Advertisement

The OneUps: Música con Vida Extra

TRENDING



¿Quién hubiera imaginado que llevar la melodía de un juego de video a un instrumento real se convertiría en un fenómeno que daría lugar a bandas, conciertos, reuniones y eventos internacionales? En Norteamérica, lugar en donde este fenómeno tomo una forma mucho más popular y menos formal que en otros países como Japón y Alemania, las bandas tributo a la música de videojuegos se han vuelto un género tan popular entre la comunidad geek/nerd qué éstas no sólo cuentan ya con un festival anual, sino que ya están importando su música a otros lados del planeta de manera exitosa. En México, a unos cuantos días de lo que será la primera edición latinoamericana de un festival de música hecha exclusivamente para u juego de video, VCONCERT nos presume grandes compositores y galerías de arte pero, en lo personal, el evento vale la pena por una sola banda: The OneUps.

Contando con más de una década de existencia, The OneUps es una banda que se une a tantas otras en la extensa galería de grupos que han participado en las tocadas organizadas durante convenciones como PAX, Nerdlapalooza y MAGfest, pero su presencia difiere siempre de lo que se escucha comúnmente en estas presentaciones. Así como The Minibosses hizo que los temas principales de Contra y Punch Out!! sonaran con toda la fuerza de una banda de garaje mientras que The Protomen llevó la música de Mega Man a una ópera extraordinaria, The OneUps tomó un camino propio y nos entregó, hace más de diez años, una reinterpretación del tema principal de Super Mario Bros. en jazz.

Con la sorpresiva respuesta que recibió este arreglo ente la comunidad videojugadora norteamericana, el grupo creció de dos a cuatro integrantes y con ello, a banda publicó el disco que los llevó a la fama, The OneUps Vol. 1, en el 2005, siguiendo en el 2008 con el Vol. 2, un álbum doble que es considerado por la crítica especializada, la prensa dedicada a los videojuegos y los propios fanáticos del grupo como el disco que define el género del tributo a la música de videojuegos en su totalidad.

Con álbumes dedicados a la música de Super Mario Kart, lo mejor de SEGA y una producción poco conocida que está hecha en honor a Yasunori Mitsuda y su trabajo en Chrono Trigger, la banda se volvió un colectivo que rompió con su acercamiento al jazz y para el 2011 se estableció en una nueva aventura retomando muchas de las piezas conocidas por todos, pero ahora en una interpretación completamente funk. Intergalactic Redux e Intergalactic Continuum reinventaron al grupo, su acercamiento a los grandes clásicos para la generación interactiva y, lo mejor de todo, mostraron a su competencia y contemporáneos que los grandes logros no necesitan esta pegados necesariamente a los títulos de 8 o 16 bits.

Afortunados quienes tengas el place de escuchar a este grupo en vivo, la experiencia será única.