Review – PlayStation 4

TRENDING

XENOBLADE CHRONICLES 2 NO LLEGA AL TOP 10 DE VENTAS EN REINO UNIDO
REVIVE EL STREAM DE 30 ANIVERSARIO DE MEGA MAN
¿POR QUÉ SERÍA UNA BUENA IDEA VER SANGATSU NO LION?
LOS VIDEOJUEGOS QUE SE LANZAN EN DICIEMBRE
TORIYAMA REVELA EL SECRETO DETRÁS DEL SÚPER SAIYAJIN
AQUÍ ESTÁ EL ESPECTACULAR TRÁILER DE BATMAN NINJA
LA PRIMERA IMAGEN DE ROBIN PARA LA SERIE TITANS
PERSONA 5 YA VENDIÓ 2 MILLONES DE COPIAS
SWITCH FUE LA CONSOLA MÁS VENDIDA EN BLACK FRIDAY, CYBER MONDAY Y THANKSGIVING
SUPUESTA FILTRACIÓN DE EA NOS ADELANTA UN NINTENDO DIRECT
TRÁILER DE INFINITY WAR FUE VISTO 230 MILLONES DE VECES EN 24 HORAS
FECHA DE LANZAMIENTO Y DETALLES DEL CEREAL DE MARIO
¡CONOCE AL EDITORS’ CHOICE DE NOVIEMBRE!
EA BUSCARÁ LLEVAR MICROPAGOS A STAR WARS: BATTLEFRONT II
MIRA EL TRÁILER DE AVENGERS: INFINITY WAR
REVIEW – FIRE EMBLEM WARRIORS
SEMANA DE POKÉMON Y SWITCH EN LAS VENTAS JAPONESAS
DIRECTOR DE INFINITY WAR EXPLICA EL CAMBIO DE LOOK DE THANOS
DISNEY SEGUIRÍA AVANZANDO EN LAS NEGOCIACIONES PARA COMPRAR FOX
MIRA LOS COMERCIALES NAVIDEÑOS DEL NINTENDO SWITCH
ACCIONES DE EA SE DESPLOMAN TRAS LA POLÉMICA DE LAS LOOT BOXES
OMEGA LABYRINTH Z SÍ LLEGARÁ A OCCIDENTE
DESPIDEN AL PRODUCTOR DE SUPERGIRL TRAS ESCÁNDALO SEXUAL
REVIEW – HORIZON ZERO DAWN: THE FROZEN WILDS
SWITCH EN CAMINO A SUPERAR AL WII
CREADOR DE NARUTO HABLA SOBRE LA RELACIÓN ENTRE NARUTO Y HINATA
REVISANDO LOS RUMORES SOBRE DEVIL MAY CRY V

El PlayStation 4 está finalmente entre nosotros después de una espera que pareció eterna. Desde que en las presentaciones pudimos verlo de cerca y jugar, esperábamos sólo cosas grandes, pero nunca es lo mismo convivir con alguien en una fiesta que vivir con él en casa.

Cuando nos dieron la caja, inmediatamente sentimos que era más ligera que la del Xbox One, así como más pequeña. Sus contenidos eran pocos, únicamente lo necesario para conectar y comenzar a jugar de inmediato. A diferencia del Xbox One que viene con el Kinect, aquí no tenemos la cámara incluida, pues se vende por separado.

 

Diseño

Desde hace mucho tiempo conocemos a la perfección la forma del PlayStation 4, pero tenerlo a nuestra disposición y buscar dónde acomodarlo es otra cosa. Esto es sumamente sencillo porque su tamaño y forma se adaptan fácilmente a cualquier situación; sólo hay que buscar dejarle espacio para que se ventile por detrás.

Es tan sencillo y sobrio que casi en cualquier posición lo podemos colocar, ya sea en vertical o acostado: en cualquier caso, aquí es cuando nos damos cuenta de que las diagonales en su diseño impiden ponerlo en una posición que pudiera afectar al aparato: concretamente mide 27.5 x 30.5 x 5.3 centímetros.

Los botones de encendido y expulsión de disco están bastante escondidos; no al grado en que no los podamos encontrar, sólo lo suficiente para guardar discreción. El tacto de éstos es bastante sensible, aunque uno esperara que se presionen hasta el fondo como en las diversas versiones del PlayStation 3.

Los acabados son bastante sencillos pero elegantes: hay dos tipos de superficies, una brillante y totalmente lisa, el famoso “acabado piano”, y otra con una textura rasposa, que permite bastante agarre al sostenerla en las manos, lo cual no debe ser un problema pues es bastante ligero, pesando 2.7 kgs, lo cual es de admirar si consideramos que ya incluye en su interior la fuente de poder, por lo que no tendremos que acomodar la molesta caja de la conexión, como en el Xbox One. Únicamente hay que conectar el cable que va de la corriente a la consola y estamos listos.

La manufactura parece algo delicada, como que no resistiría un uso rudo, a diferencia de las últimas versiones del PlayStation 3, pero era de suponerse que la versión de lanzamiento del PlayStation 4 estuviera pensada con una construcción delicada ya que será el tesoro de muchos, que le tratarán con el mayor cuidado del mundo.

Como ya hemos visto desde hace tiempo, a lo largo de la cara superior la consola tiene una línea que atraviesa con una luz que prende en blanco y azul cuando encendemos la consola, contrastando ligeramente con el diseño casi invisible de sus formas negras en la oscuridad de un playroom iluminado sólo una pantalla.

Conectividad

La consola no requiere de bandeja para cargar los discos, en su lugar contamos con una ranura en la que poner los Bluray de los juegos en la parte frontal. De ese mismo lado contamos con dos puertos USB 3.0 en los cuales podemos conectar los controles para cargarlos, incluso cuando la consola está apagada.

En la parte trasera encontrarán el puerto Ethernet, la salida HDMI, la salida de audio óptica, y la conexión de la PS Camera. Los controles DualShock 4, además de usar el cable USB incluido, se pueden sincronizar mediante bluetooth de manera muy sencilla.

El audio puede configurarse para que salga mediante HDMI, o por la salida óptica en caso de que contemos con un equipo de sonido aparte de la pantalla. También se puede enviar todo el audio al DualShock 4, como explicare más adelante. Las opciones permiten incluso seleccionar el formato de salida entre linear PCM, bitstream DTS, y Bitstream Dolby.

Una de las más grandes decepciones es que Sony llevó demasiado lejos la idea de una “consola exclusiva para jugar”, ya que la sección de TV y video sólo sirve para acceder a servicios en línea como Netflix, Amazon Instant, Hulu Plus, Crackle, y Crunchyroll. A diferencia del PlayStation 3, en el que podíamos conectar un disco duro o memoria USB para reproducir nuestras fotografías, video y música, ahora es imposible. Al conectarlo, no sólo la consola se queda muda, sino que no se puede encontrar el dispositivo USB en el menú y explorar sus contenidos. Antes era incluso posible configurar la consola como un servidor para acceder a los archivos de nuestra computadora y ahora esto está restringido. Aunque esto es una clara medida de combate a la piratería, quita una de las principales características que hacían a la consola el centro de entretenimiento del hogar.

Además la reproducción de Bluray no funciona desde la caja. Es necesario conectarse a internet y hacer una actualización para para que esto funcione. Obviamente  uno no creería que a Sony se le olvidó habilitar la consola con algo tan básico como reproducción BR; quizá sea que el plan original era restringir esto y luego lo echaron para atrás. Esto daría pie a la posibilidad de que en un futuro –en el caso de que los usuarios lo exijan– habiliten a la consola para reproducción de contenido multimedia de forma local.

 

DualShock 4

La nueva versión de este exitoso y querido control no lleva el cambio a niveles radicales. Parece que siguiera una línea evolutiva bastante lógica y contemporánea, con curvas más acentuadas y un cuerpo más delgado. De primera impresión, no hay gran diferencia, sin embargo, durante largas sesiones de juego se siente más natural en las manos debido a su nueva ergonomía.

Los sticks acomodados de forma simétrica siguen tan eficaces como siempre y los cuatro botones PlayStation nos hacen sentir en casa. Los cuatro gatillos, se sienten ligeramente más suaves, pero sin hacer un cambio valioso. Los que más resaltan es el botón Option, que toma la función de start, y el sonado botón de Share con el que se activan las funciones sociales para compartir screenshots y videos de gameplau. El pad frontal del PlayStation es bastante discreto, pero de mucha utilidad en algunos juegos, teniendo no sólo sensibilidad como en el panel trasero del PS Vita, sino dando la posibilidad de presionarlo como si de un botón se tratara.

Además en el panel lateral, donde se conecta el cable USB, tenemos una bella luz que brilla dependiendo del juego en que nos encontremos, igual que el PS Move. Aunque por el momento no pase de un accesorio de vanidad, pues en los juegos de lanzamiento no sirve más que de un adorno, esperamos que en títulos posteriores le den un uso más profundo en las mecánicas.

Quizá la adición de mayor utilidad es la bocina en el control, que algunos juegos usan para darnos indicaciones. Por ejemplo, además del audio efectos de sonido y música que sonara en la televisión o el equipo de sonido, el DualShock nos puede dar otro canal de audio; por ejemplo, en Resogun suena una voz que nos da indicaciones. Además de la bocina del control, cuenta con un jack para conectar los auriculares, y tener un chat de voz más limpio, pero también sirven con cualquier audífono para entrada de 3.5 mm (o sea, los más comunes, como los que usa un iPod). Si no deseamos usar el chat de voz, es de igual manera muy útil, ya que en las opciones de audio podemos configurar para que todo el sonido de los juegos se vaya hacia el control y suene en los audífonos, con lo cual podemos jugar en la noche sin molestar a los que duerman, de forma inalámbrica y muy práctica.

El control no usa baterías desechables como el del Xbox One, sino que se carga vía USB al conectarlo a la consola. Aunque se supone que éste podría cargarse incluso cuando la consola está apagada, esto no sucede, únicamente se pueden cargar cuando la consola está encendida o en modo standby, lo cual hay que configurar para proveer de energía al DualShock 4.

Aunque el control se supone que funciona de manera nativa con computadoras, esto no es tan fácil como parece: por ejemplo Mac OSX Mountain Lion no lo reconoce a la primera ni por bluetooth ni USB, y aunque Mavericks sí lo reconoce de inmediato como dispositivo bluetooth en las configuraciones inalámbricas (o también por USB), el soporte que hay para juegos es muy pobre y a veces mostrando glitches, por ejemplo en algunos juegos de Steam. Al momento de escribir esto, desconozco el reconocimiento nativo del DualShock 4 en computadoras con Windows. Ya que ésta sería una muy buena opción para jugar en laptops y computadoras de escritorio, seguramente no tardarán en aparecer drivers de terceros para dar cobertura a este hardware.

Interfaz

Cuando lo encendemos todo ocurre muy rápido. Desde la caja, es muy fácil hacer una cuenta de usuario de la consola, usar nuestro ID de la PSN, y configurar. Ya sea con cable Ethernet o por Wi-Fi, la conexión a internet es rápida y sencilla. Los menús de configuración de audio y video son más limpios en el el PlayStation 3, y cuentan con las opciones típicas. Los menús corren más rápido pero tampoco se siente un cambio radical.

El desplazamiento es el que ya conocemos: menú raíz de navegación horizontal, que desplaza en vertical las demás opciones. Obviamente todo luce más moderno y estilizado, con tonos más claros que en la versión anterior.

La PlayStation Store encontró los cambios necesarios, con un diseño más amigable, vistoso y agradable a la vista, con thumbnails más grandes y toda la información de los juegos a la mano. Uno puede seguir descargando títulos mientras juega algún otro, o incluso jugar algo que no se ha terminado de descargar. El despliegue de nuestra información de usuario luce mejor que nunca.

Sin embargo, hay una situación preocupante con los títulos descargados de la PSN, que cada vez que se deseen jugar, el sistema debe conectarse a internet para comprobar que el ID desde el cual se está jugando es de verdad quien había pagado por el juego. Uno pensaría que con un cambio de perfil dentro de la consola, se requiera algo así, pero es una molestia muy grande en caso de que uno se lleve la consola a un lugar sin acceso a internet, ya sea por el fin de semana o permanentemente. Uno entiende que sea una medida en contra de la piratería, no es agradable depender de la conexión a internet para correr algo que uno ya bajó legalmente y está comprobado por el sistema.

Estuve haciendo unas pruebas y la solución que encontré fue usar mi iPhone como un hotspot inalámbrico para la consola, y conectarme a la web para que hiciera el chequeo al correr un juego descargado; una vez que ya hubo abierto la aplicación, simplemente corté la conexión a internet desde el teléfono y seguí jugando sin problemas, ya que es sólo una medida de seguridad. De cualquier, aunque esto nos puede sacar de un apuro, no serviría cuando estemos en un lugar sin señal de teléfono, como por ejemplo una cabaña a donde uno busque pasar el fin de semana. Al menos, los juegos de disco corren sin necesidad de conectarse a internet.

 

 

PS Vita Remote Play

Una de las razones más atractivas para adquirir un PS Vita era la capacidad de conectarlo al PlayStation 4 mediante Remote Play, y expandir la experiencia de juego. Mediante Wi-Fi podemos hacer transmisión de gameplay a la pantalla de la portátil, dejando todas las tareas de procesamiento a la consola más poderosa, con lo que aseguramos gráficos nunca antes vistos en la pantalla más pequeña. Para que esto funcione bien es necesario permanecer dentro de la misma red inalámbrica, asegurándose de que no esté saturada, y manteniendo una razonable distancia física entre los dispositivos.

Así como la PlayStation App, esto funciona accediendo a nuestras cuentas de PSN desde cada uno de los dispositivos, con lo que el sistema habilita el uso de estas funciones. La app para dispositivos móviles tiene distintos usos que a muchos quizá les parecerán de poco valor, el Remote Play tiene muchas aplicaciones, sobre todo de comodidad ya que el  rango de señal que el Vita puede captar es bastante amplio.

 

Desempeño

De salida, el PlayStation 4 viene con un disco duro de 500GB, que seguramente alcanzará durante poco tiempo para el usuario promedio de la PSN que guste de comprar juegos en línea. Sin embargo, contamos con la posibilidad de cambiarlo por uno de mayor capacidad sin enfrentar grandes complicaciones técnicas. En general tanto los juegos descargados, como los de disco, tardan muy poco en cargar, haciendo sentir una mejora en velocidad respecto del tiempo de espera promedio de su antecesor. Claro, considerando que la consola está nueva y con poco tiempo de uso. Habrá que esperar algunos meses para ver el desempeño de lectura de su disco duro, y la efectividad de sus 8GB de memoria distribuida en 16 módulos GDDR5.

El procesador de la consola es un chip AMD Jaguar de ocho núcleos, con capacidad de 1.84 teraflops, que no ha tenido problemas para ejecutar los títulos de lanzamiento, corriendo fluidamente en los momentos más cargados de polígonos en Knack, Resogun, o Killzone: Shadow Fall, por mencionar algunos.

Seguramente será con software más ambicioso cuando veamos el framerate caer durante las escenas más aparatosas y visualmente cargadas. Por el momento, los juegos de salida apenas están aprovechando algunos aspectos del hardware, dejándonos en espera de ver el potencial real dentro de un par de años, de la misma forma en que ha ocurrido con las demás consolas PlayStation.

 

El lado social

Quizá el más grande cambio que ha ocurrido entre en lanzamiento del PlayStation 3 y el 4 es la revolución comunicativa del mundo, gracias a la internet y sus redes sociales. A esto le agregamos el boom de los videos de gameplay que millones de usuarios están subiendo a diario. El PlayStation está preparado para estos tiempos, facilitando el que uno comparta los contenidos creados. Con el botón Share, uno puede de inmediato subir ya sea una captura de pantalla, un video de gameplay o transmitir en vivo lo que estamos jugando, para que lo puedan ver nuestros amigos en la red, que pueden ser hasta 2,000, lo cual debería ser más que suficiente para el usuario promedio. Para hacer funcionar todo esto es necesario contar con una cuenta de PSN y enlazarla a un perfil dentro de la consola.

La consola siempre está grabando gameplay en video, aunque uno no lo haya pedido. Cuando presionamos el botón share, podemos usar los 15 minutos previos de grabación, los cuales se pueden editar, guardar y compartir dentro de la misma interfaz del PlayStation, sin necesidad de una aplicación extra. En el menú de opciones se puede configurar para que además del gameplay, se grabe el audio de nuestro micrófono, así como incluir video de la PlayStation Camera.

Además de poder subir un screenshot o un video previamente grabado, tenemos la opción de transmitir en vivo mediante servicios como Twitch y Ustream, para lo que ni siquiera se necesita de una cuenta previa, pues dentro desde el PlayStation 4 podemos crear una.

El catálogo de streams disponibles es bastante amplio, incluso teniendo pocos días de que la consola haya llegado al público. Desde el menú principal podemos acceder a Live from PlayStation para ver lo que la gente está jugando al rededor del mundo; las opciones son prácticamente ilimitadas. Para sacar provecho de estas opciones no se requiere de una cuenta PlayStation Plus, lo que da cierto valor agregado a quienes gusten de ver y compartir gameplay.

PlayStation Camera

A diferencia del Kinect, la cámara del PlayStation 4 es opcional, pero su precio es bastante accesible para los que busquen este tipo de experiencia. Su instalación es sencilla: sólo la conectamos a la consola y ya sirve. El acomodamiento es rápido, pues es apenas más larga que un DualShock y muy delgada; además, viene con una lengüeta con bisagras ajustables, con lo que la podemos colocar encima de la televisión o sobre una mesa.

Al conectarla veremos un tutorial que nos ayudará paso a paso instalarla en nuestra sala o lugar de juego. Lo único malo es que ésta pide al menos dos metros de espacio despejado para su mejor funcionamiento, así como un fondo que contraste lo suficiente con los sujetos.

El reconocimiento de los rostros ligeramente tardado pero funciona bien. Al comparar los usos del control que ésta tiene con el Kinect, es evidente que no cubre tantas cosas como su contraparte de Microsoft, así como su eficiencia.

La aplicación PlayRoom saca bastante provecho de este hardware, ya que nos permite interactuar con un divertido robot volador en la pantalla. Al abrir la aplicación, la cámara nos escanea y calibra el DualShock 4 para usarlo en conjunto. Jugar con el robot es bastante divertido, pues con el movimiento de nuestras manos lo movemos de un lugar a otro, y con el pad del DualShock lo podemos absorber dentro del control como si se tratara de un genio en la lámpara, y para volverlo a liberar, sólo hay que frotar el pad del control.

Hay otra opción en la que podemos liberar un gran número de robots de menor tamaño en la pantalla, sobre lo que la cámara detecte como superficie; además también hay un juego para dos personas en el que se hace una especie de air hockey virtual con el pad de los DualShock; aunque su mecánica es muy básica y sin más opciones, puede ser extremadamente divertido.

 

En resumen

Esta consola cumple con todo lo prometido por Sony desde su anuncio. Aunque ha habido reportes de fallas con la famosa luz azul de la muerte, nosotros no tuvimos esa desafortunada experiencia. Todo funcionó bien y a la primera, prácticamente saliendo de la caja. Debido a la ola de información en que vivimos, quizá ya nada fue sorprendente al jugar el PlayStation 4, pero eso no significa que no tenga aún mucho que dar, ni que su desempeño de lanzamiento no sea excelente.