Sí, ahora será posible hacer música con nuestras pompas

TRENDING

LA REUNIÓN DE FRIENDS SE SUSPENDE INDEFINIDAMENTE
YA HAY FECHA PARA EL REGRESO DE LOS ANIMANIACS A LA TV
NUEVO MEGA PACK DE PS4 LLEGARÁ A LATINOAMÉRICA ESTE MES
FILTRAN GAMEPLAY DEL MULTIJUGADOR DE TLOU II
YA ESTÁ DISPONIBLE UN NUEVO JUEGO DE GAME OF THRONES
PRONOSTICAN AUMENTO DE PRECIO EN BOLETOS DE CINE
DAN LUZ VERDE PARA JOHN WICK 5
UN NUEVO VENGADOR PODRÍA LLEGAR A FORTNITE
ESTE RECONOCIDO ESTUDIO ESTÁ AYUDANDO CON EL DESARROLLO DE HALO INFINITE
LA BETA DE XCLOUD YA NO FUNCIONA EN IOS
REPORTAN QUE SFVI ESTÁ TENIENDO UN DESARROLLO PROBLEMÁTICO
UN REBOOT DE REN Y STIMPY YA ESTÁ EN DESARROLLO
YA NO HABRÁ MÁS PERSONAJES EXCLUSIVOS DE MARVEL'S AVENGERS
ÉSTE ES EL LOGO OFICIAL DEL NUEVO ESCUADRÓN SUICIDA
SE FILTRAN SUPUESTAS FOTOS DEL DUALSENSE EN COLOR NEGRO

BootyMusic

Para hacer música, cualquier objeto es buen instrumento, inclusive varias partes de nuestro cuerpo como lo son, digamos, las pompas. Así es, como parte de un proyecto experimental colaborativo, la compañía de audio AIAIAI ha realizado una peculiar pieza musical que fue compuesta con ayuda de la tecnología… y los movimientos del trasero de una bailarina profesional de twerking.

The Real Booty Music Project consiste en un trabajo en el cual participaron expertos del audio como Branko de Buraka Som Sistema, la compañía de diseño y tecnología OWOW y la reina del twerk Louise. Por medio de un conjunto de sensores y acelerometros que fueron colocados en las pompis de la bailarina, fueron detectados todos los movimientos que la chica realizaba con su trasero al tiempo que estos eran transformados en sonidos que iban componiendo una melodía electrónica.

¿Qué tan armonioso quedó el resultado? Ustedes mismos juzguen:

¿Increíble, no es así? Pero aunque no lo crean este no es el único proyecto que han realizado dentro de AIAIAI. Otro ejemplo con el cual demostraron que se puede hacer música con cualquier cosa fue el Sound Taxi, vehículo que fue acondicionado de tal forma que pudiese captar los sonidos de la ciudad y los transformase en música que era reproducida al interior de un taxi por medio de unos audífonos.

“¡Qué bajo han caído!”

Fuente: Web AIAIAI