Review – DiRT 4

TRENDING

REVIEW – UNCHARTED: THE LOST LEGACY
LA NUEVA TRANSFORMACIÓN DE GOKÚ EN DRAGON BALL SUPER
UNA CHUN-LI MEJORADA EN ESTE TRÁILER DE MVC:I
PODRÍAMOS VER UNA PASARELA ANIME EN TOKIO 2020
HABRÁ ANDROIDES, SAIYAJINES AZULES Y MODO HISTORIA EN DB FIGHTERZ
HIDEO KOJIMA SE DICE AGRADECIDO CON KONAMI
THE SNACK WORLD EN LA CIMA DE LAS VENTAS JAPONESAS
¿TRUNKS DEL FUTURO VOLVERÁ A DRAGON BALL SUPER?
CRACKDOWN 3 SE RETRASA HASTA 2018
LANZAN ADAPTADOR PARA JUGAR CON UNA SOLA MANO EN SWITCH
¡RECORDANDO 25 AÑOS Y 29 JUEGOS DE KIRBY!
SERIE SENRAN KAGURA YA VENDIÓ MÁS DE 1.65 MILLONES DE COPIAS
PARA BANDAI NAMCO EL SWITCH ES PARTE IMPORTANTE
NUEVA PELÍCULA DE GODZILLA GRABARÁ ESCENAS EN LA CDMX
VENTAS DE FIFA 18 DEFINIRÁN EL APOYO DE EA AL SWITCH
MIA KHALIFA LE OFRECE SUS PECHOS AL DIRECTOR DE NBA 2K18
NUEVAS PISTAS DE TÍTULOS DE GAMECUBE EN SWITCH
REVIEW – SONIC MANIA
¿Y SI MARVEL HUBIERA PUBLICADO DRAGON BALL SUPER?
OKAMI HD ESTARÍA LLEGANDO A PS4 Y XBOX ONE
YA HAY FECHA PARA CYBERDIMENSION NEPTUNIA
LAS 5 MEJORES PELÍCULAS DE CHRISTOPHER NOLAN
EL ESPORT COMO DEPORTE TRADICIONAL
NVIDIA, FELIZ POR LAS GRANDES VENTAS DEL SWITCH
“LA SAGA DEL PAÍS DE LOS SAMURÁI SERÁ INCREÍBLE”

Expertos del Motorsport

La simulación de cualquier actividad siempre ha sido algo muy controversial dentro de los videojuegos, pues los desarrolladores no terminan por ponerse de acuerdo en hasta qué punto deben de intentar emular a la realidad de la manera más fiel posible y hasta cual, no deben de perder de vista que mecánicas funcionales y divertidas son esenciales para el correcto desempeño de este medio que tanto amamos. Durante los últimos años, Codemasters se ha convertido en un estudio que con cada una de sus entregas, nos demuestra que es posible hacer títulos muy apegados a la categoría del deporte motor que representan y a la vez, que sean accesibles para cualquiera que les ponga las manos encima. DiRT 4 es un sofisticado y muy complejo juego de carreras que en ningún momento se olvida que antes que cualquier otra cosa, debe de divertir a quien lo está consumiendo.

El año pasado con F1 2016, Codemasters dejó claro que su compromiso no solo estaba con los más apasionados y apegados a un deporte tan complicado como la Fórmula 1, incluso logró que el juego se pudiera disfrutar con la simpleza de un control convencional sin la necesidad de un costoso set de volante y pedales. Ahora con DiRT 4, el desarrollador británico además de demostrar el amor que le tienen al Motorsport una vez más y por supuesto, conocimiento de cómo es que funciona, recalca que también se han convertido en un estudio que entiende perfectamente cómo hacer que un juego de carreras sea divertido, asunto que en mi opinión, tiene un grandísimo valor que no sólo los amantes de los juegos de carreras debemos aplaudir, sino en general el medio entero.

Controles sumamente finos

Si en algún punto de tu vida como videojugador te ha tocado probar un título de Rally, sabrás perfectamente que el control dentro de este subgénero puede serlo todo, esto por la propia naturaleza del deporte al que representa, el cual, es uno de los más precisos y peligrosos de todo el Motorsport. Lo primero que hay que decir es que DiRT 4 es un juego que no se anda con rodeos y que prácticamente desde el primer minuto te pregunta qué tipo de experiencia estás buscando. Las dos opciones que se nos dan básicamente se dividen en un estilo mucho más arcade en el que el sistema de juego será mucho más permisivo con nosotros. Y el de simulación, el cual, de verdad pondrá a reto tus habilidades al volante sin ser injusto en ningún momento.

No te voy a mentir. Por mi gusto por los juegos de carreras arcade que se olvidan de físicas reales, decidí irme por la primera opción al inicio, pues justo me encontraba con el humor de no complicarme tanto en ese momento con una simulación. No pasó más de una hora para que me diera cuenta de que no me la estaba pasando tan bien como yo pensaba, por lo que decidí poner el juego en el modo para el que de verdad fue diseñado. Por supuesto que antes de comenzar con mi carrera, me metí a ver la configuración de asistencias y como en cualquier otro título de este tipo, se te permite apagar o prender cosas como el control de tracción y estabilidad del auto, entre muchas otras.

Una vez que encontré el punto exacto para que me sintiera cómodo y a la vez, el reto de controlar a uno de estos autos modificados no bajara, decidí saltar a la pista para ver cómo me iba. DiRT 4 cuenta con algo llamado DiRT Academy, la cual, se te presenta antes de iniciar con el modo carrera para que te familiarices con los términos, conceptos y gameplay de un juego de Rally. En caso de que nunca le hayas entrado a algo así, te recomendamos ampliamente darle una checada a varias de sus secciones. Te aseguro que si lo haces, tus primeras horas con este título serán mucho más placenteras y llevaderas. A pesar de que decidí saltarme gran parte de este tutorial muy bien disfrazado, desde que comencé a tomar algunas curvas y a sentir el peso del auto, me pude dar cuenta de que estaba frente a un producto muy pulido en la parte de los controles.

Si bien tenemos esfuerzos muy importantes en la parte de la accesibilidad, tenemos que decir que DiRT 4 es un título que cuenta con una curva de aprendizaje bastante violenta que estoy seguro, más de uno no superará, sin embargo, hay que decir que a pesar de que esta etapa puede ser bastante agresiva para cualquiera, resulta corta, pues tan sólo te toma un par de horas para que tus manos se acostumbren a cómo se siente el primer auto que te dan para que poco a poco vayas mejorando tus tiempos.

Sentir el peso del auto y cómo es que éste se ve afectado por fas fuerzas g y forma del terreno al momento de dar una curva, es algo que DiRT 4 hace como pocos, y al igual que pasa con el Rally en la vida real, incluso ir por una recta con topes y saltos, resulta todo un reto. También te puedo decir que estamos frente a un juego que no perdona. Si en cierto punto de tu recorrido pisaste sin querer una piedra que se encontraba fuera de la pista, lo más seguro es que tu auto acabe haciendo un extraño que arruine la etapa en la que estabas compitiendo, no obstante, te puedo decir que en más del 90 por ciento de las ocasiones, estos errores son totalmente por culpa del conductor que, o no supo anticipar algún obstáculo, o que superó los limites de la máquina que estaba comandando.

Para conseguir un control que se sienta tan bien en todo momento, fue crucial que las físicas creadas para DiRT 4, igualmente fueran las correctas. Como te decía, el peso del auto es algo crucial dentro de un título como el de Codemasters. Es espectacular frenar bien para después hacer algo de drifting en una curva y salir de ella casi sin perder velocidad, sintiendo en las manos toda la resistencia que el coche está generando, así como lo delicado que puede ser mover el volante un poco para corregir la maniobra que estemos haciendo. Sí, manejar en DiRT 4 es algo que debes de hacer con mucho cuidado, entre más brusco seas con tus movimientos, peor te irá en cada uno de los recorridos.

Me cuesta mucho trabajo pensar en que en algún momento Codemasters vaya a fallar en algo como los controles de alguno de sus juegos modernos. De igual forma, me sigue sorprendiendo enormemente cómo es que consiguieron que con un control convencional de consola, sus sofisticadas físicas se comporten como deberían para que siempre nosotros los usuarios nos sintamos en control del auto que estamos conduciendo. DiRT 4 es uno de los grandes ejemplos de cómo es que el género del racing ha ido evolucionando a través de los años en términos de control, asunto que por supuesto desemboca en una experiencia compleja que cualquiera con algo de voluntad, puede abordar para pasarse un rato verdaderamente sensacional.

La importancia del terreno

Todos sabemos perfectamente que el diseño de niveles es un aspecto crucial para cualquier videojuego que se quiera destacar, pero cuando hablamos de títulos de carrera, esto puede cambiar de maneras un tanto interesantes. Por supuesto que el trazado de las pistas es importante, pero cuando hablamos de simuladores, lo anterior se puede ver condicionado a lo que hay en la realidad. Lo verdaderamente interesante y que al final, sí termina afectando cómo es que funciona un juego como DiRT 4, es la forma en la que sus desarrolladores aprovecharon los diferentes tipos de terreno sobre los que corremos, así como la ambientación de cada una de las pistas.

El Rally es un deporte muy complicado que a diferencia de algo como la F1, se desarrolla en lugares poco controlados en el exterior en los que un montón de cosas pueden jugar en contra de los pilotos. Lo primero que hay que decir es que normalmente se corre en caminos sin pavimento como arena, grava, tierra, pasto y demás superficies, cada una con distintas características que impactan directamente a la manera en la que debemos conducir. Codemasters entiende perfectamente cómo es que las físicas y por consiguiente el control de los autos, se modifica dependiendo del material sobre el que nos encontremos, y si es que éste está mojado o seco. Este es uno de los puntos más importantes DiRT 4.

Puede que por fin hayas entendido cómo es que se deben de tomar las curvas cerradas a toda velocidad utilizando el freno de mano cuando estas corriendo en una pista de grava en donde la tracción es regular, sin embargo, esto cambia enormemente cuando estas sobre arena, sobre todo si tomas en cuenta que en algunos de los trazados, hay asentamientos de la misma en algunas partes que evidentemente, crean mucha mayor resistencia en las llantas del coche. Si a todo esto le sumas el factor del clima cambiante, tienes que cada una de las pistas dentro de DiRT 4 tienen muchísimas variaciones a las que nos debemos de adaptar como conductores.

Otro tema de mucha importancia es el de la visibilidad. A pesar de que como en cualquier juego de Rally llevamos a un copiloto que nos va diciendo qué tipo de curva u obstáculo viene a continuación, ver con nuestros propios ojos qué es lo que tenemos enfrente, es muy importante para tener un buen desempeño. En varios de los eventos de DiRT 4, me topé con que de la nada, una densa neblina cubría mi recorrido o que de pronto, una tormenta de arena dejaba mi visibilidad casi en cero. Esa emoción ir a más de 120 km/h sin saber casi qué hay tres metros más adelante, genera muchísima adrenalina. Mismo caso de las etapas en las que se debe correr de noche.

A pesar de que DiRT 4 es un juego que sólo cuenta con cinco localidades diferentes en Australia, España, Estados Unidos, Suecia y Gales, la variedad de terrenos y factores climatológicos que éstas presentan, hacen que casi siempre sientas que estás corriendo en una pista completamente nueva que nunca habías visto. Un detalle que me encanta es que algunas pruebas de varias etapas, comienzan muy temprano por la mañana y conforme va avanzando, te puedes dar cuenta de cómo va cayendo la noche.

Eventos, carreras y tu propio equipo

La estructura de DiRT 4 como juego de carreras es sumamente tradicional. Como en casi todos ellos, arrancamos desde cero con auto muy modesto para después ir evolucionando dentro de la categoría, incluso es posible formar tu propio equipo en el que  puedes contratar a cada uno de los miembros del staff, así como conseguir patrocinadores para que las finanzas de la empresa sean mucho más sanas. Sumado a lo anterior, tenemos que el modo de carrera está dividido en diferentes eventos en los que normalmente se te pide usar cierto tipo de auto en específico.

Una adición sumamente interesante que me pareció muy divertida son las Landrush Races. En estos eventos casi cambias de juego por completo, pues deja de lado todo el glamour del Rally para embarcarte en distintas carreras con Buggies y Pro Trucks en circuitos llenos de tierra en California, Nevada y México. Aquí, en lugar de tener que cumplir cierto recorrido en el menor tiempo posible, se nos pone en medio de circuitos cortos en los que competimos mano a mano con otros autos todo terreno y, como seguramente te estás imaginando, el caos es una constante.

Menciono que Landrush se sienten como un juego distinto dentro del mismo DiRT 4 porque justamente te piden cambiar tu mindset de piloto de Rally que tiene cuidado en hasta el más mínimo detalle, por el de un conductor agresivo que no tiene miedo aventarle el auto a un contrincante con tal de llegar antes que él. La verdad es que estos eventos son muy disfrutables e incluso se podrían robar gran parte de tu tiempo si la seriedad del Rally ya te aburrió. Sin lugar a dudas, este es uno de los grandes aciertos del nuevo juego de Codemasters.

Regresando al modo de carrera tradicional dentro del Rally, te comento que antes de cada evento podrás modificar tu auto e incluso añadirle nuevas partes para que su desempeño sea mejor, esto claro, a cambio de dinero dentro del juego que ganas superando distintos retos. Hablando de retos y siguiendo la tendencia actual del mercado, DiRT 4 cuenta con pruebas diarias y semanales que te darán todo tipo de premios en caso de que las cumplas antes de que caduquen. El nivel de dificultad de estos eventos especiales es bastante elevado, por lo que si eres de los que gusta de este tipo de actividades, estoy seguro de te pasarás mucho rato en ellas.

DiRT 4 es un videojuego que se siente muy completo en todos los aspectos. Sé que la idea de sólo tener cinco locaciones distintas sin contar las pitas de Landrush suena como poco, pero tener a nuestra disposición más de 50 autos distintos, decenas de eventos y un sólido modo de carrera que incluso hace que nos involucremos en cosas como la administración financiera de nuestro equipo, convierten a este producto en una experiencia que estoy seguro que te dará muchísimas horas de diversión si le encuentras el sabor, ya seas o no fanático del algo tan europeo como lo es el Rally y que en esta parte del mundo, nunca ha encontrado verdadera popularidad.

Falta de detalle en los escenarios

El modelado tanto interior como exterior de cada uno de los autos que vemos en los juegos de Codemasters normalmente es impresionante por el nivel de detalle y cuidado que se les imprime, sin embargo, este estudio británico suele fallar en otros aspectos técnicos, sobre todo en lo que tienen que ver con exteriores y ambientes en los que corremos. DiRT 4 es un juego que luce bien a secas y que por momentos, presenta assets gráficos bastante avanzados pero que en otros momentos, sí llega a caerse de manera importante en la parte estética.

En donde más se nota este tema es la fauna de algunas de las pistas. Árboles compuestos por cuatro o cinco polígonos, arbustos totalmente planos y pasto sin textura, son algunas de las deficiencias visuales que no tardarás en notar en cuanto empieces a jugar DiRT 4. De igual forma, noté un par de bugs con la poca fauna con la que te llegas a topar como por ejemplo, parvadas de aves que salen de abajo del auto una vez que pasamos sobre ellas. Otro efecto que me pareció extraño es la forma en la que los autos van levantando polvo pues por alguna razón, parece que estas partículas están saliendo de la cajuela del coche y no de las llantas como pasa en la realidad. Sí, se ve muy bien cómo es que la carrocería se va ensuciando conforme avanzamos, pero este tema del polvo sí me brincó a la vista inmediatamente.

Del apartado sonoro no tengo una sola queja. Las diferencias entre motores americanos, asiáticos y europeos de cada uno de los autos es muy notable, además de que la potencia de cada uno de ellos es sensacional. Mismo caso de cuando sufrimos un accidente y el coche se daña. Ver en tiempo real cómo es que modelo del auto se va deformando dependiendo de la física con la que fue golpeado, es algo sorprendente que esperemos siga evolucionando pues sin duda alguna, le da un toque muy especial a los errores que uno llega a cometer en los recorridos.

Por supuesto que DiRT 4 es un juego que no es perfecto ni mucho menos y que sin duda alguna, demuestra que en la parte estética, sobre todo en la de los escenarios, el equipo de Codemasters no puso ni la mitad de empeño que en cosas como mecánicas de juego, diseño de niveles, físicas y controles. Claro que estamos hablando de un tema superficial que no debe de afectar demasiado a tu experiencia, pero no es la primera vez en la que una de las obras de este estudio genera que me venga a la mente lo impecable que sería un juego de ellos con altos valores de producción como los que vemos en cosas como Gran Turismo o Forza Motorsport, por ejemplo.

Racing que funciona

El género del racing siempre será crucial para la industria de los videojuegos, con todo y los altibajos que ha sufrido y que seguro seguirá sufriendo a través de la historia. DiRT 4 es uno de los ejemplos de cómo es que este tipo de juegos pueden funcionar en el mercado actual y a la vez, no perder de vista a sus audiencias más apasionadas. La forma en la que fueron construidas sus mecánicas núcleo siempre teniendo en mente cómo es que serían diseñados los escenarios, es verdaderamente sorprendente pero lo que en realidad destaca de la nueva entrega de Codemasters, es la manera tan buena en la que se comporta su simulación de físicas y cómo es que éstas se sienten en nuestras manos tanto cuando estamos con un sofisticado volante, como cuando utilizamos un control convencional de consola.

Si eres fanático de los juegos de carrera que de verdad ponen a prueba tu habilidad al volante, sobra decirte que debes de checar en cuanto puedas todo lo que DiRT 4 tiene que ofrecer. En caso de que tengas el humor de aprender de un deporte como el Rally y a la vez, ver si puedes adaptarte a un complejo simulador, igualmente te diría que darle una oportunidad a lo nuevo de Codemasters es una buena idea, pues además de llevarte de la mano, lo hace de una manera sumamente divertida, pues recuerda que la configuración y qué tan “clavado” juegas un título como este, depende enteramente de ti. Te puedo decir que estos británicos lo volvieron a hacer y gracias a sus más recientes trabajaos, se comienzan a convertir en una marca que podemos asociar con alta calidad en cuanto la vemos o escuchamos.

Alberto Desfassiaux
Editor de Atomix. No me gustan los videojuegos... ¡adoro los videojuegos!