Review – Sifu

TRENDING

Review SifuLa escena independiente de los videojuegos es una de constante transformación. Al no estar tan apegada a los estándares de la industria AAA, pequeños equipos a lo largo de todo el mundo son capaces de crear experiencias únicas. Cualquier lista de los grandes exponentes de los plataformeros, roguelikes, FPS, RPG o cualquier otro género, cuenta con al menos un miembro que proviene de la mente de un grupo que ha invertido toda su pasión en un proyecto en específico sin el apoyo de una gran empresa. Si bien hace 10 años ver algunas de estos trabajos era algo poco común, hoy en día se puede apreciar como estos productos pueden resaltar en este mercado, incluso cuando los lanzamientos más esperados del año están a nada de llegar a nuestras puertas. Este es el caso de Sloclap y Sifu, el cual se posiciona como una fuerte exclusiva en consolas para el PlayStation durante el ya de por sí cargado mes de febrero.

Sifu fue revelado en el 2020, con la promesa de llegar al mercado en el 2021. Sin embargo, debido a una serie de complicaciones bastante obvias, el juego fue retrasado hasta febrero de 2022, mes en que títulos como Dying Light 2, Elden Ring y Horizon Forbidden West compiten por la atención del jugador. Es en este marco en el cual Sloclap, un estudio independiente de Francia, nos ofrece su segundo título. En un mundo en donde los beat’em ups son en 2D, esta entrega pretende llevar una de las experiencias clásicas de esta industria a una dimensión poco explorada por sus colegas. Junto a esto, una serie de ideas originales y una clara inspiración por las películas de acción de Hong Kong, posicionan a este proyecto como una de las propuestas más emocionantes de principios de este año.

El trabajo de Sloclap nos ofrece un beat’em up en 3D, pero con un sistema de progresión que te exige terminar esta aventura en solo una vida. Aunque hay más de una forma de evadir a la muerte, este viaje no es sencillo. ¿Acaso Sifu logra convertirse en una compra necesaria en este periodo cargado de lanzamientos? ¿El juego te hace sentir como el maestro de Kung-Fu que promete? Conoce las respuestas a estas y más interrogantes en nuestra Atomix Review.

La verdadera batalla es interna 

En más de un sentido, Sifu puede verse como una amalgama de todo lo que hace al cine de Hong Kong, en específico a las películas de acción, especial. Aunque esto se puede apreciar de mejor forma en su gameplay, su narrativa utiliza una serie de elementos que caracterizan a cintas como Fist of Fury o IP Man. Pese a que esto podría ser visto como algo bastante sencillo, Sloclap integra una lista de elementos característicos de los videojuegos, para así crear una historia que logra cumplir con todos los requisitos que podemos esperar, pero también agrega ingredientes únicos del medio.

Sifu_20220126163856

En una sola frase, Sifu se define como un viaje de venganza y aceptación. Nuestro personaje, quien puede ser hombre o mujer, estudia en una escuela de Kung-Fu, la cual es dirigida por su padre. En una fatídica noche, un grupo de guerreros irrumpen en las instalaciones con el objetivo de asesinar al maestro. La protagonista es la única que escapa de la masacre que se llevó a cabo. Consumida por el odio, la estudiante pasa ocho años practicando todos los secretos de este arte marcial, esto con el objetivo de algún día encontrar a las cinco personas que destruyeron su vida y hacer justicia por su propia mano. A los 20 años, la hija de Sifu está lista para comenzar un camino del cual solo hay una salida: la muerte.

A primera instancia, la historia luce bastante simple. Inspirada por películas como la duología de Kill Bill, nuestra protagonista avanza un objetivo a la vez hasta lograr su cometido. Sin embargo, con cada mancha de sangre a su nombre, nos podemos dar cuenta de que una profunda tristeza va creciendo en su corazón. Después de una revelación bastante cliché al final de la aventura, el juego transmite una sensación de vacío. Algo no está bien. La respuesta a la conclusión de este viaje se encuentra en el lado opuesto del punto de inicio. El ciclo de odio y venganza solo puede llevar a más pérdidas, tanto físicas como espirituales. Por otro lado, la paz y el perdón son el comienzo de una nueva trayectoria, no solo para el personaje principal, sino para aquellos que alguna vez la hirieron.

Sifu_20220126165923

De esta forma, Sifu juega de una forma interesante con algunos de los tropos del género de acción de Hong Kong. La violencia que tanto caracteriza a las obras de Bruce Lee o Jet Li, al menos hablando de la historia, solo es una solución temporal, y la verdadera pelea, aquella que el personaje principal lleva internamente, toma una aproximación bastante oriental en su filosofía al momento de encontrar la paz. Pese a que las ideas que nos presenta Sloclap en este apartado son llamativas, su exposición es más ambigua de lo que debería ser. Si avanzas por el juego sin prestarle atención a los temas, y no buscas las pistas de este rompecabezas, es seguro que la trama no tenga mucho sentido para ti, y el final se sienta incompleto.

Sifu utiliza una serie de ítems y cuartos secretos para revelar información crucial sobre los personajes importantes en la historia. En ningún momento el juego decide aclarar abiertamente su trama. Esto podría verse como un elemento negativo para más de uno, pero esto significa que el título recompensa a todos los que están interesados en su mundo. No es la mejor aproximación, pero tiene sus puntos positivos, ya que la exploración está ligada a este apartado, y se nutren uno del otro. Sin embargo, admito que obtener el verdadero final es más ambiguo de lo necesario. El trabajo de Sloclap utiliza una serie de conceptos chinos que requieren que tengas conocimiento previo de una filosofía oriental, o investigues por tu propia cuenta qué significan algunos términos necesarios para ver los créditos. 

Sifu_20220126194947

A la distancia, Sifu luce como una aventura que toma inspiración de películas como Kill Bill, The Raid, Fist of Fury y otras películas del género. Sin embargo, una vez que decides adentrarte a este mundo, encontrarás una serie de decisiones que logran distinguir a este título de sus raíces. ¿Sloclap logra presentar estas ideas de una forma adecuada? No del todo. Aunque detalles relacionados con la naturaleza de los cinco enemigos principales es una recompensa por la exploración, los puntos más llamativos no son expresados de una forma clara, y los requisitos para llegar al verdadero final, para así apreciar el potencial de este juego, piden que el jugador tenga un conocimiento que seguramente no posee. Afortunadamente, no fue su historia lo que me hizo volver una y otra vez, sino el resto de sus apartados.

Atrapado entre dos mundos

En su presentación visual, Sifu destaca en dos puntos importantes. El primero de estos es su dirección artística. El universo que nos presenta Sloclap es uno que combina los barrios bajos de China, con el misticismo de esta cultura. Los cinco niveles principales comenzarán de una forma bastante normal, departamentos decrépitos inspirados por The Raid, un club nocturno de mala muerte, un museo enfocado en el dolor y la pérdida, y más escenarios nos esperan. Cada uno cuenta con una iluminación distinta, elementos únicos y detalles que nos transportan a este mundo. Sin embargo, esta es solo la mitad del viaje. 

Sifu_20220126174012

Todos los niveles cuentan con un elemento místico que deja de lado la realidad, y nos transportan a una serie de escenarios inspirados por la cultura de China. El decrépito depósito que se usa para crear drogas se transforma en un bosque en donde la vida puede sobresalir. El club deja de lado las luces neón y opta por mostrarnos una ciudad en llamas. Lo mejor de todo, es que cada uno de estos cambios es temático a la personalidad de los cinco jefes del juego. El museo se convierte en una cueva invernal en donde múltiples esculturas de la misma persona adornan los pasillos, esto para representar el corazón de alguien que ha perdido a su gemela. En lugar de escalar una torre para llegar a la antagonista de la cuarta misión, desciendes a las entrañas de la Tierra, representado así cómo la obsesión por la venganza del personaje principal está consumiendo su mente.

Por otro lado, tenemos el diseño de personajes. Cada uno de los jefes y enemigos que se interponen en nuestro camino cuentan con una identidad visual única. Algunos de estos, como los juggernauts, tienen cuerpos gigantes que dejan en claro su fuerza física, mientras que las mujeres poseen una complexión delgada que acompaña a su peligrosa movilidad. En este aspecto, los jefes no resaltan mucho. Claro, cada uno goza de una serie de elementos que los hacen resaltar inmediatamente, pero pocos son un reflejo de su estado mental y su posición en este mundo, solo el primer y la tercera logran cumplir con esta idea.

Sifu_20220127195728

Sin embargo, es el personaje principal quien logra resaltar. Uno de los puntos más interesantes de Sifu, es que el y la protagonista envejecen dependiendo de tu desempeño. Aunque esto tiene una mayor importancia cuando hablamos del gameplay, cada vez que vemos a nuestro personaje avanzar en las diferentes etapas de su vida, su diseño cambia por década. Primero le crece el cabello. Después cambia su vestimenta. Arrugas comienzan a salir. La barba gris cubre más y más partes del rostro. Este es un concepto bastante interesante que se relaciona de gran forma con los sacrificios que la venganza tiene en la vida de alguien. No solo su corazón se hace más pesado, sino que esta búsqueda también llega a consumir el físico.

Debido a que Sifu es un juego de Kung-Fu, Sloclap utilizó capturas de movimiento de Benjamin Colussi, un maestro del Pak Mei, para darle vida a todas las acciones que podemos ver en pantalla, esto con un gran resultado. Este estilo del arte marcial es uno de los más vistosos, y el que se usa principalmente en las películas de Hong Kong. Es así que el juego logra recrear de una manera fiel todos los movimientos y la brutalidad, para que el jugador de verdad sienta el daño que es capaz de desatar en sus enemigos. Cada ataque y finisher son una combinación de botones en el momento correcto, pero se ven como la culminación de años y años de entrenamiento para derribar a un contrincante de la forma más efectiva y llamativa posible. 

Sifu_20220126170715

Al igual que la historia, vemos una serie de escenas que toma como inspiración películas del género. Ya mencioné a los departamentos de The Raid, solo que en lugar del gris de la cinta, vemos tonos verdes, pero también destaca un combate muy similar al de La Novia contra O-Ren Ishii en Kill Bill. Sin embargo, estos homenajes no se siente como copias de otras obras, sino que son integrados de buena forma en su historia. Junto a esto, el estilo cel shading del juego hace que su dirección tenga una personalidad distintiva, y hará que este apartado siempre se vea bien.

Visualmente, Sifu es extraordinario. Aunque en su aspecto técnico hay un par de errores que provienen de usar el Unreal Engine 4, como escenarios que tardan fracciones de segundo en cargar, o un par de glitches, como enemigos que salen volando, esto no arruina la experiencia, y son tan ocasionales que es probable que no te los topes en tu aventura. Los niveles brillan por una gran combinación entre el mundo real y el fantástico, en donde se juegan con temas específicos para cada uno de los jefes, reflejando así un viaje por su mente. El diseño del personaje principal y la forma en que envejece son muy interesantes. Sin embargo, claramente hubo más trabajo en el modelo masculino, quien refleja más cambios al crecer, en comparación con su contraparte femenina. 

Brutalidad sonora

Si hay un apartado en el que Sifu no toma inspiración de películas o videojuegos de acción, es en la música. Aunque hay elementos culturales, como el tambor chino, que se usan para los menús y ciertas interacciones, la música creada por Howie Lee, un DJ de Beijing, es completamente original. Pese a que esta es su primera participación en un videojuego, y el trabajo que nos presenta aquí es diferente al que ha creado en el pasado, sus composiciones son un buen complemento para la obra de Sloclap. Cada una de las canciones presentes funciona de gran forma con el nivel en el que nos encontramos, con el club resaltando entre todos, lo cual no debería ser una sorpresa considerando su historial.

Sifu_20220126173744

Junto a esto, el diseño de audio ayuda mucho a vender la brutalidad de los combates. Cada golpe está acompañado de un sonido que retumba en las bocinas y audífonos, dejando en claro cuándo es que uno de los enemigos es derrotado, o está abierto para aplicarle un finisher. Por su parte, el sonido ambiental no se queda nada atrás. Las llamas del segundo nivel, la nieve del tercero, y la campa del cuarto elevan sustancialmente la experiencia, otorgándole una sólida identidad a cada uno de estos niveles.

El único problema que tiene Sifu en este apartado, es que las voces solo están disponibles en inglés por el momento. Aunque el juego se desarrolla en China, actualmente no hay alguna pieza de diálogo que este mandarín, lo cual es una verdadera decepción. Afortunadamente, Sloclap ha mencionado que esto cambiará en un futuro, ya que un parche que incluye voces en chino ya está en camino, y llegará poco después del lanzamiento del juego.

Sifu_20220128000413

El apartado sonoro de Sifu es muy bueno. El diseño de audio funciona de gran forma para dejar en claro el poder que el personaje principal posee. Junto a esto, el juego me ha hecho un fan de Howie Lee, quien hizo un fantástico trabajo al crear a los acompañantes musicales para cada nivel. Cada canción es perfecta para los escenarios, y en ningún momento desentonan. La ausencia de voces en chino es una decepción, pero esto será corregido en un futuro. 

Sifu

Al tratarse de un juego que nos da la oportunidad de convertirnos en un maestro del Kung-Fu, Sloclap ha creado un beat’em up en tercera persona. Este es un género que usualmente está en el mundo 2D. Incluso entregas contemporáneas, como Streets of Rage 4, deciden quedarse en los estándares que ya conocemos. Sin embargo, el estudio francés decidió adentrarse a un territorio poco explorado y, aunque la historia no ha demostrado ser amable para aquellos que desean visitar una nueva dimensión, Sifu es una prueba de que sí puede haber casos de éxito para todos los que buscan algo más que solo lo estándar. 

Sifu_20220127200252

Sifu cuenta con un elemento en particular que funciona como la base para todos los elementos que conforman su gameplay, y es uno de los puntos de venta del título, me refiero a su sistema de vida. A diferencia de otros títulos, en donde tienes una cantidad infinita de intentos para llegar al final, el trabajo de Sloclap te pide concluir este viaje de venganza en tan solo uno. Afortunadamente, hay más de una forma de evadir a la muerte. Gracias a un talismán místico, el personaje principal puede revivir justamente después de ser derrotada en combate. Sin embargo, esto es algo que tiene una gran consecuencia. Al renacer, la edad de la protagonista avanza, y no hay marcha atrás en este reloj. Junto a esto, con cada subsecuente fracaso, el contador aumentará, lo que significa que el castigo por no dominar el sistema de combate será más severo. Una vez que llegues a la séptima década no hay una segunda oportunidad. Tu misión termina, y la única forma de llegar a los créditos, es volver a empezar una vez más.

La aventura inicia a los 20, y esto significa que solo tienes 50 años para llegar al final del viaje. Aunque esto no puede sonar tan complicado, la verdad es muy diferente. Cada muerte suma un número a un contador que determina cuánto tiempo pasará al volver a la vida. Ser derrotado significa avanzar a los 21, caer en combate por segunda ocasión consecutiva hará que el castigo ya no sea de un año, sino de dos, por lo que el personaje aumentará a los 23, y así subsecuentemente. Esto llegará a un grado en donde en un momento pasarás de 60 a 70 en un segundo. Aquí es en donde la mayor parte de la dificultad se encuentra. Si bien hay una forma de reducir este contador, esto no es tan sencillo como uno podría pensar. 

Sifu_20220126165952

Esta mecánica es algo que no solo afecta el diseño del personaje principal, como ya lo mencioné, sino que tiene una serie de repercusiones en el gameplay. La primera de estas, y las obvia, es que con cada nueva década en la vida de la protagonista, esta perderá parte de su salud máxima, pero aumentará su fuerza, lo que proporciona un sistema de riesgo y recompensa que bien podría ayudarte en algunas secciones, pero castigarte en otras. Junto a esto, el árbol de habilidades que te da acceso a nuevos movimientos se irá bloqueando con cada nuevo escalón importante al que subas. 

Lamentablemente, eso es básicamente a todo lo que se resume el sistema de vida. Claramente hubo una oportunidad perdida al no hacer que la edad tuviera una mayor repercusión en el gameplay. Quizás al llegar a los 60 años la protagonista se hubiera hecho más lenta, o ciertos movimientos sean imposibles de ejecutar conforme las articulaciones se atrofian. Nada de eso sucede. El concepto es muy bueno, pero la ejecución deja deseando más. 

Sifu_20220128130301

A la distancia, Sifu puede parecer un juego bastante sencillo. Solo cuentas un ataque fuerte y uno débil, así como una opción para bloquear y esquivar golpes. En teoría, eso es lo único que tienes a tu alcance. Sin embargo, conforme vas avanzando en el juego, podrás desbloquear movimientos especiales, la habilidad de usar tu entorno como un arma, y tendrás a tu disposición nuevas combinaciones que son capaces de causar un gran daño a tu adversario. Todo esto se accede por medio de un árbol de habilidades que solo está disponible al morir, o al visitar uno de los tres santuarios espaciados en cada nivel. Similar a un rogue-lite, lo que puedes desbloquear está a tu disposición hasta que te encuentres con la pantalla de game over. Una vez que esto suceda, perderás tus mejoras.

Afortunadamente, también existe la posibilidad de obtener permanentemente estos movimientos, para así utilizarlos para siempre. Sin embargo, esto requiere que gastes una cantidad inmensa de puntos de experiencia, los cuales obtienes al derrotar enemigos. Junto a esto, los santuarios también dan acceso a ciertas habilidades que solo se pueden usar en una partida en específica. Estas son accesibles dependiendo de la edad en la que te encuentres, tu puntuación en un nivel, y la experiencia que tengas a tu alcance. 

Sifu_20220128153926

Si bien al principio tu personaje se puede llegar a sentir bastante simple, conforme avanzas en la historia, desbloqueas habilidades y dominas los movientes a tu alcance, el juego sí te hace sentir como un maestro del Kung-Fu. Sin embargo, cada uno de los enfrentamientos se seguirá sintiendo como un reto, dejando en claro que tu dominio sobre el control es lo que de verdad importa al final del día. Algunos enemigos son bastante sencillos de vencer, y no requieren mucho de ti, pero hay otros que genuinamente son un muro que tienes que atravesar, y te pedirán que logres esquivar y bloquear ataques a la perfección, para así salir con vida de algunos de los enfrentamientos frente a ti. Lo más importante es destruir su barra de resistencia, una vez logrado este cometido, podrás aplicar un finisher que recupera parte de tu salud, y es muy vistoso.

Sloclap ha mencionado que el trabajo de Jackie Chan fue una de las principales inspiraciones para Sifu. Aunque es cierto esto, especialmente al momento de hablar del entorno a tú favor, ya que puedes usar sillas, muros, botellas y cualquier cosa en el suelo para atacar y defenderte, es el trabajo de IP Man, o Yip Kai-man, la verdadera base que vemos en acción. Los enfrentamientos contra los enemigos comunes son brutales y rápidos, dejando en claro la maestría del personaje principal, y las peleas frente a multitudes siempre son las más llamativas. Por su parte, los jefes te pedirán dominar cada una de tus habilidades para salir adelante y conservar tu juventud. 

Sifu_20220126195020

Similar a otros títulos de su género, Sifu es bastante lineal, y esto no es un problema. Sloclap ha creado cinco diferentes niveles que son básicamente pasillos en donde los enemigos son el reto y los acertijos a vencer para avanzar. Debido a la naturaleza y la dificultad de la experiencia, conforme logras avanzar podrás desbloquear una serie de atajos que reducen sustancialmente la duración de un escenario, o te llevan directamente con el jefe en turno. Junto a esto, existen varios caminos que ocultan secretos de la historia, pero en más de una ocasión la llave a una de estas puertas no estará disponible inmediatamente, y necesitas avanzar lo suficiente en la trama para encontrar lo que buscas. Sin embargo, no esperes obtener una recompensa que te ayude. Todo lo que está resguardado se limita a datos de información que expanden la mitología de este mundo, o le dan un trasfondo a ciertos personajes.

Sifu hace muchas cosas bien. Su gameplay es sumamente adictivo. Todas las opciones que tienes a tu disposición eventualmente te convertirán en el verdadero Sifu. Claro, este no es un viaje sencillo, ya que la elevada dificultad y el sistema de vidas son algo complicados de entender durante las primeras horas. Afortunadamente, estas barreras funcionan como la motivación necesaria para salir adelante. No hay una opción para bajar el reto, lo que significa que eres tú quien eventualmente hace que esta aventura sea más fácil.

Sifu_20220128153711

Claro, este viaje no está libre de tropiezos. La implementación del sistema de edad se queda en los estados más sencillos, y no trata de llevar este concepto al límite. De igual forma, la cámara se convierte en uno de los enemigos que nunca podrás derrotar, y en más de una ocasión es el responsable de perder años de vida. Sin embargo, esto no demerita el gran trabajo que está presente, el cual sí te hace sentir como un verdadero maestro de Kung-Fu.

El final del camino

atomix-score-9011Sifu es uno de los mejores juegos independientes de los últimos años. La pasión que claramente Sloclap tuvo por este proyecto se puede sentir en cada uno de sus aspectos. Desde su historia que toma las convenciones del género de acción de Hong Kong, y le da un giro interesante, aunque llegar a la conclusión es un poco torpe; pasando por su gran presentación visual y auditiva, los cuales logran transportarnos a un mundo que está basado en nuestra realidad, pero también nos muestra las mentes corrompidas de los villanos; hasta su gameplay que nutre a los beat’em ups al tomar prestado una serie de conceptos de los rogue-lites, y agrega una idea original. Lo que vemos aquí es de primer nivel.

En un mes lleno de lanzamientos de primer nivel, Sifu tiene el talento suficiente para, no ponerse frente a frente con Horizon Forbidden West o Elden Ring, pero sí para dejar una gran impresión para todos aquellos que tengan la fortuna de disfrutar de este título en PS4, PS5 y PC. 

Pleca-Amazon-OK

Sebastian Quiroz
24 años. Editor en Atomix.vg. Consumidor de la cultura pop.