Review – Star Wars: Battlefront II

TRENDING

5 GRANDES OFERTAS EN CONSOLAS PARA EL BUEN FIN
10 GRANDES OFERTAS EN VIDEOJUEGOS PARA EL BUEN FIN
ZELDA: BOTW ELEGIDO JUEGO DEL AÑO EN LOS GOLDEN JOYSTICK AWARDS
FALLECE HIROMI TSURU, VOZ JAPONESA DE BULMA
SWITCH FUE LA CONSOLA MÁS VENDIDA DE OCTUBRE EN NORTEAMÉRICA
SWITCH ENTRE LAS MEJORES INVENCIONES DEL 2017, SEGÚN TIME
SUPER MARIO ODYSSEY, EL JUEGO MÁS VENDIDO DE OCTUBRE
GOTENKS, GOHAN ADULTO Y KID BUU SE UNEN A DRAGON BALL FIGHTERZ
LOS TRAVIESOS YA PUSIERON HOMEBREW EN EL SWITCH
EA APAGA TEMPORALMENTE TODAS LAS MICROTRANSACCIONES DE SWB2
FILTRAN IMÁGENES DEL TRÁILER DE AVENGERS: INFINITY WAR
MOVIE REVIEW – JUSTICE LEAGUE
MARIO ODYSSEY RECUPERA LA CIMA DE VENTAS EN JAPÓN
XBOX ONE X VS. XBOX ONE S: ¿CUÁL DEBERÍAS COMPRAR?
ESCUCHA HABLAR A PIKACHU POR PRIMERA VEZ
ASÍ APROVECHAN R.E: REVELATIONS 1 Y 2 AL SWITCH
AL XBOX ONE X LE FUE MAL EN SU ESTRENO EN JAPÓN
COCO ES YA LA PELÍCULA ANIMADA MÁS EXITOSA DE LA HISTORIA EN MÉXICO
LISTA COMPLETA DE NOMINADOS A THE GAME AWARDS 2017
¡ATOMIX FORMA PARTE DEL JURADO PARA THE GAME AWARDS 2017!
COMIENZAN A LLEGAR LAS CIFRAS DE VENTAS DEL XBOX ONE X
ZELDA: BREATH OF THE WILD SALVÓ A ALGUIEN DEL SUICIDIO
NINTENDO VUELVE A REGISTRAR A SUPER SMASH BROS.
YA SE PLANEA UNA PELÍCULA ANIMADA DE SUPER MARIO
REVIEW – STAR WARS: BATTLEFRONT II

Un esfuerzo de tres frentes

Star Wars siempre ha tenido una historia muy interesante en los videojuegos. Al ser una de las franquicias más importantes del entretenimiento, la cantidad de títulos que han salido con su nombre es abrumadora, presentando experiencias de todo tipo que a veces han cumplido con creces pero que en otras ocaciones, nos han quedado a deber. Durante la era del PS2, el extinto Pandemic creó a una de las series más queridas basadas en las creaciones de George Lucas, la cual, tuvo un regreso agridulce hace un par de años de la mano de EA y DICE. A pesar de todas las críticas, Star Wars: Battlefront vendió bastante bien, dándole pie a una esperada secuela que muchos esperábamos con ansias, pues sabíamos que la fórmula correcta estaba ahí, tan sólo era cuestión de que los encargados la ejecutaran correctamente para entregar un producto que se sintiera digno y completo en todos sus aspectos. Star Wars: Battlefront II es un título que hace muchas cosas bien pero que desafortunadamente, toma un par de decisiones que estoy seguro, harán enfurecer a buena parte de la comunidad.

Lo primero que hay de que decir es que Star Wars: Battlefront II es un proyecto considerablemente más grande que lo que representó su antecesor, pues ahora tenemos a tres estudios involucrados en su desarrollo. Además de tener a DICE al frente de todo, principalmente enfocado en el multiplayer, el legendario Criterion se sumó a la fórmula para refinar todo lo que tuviera que ver con controlar vehículos. Por su parte, la gente de Motive enfocó sus esfuerzos en la creación de la campaña para un jugador que tanto se había estado pidiendo. Como resultado tenemos un juego que innegablemente se siente lleno de contenido y de cosas por hacer, pero que indudablemente causará polémica por lo violento que se siente su sistema de loot boxes y uso de dinero real para obtener algunas de ellas.

For the Empire

Muchos de nosotros nos la pasamos muy bien en las primeras horas con Star Wars: Battlefront de 2015, sin embargo, en poco tiempo nos dimos cuenta de que algo nos hacía falta para que nuestra experiencia fuera verdaderamente completa. Sí, por más espectacular que se sentía estar en medio de la batalla de Hoth, el no contar con una campaña que complementara todo, nos dejó con un vacío importante. EA asegura haber tomado nota de este asunto y para Star Wars: Battlefront II nos presenta un modo historia sumamente interesante para los fanáticos de la saga, pues nos cuenta varios hechos que no conocíamos antes, esto claro, con una notable restricción que seguramente hubo por parte de LucasFilm sobre lo que se podía decir y lo que no.

Lo primero que es importante comentar es que todos los hechos que vemos en la campaña de Star Wars: Battlefront II pertenecen al nuevo canon de la saga, es decir, son considerados como eventos que sí ocurrieron dentro de este universo. En esta historia tomamos el control de Iden Versio, comandante de la Inferno Squad y fiel creyente de los valores del Impero Galáctico. El relato arranca un poco antes de batalla de Endor con un prólogo sumamente interesante, en el cual, se nos cuenta cómo es que las fuerzas del emperador sabían del ataque rebelde a la segunda Estrella de la Muerte.

Posteriormente saltamos al momento en el que la Alianza Rebelde consigue destruir la segunda súper estación espacial del Imperio al final de The Return of the Jedi, dándole pie a la historia de Star Wars: Battlefront II. Como te puedes dar cuenta, uno de los objetivos principales de todo este asunto es atar algunos cabos entre Episode VI y The Force Awakens, pues a pesar de que la gran mayoría de las misiones que jugamos se dan en los primeros meses de la derrota del Imperio, también vemos algunos hechos mucho más cercanos a lo que es Episode VII.

Sin lugar a dudas, ver desde la perspectiva de los perdedores cómo fue vivir los últimos momentos de vida de un Imperio que se seguía aferrando a la existencia incluso con sus líderes muertos, es verdaderamente interesante para cualquier fanático de Star Wars, pues una vez más se nos muestra que los “malos” también tienen sus buenas razones e incluso valores para luchar por lo que luchan, dándoles un toque humano que los refuerza como personajes. Iden es una protagonista sensacional con la que es fácil identificarse, sin embargo, hay un punto cerca de la mitad de la historia en la que la visión de esta comandante imperial cambia radicalmente. Me encantaría expandir mucho más en esto, pero te estaría haciendo un spoiler masivo.

Otro punto que vale mucho la pena resaltar es que además de saber de Iden Versio y la Inferno Squad, en Star Wars: Battlefront II se nos cuenta un poco sobre qué fue lo que algunos héroes como Luke, Leia y Han, hicieron tras Episode VI. Por supuesto, no diré más de todo esto para que lo descubras por ti mismo, tan sólo te cuento que hay guiños importantes a los hechos que desembocaron en el misterioso origen de la First Order.

Completar la campaña de Star Wars: Battlefront II en su dificultad más alta, asunto que recomiendo pues en medio es insufriblemente fácil gracias a la pobre inteligencia artificial de los enemigos, me tomó cerca de seis horas, duración que seguramente será criticada por un lado sin tomar en cuenta que otros juegos del estilo como Call of Duty o los propios Battlefield, llevan ya muchos años presentando modos de historia igual de cortos. Desgraciadamente no te puedo hablar de un relato spin-off de Star Wars del nivel de Rogue One, por ejemplo, pero sí de uno bien escrito y bien ejecutado en casi todos sus apartados.

A nivel de gameplay te puedo decir que Motive hizo un gran trabajo en adaptar las mecánicas multiplayer de Star Wars: Battlefront II dentro de un modo con historia. Me queda claro que constantemente se hizo el esfuerzo por siempre hacernos sentir que estamos haciendo cosas distintas. Sí, la campaña tiene un gran ritmo, sobre todo en la secciones de comandar una nave, las cuales, creo que son la verdadera estrella. Nos urge que se considere tener un juego totalmente centrado en este aspecto. Básicamente ya tenemos todas las bases para un nuevo Rogue Squadron, sólo falta que se animen a hacerlo.

¿Vale la pena gastar en Star Wars: Battlefront II sólo por su campaña? La respuesta más sencilla sería decirte que no, pues el verdadero valor del juego está en su modo multiplayer, sin embargo, como fans de Star Wars podemos ser sumamente débiles a conocer más sobre los hechos que se dieron entre películas. Lo mejor será que tú mismo decidas cuál es la mejor contestación a la anterior pregunta.

La complicación de distintos controles

Desde el reboot de esta serie, nos quedó claro que había una importante ambición de entregar un juego que presentara varios tipos de gameplay, asunto verdaderamente complicado de lograr de la manera correcta. De forma muy general podríamos decir que Star Wars: Battlefront II es un shooter que se puede poner en primera o tercera persona, no obstante, la realidad es que sus mecánicas de juego son soportadas por tres pilares diferentes, cada uno con objetivos distintos y maneras de trabajar bastante contrastantes la una de la otra.

Primeramente tenemos la parte de disparos mucho más tradicional. Al igual que pasó con la primera parte, en Star Wars: Battlefront II es fácil sentir un juego sumamente asistido en el que acertar disparos no es algo tan complicado, incluso disparando sin apuntar con el gatillo izquierdo. Lo anterior puede ser bastante negativo para los más clavados del género, pero la realidad es que no deja de ser divertido disparar cualquier variante de los blasters que hay a nuestra disposición. Las recargas activas tipo Gears of War están de regreso, asunto que me lleva a preguntarme de nueva cuenta qué tal hubiera funcionado un sistema de cobertura dentro de este juego. Claro que la perspectiva en primera persona complicaría enormemente este tipo de diseño.

De la mano de lo anterior tenemos a los famosos héroes que podemos controlar. La realidad es que a pesar de que se nos intenta dar la impresión de que hay una gran variedad de éstos, tenemos que hay dos grupos mayores en los que los podemos agrupar: los que usan poderes con la fuerza y los que no. Jedi y Sith pueden lanzar por los aires a sus enemigos o acabarlos son sus lightsabers, mientras que los personajes sin estas habilidades, echaran mano de su habilidad con armas a distancia y demás trucos de todo tipo. Si bien al principio se sigue sintiendo extraño controlar a estos individuos, una vez que entiendes cómo funcionan, es muy disfrutable comandarlos.

Como tercer pilar del gameplay de Star Wars: Battlefront II tenemos al que para mi, es la verdadera estrella de toda la experiencia. Conducir un AT-ST o estar en la cabina de un AT-AT, es genial, pero cuando de verdad sientes la mano de Criterion en este apartado, es cuando tomas el control de una de las naves y haces tu primer kill en una partida online. El control de estos vehículos es simplemente espectacular, con todo y que el control de velocidad, sea con el mismo análogo con el que giras sobre tu propio eje. Claro que la variedad se limita a cazas, interceptores, bombarderos y especiales, sin embargo, me parece suficiente para mantenerte enganchado en cualquier tipo de enfrentamiento.

Star Wars: Battlefront II es un juego innegablemente divertido. Es cierto que como shooter está lejos de ser una experiencia clavada o tan pulida cómo algo como el recién lanzado Wolfenstein II, sin embargo, la aproximación a un público mucho más casual, no lo frenan de ser funcional. El tema de los héroes se mantiene casi intacto de lo que ya habíamos visto, mientras que como te comentaba, la mecánica de las naves es tan buena, que sin lugar a dudas podría tener las piernas suficientes para convertirse en un juego completo centrado en ella.

Arcade que se agradece

Uno de los aspectos por los que muchos amábamos los Battlefront de Pandemic, tenía que ver con que de alguna manera nos hacían sentir en medio de nuestro cuarto con una cantidad casi ilimitada de juguetes de Star Wars, esto para ser protagonistas de nuestras propias batallas dentro de este universo. Al ser uno de los grandes ausentes del título pasado, el modo arcade está de vuelta en el nuevo Star Wars: Battlefront II, siendo sencillo pero a la vez sumamente adictivo por la forma en la que funciona.

Antes de pasar a contarte mucho más de esta modalidad, es importante recalcar que se puede jugar sin la necesidad de estar conectado a internet, además de que lo puedes disfrutar en pantalla dividida con un amigo a tu lado. Sí, a pesar de todas las modernidades y nuevos paradigmas que vemos en este juego, el equipo desarrollador se tomó la molestia de añadir esta opción que los que llevamos ya un buen tiempo en este asunto, agradecemos enormemente.

Justo como era anteriormente, en esta modalidad se nos pide acabar con las fuerzas dele enemigo antes de que él haga lo mismo con nosotros. Además, tenemos algunos retos adicionales en los que controlamos a una unidad especial o héroe, y en el los que debemos de acabar con cierto número de hostiles antes de que se termine el tiempo. También es posible enfrentarnos contra otro jugador ya sea de manera local u online. Cada nivel de esta modalidad cuenta con diferentes dificultades, las cuales, en caso de irlas completando, nos darán diferentes cosas para progresar en la experiencia general del juego.

Por supuesto que aquí, al igual que pasa en los distintos modos multijugador, el canon o cualquier regla de Star Wars sale volando por la ventana. Lo que te quiero decir es que es posible utilizar a Rey en una batalla entre clones y separatistas. Sí, no tiene ningún sentido narrativo, pero como te comentaba, la idea de esta modalidad es más bien hacernos sentir como niños con un baúl lleno de juguetes de esta serie en la que todo se vale y en la que todo puede pasar. No te voy a mentir, me he divertido muchísimo completando todos los retos del arcade de Star Wars: Battlefront II.

Robusto multiplayer

Como jugador de antaño te diré que por mucho, lo que más emocionaba de Star Wars: Battlefront II era su campaña y el regreso de este arcade clásico, pero tenemos que aceptar que una vez más, la gran mayoría de los esfuerzos que fueron puestos en el desarrollo de este juego, están enfocados en entregar un multiplayer que siente robusto y lleno de cosas por hacer en todo momento. Para esta nueva entrega llegan algunos cambios que creo, sí mejoran sustancialmente la experiencia, haciéndola sentir sólida en todos sus apartados y con variantes muy interesantes para satisfacer a una gran cantidad de gustos.

Antes que nada hay que decir que ahora tenemos Battlepoints que nos sirven para desbloquear a las unidades especiales, héroes o vehículos dentro de una partida. Estos puntos se obtienen al completar objetivos o por supuesto, eliminar enemigos. Dicho sistema me parece más claro y funcional que el que teníamos, haciendo que utilizarlos sea más sencillo dependiendo de lo que nuestro equipo necesite en ciertas situaciones.

Por su parte, la división de unidades igualmente se simplificó. Como base tenemos a las unidades de asalto, pesadas u oficiales, cada una con una función específica dentro del campo de batalla. Arriba de ellas tenemos a las unidades especiales, las cuales, además de contar con más resistencia y poder de fuego, tiene habilidades como el poder usar un Jetpack, por ejemplo. Posteriormente están los vehículos tanto terrestres, como áreos, y para terminar, están los héroes que podrían ser considerados como la parte más alta de la cadena alimenticia de Star Wars: Battlefront II. Hace un par de párrafos te conté sobre los controles y mecánicas de estos grupos, por lo que me parece prudente pasar a los modos de juego que hay dentro del multijugador.

Podríamos decir que más allá de tener nuevas formas de juego, hubo un importante rediseño en las que ya habíamos visto, teniendo resultados que en mi opinión, son sumamente buenos. Star Wars: Battlefront II luce cinco distintas modalidades dentro de su multiplayer, sin embargo, hay que decir que al menos en tres de ellas, vemos marcadas variantes que hacen que las partidas en distintos mapas, se sientan completamente distintas entre sí, pues se nos pone a cumplir objetivos diferentes a pesar de que aparentemente estemos dentro del mismo modo de juego.

Galactic Assault es la modalidad en donde lo anterior se ve más marcado. Esta reimaginación del Walker Assault que vimos en Battlefront anterior, está compuesto por partidas divididas en diferentes fases. Dependiendo de qué lado estés, defensor o atacante, será lo que debas de hacer. Por ejemplo, en Kashyyyk, si estás del lado de la República, en la primera parte deberás de alcanzar unos caños de protones para dañar a los blindados de los separatistas, mientras que en la batalla de Jakku, deberás de tomar distintos puntos del mapa siendo de la First Order. La verdad es que estoy sorprendido de la variantes que hay dependiendo del mapa en el que te encuentres. Puede que al menos en esta modalidad, sientas que los enfrentamientos son muy largos, pues algunos de ellos llegan a superar los 40 minutos.

Por su parte, Starfighter Assault se siente justamente como Galactic Assault pero en naves. Sabiendo lo bien que se comporta este aspecto del juego, DICE decidió hacer mucho más compleja esta modalidad. Ahora, ya no sólo tenemos que acabar con los enemigos en batalla, sino que debemos de cumplir con distintos objetivos a través de diferentes fases dependiendo del mapa en el que nos encontremos.  Por ejemplo, en Endor, si eres del Imperio, deberás de escoltar a un grupo de fragatas para que escapen de los rebeldes, mientras que en otro de los escenarios, debía destruir un Star Destroyer acabando primero con sus escudos y después con su núcleo. Sin lugar a dudas, mi modo favorito.

Hablar de competitividad dentro de algo como Star Wars: Battlefront II me parece que está fuera de lugar, pues desde que le pones las manos encima a cualquiera de sus modalidades, te puedes dar cuenta de que más bien estamos frente a un juego para echar relajo y pasar un buen rato ya sea sólo o acompañado. A pesar de lo anterior, también tenemos a Strike como modalidad, la cual, nos pone en enfrentamientos reducidos de ocho contra ocho en los que tenemos que jugar a mejor de tres, esto con objetivos simples como capturar o defender puntos del mapa. Lo anterior se simplifica aún más con el modo Blast, el cual reduce el número de participantes. Si quieres sentir que tus acciones dentro de las batallas tienen mayor relevancia, entonces cualquiera de éstas puede ser una muy buena opción.

Para concluir nuestro apartado de multiplayer, tenemos el regreso de Heroes vs Villians, en el que como su nombre lo indica, los buenos se enfrentan contra los malos en duelos de personajes especiales bastante divertidos. Aquí, cinco miembros de cada bando intentarán acabar con el objetivo que se les ponga. Lo interesante está en decidir quién del equipo va a atacar y quien se va a quedará a cuidar al personaje que sea el objetivo del contrario. Por supuesto que el desbalance se hace presente en esta modalidad, pues qué puede hacer una bomba de humo de Lando contra el control que Kylo Ren tiene sobre la fuerza. Como sea, puede haber encuentros muy divertidos, esto sin mencionar que aquí, puedes conocer de manera más simple cuáles son las posibilidades de estos personajes para aprovecharlos de mejor forma en otras modalidades.

Al menos de inicio, creo que las 11 locaciones que visitamos a lo largo de las tres eras de Star Wars, hacen que el multiplayer de Star Wars: Battlefront II se sienta sumamente robusto y rico en contenido, sobre todo por las variantes que vemos en cada mapa sin importar qué modo de juego estemos disfrutando. Mi recomendación sería que al principio te dieras una o dos vueltas por cada modalidad para que decidas cuál de ellas se ajusta mejor a tu forma de juego.

Progresión y… ¿pay to win?

Ahora sí, es momento de pasar a la parte más polémica y que más ha dado de qué hablar desde que hace unas semanas tuvimos una beta abierta de Star Wars: Battlefront II. Sí, para esta primera etapa se nos ha prometido que todo el DLC será gratuito para todos los que hayan comprado el juego desde el inicio, sin embargo, tenemos un sistema de monetización extra que aparentemente tendrá un impacto sumamente negativo en el sistema de juego pero que la verdad, aún falta verlo puesto en práctica para saber cómo es que se comportará al final de todo.

Las famosas loot boxes hacen acto de presencia en Star Wars: Battlefront II. Antes de pasar a contarte más o menos cómo es que funcionan, creo que es importante mencionar que las cartas que hacen las veces de perks, están de regreso. Cada clase tiene tres espacios para equipar éstas habilidades, las cuales pueden ser activas o mejorar poderes que ya tenemos. Dependiendo de la rareza de estas tarjetas, será el beneficio que se nos de. La forma de obtenerlas es comprándolas con créditos o que te salgan dentro de estas cajas cerradas que contienen objetos variados.

Entendiendo lo anterior, tenemos que estas loot boxes están separas en cuatro grupos diferentes. El primero es variable, es decir, son cajas en las que te puede salir todo tipo de contenido y normalmente te las dan por jugar diario o por haber sido de los primeros en iniciar sesión dentro de Star Wars: Battlefront II. Los otros tipos se separan en Trooper, Starfighter y Hero. Cada una de ellas te da objetos específicos para las distintas clases, además de que pueden contener créditos que a su vez, sirven para comprar más cajas, tarjetas o incluso héroes.

Aquí es donde viene la polémica. Las loot boxes también pueden ser adquiridas con cristales, unidad que sólo se puede comprar con dinero real. Puedes gastar desde $5 dólares por 500 de estos cristales, hasta $100 dólares por 12 mil cristales. Lo anterior sirve para obtener créditos a través de estas cajas y así, comprar distintas mejoras para nuestras unidades, además de que también nos pueden salir estas ayudas dependiendo del tipo de caja que hayas elegido. De inicio suena como que alguien que esté dispuesto a hacer un fuerte gasto, tendrá una ventaja marcada sobre el resto, pues contará con tarjetas raras para hacer a sus unidades mucho más fuertes, además de que seguro podrá desbloquear a nuevos héroes como Darth Vader.

Por ejemplo, tener a Darth Vader elegible tiene un costo de 60 mil créditos, y tomando en cuenta que en una partida regular llegamos a obtener poco más de mil de esta unidad si bien te va, se calcula para juntar lo necesario para obtener a dicho villano sin gastar en nada más, requiere de alrededor de 40 horas de juego. EA asegura que dicho modelo es para enaltecer el sentimiento de logro, pero muchos lo ven como una movida poco ética en la que se busca que quien pague más, gane más; es decir, el famoso pay to win se hace presente, pues vale la pena recalcar una vez más que estas loot boxes además de contener aspectos estéticos y créditos, también vienen con tarjetas de mejora para las unidades.

Nota: Hace unos instantes, EA ha cambiado de parecer luego de todo el disgusto de su comunidad, agregando un 75 por ciento de descuento al número de créditos necesarios para desbloquear a algunos de los personajes.

A mi parecer, es aún muy temprano para decir si es que todo esto romperá la experiencia para quienes no estén dispuestos a pagar más de los $60 dólares que ya cuesta el juego. Aún tengo la esperanza de que se haya balanceado bien la forma en la que se reparten los premios entre quienes hacen uso de estas microtransacciones para no arruinarle al resto la forma en al que se juega. Sin duda alguna suena como una terrible idea que será fuertemente criticada con justa razón, pero sólo el tiempo dirá si fue o no una buena determinación por parte de EA.

Recordemos que estas súper producciones ya no se costean vendiendo cinco o seis millones de copias. Los publishers necesitan echar mano de otras cosas para que sus proyectos sean rentables. La pregunta es ¿es necesario afectar directamente el gameplay?. Mi consejo es que si no estás de acuerdo, ignores por completo todo este asunto.

Los número hablan por sí solos. Este modelo de negocio está siendo un éxito rotundo en distintos juegos y mientras esto siga así, las compañías seguirán apostando por él, ya sea para bien o para mal. No hay que perder de vista que esto es un negocio antes que nada en donde el dinero manda… por más feo que esto pueda sonar. Lo que sí es claro es que EA no tiene idea de cómo implementar estos modelos de negocio.

Cuando Frostbite funciona

Otro de los aspectos por los que EA ha estado bajo los reflectores últimamente, es al forma en la que se ha implementado el uso de Frostbite en todos sus proyectos, causando que algunos de ellos perdieran el rumbo. DICE, como estudio creador de esta tecnología, siempre ha sabido cómo explotarlo de buena forma y sobre todo, cómo hacerlo lucir como pocas cosas dentro del medio. Afortunadamente, para Star Wars: Battlefront II lo anterior queda de manifiesto, siendo uno de los juegos que mejor se escucha y que mejor se ve de lo que va de esta generación.

De palabras de los propios desarrolladores, sabemos que uno de los pilares del proyecto tiene que ver con crear una experiencia inmersiva que de verdad nos haga sentir dentro del universo de Star Wars, y gracias a la potencia de la más reciente versión de Frostbite, fue que Star Wars: Battlefront II alcanzó lo anterior incluso de mejor forma que su antecesor. Como fan de esta franquicia, me cuesta trabajo describir lo que uno siente al ver estos escenarios absurdamente detallados en los que ves toda clase de referencias a las películas. Estar dentro del palacio de Naboo o en las playas de Kashyyyk, es simplemente genial, además de que encontrarte volando entre los desechos dejados por la segunda Estrella de la Muerte sobre Endor, te dejará sin aliento.

El estudio que hubo de cada una de las etapas de Star Wars que vemos representadas dentro de este juego, sólo se equipara con la ejecución que vemos nivel de dirección de arte, mientras que el iluminación es perfecta, siendo apoyada por texturas en altísima calidad y una draw distance bastante amplia. Todo esto incluso en un PS4 o Xbox One de primera generación.

Del lado de la mezcla y edición de sonido también tenemos un resultado sumamente destacado. El rugido del motor de un TIE Fighter y el característico estruendo de sus disparos, hacen que la piel se le erice a cualquiera. De igual forma, puedes distinguir perfectamente entre los distintos lightsabers sólo por el sonido que producen. Ese limpio efecto que produce la espada de Luke, no tiene nada que ver con las vibraciones emitidas por el arma de Kylo Ren, por ejemplo. Un buen sistema de sonido o unos audífonos pensados para jugar, serán completamente necesarios para que la experiencia de Star Wars: Battlefront II se sienta completa.

¿El juego que nos merecíamos?

Hablar de cualquier cosa de Star Wars siempre es complicado, esto gracias a las pasiones que levanta esta franquicia con tantos años de historia. Lo anterior aplica por completo en los videojuegos, pues la realidad es que el paso de la serie en este medio ha sido más brillante que opaco. Tomando en cuenta lo que pasó hace un par de años y que ahora tenemos a tres grandes estudios involucrados en el desarrollo, las expectativas que se tienen por Star Wars: Battlefront II son verdaderamente altas. El resultado general lo podemos catalogar como bueno, pues se corrigen muchísimos errores que se cometieron con el título anterior, sobre todo el que tiene ver con la cantidad de contenido que estamos recibiendo por nuestro dinero.

Star Wars: Battlefront II es un juego que se siente como un producto completo con un montón de cosas por hacer en cuanto esté corriendo en tu PS4, Xbox One o PC este 17 de noviembre, aunque claro, tenemos la enorme polémica de las loot boxes que se pueden comprar con dinero real y cómo es que éstas te dan objetos más allá de lo estético. Falta ver si es que lo anterior tendrá un impacto directo en el sistema de juego y si es que quienes gasten extra, de verdad tengan ventaja sobre quienes no. De inicio suena mal, pero como te digo, falta ver. Lo que sí podemos asegurar es que puedes ignorar por completo todo este asunto y aún así, pasar un gran rato con este juego.

Alberto Desfassiaux
Editor de Atomix. No me gustan los videojuegos... ¡adoro los videojuegos!