peleas pokémon y, luego de completar la pequeña historia, podremos acceder al Restricted Sparring, un reto que nos permite luchar por BP usando un equipo de tres criaturas del mismo tipo.

Si ustedes coleccionan muchos watts deben saber que podrán invertirlos en el dojo. El sentimiento de hacer nuestra base está de regreso con elementos que van desde peluquería hasta máquinas expendedoras con precios más bajos. El costo en watts en amplio pero al final obtendrás múltiples beneficios.

Would be playing and having fun

En otro momento tal vez me habría sorprendido de que hablaría tan poco sobre la primera expansión de Pokémon, pero también entiendo que es sólo la mitad de un concepto que se completará con Las Nieves de la Corona. Hay detalles que vuelven a La Isla de la Armadura una experiencia simpática, algunos ya mencionados, pero otros como que nuestro primer pokémon vaya detrás de nosotros mientras caminamos, sin dura harán sonreír a varios.

score72¿Qué me gustó más de la experiencia? El sentir que me volvía a perder en un territorio amplio sin expectativas de qué pokémon me iba a encontrar así como reencontrarme con algunos de mis preferidos como Exxeggutor, Scizor y Volcarona.

¿Mi recomendación? Entrarle sólo si estás muy interesado en seguir armando el equipo ideal o bien quieres dar un paso más en la experiencia de mundo abierto que ofrece el Área Salvaje – aunque el paso es muy corto sí puedo decir que disfruté más de esta nueva área que la original. Recordemos que a estas alturas ya el tema de cuántas horas le dedicas dependerá de tus objetivos, pero si sólo vienes por la historia no esperes mucho. Ojalá que tus pokémon favoritos se encuentren entre los que volvieron.

Aureliano Carvajal
Feature Editor en Atomix. Más cercano a Liverpool que el propio Ringo. Pro Pokémon tipo planta