Advertisement

Reseña: Flywrench – Frustación Irresistible

TRENDING



¿Qué es lo que nos motiva a seguir jugando después de que vemos la pantalla de Game Over? La dificultad de un juego puede ocasionarnos claros estados emocionales: desesperación, enojo, tristeza. Pero, ¿qué tal cuando logramos cumplir un nuevo objetivo en un videojuego? Entonces pasamos a un momento de felicidad, gloria y autorrealización. Flywrench es la quinta esencia de la dificultad en los videojuegos y sirve perfectamente para adentrarnos en detalles finos del diseño de juegos.

Pasen al análisis del juego Indie en turno: Flywrench- Frustación Irresistible

Flywrench, creado por Mark Essen, se publicó en diciembre del 2010 en la página de http://messhof.com. El juego fue desarrollado utilizando el engine GameMaker y a principios de diciembre de ese año el mismo Mark Essen haría contacto en los foros de la comunidad de desarrolladores de YoYoGames anunciando su obra terminada.

Remember, Speed is important but timing is everything

En este juego tú eres un piloto controlando la nave Flywrench 6802. Tu misión es burlar los diferentes portales de seguridad en cada planeta del Sistema Solar hasta llegar al Sol en donde se encuentra un valioso archivo secreto. Los controles constan sólo de 4 botones: las usadísimas teclas WASD o las flechas direccionales de tu teclado. La configuración que quieras usar dependerá de qué manera te acomodes mejor.

Al iniciar tu partida te darás cuenta que tu nave se precipita hacia el fondo de la pantalla y deberás moverla constantemente hacia arriba (movimiento parecido a un gracioso aleteo) para mantenerla a flote. Cuando haces esta acción verás que tu nave cambia de colores: a blanco cuando está horizontal y a rojo cuando está totalmente vertical. ¿Para qué sirve esto?

En cada planeta del sistema solar del juego deberás conducir tu nave vertiginosamente a través de diferentes obstáculos y la única manera de evadirlos sin destruirte es atravesándolos, cambiando el color de tu nave. Por ejemplo, si la barrera es roja solamente la podrás atravesar si tu nave es del mismo color. Hay un tercer estado en tu nave que es cuando hace el movimiento giratorio (flecha hacia abajo o tecla S) para evadir igualmente ciertos obstáculos cambiando el color de tu vehículo a verde. Sí, esta mecánica de cambiar colores nos puede recordar un poco al excelente Shump Ikaruga.

Don´t Get Cocky, 6802

¿Dónde radica la dificultad de Flywrench? Tienen que jugarlo. La nave se ve seriamente afectada por factores físicos como la inercia y la gravedad obligándote a que tengas un control 100% preciso. Tus movimientos deben ser exactos y no hay margen para el error. El menor descuido ocasionará la muerte y el reinicio del nivel. Simple y sencillamente, este juego debe jugarse perfecto si se quiere progresar.

Conforme avances, cada planeta introducirá alguna mecánica nueva en los niveles, dando una pequeña frescura al ritmo del juego. Pero principalmente, el reto se irá haciendo más difícil porque los niveles son cada vez más largos y su diseño te obliga a jugar mejor. El juego requiere de cierta memorización de los obstáculos, pero en general el éxito dependerá de la precisión de tus dedos en el teclado.

No one has made it to the Mars gate before

Los videojuegos nos exigen un aprendizaje activo continuo. Fallamos, aprendemos y mejoramos, y la única forma de progresar es seguir jugando. ¿Cuál es la motivación? Saber que nuestro éxito será directamente proporcional al tiempo que estemos jugando. Es así de sencillo. Entre más juguemos y nos concentremos, mejores seremos y el resultado se verá claramente reflejado en la pantalla.

Un gran desafío de cualquier diseñador de videojuegos es lograr que el usuario se sienta satisfecho por su esfuerzo realizado: entre más tiempo le dedique y mayor sea el trabajo, la recompensa deberá ser proporcionalmente igual. Aquel doloroso momento en el que aventamos el control y decidimos ya no seguir jugando sucede porque creemos que no podemos ser capaces de superar el problema o, en su defecto, nos damos cuenta de que la satisfacción ya no será suficiente para justificar el esfuerzo de aquel arduo camino.

Flywrench tiene un balance perfecto en la dificultad y la satisfacción. Los niveles nunca exigen un esfuerzo desmedido que ocasione que te rindas y el resultado final de tus intentos será concluir una fase. El castigo por equivocarte no es abrumador, de hecho, no hay pantalla de Game Over. En cuanto se destruye tu nave siempre regresas inmediatamente a jugar, lo que implica una experiencia de juego sin pausas. Además, hay autosaves después de cada planeta que terminas, para que así no tengas que jugar de corrido o volver a pasar cada sección.

What secret does our solar system hold?

Las gráficas y la música del Flywrench acompañan a la perfección la temática del “cyber espacio” y la historia un poco ambigua, abierta a la interpretación del jugador. Si lees con atención todos los textos que aparecen durante tu aventura y llegas al final del juego te darás cuenta un poco de la intención del mensaje que Mark Essen trató de transmitir. Otro detalle excelente de las más recientes versiones es que tienen editor de niveles para que cada uno pueda hacer sus tortuosos laberintos.

Aunque es bastante corto, Flywrench es ampliamente disfrutable si uno está dispuesto a afrontar la frustración (el reto) que te otorga. Sí, es un juego difícil pero nuestro éxito depende únicamente de nosotros y al terminarlo obtenemos una reconfortante satisfacción. Gamer, no te resistas y acepta el reto.

Pueden descargarlo gratuitamente en estos links:
Versión 1.5 para Windows
Versión 1.5 para Mac




Remy Bastien
Creyente de que los videojuegos tienen un efecto más allá del simple entretenimiento. Apasionado de los medios de entretenimiento y la narrativa en nuevos medios.