E3 2012: Hands-On Dishonored. ¿Vale la expectativa que ha generado?

TRENDING

FILTRAN UNA FUNCIÓN CLAVE DEL PS5
BILL GATES PONE EN SU LUGAR A ELON MUSK TRAS POLÉMICOS COMENTARIOS
ASÍ SERÍA LA EVOLUCIÓN DE EEVEE EN UN POKÉMON TIPO FANTASMA
POLÍTICO ACUSA A DBZ DE SER UN ANIME PORNOGRÁFICO
ASÍ ERA EL DISEÑO ORIGINAL DE ITACHI UCHIHA
TOCAN OPENING DE DRAGON BALL GT EN TLOU II
SE DISFRAZA DEL JOKER MIENTRAS PASEA EN MOTO ACUÁTICA
SEKIRO TENDRÁ UNA EDICIÓN GOTY EN JAPÓN
NETFLIX TRABAJA EN UNA PELÍCULA DE BEYOND GOOD & EVIL
FAN CREA SU PROPIO RPG DE DRAGON BALL
LA CASA DE PAPEL TERMINARÁ CON LA QUINTA TEMPORADA
TRUNKS SE CONVIERTE EN SUPER SAIYAJIN 3 EN EL ANIME
FINAL FANTASY XI RECIBIRÁ NUEVO CONTENIDO EN PLENO 2020
EL NUEVO JUEGO DE BATTLETOADS SALDRÁ EN AGOSTO
FILTRACIÓN REVELA NPCS HUMANOS EN ANIMAL CROSSING

Desde su primer tráiler, muchos pensaron que Dishonored era una especie de secuela espiritual de Bioshock. No sólo el ambiente y la atmósfera eran muy similares, sino que el sistema de juego parecía ser muy parecido al del aclamado título de Ken Levine.

En el pasado E3 2012 tuve oportunidad de entrar a la instalación de Bethesda a jugar el demo completo de Dishonored y me dejó con varios comentarios al respecto. ¿Es un título que deberíamos estar esperando con fervor? Sigue leyendo.

Dishonored tiene una resolución muy baja. Los cuadros por segundo del juego tampoco son los más altos. Tal vez era culpa de una televisión mal calibrada, pero debo decir que, en términos de imagen, el título me quedó mucho a deber: texturas borrosas, bordes aserrados (problemas de anti-aliasing), modelos de los personajes pobremente realizados, escenarios adustos… la lista sigue y sigue.

Creo que el problema principal de Dishonored recae en lo poco vivo que se siente el ambiente. No me malinterpreten: sé que la idea del título es expresar la desolación del desarrollo industrial inglés del siglo pasado; sin embargo, al menos la sección que vi en el demo parecía más un ejercicio triste de un diseño de niveles pobre y falta de atención al detalle. Al menos los colores deslavados sí cumplían con su tarea de volver más deprimente el entorno del juego…

De acuerdo, me dirán, tal vez la dirección de arte y el diseño de niveles sean monótonos, pero, ¿no es más importante el sistema de juego? La respuesta es sí. Por desgracia, el rato que jugué Dishonored fue un incómodo momento de confusión y repetición de la misma estrategia. Me explico: ¿recuerdan cómo en Bioshock hay muchísimas formas de aproximarse a la misma situación? Bueno, en Dishonored las herramientas con las que dispones para abrirte paso no permiten mucha variedad en el combate. Por un lado, puedes producir ratas que distraerán a los enemigos, disparar distintos tipos de saetas con tu ballesta y, por el otro, tienes habilidades como un torbellino que empuja a los enemigos. El problema es que hay herramientas redundantes y habilidades que, en lugar de permitir un sistema de juego más divertido, saturan al jugador sin ofrecer algo significativo al combate.

Imaginen el siguiente escenario. Hay tres enemigos, entonces empleo la modalidad sigilo (que es meramente agacharse) y produzco ratas bajo sus pies. Luego, uso mi habilidad de viento para empujarlos a un charco de agua que está detrás de ellos y disparo una saeta eléctrica que los fríe al mismo tiempo. ¿Suena divertido, no? Es una lástima que jamás haya pasado en el juego. Otras habilidades como la teletransportación simplemente no son explotadas de una forma satisfactoria. No pude jugar el título el tiempo suficiente como para identificar el problema central, pero sospecho que en parte es culpa del sistema de combate y el diseño de niveles. Para empezar, hay una horrenda mira asistida activada por defecto que dirige, como su nombre lo indica, tu mira hacia los enemigos. Ver algo tan burdo a estas alturas habla de la falta de conciencia que tiene el estudio que está desarrollando Dishonored. Simplemente basta voltear la mirada a series como Halo o Gears of War para ver una mira asistida bien implementada. El sistema de combate cuerpo a cuerpo también deja mucho que desear. Me pareció más acertado el de Skyrim y ni siquiera es un título que se enfoque en la acción como Dishonored.

A fin de cuentas, el indicador más peligroso de la calidad del título fue que a los cinco minutos ya no quería jugar más. En verdad me duele haber tenido una experiencia tan negativa con el juego, pues era uno de los más anticipados, para mí, en este E3 2012. Asher me comentaba con acierto que no es un juego AAA, pero eso me produce un pesar aún mayor: ¿ya no hay espacio en esta industria para títulos que no sean AAA?, ¿es necesario un presupuesto enorme para producir un título de alta calidad? Esperemos que en los meses que quedan de desarrollo Dishonored levante vuelo, pues, hasta el momento, parece que realizará un aterrizaje más que forzoso.


Jorge Arellano Olvera
Prueba video