Advertisement

#LuchandoPorMéxico: cuando la lucha libre se combina con… ¿World of Warcraft?

TRENDING



A mediados del pasado septiembre, México sufrió los estragos de dos sismos que pusieron a prueba su capacidad de respuesta ante desastres naturales. Si bien la atención se concentró en los daños que provocó el temblor del 19 de septiembre en la capital, otros estados como Oaxaca, Chiapas y Guerrero también vivieron graves afectaciones. Entre ellas se pueden contar las sufridas por diversos planteles escolares, principalmente de educación básica.

La adversidad generó diversos y notables gestos de solidaridad. Una vez más, las autoridades tuvieron que ver el ejemplo de la sociedad civil. Al ser un entretenimiento cercano a la gente, la lucha libre se hizo partícipe de dichos esfuerzo. Un ejemplo es la Triple A, promotora cuyos directivos y atletas participaron en el acopio y reparto de víveres, así como en otras actividades.

Sin embargo, a poco menos de tres meses, las necesidades siguen existiendo. Aún hay escuelas que necesitan de recursos para su reconstrucción. Por ello, Triple A convocó a una función a beneficio en el Gimnasio Juan de la Barrera de la Ciudad de México. Lo recaudado sería donado íntegramente a Kidzania, quien administraría dichos fondos y los transparentaría para mostrar que, en efecto, se están reconstruyendo escuelas.

¿Y qué hacemos nosotros ahí? Buena pregunta. Resulta que diversas empresas se unieron a dicho esfuerzo de colaboración con las escuelas afectadas. Entre ellas, Blizzard. La marca World of Warcraft apareció como uno de los principales patrocinadores de la función, lo cual llamó nuestra atención. ¿Qué nos podía deparar una alianza entre uno de los principales publishers de videojuegos con el entretenimiento deportivo más popular en diversos sectores del país?

Por la Horda

Lo primero que supimos es que la colaboración por parte de Blizzard no se limitará a la función de Luchando por México. La marca explora diversas posibilidades no aprovechadas antes en el mercado mexicano, además de que se agradece su participación en un evento con la finalidad de darle un futuro más viable a niños que se quedaron sin un lugar digno para estudiar. Sobra decir que, al ser un entretenimiento de masas y con muchas posibilidades de aprovecharse, la lucha libre suena a un perfecto complemento para hacer visibles las diversas marcas del publisher californiano.

Tan pronto comenzó la función, pudimos ver las posibilidades que podría tener la presencia de la marca World of Warcraft en Triple A. Uno de los nuevos valores de la promotora, el Hijo del Vikingo, apareció en el ring ataviado con vestimentas de guerrero, armas de fantasía y una tropa de guerreros medievales cobijándolo. Si bien su equipo cayó luego de una trepidante lucha ante la tripleta de Australian Suicide, es un personaje que Blizzard podría aprovechar para ligar su marca y posicionarla. El muchacho tiene talento, un personaje con bastante originalidad y que tiene proyección para ganarse un renombre a futuro.

Si algo ha caracterizado a Triple A es la posibilidad de construir relevos de locura, en el que atletas muy diversos tienen espacio para demostrar sus habilidades. Así, por ejemplo, el equipo de Goya Kong, Mamba y Mini Histeria encaró al de Faby Apache, Dinastía y el Niño Hamburguesa. Sí, hay mucho por mejorar en algunos de estos estetas en el nivel técnico, pero tienen todo para construir un agradable espectáculo. Faby Apache le dio la victoria a su tripleta, en una lucha donde Goya resultó lesionada.

En una lucha de vuelos intensos, el equipo de La Parka Negra, Super Fly y Joe Lider se impuso al de Aerostar, Raptor y Argenis. Aerostar tendría un rol en la siguiente lucha, al intervenir con un lance desde las alturas contra el equipo de los Psycho Circus quienes se enfrentaban a La Parka, Cuervo y Escoria.

Hace unos meses Doctor Wagner perdió la máscara ante Psycho Clown y para muchos, incluyendo a quien les escribe, aún no era tiempo de que se hiciera de tan preciada tapa. Sin embargo, huelga decir que el heredero de los Alvarado en Triple A es actualmente el máximo ídolo de la promotora. Su nombre fue el más coreado de la noche, con todo y su club de fans. Por ende, no extraña que alcanzara como trofeo una de las máscaras con mayor renombre en la historia luchística mexicana.

Psycho se hizo acompañar de Pagano, una joya independiente con raíces en la escena extrema del norte del país, así como con un joven destacado como el Hijo del Fantasma. Los tres enfrentaron a rudos consagrados como Chessman, Averno y Texano Jr.. Una lucha entretenida pese a no ser una exposición de técnica, en la que no faltaron las sillas sobre el entarimado para castigar a los rudos. El totalmente payaso, honrando a su afición, se hizo de la victoria.

La arena, a un 85 por ciento de sus localidades ocupadas, mostró una grada dedicada a World of Warcraft. Escuchar a Arturo “el rudo” Rivera hacer menciones acerca del juego fue una experiencia surreal, así como ver el ring rodeado con el emblema del juego. También se mostró un tráiler del título previo al inicio de la función, aunque hubiera sido interesante ver más involucrada a la marca en las acciones. Ya lo han hecho otras compañías en la misma Triple A.

De entrada vale la pena agradecer que Blizzard no sólo vea potencial en el mercado mexicano, sino que también sea partícipe de una función a beneficio que ayude a levantar comunidades golpeadas por los desastres naturales. Es una muestra de que, más allá de ser meramente consumidores, hay un interés real por nuestro público. Eso sí, el publisher apenas explora las posibilidades, por lo que será interesante ver las sorpresas que nos tendría preparadas. Ya sea sobre el ring o fuera de el encordado.

Fotografías: Cortesía Triple A


Ernesto (Neto) Olicón
Colaborador en Atomix.vg. Amante de la pelea videojueguil, en cualquiera de sus presentaciones. Aventurero en mundos mágicos y contador de historias. Periodista de tiempo completo.