Advertisement

Atomix Toons: De tríos, parejas y uno que otro solitario

TRENDING



trios-parejas

Aún recuerdo cómo fue la entrada de Cartoon Network a mi vida. A mis tempranos 6 años mi padre contrató el servicio de cable y un señor gordo y bigotón le puso tripas nuevas a nuestra televisión, no tan nueva, pero que daba batalla. Fue entonces que mi hermanita y yo nos vimos liberadas de la misma programación de siempre y encontramos un canal donde pasaban caricaturas todo el día (no que el “5” ponía películas aburridísimas los fines de semana). Así conocí series como La vaca y el pollito, Dos perros tontos, Las chicas superpoderosas, Ed, Edd y Eddy, El laboratorio de Dexter, El escuadrón del tiempo, Coraje, el perro cobarde y Las sombrías aventuras de Billy y Mandy.

fan-art-chicas-superpoderosas-sakikoamanaAlgo que me llamaba la atención de estos programas es que rara vez el show tenía como protagonistas a una persona (de los pocos que recuerdo es Johnny Bravo), por lo que debía haber algo en la “fórmula” ganadora para lograr acaparar la atención de los, en esa época, televidentes que habían acabado su tarea y esperaban la cena. Si los protagonistas no eran una pareja, eran un trío o a veces más (caso de “Los Chicos del Barrio”), pero había ciertas actitudes que se repetían entre la variedad de personajes. Tiempo después me enteraría que esto es parte de los llamados “arquetipos” de Jung, presentes en casi cualquier manifestación de la cultura.

Empecemos con Las chicas superpoderosas, culpables de grandes batallas en el recreo porque “todas querían ser Burbuja”, muy pocas Bombón y casi nadie Bellota. Aunque las tres chicas representaban cualidades positivas (liderazgo, dulzura y coraje), era casi inevitable escoger solamente a una. Los villanos también jugaban una parte importante en la serie, pues eran realmente pocos los que actuaban por malicia, la mayoría eran simples víctimas de las circunstancias como Mojo Jojo. Otro trío especial es Ed, Edd y Eddy donde, aunque Ed representaba al líder del grupo, rara vez tenía un atino en sus acciones y ni hablar de Eddy, que parecía ser el menos cuerdo de los tres. Pese a esto, Edd no era una figura que llamara tanto la atención, a pesar de ser quien tenía los pies en la tierra en la serie. La serie de los tres amigos destaca por ser de las pocas que no tenían elementos sobrenaturales o fantásticos en su trama.

Otro trío entrañable es el formado por el Escuadrón del tiempo, donde Otto tenía el papel principal por ser quien conocía cómo debía de ir la historia, seguido por Larry, encargado de los viajes en el tiempo y Belardo, cuyas acciones a veces empeoraban la trama. Belardo representaba la fuerza bruta y, aunque Otto y Larry eran los mediadores, a veces sus esfuerzos no eran suficientes.

grim-adventures-of-billy-and-mandyCaso distinto con Billy y Mandy pues, aunque Puro Hueso era el punto de equilibrio del grupo, en varias ocasiones se veía arrastrado por sus propias acciones. Coraje, el perro cobarde, era el mediador entre Muriel y Justo, amalgama de dulce y amargo con la que el pobre perro tenía que lidiar. Los personajes se movían en mundo fantásticos que fueran atractivos para el público y aunque los superhéroes habían hecho ruido desde mediados del siglo pasado, era interesante ver cómo aspectos tenebrosos empezaban a hacerse presentes en series infantiles hasta lograr que la figura de la muerte terminara siendo niñera de dos niños malvados, cosa impensable décadas antes. Aquí podemos mencionar también la figura de Sin Pantalones y Él, claras referencias a la figura popular del diablo. En mi caso personal, mi madre odiaba a Sin Pantalones por ser “vulgar”, lejos de su “contexto” como “figura maligna”, de la que claramente hacía burla. Pasaba algo parecido con Coraje, pues algunos personajes eran tan perturbadores que aún siguen presentes en los recuerdos de muchos de mis amigos. Quien no recuerde el episodio de las bananas, el pollo del espacio o el genial episodio del demonio del colchón, es que está mintiendo o realmente tiene mala memoria.

En cuestión de parejas Dos perros tontos, La vaca y el pollito y El laboratorio de Dexter donde los personajes “pequeños” solían ser los más racionales mientras que sus contrapartes femeninas eran las responsables de causar mil y un desperfectos. Vaca y Diddy eran muy ingenuas, pero Dexter y Pollito tampoco eran la figura típica de un hombre físicamente fuerte, valiente o… alto, lo que hacía que encajaran perfectamente con sus coprotagonistas femeninas, que se burlaban de lo que se esperaba de ellas, pues aunque la “vaca” en otras representaciones es un arquetipo materno positivo como animal útil y Diddy era bailarina de ballet “grácil y delicada” fanática de los unicornios, ambas hacían tremendos desastres. Como un extra, Dexter era el hermano menor y Pollito el mayor, pero la diferencia de edad no hacía mella en el tipo de relación que llevaba con su hermana menor. Con Dos perros tontos no teníamos esa clase de relación, pues los protagonistas ni siquiera tenían nombre (aunque en algunos capítulos tuvieran que usar nombres falsos) y su relación era más de amigos que se protegían el uno al otro que un antagonismo directo.

fan-art-laboratorio-de-dexter-sakikoamana

Como conclusión podemos decir que una de las grandes virtudes del Cartoon Network de los 90s en Latinoamérica fue el arriesgarse al presentar modelos irreverentes y poco ortodoxos para los niños de ese entonces, culpables de enseñarnos otras maneras de ver la vida y no conformarnos con lo que veíamos en otros medios. Será por eso que, después de la cena, nuestros padres nos regañaban para que apagáramos la televisión.

Conoce al colaborador

Viridiana Carbajal Flores (Distrito Federal, 1991) es lingüista, lectora empedernida y de pequeña gustaba de entretener a sus amigos recitando los primeros 150 Pokémon. Criminológa en formación, ha colaborado en varios medios como My Lolita Style y Anime.MX.

Arte cortesía

SakikoAmana (2)


Invitados Colaboradores