Review – Horizon: Zero Dawn

TRENDING

9 GRANDES DEBUTS DE NUEVAS FRANQUICIAS
¿YA VISTE CUÁNTO CUESTA EL NUEVO IPHONE ROJO?
CONOCE A KIZUNA AI, LA PRIMERA YOUTUBER VIRTUAL
POR RACISTA, REMUEVEN VOZ DE YOUTUBER EN YOOKA-LAYLEE
LOS JUEGOS GRATUITOS DE GAMES WITH GOLD EN ABRIL
LOGRAN EMULAR BREATH OF THE WILD EN PC
CÓMO SER DARK LINK EN ZELDA: BREATH OF THE WILD
MONSTER HUNTER XX DOMINA LAS VENTAS EN JAPÓN
PROBLEMA CON JOY-CON DEBIDO A VARIANTE EN MANUFACTURA
EL ANIME DE NARUTO LLEGA A SU FIN
VANESSA SE UNIRÁ A THE KING OF FIGHTERS XIV COMO DLC
PRIMER TRÁILER DE DEATH NOTE EN NETFLIX
DEMANDAN A DISNEY POR SUPUESTO PLAGIO EN ZOOTOPIA
YA PUEDES DESCARGAR SUPER MARIO RUN EN ANDROID
ASÍ SE VIVE LA BETA CERRADA DE GRAN TURISMO SPORT
SERIES DE VIDEOJUEGOS MUY COMPLICADAS DE ABORDAR
2017, HISTÓRICO INICIO DE AÑO PARA LOS VIDEOJUEGOS
SEIKEN DENSETSU COLLECTION CONFIRMADA PARA SWITCH
PELI DE LOS POWER RANGERS TENDRÁ A PRIMER RANGER GAY
BLOODSTAINED SE CANCELA PARA WII U; VA A SWITCH
NUEVO CONTROL DE XBOX INSPIRADO EN TECNOLOGÍA MILITAR
HABRÁ UNA SERIE CGI DE KING OF FIGHTERS
CONFLICTOS EN BIOWARE, POSIBLE CAUSA DE PROBLEMAS CON ME ANDROMEDA
REVIEW – MASS EFFECT ANDROMEDA
5 QUEJAS INJUSTAS SOBRE MASS EFFECT ANDROMEDA

Estamos en el mejor momento de la generación actual de consolas, 2016 nos dejó inolvidables títulos y este 2017 pinta para superar lo logrado con una contienda muy fuerte entre apuestas ambiciosas en todas las plataformas, realmente hemos llegado a la madurez de la generación en la que estamos viendo frutos mucho más consistentes de las promesas que veíamos hace tres años cuando llegaron las consolas actuales.

En el caso de PlayStation, tenemos una marca que ha conquistado a la gran mayoría de los jugadores de consola a nivel mundial con un claro dominio en cuanto a consolas PS4 colocadas en los hogares de los jugadores, y cualquiera que sea la razón por la que todas esas personas optaron por la consola de Sony, se merecen exclusivas que le den identidad a la marca y a sus comunidades.

Con excepción de Bloodborne, la mayoría de las exclusivas que han brillado en PS4 son extensiones de propiedades intelectuales surgidas en generaciones pasadas y también una buena cantidad de remasterizaciones; el año pasado Uncharted 4 acaparó los reflectores de los jugadores de PlayStation, y sabemos que el mismo Naughty Dog prepara ya una secuela para The Last of Us, mientras que otros equipos de Sony como Santa Monica Studio prefirieron dejar a un lado las nuevas propuestas, en favor de franquicias conocidas como God of War.

¿Qué pasa con los nuevos juegos de PlayStation? A Knack le fue muy mal y aun así se está cocinando una secuela, The Order 1886 a muchos nos dejó enganchados con un final que prometía secuela pero luego de quedarse muy por debajo de las expectativas todo indica que eso no sucederá. Ya mencionamos Bloodborne que fue un gran acierto entre la incertidumbre y la siguiente gran exclusiva nueva en el mapa es Horizon: Zero Dawn.

Dejando a un lado su gran experiencia en juegos de disparos en primera persona, Guerrilla Games nos trae su segundo juego para PS4 considerando que ellos le dieron banderazo de salida a la actual generación con Killzone Shadow Fall. Se trata de la primera vez en muchos años que el equipo hace a un lado la franquicia Killzone y el género FPS para concentrarse en una nueva propuesta. En este sentido Horizon: Zero Dawn nos presenta un RPG de acción en un mundo abierto, y los entiendo perfectamente si temen mucho miedo respecto a que dicho género se haya explotado hasta el cansancio por muchos estudios y publishers.

A lo largo de varios días invertí casi 60 horas en completar 99.4% de Horizon: Zero Dawn, mi experiencia con un juego que estaba muy arriba entre mi lista de juegos más esperados fue cambiando con el paso de las horas, descubrí muchas similitudes con otras franquicias, momentos muy agradables, una historia enganchante, una aventura muy cinemática que nos recuerda otras exclusivas de la plataforma, algunos problemas que arrastran la mayoría de los juegos que optan por el formato de mundo abierto y muchas otras cosas más. Antes de pasar a los detalles puedo decirles que en general creo que valió mucho la pena la espera por este título que incluso sufrió algunos retrasos, y los cinco años de trabajo que invirtió Guerrilla para dar vida a esta completamente nueva propiedad intelectual se ven bien reflejados en un juego que, desde mi perspectiva, forja esa nueva identidad que nos permitirá recordar el PS4 por sus propuestas originales que trascienden la continuación de franquicias que nacieron en generaciones pasadas.

Vamos pues a revisar lo que nos ofrece Horizon: Zero Dawn en esta reseña, no se preocupen pues por respeto a ustedes, estimados lectores, está 100% libre de spoilers.

*Todos las imágenes mostradas en esta reseña fueron tomadas con el modo fotografía durante nuestra sesión de juego en un PS4 convencional.

¿Cómo se juega? Cacería, mundo abierto y contenido

a) La base del juego, progresión y las bestias metálicas

Horizon Zero Dawn es un juego de aventura, dentro de un mundo abierto y con algunos elementos de un RPG de acción, realmente mentiría si les afirmara que viene a revolucionar cómo funcionan estos juegos, pues ese no es su objetivo. En este sentido tienes una campaña principal, un mapa con puntos por explorar fuera de la línea de la campaña principal, montones de actividades secundarias, atajos que te permiten hacer viajes rápidos para evitar largas caminatas entre los lugares, torres que liberan puntos de interés en el mapa muy a la Assassin’s Creed, un sistema de  “modo detective” muy a la Batman Arkham que te permite resolver situaciones e identificar amenazas, un sistema de crafting de municiones que nos recuerda mucho lo que hicimos en Far Cry Primal, largas escenas de diálogos interactivos que nos recuerdan a Mass Effect, y una progresión con experiencia que se va convirtiendo en puntos que se gastan en un árbol de habilidades donde puedes dar prioridad al estilo que más se adapte a tus necesidades de juego. Todos aquellos que estén acostumbrados a este tipo de juegos se sentirán cómodos con la jugabilidad en general.

Desde sus primeros tráilers hemos visto que el combate con bestias metálicas es uno de los puntos que le dan fuerte identidad al juego y ciertamente lo son. En este sentido hay un acierto tanto del lado del diseño de combate, como de la creación de las diferentes armas y también en el muy interesante diseño de todas las máquinas que nos encontraremos en nuestra aventura.

Debo decirles que luego de jugar este mes dos juegos con combates muy personales con enemigos fijos (NioH y For Honor), mis primeros combates en entornos abiertos con Horizon no fueron lo más cómodo en cuestión del manejo de la cámara, posteriormente me di cuenta que era cuestión de que el paso de las horas me entrenara para acostumbrarme a un sistema bastante funcional con el que pasé de cazar pequeñas máquinas a colosales bestias agresivas.

El combate de Horizon casi siempre te mantendrá disparando varios tipos de flecha, algunas que hacen más daño pero son más lentas de disparar, otras con daños elementales y otras con devastadores explosiones que rompen las armaduras de las máquinas. Como sea ¿cómo es posible cazar enormes máquinas a flechazos? Aprovechando la estrategia, la puntería y todas las herramientas que tienes a tu favor. Además de tus arcos tienes ataques melee con tu lanza que casi siempre se ven atraídos ante los enemigos como por un imán invisible para no causar que un problema con la cámara sea el causante de tu muerte. Además de ello tienes trampas que colocas en el suelo, lanzadardos que se disparan con la velocidad de una metralleta pero menos precisión que las flechas, hondas que en lugar de disparar piedras lanzan bombas con diferentes efectos elementales y hasta una potente arma similar a una “escopeta” rudimentaria que sirve exclusivamente para eliminar las corazas de las máquinas.

Ya que hablo de las máquinas, puedo mencionarles que me pareció muy acertada la manera en que fueron diseñadas para crear secuencias de combate divertidas y muy originales que le dan fuerte identidad al título. Cada máquina tiene sus puntos débiles y es posible con varias armas irlas despedazando poco a poco hasta dejar a descubierto sus depósitos de combustible que las puede dejar a punto de estallar dañando a los otros enemigos circundantes; es importante pues que antes del combate hagas un escaneo con el Foco de Aloy –un dispositivo que le permite observar más detalles que sus semejantes como el “modo detective”– para ver el esqueleto de esas bestias y que pienses que la batalla será más bien una lucha por ser preciso más que lanzar miles de proyectiles a su cuerpo. Me encantó que incluso es posible derribar las armas que traen montadas muchas de las bestias, de manera que la protagonista puede tomar del suelo las potentes ametralladoras de las máquinas para usarlas en su contra, romper todas sus armaduras y finalmente derribarlas. También es agradable que sustraer partes importantes en el cuerpo de una bestia le irá restando los ataques que pueda ejecutar a falta de los componentes necesarios, fortaleciendo así tus posibilidades en el combate para salir victorioso.

La estrategia es importante en el combate; al igual que en muchos juegos del género el sigilo aprovechando ocultarte en pastos largos es bueno para limpiar campamentos de rivales humanos pasando como una sombra, o puedes hacer que una máquina caiga por trampas que colocas sin que note tu presencia. También me gustó mucho cómo el diseño de los niveles funciona en pro de la estrategia en la cacería; muchas veces la clave para salir victorioso en la lucha contra una máquina es observar lo que te rodea como rocas donde puedas cubrirte, posibles escondites para perder la pista en una persecución, cuerpos acuáticos que te permitan huir cuando tu salud es baja o elementos del entorno como barriles de combustible o elementos destructibles que te permitan aplastar a tu presa con un flechazo a la trampa en el momento oportuno.

Algo también acertado en el sistema de batalla es que se desarrolla en un formato continuo, en el que si se te acaba la munición tendrás que fabricar más en el mismo combate sin interrumpirlo, para ello el juego cuenta con una rueda de selección de armas al pulsar “L1” que ralentiza un poco el tiempo para que fabriques al momento lo que requieras o cambies tu armamento, sistema que funciona realmente bien. También hay habilidades que te permiten alentar un poco el tiempo para apuntar mejor, y es sorprendente cómo se integra esta mecánica de forma muy natural a la acción sin hacerle perder dinamismo.

¿Qué pasa luego de la batalla? Tendrás un campo lleno de chatarra que puedes tomar para fabricar tus municiones o comerciar para conseguir nuevos atuendos, armas y modificadores que te permitirán ir progresando en lo físico al lado del árbol de habilidades que vas rellenando conforme subes de nivel a tu completa elección.

En general el sistema de crafting que se usa para Horizon es bueno y funcional, usar demasiado un arma en específico agotará tus reservas de ciertos materiales pero en general nunca te faltará lo básico para sobrevivir habiendo muchas fuentes de recursos que te rodean. Habrá armas específicas o trajes que te pedirán conseguir partes muy especiales de cierto tipo de animal o bestia mecánica; es posible crear tareas que te permitan dar seguimiento de qué es lo que necesitas cazar hasta obtener los materiales poco comunes que se te pidan para comerciar por esos valiosos bienes.

También es necesario notar que el juego va mucho más al lado de la acción que del RPG; si bien hay una buena cantidad de atuendos y modificadores para trajes y armas o su árbol de habilidades bien planteado, realmente nunca se llega a sentir que ese sistema sea tan ambicioso, por lo que no esperen el nivel de profundidad en sus elementos de RPG y loot que tenemos en otros juegos similares, sino una experiencia mucho más enfocada al combate directo con las bestias y la vivencia de su campaña sin que eso precisamente sea malo pues lleva implícitas otras ventajas como un dinamismo difícil de lograr en este tipo de juegos.

b) Mundo abierto

Por muchos años el género de los mundos abiertos se ha explotado hasta el cansancio, por eso es válido temer por el curso que pudo haber tomado Horizon al presentarse en este formato. Los resultados con este título no son perfectos ni una revolución completa al género que no se sigue escapando de la repetición pero son bastante aceptables.

Si lo tuyo es ir al grano, buscar seguir la campaña principal, no tendrás absolutamente nada que temer al respecto pues la gran variedad en un mapa de buen tamaño que engloba una gran cantidad de ecosistemas te harán sentir todo el tiempo en un viaje fresco. Si buscas profundizar en el juego y sus actividades secundarias sí podrás percibir que el título empieza a sufrir de la repetición que caracteriza a la mayor parte de los juegos del género.

De esta manera, nos encontramos con que los mandados que te encomiendan los diferentes personajes casi siempre tienen que ver con limpiar zonas llenas de enemigos, seguir el rastro de alguien desaparecido con tu Foco o cazar una bestia en específico; ya saben, lo que suele suceder con la mayor parte de títulos del género. Lo bueno es que hay una línea bastante fuerte que separa en el menú lo que realmente importa respecto a estas actividades que sí podrían sentirse como un relleno pero al final del día no son tan relevantes.

Llegué a probar Horizon con cierto temor, lo mismo me pasó cuando en eventos como E3 o PSX todos los builds con demos del juego eran simplemente cazar bestias en el mundo abierto; afortunadamente puedo decirles que pueden dejar a un lado ese miedo pues el juego va mucho más allá de enfrascarse en estas mecánicas que pudieran ser repetitivas con una buena campaña y un mundo con un gran trasfondo que te impulsa a conocer más de él motivado más bien por su narrativa, elemento que discutiremos más adelante.

c) Contenido

Porque sabemos que a muchos les preocupa qué tanto contenido encontrarán en el juego, podemos decirles que no tienen mucho que temer al estar ante un juego de muy buena duración. Si sólo vas a las misiones principales de la campaña podrías invertir entre 15 y 20 horas, aunque debemos decir que las misiones secundarias tienen gran parte de la riqueza del juego que discutiremos poco más adelante. Si quieres ver hasta el último rincón de su mapa y conquistar todas las actividades espera invertir unas 60 horas, eso sin contar el tiempo que tengas que invertir al repetir alguna misión o cacería por morir; hay misterios bastante ocultos que te llevará un tiempo resolver.

¿Qué tan difícil es? Podemos decir que lo normal para un juego de acción pues por muy imponentes que puedan parecer algunas de sus bestias que te suponen largos combates estratégicos, el juego no llega a sentirse complicado en extremo. Como en todo RPG, si hay un reto muy difícil lo único que tendrás que hacer es buscar actividades adecuadas a tu nivel para ganar experiencia que te haga mejorar aspectos como tu ataque, salud y defensa; elegir buenos atuendos y armas que sean fuertes contra los rivales pero también eficaces contra sus debilidades muchas veces son la clave para resolver situaciones difíciles. Al respecto es bueno contar con un indicador en cada misión que te señala qué nivel es sugerido para pasar cierta actividad y las misiones más difíciles de la campaña no superan el nivel 35; si consideras que puedes llegar con Aloy hasta nivel 50, el armarte de experiencia y desbloquear todas las habilidades de combate vencerán hasta los enemigos más duros.

Con lo anterior no quiero que se confundan y que piensen que Horizon es un paseo en el parque, el juego tiene selección de cuatro niveles de dificultad para que busques el reto que desees. Puedo comentarles que opté por jugar en difícil (un nivel abajo de la máxima dificultad) y todo el tiempo me sentí cómodo con un desafío fuerte pero tampoco excesivo, aunque también llegué a sufrir en varios combates en los que morir una y otra vez fue la constante hasta que conocí la debilidad de los rivales y las armas más efectivas en mi arsenal; en este sentido, los dos niveles de dificultad más alta te permitirán tener buenos desafíos al enfrentarte a las bestias más peligrosas del mundo de Horizon y pelear contra los diferentes jefes que te encontrarás en la campaña.

Quienes buscan un buen desafío en Horizon seguramente también lo encontrarán tanto en su campaña como en actividades secundarias diseñadas en específico para probar tu pericia en el combate, créanme, el juego llega a ofrecer batallas con bestias que son tan épicas como las descomunales dimensiones de esas fascinantes máquinas.

Explorando el reinicio de la humanidad… Horizon tiene una gran campaña

Si eres de los que pensaron que por ser un mundo abierto Horizon no sería un juego para ti, déjanos decirte que muchos de esos temores se disiparon al ver que la propuesta del juego es muy sólida desde el punto de vista de su campaña, ofreciéndonos una aventura épica en la que la atención a los detalles y la cuidadosa creación de un mundo completamente desconocido te mantendrá con interés desde el principio del juego y hasta el momento en que salen los créditos en pantalla.

En Horizon: Zero Dawn seguimos la historia de Aloy, una chica que crece en una de las muchas tribus que habitan un mundo muchísimos años después de que se acabara la civilización como la conocemos, lo que da como resultado un ambiente similar al de las primeras sociedades sedentarias que habitaron la Tierra, y a eso además hay que sumarle que hay bestias descomunales que nos hacen pensar en lo que hubiera pasado si los humanos hubieran vivido en el mismo mundo de los dinosaurios y la megafauna.

Recordando mi profesión de arqueólogo que estudia la historia, la sociedad, su organización y la reconstrucción de lo que sucedió en un lugar mediante los restos materiales, Horizon fue un verdadero festín de posibilidades al ir desentrañando su planteamiento central que nos lleva de la mano hasta dar respuesta a muchas de nuestras preguntas. Les digo lo anterior porque lejos de las motivaciones que tenga Aloy en el viaje por conocer más sobre sí misma y cómo se resuelve esa historia, me parece fascinante el mundo que Guerrilla creó para el juego, en el que conoceremos gente de diversas tribus que tienen diferentes formas de organización en sus grupos sociales, diferentes creencias religiosas y diferentes motivaciones para hacer las cosas; les decía al principio que sus diálogos interactivos me recordaban lo que la serie Mass Effect logró en su momento pintándonos un universo grandioso y muy profundo no tanto por lo que se mostrara ante nuestros ojos, sino por todas aquellas historias que se nos relataban y que nos permitían conocer de forma muy palpable a una sociedad descrita de una forma muy detallada en simples diálogos. Largas conversaciones en las que tienes la opción de profundizar en los temas que te dan a conocer cómo es la vida en ese mundo se combinarán con largos textos en tus archivos que dejan claro que Guerrilla se tomó muy en serio la tarea de crear un nuevo universo lleno de identidad propia que realmente los ponga en el mapa como una de las propiedades intelectuales que darán identidad al PS4.

El mundo que nos ofrece Horizon Zero: Dawn es muy rico, y me gusta que inicialmente en la campaña tenemos un enorme signo de interrogación en la mente ante montones de cosas que van pasando; los personajes con sus pláticas nos hacen imaginar lugares, ciudades, personas y muchas otras cosas que existen en el universo antes de que los conozcamos, y cada persona que se cruza en nuestro camino tiene muy bien cimentada su identidad mostrándonos en sus relatos la manera de ver ese mundo en el que la humanidad tuvo que empezar una vez más desde cero luego de que nuestra civilización dejara de existir.

Esa combinación de vida “primitiva” en cuanto al estilo de vida, organización social y religión se mezcla a la perfección con la presencia de las máquinas y las ruinas de nuestra sociedad para mantenerte interesado en el relato general; pues nosotros como “seres del pasado” de la realidad que se presenta en el juego podemos entender cosas que quienes viven en ese mundo no entienden y le van dando su propia interpretación, de igual forma en la que nosotros como sociedad vemos a las civilizaciones del pasado y tratamos de entender cómo vivieron con los restos materiales que dejaron a su paso por la Tierra.

Me parece muy acertada la manera en que el juego se va desenvolviendo, siendo que la aventura de Aloy es realmente un viaje épico que inicia en una vida muy cotidiana y termina llevándote a parajes sorprendentes que jamás hubieras pensado que existirían; siempre se mantiene muy bien el ritmo como para que a nivel visual y narrativo te vaya sorprendiendo lo que vas descubriendo en ese viaje que gradualmente te revela su fascinante mundo. Mejor aún cuando Aloy va comprendiendo su pasado y la relación con esa sociedad antigua que dejó una huella en su mundo en la que toma un papel mucho más importante de lo que hubiera imaginado.

Es importante señalar que algo que hizo de forma acertada el juego fue presentarnos muchas de sus misiones secundarias como algo relevante a nivel narrativo. Las misiones principales son muy cinemáticas y completamente scripteadas con momentos diseñados específicamente para contar la historia olvidándose por un rato de que existe el mundo abierto; las misiones secundarias se separan de los “mandados” siendo que las primeras realmente complementan el conocimiento de las sociedades y los personajes con quienes vamos topando de forma muy acertada y a su vez complementando verdaderamente la campaña principal mientras que los segundos son más esas actividades repetitivas de las que les hablaba al describir el mundo abierto.

Me parece sorprendente que montones de cosas sobre ese rico mundo abierto del que les hablo, sólo se te revelan si te pones a explorar todos sus rincones, de manera que una simple pasada por la campaña principal no te llevará a tener todos los detalles de la gente que vive en esos lugares y que tiene diferentes cosmovisiones muy interesantes; en este sentido el juego te invita a explorar de forma natural pues con todo y que muchas de sus actividades sean repetitivas como en todo mundo abierto hay una motivación narrativa para hacerlo, el querer conocer más de un mundo que vale la pena recorrer.

Siguiendo al tema de que mucha de la riqueza del juego está en la exploración, puedo comentarles que hay lugares completamente adicionales a la campaña principal que realmente nos otorgan experiencias agradables, recordándome lo que pasaba con las tumbas en los recientes juegos de la serie Tomb Raider. Los conocidos como “calderos” son ruinas del “mundo de los antiguos”, como pequeños calabozos con aciertos interesantes en su diseño de niveles y que terminan con una batalla contra un jefe; entre más de estos lugares explores podrás controlar a más bestias con tu lanza, pudiendo montar desde una máquina similar a un caballo, hasta hacer que una descomunal bestia esté a tu favor en una batalla cuando más lo necesitas. Esos detalles créanme que se agradecen bastante como complementos de calidad a una campaña que de entrada ya es bastante rica.

Muchos de los diálogos te harán tomar decisiones, si bien la narrativa está predefinida hacia una misma conclusión y no tiene ramificaciones tan importantes en el tronco argumental que puedas cambiar, es posible que algunos personajes que te topas en tu camino mueran o que regresen a apoyarte en algunas situaciones que los requieras, de esta manera el sentir que realmente tienes las riendas del personaje en su forma de ser frente a los demás es satisfactorio, pues aunque eso no derive precisamente en enormes consecuencias narrativas, siempre es algo que se agradece si se usa en favor de tenernos interesados en todo momento.

Finalmente no puedo cerrar este apartado sin mencionar lo bien que funcionan los personajes que fueron creados para esta historia. Aloy es un personaje lleno de carisma que realmente tiene madera para convertirse en uno de los nuevos íconos de la marca, es una mujer fuerte que vas moldeando según tu estilo de juego pero que realmente tiene lo que se necesita para ser un personaje principal que será recordado. Muchos de los personajes secundarios o de la gente que te topas en actividades secundarias a la campaña resultan memorables por sus personalidades y diálogos relevantes y si combinamos eso con una campaña bien contada con sus buenos toques ciemáticos estamos ante un juego que por la simple historia que nos relata, vale mucho la pena.

Por cierto, el juego cuenta con sobresalientes actuaciones en su idioma original (inglés), aunque también viene completamente adaptado al español latino con resultados similares a los logrados con otros juegos de PlayStation (Uncharted 4, por ejemplo) que pueden calificarse como correctos.

 

Luce muy bien y su dirección de arte es brutal

Tan importante como el desarrollo de sus personajes y todos los diálogos que nos entregan un mundo muy rico y lleno de misterios es su presentación visual que es igual de impresionante. La dirección de arte del juego es brutal, lo sabes desde el momento en que un paisaje pareciera estar contándote una historia; caminar entre ruinas de nuestra civilización combinadas con la nueva cultura de la humanidad en crecimiento logra resultados muy buenos.

A pesar de que llegué a sentir un poco de repetición en algunos diseños a lo largo de la historia que se nos relata, me encantó caminar con paisajes llenos de ruinas de nuestra civilización en los que realmente se logra dar ese sentimiento de que pasaron miles de años por esos viejos metales. Se nota que al igual que Naughty Dog hizo una gran investigación para dar vida a los ambientes abandonados de las series Uncharted y The Last of Us, hay parajes de Horizon: Zero Dawn que nos presentan esa naturaleza reclamando lo que es suyo gracias a la atención a detalles en su dirección artística.

Es bueno mencionar también que hay muy buena variedad en los escenarios que vemos a lo largo del mundo abierto, desde rocosas y nevadas montañas llenas de coníferas hasta selvas tropicales, o desiertos poblados de cactáceas, cada una de las regiones adquiere personalidad por su ecosistema que a su vez encierra los misterios de una enorme cantidad de ruinas de la civilización que pasó por ahí.

Algo que también me gustó mucho del diseño visual del juego es que suele darte mucho el sentimiento de majestuosidad; en varias ocasiones estarás en puntos altos observando lo inmenso del mundo que te rodea y diversos elementos que resultan muy significativos en el paisaje; es emocionante que los personajes te describen lugares como poblados que posteriormente se revelan ante tus ojos y sí llegan a sentirse con la majestuosidad que se te relataba.

Si han visto los tráilers y artes conceptuales del juego ni siquiera necesito mencionarles que el diseño de las bestias mecanizadas es sumamente bueno, y es interesante, como ya he mencionado anteriormente, cómo ese diseño visual atractivo se mezcla con un gameplay en el que las vamos destrozando parte por parte en explosiones de chispas, fuego y efectos que lucen realmente bien en la pantalla.

En general es muy bueno el resultado que se logró con el Decima Engine de Guerrilla Games –tanto que impresionó a Kojima para optar por esta herramienta para desarrollar su juego– y cuando pausas la acción para usar el fabuloso modo fotografía te das cuenta de la gran cantidad de detalle gráfico que el juego incluye. La lluvia, las nevadas, una tormenta de arena, un reflejo del sol, un atardecer espectacular, el cabello de Aloy reaccionando al viento, sus gestos corporales ante cada situación y lo bien lograda que está toda la vegetación que reacciona al medio ambiente se mezclan con rurales poblados o imponentes ciudades que nos recuerdan la gloria de Babilonia o Roma y que logran un gran combinación en la que apoya tanto la tecnología del juego como el talento de los artistas que le dan vida a sus parajes.

Jugamos en un PS4 convencional y todas las imágenes que aquí incluimos son capturadas con la consola. Aunque es muy estable el juego a nivel técnico no estuvo libre de algunas ligeras caídas en el framerate sobre todo en lugares con muchos edificios y personas; quizá en lo que más sufrió fue en muchas de sus texturas que no siempre lograban cargarse a la primera en elementos como los ropajes de los NPC o las texturas de los edificios. En la guía de reseña Guerrilla hace de nuestro conocimiento que el parche día uno para el juego mejorará el rendimiento general y muchas de estas ligeras fallas que nos llegamos a encontrar, es importante señalar que quienes lo jueguen en PS4 Pro podrán disfrutar de una experiencia mejor en términos de rendimiento, framerate y calidad visual general, aunque eso no priva a quienes tenemos un PS4 convencional de tener una experiencia de alta calidad que supera ampliamente muchos otros esfuerzos que hemos visto en su hardware por parte de otros estudios y que aprovecha al máximo sus capacidades. Realmente se siente como una experiencia que saca a relucir las bondades del hardware de actual generación.

Finalmente no podemos dejar a un lado su audio que forma parte de su presentación; en términos generales el juego se escucha muy bien y se complementa de esa manera lo bien que lucen sus criaturas mecánicas para realmente cobrar vida en la pantalla. La música también tiene buenos aciertos, y si bien siempre cumple su función complementaria de la experiencia y no más sobresaliente que la misma, toma diferentes matices que son tan variados como los diferentes parajes, ruinas y situaciones que seguimos a lo largo de la historia y la exploración de todos sus rincones.

Veredicto: ¿Vale la pena Horizon: Zero Dawn?

Me da gusto ver que Horizon: Zero Dawn no es únicamente un globo enorme inflado de hype, sino que realmente tiene un buen trabajo por parte de un estudio experimentado que supo inyectarle mucha personalidad con buenos logros técnicos que los caracterizan y además la creación de un mundo con interesantes personajes, una buena campaña y tanta profundidad en sus espacios y sociedades que se nos antoja muchísimo para regresar en futuras secuelas.

Horizon: Zero Dawn no es un juego perfecto y la repetición que es ya una constante en los sobreexplotados mundos abiertos también llega a afectarle en varias de las actividades que llenan su universo de cosas por hacer, afortunadamente es mucho más lo que compensa esas posibles asperezas y eso deriva en uno de los mejores juegos del género en tiempos contemporáneos. Lo que me agrada es que no se enfrascó únicamente en la mecánica de cazar bestias en paisajes naturales enormes –algo que para nada está mal–, sino que supo ofrecernos además de ello historias interesantes, gente y lugares que te motivan a conocerlos porque tienen bastante por ofrecer.

Dicho lo anterior me agrada el horizonte que se abre para esta franquicia que probablemente no está en niveles de complejidad a los titanes de los RPG de acción, pero siguiendo su propio camino entrega una experiencia llena de acción sumamente disfrutable, con batallas inolvidables, paisajes de ensueño, visuales sorprendentes y sociedades muy vivas. Horizon Zero Dawn representa un enorme y ampliamente reconocible primer intento en el género por parte de su desarrollador que debe ser reconocido.

Con los juegos que nos falta ver en un año que pinta para ser espectacular para la industria de los videojuegos, habrá mucha competencia para que Horizon: Zero Dawn se suba a la cima del juego del año, pero independientemente de que lo logre o no me parece que cumple de buena manera las expectativas que se tenían del proyecto, disipa muchos de nuestros temores y sobre todo, deja una base sólida en una franquicia que a futuro puede seguir dando buenos frutos; seguro estará en las listas de lo más destacable de 2017 y tendrá sus nominaciones en los honores más altos de este año.

Horizon: Zero Dawn es para ti si buscas un juego de acción con toques de RPG, una buena campaña con una muy interesante historia por contar y si explorar un rico mundo virtual es lo que te apasiona. A mi me encantó y se los puedo recomendar ampliamente como ese juego que todo poseedor de un PS4 amante de los juegos de acción debe probar en algún momento.

Emilio Reyes
Llevando a la comunidad de Atomix las mejores noticias y contenidos especiales sobre videojuegos