Advertisement

SEGA y su leyenda en las arcades

TRENDING



sega

La emotiva y triste despedida del icónico Sega Ikebukuro Gigo en Japón, nos lleva a viajar al pasado para conocer cuáles fueron algunos de los títulos más enigmáticos de esta compañía para las máquinas recreativas. El legado de la casa productora en cuestión tomó mayor auge cuando Yu Suzuki estuvo al frente de la misma.

Hang-On (1985): El que en su momento fue considerado por el propio Yu Suzuki como su creación más representativa; se caracterizó por ser uno de los primeros arcades en utilizar gráficos de 16 bits y tuvo una versión de controles de movimiento, donde el usuario inclinaba el cuerpo en la motocicleta para tomar las curvas.

Space Harrier (1985): El exitoso shooter sobre rieles iba a ser una producción realista pero las limitaciones técnicas de la época lo impidieron, dando origen a un mundo de fantasía.

OutRun (1986): Conducir un Ferrari Testarossa convertible en compañía de una atractiva rubia marcó a muchas generaciones. Las cinco fases y la selección de rutas, hacían que aumentara su rejugabilidad.

Wonder Boy (1986): También conocido en Japón como Monster World, los gamers intentamos muchas veces rescatar a la novia secuestrada a lo largo de ocho mundos.

After Burner (1987): Controlar un avión F-14 Tomcat fue una gran experiencia a lo largo de dieciocho niveles, gracias a la palanca integrada que permitía controlar la aeronave y disparar al mismo tiempo.

Shinobi (1987): Cómo olvidar el destino de Joe Musashi para luchar contra la organización criminal denominada Zeed. Los jefes y los minijuegos a lo largo de cinco misiones, ofrecieron incontables horas de entretenimiento.

Golden Axe (1989): Tomando como base a Altered Beast, Makoto Uchida decidió crear el famoso beat’em up ambientado en la época medieval donde podíamos escoger a tres personajes.

Virtua Racing (1992): El simulador de carreras con personajes y autos totalmente poligonales revolucionó la industria al brindar cuatro vistas diferentes y ser la primera máquina recreativa en ofrecer una pantalla con relación 16:9.

Daytona USA (1994): El género de carreras sería difícil de imaginar la creación de Sega AM2, ya que en su momento fue uno de los títulos más famosos. El diseño poligonal y la experiencia al volante, fueron un deleite.

Sega Rally Championship (1994): En su momento, fue muy llamativo la sensación de conducción de los vehículos dependiendo el tipo de pavimento. Sin duda, la anécdota más curiosa era el tono optimista (yeeeeaaaah) cuando se desplegaba el “Game Over”.

Virtua Fighter 2 (1994): A mediados de los noventa fue todo un referente por sus gráficos tridimensionales, además de alcanzar un desempeño de sesenta cuadros por segundo.

Virtua Cop 2 (1995): La experiencia de disparos evolucionó para que el jugador pudiera escoger una ruta entre dos opciones posibles y se dejaron intactos los tiros de justicia, para desarmar a los enemigos sin matarlos cuando apuntabas a una parte específica de su cuerpo.

Virtual On: Cyber Troopers (1996): La combinación entre disparos y peleas con robots fue toda una sensación y gracias a su control con dos palancas, la vivencia era más inmersiva.

The Lost World: Jurassic Park (1997): La experiencia que Sega adquirió en los juegos de disparos fue trasladada al universo creado por Steven Spielberg, dando un resultado asombroso. Además de derrotar a los dinosaurios, rescatar a los humanos ofrecía armas y mejoras temporales.

House of the Dead (1998): Esta entrega superó con creces a su antecesor, incluyendo gráficos actualizados y una narrativa más profunda. Esta experiencia de disparos contaba con múltiples finales dependiendo de factores como el número de jugadores que concluyeran la aventura o los créditos utilizados para lograrlo, entre otros.

Crazy Taxi (1999): Hacer traslados de personas con límite de tiempo por las calles de San Francisco resultaba sumamente adictivo y el soundtrack a cargo Bad Religion y The Offspring, lo llevó a otro nivel.

Star Wars: Racer Arcade (2000): A diferencia de la versión lanzada en Nintendo 64, la máquina recreativa ofrecía una experiencia más realista pues el gabinete simulaba la cabina del podracer de Anakin Skywalker. Asimismo, la nave del jugador principal no se destruía a pesar de los daños que recibiera.

Sega se ha caracterizado a lo largo de su existencia por la originalidad y la innovación constante en el desarrollo de tecnologías y experiencias de entretenimiento que ha comercializado e incluso, en algunas ocasiones han sido incomprendidas. No obstante, su herencia en el mundo de los arcades es extremadamente basta y ya ocupa un lugar especial en la historia de los videojuegos.

Twitter | Instagram | Twitch: @iamjosecelorio

Pleca-Amazon-OK


José Celorio