Advertisement

Apostar en la industria equivocada no es divertido

TRENDING



Recuerdo la vez en que alguien intentó ofenderme diciendo que me buscara un trabajo de verdad y que me fuera a jugar a mi casa. De hecho, lo que me molestó en sí fue que hay personas que no toman en serio el medio de los videojuegos.  Creo que subestiman el poder para enseñar, la posibilidad de transmitir una idea o la belleza que tienen. Varias personas creen que sólo otros medios de expresión son válidos, como el cine o la literatura.

Muchos dirán que éste es un medio de entretenimiento, nadie va a refutar eso, pero detrás de ese juego, también está el trabajo de muchas personas y horas de dedicación a un proyecto. Así como hay una industria para el cine, también la hay para los videojuegos. Es importante saber cuántas personas trabajan en los diferentes estudios, la inversión que existe detrás de un juego, la apuesta que toman al empezar un proyecto y el análisis del público al que va dirigido, si cumplieron o no las metas y cómo fue recibido por los jugadores.

El verdadero problema está en que muchos no entienden que debe haber un equilibrio en la valoración de esta industria: es juego o es dinero invertido (como si todo un mundo pudiese reducirse a tan sólo dos palabras), conceptos que, en su mayoría, podrían asociarse fácilmente con dos perspectivas: la del niño y la del adulto.

Justo hoy se comentó que uno de los inversionistas de Nintendo está muy molesto porque en las juntas no se habla de cómo van los números de la compañía, ganancias y dividendos, sino de cómo deberían ser los nuevos videojuegos, los cuales -por cierto- nunca ha entendido. Lo imagino enojado, incluso aburrido, mirando en su carpeta los números mientras, al frente de la conferencia, hablan de qué podemos hacer en un nuevo Zelda o de lo bien que se ve Yoshi con estambres y todos haciendo StreetPass (al menos así serían divertidas las juntas).

No es que le pidamos que sea un experto en toda la historia de The Legend of Zelda o que pueda pasar la última misión de Super Mario 3D World sin que le quiten una vida, tampoco espero que sea el mejor piloto en Mario Kart 8 o el mejor alcalde de Animal Crossing. Pero ¿cómo espera ver resultados económicos si no entiende lo que para muchos significa Nintendo? Porque, dicho sea de paso, sin juegos que exploten el potencial de la consola, que llamen la atención a los distintos públicos y que los emocionen, no habrá ventas que mejoren su situación.

Considero que culpar a Satoru Iwata de lo que pasa en toda una compañía no es lo más lógico, después de todo, las juntas son también para opinar. Sin embargo, ¿qué sucede cuando en tu mesa tienes a personas que sólo ven dinero? ¿Qué pasa cuando todo se reduce a querer una fórmula mágica que genere millones?

Al parecer, alguien se equivocó de juego: querer una fórmula que no comprendes no es, ni nunca será, la solución. Es casi tan absurdo como querer preparar un pastel Saint Honoré a la primera: nadie que no sepa manejar caramelo debería intentarlo. O como dar clases sin dominar el tema; como ir mar adentro sin saber nadar. No digo que sea imposible aprender, tampoco digo que es necesario un conocimiento enciclopédico (muchas veces basta especializarse en un tema o área), pero si no tienes gusto por lo que haces, ¿cómo esperas avanzar?

Sumemos este hecho al factor de que es parte de una empresa; debería apoyar o, al menos, intentar interesarse por el medio en el que está involucrado (o, en otras palabras, donde tiene su dinero). Si no le gusta esta industria, debería incursionar  en otra y, lo más importante, no demeritar el esfuerzo de quienes crean para los demás (¡como si la inspiración, el talento, el tiempo y la dedicación valieran poco!).

Lo que más afecta son los prejuicios hacia un tema que no nos interesa y la falta de compromiso con la que nos desenvolvemos en las diferentes áreas. En el momento  en que esa perspectiva cambie para las actividades que desempeñamos día a día, entonces podremos tener mejores resultados a  nivel personal, familiar y laboral.

 

Fuente: My Nintendo News

Katya Ocampo
Correctora de estilo y Editora en Atomix