Movie Review – Fantastic Beasts: The Secrets of Dumbledore

TRENDING

Review Fantastic Beasts The Secrets of DumbledoreHarry Potter es una de las series de libros y películas más importantes de la cultura popular en la época contemporánea. El trabajo de J.K. Rowling logró cautivar a toda una generación, se convirtió en un fenómeno y jugó un papel fundamental en hacer que historias de fantasía llegaran a la esfera mainstream. Nadie puede negar el impacto que tuvieron las aventuras de Harry, Ron y Hermione. Nadie. De esta forma, no debería ser una sorpresa que este universo comenzara a expandirse hacía todas las direcciones posibles. Desde spin-off enfocados en criaturas mágicas, pasando por una obra de teatro que continuó con la aventura de los protagonistas, hasta tweets que trataban de corregir algunas de las inconsistencias o detalles que hoy en día no son tan aceptados. En este grupo encontramos a Fantastic Beast, saga que se ha encargado de contarnos uno de los momentos más importantes de este mundo, pero de una forma bastante torpe.

Fantastic Beasts and Where to Find Them llegó a los cines en 2016. En esta ocasión no estamos frente a una total adaptación. Si bien un libro del mismo nombre existe dentro del universo de Harry Potter, y funciona como un escrito escolar, la película nos presenta a Newt Scamander, interpretado por Eddie Redmayne, quien se encarga de capturar algunas de sus bestias fantásticas que se escaparon en Nueva York. Esta entrega fue entretenida, e hizo el trabajo suficiente para darnos una nueva mirada al mundo mágico. Sin embargo, el final nos presenta a Gellert Grindelwald, a cargo de Johnny Depp, uno de los brujos más importantes que han existido en este universo. De esta forma, quedó claro que esta pequeña aventura era solo el principio de una nueva saga. Los problemas comenzaron a surgir con The Crimes of Grindelwald, la cual fue severamente criticada por errores en su estructura narrativa, confusa trama, y personajes que no tienen mucho sentido.

Han pasado cuatro años desde que The Crimes of Grindelwald llegó a los cines, y un nuevo capítulo por fin está frente a nosotros. Fantastic Beasts: The Secrets of Dumbledore no solo tiene la tarea de ser el punto medio en esta saga, sino que tiene el potencial de corregir muchos de los problemas que vimos en la segunda cinta. ¿Acaso Rowling aprendió de sus errores como escritora para el cine? ¿Es Fantastic Beasts: The Secrets of Dumbledore la cinta que por fin le dará el trasfondo a Dumbledore que muchos han estado esperando? Descubre las respuestas a estas y más interrogantes en nuestra Atomix Review. 

Confusa, tediosa y complicada

Fantastic Beasts: The Secrets of Dumbledore tiene una tarea complicada. Al ser la tercera entrega en una saga que, supuestamente, estará conformada por cinco cintas, su trabajo es sentar las bases para lo que será el gran desenlace. Usualmente, en este tipo de casos, la narrativa general no avanza mucho, con una o dos revelaciones de gran importancia. De esta forma, el enfoque debe de estar en los personajes, aquellos que tienen la carga emocional, y en esta ocasión nos encontramos a dos protagonistas que tienen el potencial de ser el ancla del largometraje. Por un lado, nos topamos con Dumbledore, quien aún no es el gran director que llegamos a ver en Harry Potter, sino un mago que se está enfrentando a un amor del pasado. Del otro lado, tenemos a Grindelwald, quien básicamente quiero llevar a cargo un genocidio en los muggle, pero necesita el apoyo de sus compatriotas para comenzar a esta guerra.

Fantastic-Beasts-Secrets-Dumbledore

Sin embargo, estos dos grandes magos no pueden pelear entre ellos, ya que una promesa que realizaron cuando eran jóvenes y estaban enamorados se los prohíbe. Este es un buen inicio. La primera escena de la película deja en claro la relación que hay entre Dumbledore y Grindelwald. Lamentablemente, su pasado romántico, uno de los puntos más interesantes y llamativos de toda la cinta, es abordado en solo una línea de diálogo, y olvidado como si no tuviera alguna importancia para la trama, una decisión que Warner Bros. tomó para apelar a todos los mercados posibles, y erradicar cualquier tono homosexual con una edición sencilla. Una vez que termina esta pequeña interacción, Fantastic Beasts: The Secrets of Dumbledore repite los errores de The Crimes of Grindelwald, y nos presenta a Newt Scamander, así como a múltiples personajes secundarios, como el enfoque, alejándonos de los aspectos más importantes. 

A lo largo de dos horas, somos presentadas con una aventura que nos lleva a visitar nuevas regiones del mundo mágico, siempre de la mano de Scamander y su equipo. Dumbledore y Grindelwald son relegados a un par de escenas de exposición y todo el interés que, en algún punto generaron, se pierde por completo. Por si fuera poco, J.K Rowling sigue introduciendo más y más héroes y villanos en su historia, los cuales carecen de una fuerte personalidad, y no tienen algún tipo de arco emocional que superar. Scamander sigue siendo un antisocial que apenas y puede ponerse frente a frente con magos que de verdad son un peligro. Aunque Jacob Kowalski, interpretado por Dan Fogler, es tan divertido de ver como la primera vez que apareció en pantalla, ahora ha sido encasillado en una búsqueda por Queenie, su pareja, y su único papel es el de ser la excusa para explicar ciertos conceptos al público, y solo eso. 

MicrosoftTeams-image-1

Hay otros que han tenido un destino peor. Yusuf Kama, a cargo de William Nadylam, fue uno de los personajes secundarios más importantes de la segunda cinta, y aquí solo tiene tres líneas de diálogo, de las cuales dos son su nombre. ¿Por qué traerlo de vuelta? Gran parte de la cinta nos presenta el dilema de que Grindelwald sabe exactamente qué harán los protagonistas, por lo que nuestros héroes tienen que encontrar una forma de vencerlo sin que él se dé cuenta. Para esto, Dumbledore crea un complicado plan que nunca es explicado claramente, y al final del día se siente inconsecuente. Toda la historia avanza de una forma torpe, en donde llegamos a una nueva escena de una manera poco coherente. Ni siquiera quiero hacer mención del plan del villano en turno, ya que tiene múltiples errores en su estructura, y conforme más y más piensas en él, más y más se desmorona toda la cinta.

Fantastic Beasts: The Secrets of Dumbledore sufre de múltiples problemas de este tipo. Hay muchos personajes, cada uno con una misión diferente, la cual no llega a tener un gran peso en el marco general, y ninguno atraviesa por una evolución de algún tipo que valga la pena. Dumbledore nunca se cuestiona lo que es pelear contra su pasado amor, ya que este elemento no tiene importancia en la historia, puesto que así es más fácil eliminar este punto para el mercado de China. Grindelwald ni siquiera hace mención de esto. Por si fuera poco, la trama está construida de una forma que en más de una ocasión sientes que te acabas de perder algo importante.

maxresdefault

Rowling es una buena novelista, nadie puede negar eso, pero parece que aún tiene problemas para hacer guiones de película. La escritora introduce personajes, locaciones, conceptos y mucho más que deja a medias. Claramente, ella quiere construir un extenso mundo, pero aún no sabe cómo enfrentarse a las limitantes de este medio. Sigue escribiendo cientos de páginas que al final del día tienen que ser recortadas, resultando en un monstruo de Frankenstein que apenas y tiene pies o cabeza.

Una pequeña luz

Claro, estamos hablando de una película, la cual tiene más que solo su historia. En este sentido, las cosas mejoran un poco. Todos los actores siguen haciendo un trabajo de primer nivel. Jude Law encapsula a la perfección a un joven Dumbledore, y es capaz de crear un reflejo de alguien que está a punto de convertirse en un anciano muy poderoso. Dan Fogler también merece un reconocimiento, ya que sigue siendo un rayo de sol en este ambiente tan serio. Sí, su papel es básicamente el del comediante, pero le da tanta vida al mundo, que, aunque su importancia narrativa disminuye con cada nueva película, se ha convertido en una parte fundamental de la saga. 

fantastic-beasts-3

Ahora, el elefante en el cuarto es Grindelwald, quien notablemente cambió de actor. Debido a una serie de conflictos personales, Johnny Depp no pudo retomar este papel, y en su lugar Mads Mikkelsen se encargó de este personaje. ¿Cómo lo hizo? Bueno, bastante bien. El actor europeo nos logra presentar un villano que es carismático y despiadado al mismo tiempo. Sabe cómo manipular a la gente, no con amenazas, sino con encantos, y no me refiero a los mágicos. Esta interpretación fue una de las mejores en toda la cinta, y no me molestaría ver más de él en un futuro.

¿Eso es todo lo bueno? No. Algo que las películas de Harry Potter mejoran de forma constante, su apartado visual, específicamente hablando de los efectos especiales. Si bien no hay algo que logre enfrentarse a las peleas entre Harry y Draco en El Misterio del Príncipe, o Dumbledore contra Voldemort en La Orden del Fénix, los conflictos que vemos aquí son ingeniosos, y bastante entretenidos. El único problema es que muchos de estos terminan de una forma bastante rápida. No tienen una resolución clara, y en más de un sentido se llegan a sentir como secuencias que solo están enfocadas en extender la duración de la cinta. Es un buen espectáculo visual, pero uno que puede ser mejor.

¿El final de la saga?

scoreatomixmovies_1.5La pregunta es: ¿vale la pena ir al cine a ver Fantastic Beasts: The Secrets of Dumbledore? Si eres un gran fan del mundo mágico de Harry Potter, es muy probable que ya tengas tus boletos. Sin embargo, para el resto del público, tengo que pedirles que vayan a ver otra cosa. Hay mejores maneras de invertir dos horas de tu día. Puedes ir a ver Sonic the Hedgehog 2. Los museos están abiertos. Un pícnic no es una mala idea. Hacer fila para entrar a un restaurante de mariscos suena como algo más divertido. 

Si este es el último capítulo de la saga de Fantastic Beasts, es una conclusión muy triste. La culpa no es de los actores, quienes hacen un buen trabajo con el material que se les da, ni del director, sino de Warner Bros. y J.K. Rowling, quienes no saben cómo manejar esta serie. Es una verdadera lástima, la primera cinta fue divertida, y contar la historia sobre el enfrentamiento entre Dumbledore y Grindelwald tiene potencial, pero la ejecución deja mucho que desear.

Pleca-Amazon-OK

Sebastian Quiroz
24 años. Editor en Atomix.vg. Consumidor de la cultura pop.