La Liga Latinoamericana Norte tiene un “nuevo” campeón

TRENDING

TERMINATOR: DARK FATE YA TIENE PRIMERAS REACCIONES
FRANCIS FORD COPPOLA ARREMETE CONTRA PELÍCULAS DE CÓMICS
JARED LETO YA NO SERÁ EL GUASÓN
SE FILTRA POSIBLE PRECIO DE PS5
POLÍTICOS CONDENAN RECIENTES ACCIONES DE BLIZZARD
DENTISTA GASTA $1 MILLÓN DE DOLARES EN JUEGOS
RESIDENT 5 TIENE PROBLEMAS DE FPS EN SWITCH
ÉSTAS SON LAS CINTAS ANIMADAS NOMINADAS PARA UN OSCAR
EL SWITCH SUPERA LAS 15 MILLONES DE VENTAS
POLLITOS EN FUGA 2 YA EN PRE-PRODUCCIÓN
BLIZZARD CANCELA EVENTO DE OVERWATCH EN NUEVA YORK
SPIDER-MAN Y VENOM PREPARAN CROSS-OVER
ZOE KRAVITZ SERÁ LA NUEVA CATWOMAN
¿VEREMOS CYBERPUNK 2077 EN SWITCH?
PRIMER VISTAZO AL NUEVO EQUIPO ROCKET

El ganador de la temporada representará a la región en el Mid Season Invitational

Llegaba el momento que los seguidores de League of Legends en Latinoamérica estaban esperando, la culminación de más de diez semanas de enfrentamiento, era momento de tener un nuevo campeón, o algo muy similar.

Después de muchas sorpresas, decepciones y sucesos que se quedarán en la memoria de los jugadores solo dos equipos habían sido capaces de luchar por levantar el trofeo de la LLN; Rainbow 7, antes conocido como Lyon Gaming, e Infinity eSports. Se repetía de nuevo la final del año pasado.

Cientos de fans se dieron cita en el sur de la Ciudad de México para ver en vivo a las leyendas de Latinoamérica enfrentarse por el título de la región. A pesar de que el sol de primavera estaba a todo lo que daba, esto no menguaba la emoción de los seguidores de LoL que con los ánimos en alto hacían fila esperando entrar al recinto.

El escenario se encontraba en el centro del lugar, las gradas lo rodeaban completamente, las cuales poco a poco se fueron abarrotando de fans, cosplayers, familias y entusiastas de League of Legends los cuales desde el primer momento mostraron toda la energía posible para apoyar a su equipo favorito.

Las pantallas del lugar comenzaron a proyectar una cuenta regresiva, lo que de inmediato alertó a los asistentes del inicio de la jornada. En una sola voz el contador llegó a cero y así se dio inicio a la Final de la Liga Latinoamericana Norte.

El hype empezó con los videos de “Leyendas” en los que vimos un poco de la vida de los jugadores, la audiencia gritaba de emoción con las proyecciones generando una energía colectiva que era imposible de ignorar. Las palabras de ambos equipos iban dirigidas a una sola cosa: ganar el trofeo y el boleto de entrada a MSI.

Con los ánimos al máximo y el hype a todo lo que daba los presentadores anunciaron la entrada de los equipos, iniciando por el campeón defensor Rainbow 7, quien a pesar de cambiar de nombre no ha perdido la visión de ser el mejor de Latinoamérica Norte. Con vitoreos el público dio la bienvenida al que todos esperaban levantara por décima ocasión.

Acto siguiente aparece en el mapa el retador, Infinity eSports, nuevamente con la esperanza de levantar la copa; el año anterior cayeron ante el mismo rival, pero en esta ocasión tenían en su mirada un gran deseo por destronar al campeón.

Entre gritos, pancartas y clásica ola mexicana dio inicio la primera partida.

Durante la fase de bloqueo y selección nos llevamos una sorpresa, Manu sería en quien el equipo de R7 depositaría su confianza, con una combinación que incluía a Karma en mid y Rakkan como soporte Kai’sa sería la elegida para liderar el enfrentamiento.

Del otro lado de la arena INF había apostado por una selección de campeones para el juego tardío, enfocándose en Caitlyn y Cassiopea, sin embargo no descuidaban otras líneas y con Sejuani y Orn tenían cubierto el inicio del juego.

Oddie se posicionó muy bien durante los primeros minutos del encuentro, de esta manera Seiya y el junglero se llevaron la primera sangre para R7, pero INF no se iba a quedar de brazos cruzados por lo que de inmediato respondió asesinando a carrilero central de Rainbow 7. De ahí el equipo del infinito se fue arriba.

SolidSnake terminó ganando terreno a Oddie, por lo que constantemente iniciaba peleas en grupo gracias a la definitiva de Sejuani, cosa que Rainbow no podía contrarrestar, pues aunque Genthix trataba de hacer lo mismo el clickeo se iba a los tanques del equipo contrario. La mala comunicación entre el campeón defensor fue el factor de mayor peso para perder ventaja y eventualmente rezagarse conforme pasaban los minutos.

El tiempo se volvió el peor enemigo de R7 ya que conforme avanzaba el juego el enemigo realizaba jugadas que ponían en jaque al campeón de la región.

Eventualmente las cosas se complicaron para Rainbow 7, los errores generales del equipo y la falta de daño por parte del ADC terminaron por dar el primer juego a Infinity quien por primera vez en la historia le había ganado un juego a Lyon/R7 durante una final.

Con lo anterior en la cabeza R7 toma la decisión de sustituir a Manu y colocar a Zeicro en la bot lane junto con Genthix, aunado a eso Seiya retoma la posición de daño en el equipo por lo que selecciona a Azir para la línea central, dejando en claro que no iban a ceder un juego más.

Mientras tanto Infinity se apropió de la composición fallida de R7 e intentó implementarla de su lado del mapa, Kai’sa repite en bot lane y Karma en mid lane, continuando con Sejuani en la jungla.

El segundo juego tuvo un inicio considerablemente más lento, diez minutos pasaron y no se veía acción, R7 se hacía lentamente de objetivos pero no fue sino hasta el minuto 17 que se presentó la primera sangre para el campeón el cual ya había juntado una ventaja considerable de oro en sus bolsillos. De ahí el defensor de la liga comenzó a avanzar por el mapa hasta llegar a la base del rival en un juego casi perfecto para Rainbow 7.

Los ánimos del recinto estaban al tope y en ese mismo sentir los equipos entraron para el tercer juego. Rainbow 7 repitió selección de campeones, lo que fue un error fatal para Infinity, quien con el duo Xayah/Rakkan esperaban tomar ventaja en la líena inferior, lástima que las cosas no fueron así.

Al inicio del tercer juego INF completó algunos objetivos, con los cuales esperaba hacerse de una ventaja, pero a pesar de tener torres R7 se adelantaba en los asesinatos, cosa que ayudó para obtener oro y obtener lo que se requiere en una final de este calibre, torres, heraldo y dragones.

Con objetivos en la bolsa R7 se acercaba peligrosamente a la base de Infinity, quien defendió con uñas y dientes lo poco que les quedaba de pie, justo cuando pensábamos que el juego había finalizado, INF sacó al rival del nexo gracias a un flanqueo por parte de Relic, dándoles un momento más de vida.

La siguiente pelea se enfocó en la fosa del Dragón Ancestral, todos sabían que esa sería la definitiva y mientras Infinity se enfocaba en no perder el objetivo Seiya tenía otros planes. De un momento a otro el carrilero central de R7 apareció en la base rival, destrozando por completo las esperanzas del INF en uno de los backdoors más impresionantes de la región.

Ahora solo quedaba un juego para que el campeón se coronara de nuevo.

A estas alturas Infinity había aprendido la lección, era momento de bloquear a Azir, pero R7 respondió tranquilamente seleccionando a Orianna.

Una cosa era más que clara; la esperanza de Infinity se había esfumado por completo cosa que el defensor aprovechó por completo para dominar el cuarto juego de inicio a fin. Los objetivos caían uno a uno y la final se acercaba a su culminación.

La organización Rainbow 7, bajo su nuevo nombre, había alcanzado algo insólito: ganar diez veces seguidas el trofeo convirtiendo a Seiya en el único jugador profesional de LoL en obtener un título así.

Aunque los fans de Infinity se encontraban destrozados esta fue una final que se quedará en la memoria de todos.  La siguiente parada para el campeón será MSI, en donde esperan mostrar que la región de Latinoamérica tiene potencial para ser reconocida como una de las grandes.

Karla Dorantes