Advertisement

30 días del Wii — 6. Wii Music

TRENDING



Continuamos con el conteo 30 días del Wii. Durante 30 días, revelaremos un título a la vez de nuestra lista. El último que publicamos fue el lugar 7 y ahora les traemos el 6: Wii Music. Los dejamos con la ficha técnica y el texto completo a continuación.

Wii Music
Desarrollador: Nintendo
Distribuidor: Nintendo
Fecha de Lanzamiento: 20 octubre del 2008

Aun puedo recordar las risas burlescas y la reacción que tuvo la prensa internacional cuando Nintendo presentó este título. En un momento en que los juegos musicales se habían convertido en el éxito mundial en la industria, Nintendo decidió entrar en competencia con una producción que se atrevió a hacer las cosas de una manera tan diferente que el consumidor prefirió burlarse de él y demeritarlo en lugar de ponerle algo de atención.

Wii Music no era un título que te ponía a presionar botones en una secuencia bajo la ilusión de que estabas tocando una canción; este título es un juguete que comenzaba por abrir tu experiencia al recrear y hacer musicales de temas previamente incluidos en el juego simulando el movimiento de un instrumento musical con los controles del Wii. Sin embargo, todo ocurría en una realidad que sólo algunos jugadores y contados músicos pudieron descubrir y valorar. Esta producción era en realidad una profundísima caja de ritmos que te enseñaba a apreciar la música.

Desde crear, aprender y combinar ritmos y entender el funcionamiento de los instrumentos musicales más comunes del planeta, hasta incluir el simulador de batería más complejo y completo que se haya hecho hasta ahora en los juegos de video, Wii Music es por mucho la genialidad más grande que se lanzó en esta consola y también la producción más incomprendida y menospreciada en la historia de los juegos de video. Excepcional ejemplo de lo que es el Edutainment y la mejor herramienta pedagógica jamás creada para enseñar la apreciación a la música y el arte que conlleva hacerla, Wii Music es el ejemplo perfecto de que a veces hay producciones más inteligentes que el público para el que fueron hechas.