Los Editores – Jugar por diversión

TRENDING

MOVIE REVIEW – STAR WARS: THE LAST JEDI
¡ES UNA REALIDAD! DISNEY COMPRA LA 21ST CENTURY FOX
PS4, LA CONSOLA MÁS VENDIDA EN ESTADOS UNIDOS EN NOVIEMBRE
SWITCH: LA CONSOLA MÁS BUSCADA EN GOOGLE DEL 2017
JUGAMOS PUBG EN XBOX ONE X
REVIEW – OKAMI HD
REVIEW – XENOBLADE CHRONICLES 2
GUÍA BÁSICA PARA HABLAR ‘STAR WARS’
BAYONETTA 1 Y 2 DE SWITCH CORRERÁN A 720P Y 60FPS
BILLS, HIT Y BLACK GOKÚ SE SUMAN A DRAGON BALL FIGHTERZ
HANDS ON – EL REMAKE DE SHADOW OF THE COLOSSUS
SWITCH YA VENDIÓ 10 MILLONES DE CONSOLAS
CAPCOM LLEVARÁ AL SWITCH JUEGOS QUE JAMÁS LLEGARON A CONSOLAS DE NINTENDO
SQUARE ENIX, INTERESADO EN LLEVAR JUEGOS PREVIOS A SWITCH
REVIEW – TLOZ: BOTW – THE CHAMPIONS’ BALLAD
YA LLEGÓ LA EDICIÓN 2017 DE #ATOMIXAGUINALDO
ESTO ES LO QUE PESARÁ BAYONETTA 2 EN SWITCH
COMCAST DECLINA EN LA CARRERA POR HACERSE DE LA 21ST CENTURY FOX
REVELADOS LOS SEIS PELEADORES QUE SE UNIRÁN A SFV
ANUNCIAN LA STREET FIGHTER 30TH ANNIVERSARY COLLECTION
HARTAS REFERENCIAS A JUEGOS EN EL TRÁILER DE READY PLAYER ONE
EDICIÓN ESPECIAL Y MÁS DETALLES DEL REMAKE DE SHADOW OF THE COLOSSUS
REVIVE LA CONFERENCIA DE PLAYSTATION EXPERIENCE 2017
REVELADAS LAS FUNCIONES ESPECIALES DE BAYONETTA 2 EN SWITCH
DEBATE: ZELDA: BREATH OF THE WILD, EL GOTY EN LOS GAME AWARDS
PRIMER TRÁILER PARA ALITA: BATTLE ANGEL

Logros, trofeos, contenidos descargables, extras desbloqueables, objetos escondidos… ¡Auxilio! ¿Cuándo dejamos de jugar por el simple hecho de divertirnos? Conforme avanza la tecnología y evoluciona la industria de los videojuegos, nos vemos invadidos por distintos fenómenos relacionados con los nuevos medios digitales, los cuales nos empujan hacia conceptos como la instantaneidad, la inmediatez y lo efímero.

¿En qué momento nos volvimos adictos a los logros? Para muchos, jugar se ha vuelto un ritual completamente diferente al que se vivía hace una década. Las dosis de satisfacción vienen en momentos que someramente nos hacen sentir especiales: “¡Felicidades!, ¡Hiciste a tu personaje saltar!, ¡10 puntos!” Recientemente me encontraba paseando por La Habana en Assassin’s Creed IV: Black Flag, juego en el cual te puedes mover en un mundo abierto lleno de actividades para que no te aburras nunca… literalmente lleno. De pronto, me sentí abrumado por tantas cosas que tenía que hacer: recoger partituras de música, encontrar fragmentos del Animus, misiones de asesinato, búsqueda de cofres, etcétera. Por muchas cuestiones, esos elementos se aplauden y los acepto, pues nos ofrecen horas de entretenimiento pero, después de un rato dando vueltas y completando objetivos al azar, me cuestionaba por qué tenían que darme todas esas tareas para hacer. Cada pieza de Animus que encontraba desbloqueaba un recuerdo, ¡un premio!, cada partitura desbloqueaba una canción para navegar, ¿otro premio?

Me encontré harto hasta cierto punto. Me dispuse a navegar sin rumbo y sin hacer caso a los objetivos. Después de unos minutos, miré el reloj y me di cuenta de que llevaba más de una hora haciéndolo. Sentí un vacío enorme. La sensación de que estuve perdiendo mi tiempo me invadía. “¡Rayos, no logré nada!” Ese sentimiento me asqueó: la naturaleza de un videojuego es divertirnos, ¡no darnos tareas!

Un recuerdo muy bonito de mi niñez es la pista Kalimari Desert de Mario Kart 64. En ésta, mi hermano y yo nos disponíamos a ignorar las reglas del juego y meternos a las vías del tren. Tal vez descubriríamos un atajo secreto o competiríamos para ver cuánto tiempo durábamos sin ser atropellados. Nosotros éramos dueños del juego y podíamos romper la mecánica si queríamos. Jugábamos por el simple hecho de divertirnos, sin pensar en “ganar”, sin logros, objetivos o desbloqueables. ¿Con cuántos juegos no pasamos horas sin avanzar absolutamente nada y nos divertimos a montones? ¿En qué momento los juegos empezaron a dictar cómo nos divertimos, poniéndonos reglas a más no poder?

Jorge Diaz
Editor en atomix.vg y host de #AtomixPodcast / #AtomixNightfall. Mi vida es un RPG.