Advertisement

Reseña: Pokémon Conquista

TRENDING

Recuerdo que en algún momento platiqué con un amigo japonés y le pregunté cuál era su juego favorito. Me contestó: “Tengo dos: Call of Duty 4: Modern Warfare y Nobunaga’s Ambition“. Realmente no esperaba esa respuesta —sobre todo de un japonés.

Al día de hoy sigo sin entender lo de Modern Warfare, pero el otro juego hizo bastante sentido. Un Grand Strategy Wargame Historical Simulation Turn-based Tactical RPG de 1987 en el cual se retrata el Japón feudal era una de las respuestas que esperaba.

No tengo idea cómo es que Tecmo Koei y Nintendo fusionaron la serie con Pokémon, pero bastan unos minutos con Pokémon Conquest para darnos cuenta de que le queda como anillo al dedo. El resultado de la mezcla es un fantástico Tactical RPG que, más allá de hacer justicia a ambas series, es un título divertidísimo.

La historia habla de una leyenda de la región de Ransei que versa sobre la unión de todos los reinos para revelar al legendario pokémon que creó el lugar. Pero, seamos sinceros, realmente no debería importarnos el pretexto para fusionar dos series tan geniales. En Pokémon Conquest te enfrentarás con otras naciones para después usar sus guerreros y, por consecuencia, sus pokémon.

Me sorprende lo bien hechos que están los tutoriales. Por alrededor de dos horas y cuatro reinos te divertirás aprendiendo las mecánicas del juego. Debido a que Pokémon Conquest es un título que, de alguna manera, es más amigable que previos Nobunaga’s Ambition, no te costará mucho aprender a jugar, sobre todo después de todas las horas que le hemos metido a Final Fantasy Tactics.

Después de este tutorial es cuando el juego realmente te abre las puertas y podrás asignar guerreros a otras actividades entre batallas, como hacer más grande el ejercito, buscar oro o, bien, entrenar a los pokémon.

Más vale que te acostumbres a arriesgar. Lejos de ser algo bastante lineal y con una historia establecida (aunque en ocasiones lo es), en Pokémon Conquest tendrás que arriesgar batallas, tierra y demás elementos para llevarte la victoria. En tu camino encontrarás algunos pokémon salvajes, los cuales se podrán unir a tu ejército. Obviamente todos tus pokémon podrán evolucionar, así que prepárate para un juego que podrás seguir jugando mucho (MUCHO) tiempo.

Si eres como yo, probablemente algo que disfrutas mucho del DS es que se siente como el último bastión del pixel art. Pokémon Conquest no es la excepción: los escenarios están en 3D en una vista isométrica y los sprites de los pokémon se escalan para dar la sensación de distancia. El resultado es un encantador juego de Tactical RPG que tendrá contentos a todos los que gustan de los pokémon y los Final Fantasy Tactics o Disgaeas.

La campaña realmente no dura mucho. En donde realmente está la “carnita” del juego es en todo lo que puedes hacer una vez que terminas el juego. Repito: Pokémon Conquest es algo que podrás seguir jugando un buen rato.

Para finalizar, sólo puedo decir que Pokémon Conquest es de esos spin-offs de Pokémon que seguramente vamos a atesorar justo al lado de Pokémon Snap y Pokémon Mystery Dungeon. Tanto los fans de Nobunaga’s Ambition, como los fans de Pokémon estarán encantados con el juego. Si remotamente te gusta Final Fantasy Tactics y no eres un Pokémon hater, haste de Conquest en este momento.

Score 8.5


Miguel "Asher" Sandoval
Director editorial y de arte en @atomix y @gamersretail, host de @ScoreVG, @YaTeDigoPodcast y turbo fan de los Disney Parks.