Hands On – Kingdom Come Deliverance busca ofrecer una inolvidable aventura medieval

TRENDING

DISNEY+ SUMA UN MILLÓN DE USUARIOS POR DÍA
¿VEREMOS EL NUEVO JUEGO DE BATMAN EL SIGUIENTE MES?
LOS SIMPSONS PODRÍA TERMINAR EN 2020
FANS QUIEREN A DANNY DEVITO COMO EL NUEVO WOLVERINE
ASÍ SERÍA BABY YODA COMO UN POKÉMON
¿QUICKSILVER VOLVERÁ AL MCU?
DOUG BOWSER NOS REVELA SU VIDEOJUEGO FAVORITO
CYBERPUNK 2077 YA ESTÁ EN SU FASE FINAL DE DESARROLLO
MODERN WARFARE DOMINA LAS VENTAS DIGITALES DEL AÑO
WARNER QUIERE MÁS PELÍCULAS DE VILLANOS DE BATMAN
¿EL SNYDER CUT DE JUSTICE LEAGUE REALMENTE EXISTE?
FALLEN ORDER ES TODO UN ÉXITO EN VENTAS
HALO INSPIRÓ EL CYBERTRUCK DE TESLA
THE MANDALORIAN ES LA SERIE MÁS POPULAR EN EE.UU.
GODZILLA VS. KONG SE RETRASA A FINALES DE 2020

En 2014, un pequeño estudio de videojuegos formado por veteranos la industria en Praga, República Checa, dio a conocer Kingdom Come Deliverance un juego que busca ser único en su género y cumplir un solo objetivo: ofrecer una RPG realista medieval inspirado en situaciones históricas reales. Lanzaron su proyecto en Kickstarter con unos cuantos cientos de miles de euros como objetivo para poder realizarlo y al final del día superaron más del millón de euros al levantar fuertes expectativas con lo que prometieron.

Warhorse es el nombre del estudio, luego de años de desarrollo del proyecto se perfila para su lanzamiento el próximo 13 de febrero de 2018, por lo que no podía faltar su presencia en E3 2017.

Hoy tenemos que Kingdom Come Deliverance no es únicamente el esfuerzo aislado de su desarrollador, Deep Silver se encargará de su publicación en nuestra región.

Aquí les vamos a explicar en términos generales lo que ofrece y lo que nos pareció luego de jugarlo.

La propuesta es sumamente ambiciosa y busca el realismo

Kingdom Come Deliverance es un RPG en primera persona que nos lleva al corazón de Europa en el año de 1403 a la región de Bohemia, localizada donde actualmente se encuentra República Checa; el juego retrata una situación real en la que dicha región se ve sometida a una serie de conflictos políticos en la que varios personajes históricos reales se disputan el territorio afectando incluso a los aldeanos de los pequeños poblados que se ven envueltos en al guerra.

Seguiremos la historia de un hijo de un herrero, según se nos comentaba en la presentación muchos de los NPCs son personas que existieron, de hecho el juego cuenta con un menú lleno de imágenes y datos históricos que prueban la existencia de muchos de esos personajes y se me confirmó que hay varios historiadores que se integraron al equipo de desarrollo para darle la precisión histórica que buscaban.

Ya sobre la marcha, Kingdom Come Deliverance es un juego que se disfruta por completo en primera persona, siendo que a tu personaje sólo lo llegarás a ver cuando lo personalices y en algunos diálogos, deberás hacer desde tareas cotidianas como cocinar, forjar tus armas y armaduras, experimentar con la alquimia, apostar en las tabernas –incluso haciendo trampa si quieres mientras no te detecten–, ayudar a tus familiares o dormir, hasta montar a caballo, usar una gran cantidad de armas en escaramuzas y conquistar castillos.

La estructura de la historia no es lineal, aunque se nos confirmó que al final de tu aventura sí llegarás al mismo final de todos los que disfruten del juego. Los diálogos nos recordaron a The Witcher o Mass Effect, para tener éxito en las conversaciones debes fortalecer elementos como el carisma o las agallas del personaje y si fallas no debes preocuparte pues cada error simplemente desencadena una manera diferente de vivir la historia.

Otro aspecto que conviene señalar es un sistema de combate que tiene gran importancia en el juego, a la hora de equipar un arma aparecerá frente a ti una especie de flor de 6 pétalos que indica de qué lado te estás cubriendo o por dónde vas a atacar; luego del tutorial que jugué no me pareció que fuera tan amigable y el hecho de que todo se realiza en la perspectiva de primera persona me dificultaba las cosas cada que un impacto me desestabilizaba la cámara. Según los desarrolladores han trabajado mucho en dicho sistema y aunque su objetivo no es hacer un juego de combate sí han hecho algo tan complejo en el que haya combos y puedas morir de un solo golpe por falta de habilidad; la pregunta sería ¿será que funcione como esperan cuando el juego salga al mercado?

El juego tiene un elegante mapa medieval y su interfaz es muy limpia, en lugar de poner indicadores de hacia dónde tenemos que ir o un minimapa simplemente se nos proporciona una brújula.

La progresión del personaje depende mucho del equipo que lleva asignado en 16 ranuras distintas y busca ser tan realista que si te pones una armadura pesada para un combate únicamente verás a través de las pequeñas rendijas que tenían esos cascos cerrados.

Se promete que al final el juego nos ofrezca una aventura RPG de por lo menos 50 horas, la pregunta será ¿podrá lograrse todo lo que se promete?

El gran riesgo de Kingdom Come Deliverance

En el evento me tocó jugar en un PS4 Pro, y la verdad es que el build que me mostraron se portó bastante inestable a nivel técnico. Uno de los demos nos permitió explorar un poco en una aldea y hablar con varios NPCs para ver cómo se transformaba la historia en una pequeña situación que tenía que resolverse casi con puros diálogos –y una que otra pelea callejera si fallabas–, el otro modo nos mostró una escaramuza en la que se nos ofreció un tutorial para entender el sistema de combate y ya sobre la batalla vimos cómo las inteligencias artificiales de ambos bandos se peleaban entre sí y también nos atacaban a nosotros o nos ayudaban a derrotar a nuestro contrincante –a veces de forma extraña.

Me gustó cómo se ven los paisajes y en general el gran esfuerzo por recrear una situación histórica real y una aventura medieval realista, pero también vimos que en este momento el juego presenta dificultades marcadas en elementos como sus animaciones, su sonido y sus físicas.

Las animaciones faciales lucieron feas y acartonadas, las físicas sobre el combate muy inestables provocándonos que nos atoráramos o que se vieran muy extraños los movimientos de los NPC. A eso le sumamos fuertes caídas de framerate y un juego bastante inestable en consolas en términos generales –el build de PC corría mucho mejor.

Sabemos que todo esto es comprensible para un build de un juego al que todavía le falta más de medio año para llegar a las tiendas y hay tiempo para pulirlo, aunque me parece que en general todas las promesas del juego superan lo que puede lograr un estudio independiente tan pequeño como Warhorse al que este RPG de mundo abierto con historia no lineal se les podría salir de control.

El riesgo del juego es que en su versión final tengamos inestabilidad técnica, sobre todo, y que algunos de los elementos de su ambicioso mundo medieval realista no terminen funcionando como esperan los desarrolladores.

Comentarios finales

Cuando se nos presentó lo que propone el juego y la promesa general me llamó muchísimo la atención al tratar de ser muy apegado a situaciones históricas reales y todas las aventuras medievales cotidianas que nada tiene que ver con las fantasías que se le suelen asignar a esa interesante época de la historia.

Sobre el papel, Kingdom Come Deliverance es fresco y su idea tiene todo para triunfar pero ya sobre la práctica hay riesgos fuertes de que todas sus ambiciones superen lo que se puede lograr.

Luego de ver varios juegos que no han tenido buenos resultados con el CryEngine temo que esas animaciones rarísimas y acartonadas, problemas técnicos y físicas que afecten elementos como el combate le pasen factura al juego en su versión final, pero esperemos que realmente se logre lo que el estudio Warhorse se propuso cuando lanzaron el proyecto en Kicsktarter, realmente podría haber una grata sorpresa que pocos esperaban o un producto demasiado ambicioso que se que sólo en una buena promesa.

Aquí su tráiler de E3 2017, su tráiler de historia y finalmente un poco de gameplay con sus desarrolladores.

Emilio Reyes
Llevando a la comunidad de Atomix las mejores noticias y contenidos especiales sobre videojuegos