Hands On – Jugamos las primeras horas de Mass Effect Andromeda

TRENDING

DRAGON BALL SUPER CON DOBLAJE LATINO SE ESTRENARÍA EN AGOSTO
¡NINTENDO YA VALE MÁS QUE SONY!
“EL PS4 ES COMO UNA PC DE HACE CINCO AÑOS”
SAILOR MOON VUELVE A LA TV ABIERTA
SWITCH LLEGÓ A MÁS DE 1 MILLÓN DE UNIDADES VENDIDAS EN JAPÓN
HANDS ON – ¿CUMPLIRÁ MARVEL VS CAPCOM: INFINITE?
NINTENDO: LA ESCASEZ DE SWITCH NO ES INTENCIONAL
MANGA DE BERSERK VUELVE A ENTRAR EN PERIODO DE PAUSA
KONAMI DESCARTA PES 2018 PARA SWITCH
HANDS ON – FIRE EMBLEM WARRIORS ESTÁ MUY ABURRIDO
DESARROLLADORES DE METROID PRIME HABLAN DE LA 4° ENTREGA
MONSTER HUNTER WORLD NOS SORPRENDIÓ
EA HABLA SOBRE FIFA 18 EN SWITCH
NINTENDO SE DISCULPA POR LA ESCASEZ DEL SWITCH
LLEGA LA NUEVA ACTUALIZACIÓN 4.71 A PLAYSTATION 4
ACTRIZ PORNO DEJA LA INDUSTRIA PARA VOLVERSE GAMER
TRUNKS SE INTEGRA AL ROSTER DE DRAGON BALL FIGHTERZ
¡LLEGARON LAS OFERTAS DE VERANO A STEAM!
NINTENDO: MARIO NO “POSEE” COSAS EN SUPER MARIO ODYSSEY
NINTENDO SWITCH SEGUIRÁ ESCASO EN LO QUE RESTA DEL AÑO
¿POKÉMON Y METROID PRIME 4 EN 2018? NO LO DESCARTEN
ESTUDIO: LOS GAMERS TIENEN MENOR APETITO SEXUAL
GOKÚ SE ENCONTRARÁ CON UN FORMIDABLE OPONENTE
ARMS TIENE UN ESTUPENDO LANZAMIENTO EN JAPÓN
OTRO TRAVIESO Y PICANTE TRÁILER DE OMEGA LABYRINTH Z (NSFW)

Espectacular sofisticación

El mercado de los videojuegos y en general la industria, se encuentra más fragmentada que nunca, pues gracias a la apertura que ha tenido el medio en los últimos años, la forma de hacer estas obras interactivas va desde cosas muy rudimentarias hasta súper producciones de millones de dólares. Debido a lo anterior, lanzar juegos de grandes dimensiones cada vez representa más riesgo para las compañías, pues sus nichos se han venido reduciendo considerablemente. A pesar de lo anterior, aún tenemos a estudios como BioWare y a publishers como EA, que creen que con grandes presupuestos bien aprovechados, se pueden alcanzar grandes cosas y según lo que jugamos de él, Mass Effect Andromeda es justamente prueba de esta manera de pensar.

Durante la generación pasada de consolas, fuimos testigos del inicio de un montón de series que estoy seguro, han grabado su nombre con letras de oro en la historia de los videojuegos. Sin lugar a dudas, Mass Effect pertenece a este grupo no sólo por la manera en la que interpretó a un género como el de la ciencia ficción dentro del medio, sino por el camino en el que puso a los RPG occidentales. Por supuesto que gracias a The Witcher 3: Wild Hunt de CD Projekt RED la barra se subió aún más, sin embargo, tras haber jugado las primeras horas de Andromeda en los HQ de EA ubicados en Redwood, California, me quedó el profundo sentimiento de que el trabajo de BioWare una vez más ha roto con los estándares actuales, esto a pesar de la salida de Casey Hudson tras haber completado la trilogía original de esta franquicia.

BioWare brillando como siempre

Uno de los mayores miedos que tenemos todos los fanáticos de algo tan fascinante como Mass Effect es que en un intento por atraer a un público mayor, los desarrolladores sigan tendencias que no le vayan bien a la serie en cuestión, sobre todo si ésta tiene un estilo tan marcado como la antes mencionada. Por supuesto que Andromeda está pensado como un juego que sea amigable para los nuevos, sin embargo, el tiempo que pasamos con él recientemente, nos dejó claro que podremos respirar toda la esencia de esta franquicia en cada uno de sus rincones, esto claro, con ciertos cambios que espero, se concreten al momento de que se nos entregue el juego completo.

Una de las mayores dudas que muchos teníamos desde que se anunció Mass Effect Andromeda y el gran enfoque que tenía hacia la exploración, fue la estructura que se le daría como videojuego, pues desgraciadamente, cada vez vemos a más estudios y publishers que se ven embriagados por esta tendencia de hacer todo de “mundo abierto” y que en mi opinión, cada vez nos lleva a tener experiencias menos concretas y que por intentar abarcarlo todo, terminan sin aterrizar en nada. Por fortuna, todo apunta a que si bien, el nuevo título de BioWare cuenta con áreas abiertas, su principal objetivo está puesto en entregar un RPG de acción sumamente divertido y muy apegado a la parte narrativa.

Por supuesto que aún es muy temprano para sacar conclusiones al respecto, pero de las poco más de cuatro horas que pasé con Andromeda, me quedó con la sensación de que estamos frente a un juego mucho más parecido en su estructura a lo que fue el primer Mass Effect, pero que toma cosas como el combate y la progresión de las otras dos entregas para presentar un juego que bien podría haber sido ideado por alguno de los que  llevamos siguiendo a la serie desde que nació en el Xbox 360 hace casi una década.

Durante la sesión de juego a la que tuvimos acceso, vimos el arranque del título junto con su primera misión principal, la cual, está justamente estructurada como las de la trilogía original, es decir, se nos coloca en una zona delimitada con cierta libertad para cumplir objetivos secundarios, pero con una tarea principal muy bien marcada. Lo que pasa entre el punto en el que aparecemos y al que debemos ir, es lo que le da sabor a toda la experiencia.

Para no arruinarte nada del espectacular arranque de Andromeda, sólo te diré que desde que la cosa da inicio, te sientes de regreso en este maravilloso universo que nos voló la mente en más de una ocasión durante la generación pasada de consolas. Tras haber superado dicha etapa, se nos cargó otro save file que estaba más horas dentro del juego para que pudiéramos movernos con mayor libertad. No sé con exactitud en qué punto nos encontrábamos, pero nos dijeron que era cerca de la mitad de la aventura.

Ese salto en el tiempo que me dieron a una etapa más avanzada del título me dejó con más dudas que respuestas, sobre todo en la parte narrativa, pues en el inicio de Andromeda, se hace un gran esfuerzo por hacernos sentir que estamos llegando a un lugar jamás explorado por la humanidad y de pronto, ya me encontraba en un puerto de piratas espaciales en donde especies conocidas de la Vía Láctea, incluidos los humanos, convivan con seres nativos de la nueva galaxia en la que buscamos un hogar. Como sea, aquí fue donde más sentí que estaba de regreso en Mass Effect, pues por fin pude explorar a placer la Tempest, nave que nos acompañará a lo largo de nuestra aventura.

Al igual que pasaba con la Normandy, nuestra nueva nave cuenta con un montón de secciones en las que podemos hacer toda clase de mejoras, checar nuestro inventario, revisar el mapa del cúmulo de sistemas en el que nos encontramos y por supuesto, interactuar con nuestra tripulación. Hablando de relaciones, te comento que preferí no profundizar demasiado en ellas, pues la mayoría de los diálogos que se me presentaban no me hacían sentido, pues como te decía, estaba en un punto avanzando del juego que no entendía del todo. Algo que me parece interesante es que en lugar de elegir palabras de “bueno” o “malo”, ahora tendrás cinco diferentes tonos para dar respuestas, cada uno apegado a cosas como el carisma, lógica o sentimentalismo. Aquí no hay respuestas correctas o incorrectas, sin embargo, parece que las consecuencias de nuestras palabras son bastante fuertes.

Tras haberme paseado en los pasillos de la Tempest, me pareció interesante checar el sistema de exploración del cúmulo de Andromeda en el que se ubica el juego. Aquí, al momento de seleccionar viajar a cierto sistema, inicia una especie de animación bastante interesante que mueve nuestra nave en un ambiente 3D al destino deseado. Al llegar a cierto planeta, podemos arrojar una probe para investigar y en algunos casos, es posible bajar con nuestra tripulación a explorar un poco. Sí, todo esto se trata de una combinación muy marcada de los tres juegos que compusieron a la trilogía original de Mass Effect. Me hubiera gustado ver más de esto, pero el tiempo de la sesión se me empezaba a terminar.

Cuando bajé al planeta en donde tenía mi objetivo principal, me topé con el puerto pirata del que te comentaba y que claramente, toma bastante inspiración de Mos Eisley de Star Wars, con todo y un bar en el que suena música bastante exótica. En esta zona de no combate, tuve que hacer un par de tareas para entrevistarme con un personaje importante y así, poner a prueba algo de mi diplomacia como representante de la humanidad. No te voy a mentir, tras un par de intercambios de palabras, mi personaje ya se encontraba apuntando con un arma mientras dos Krogan lo amagaban con rifles de asalto. No tuve la oportunidad de ver si era posible salir un poco mejor librado de la negociación, pero al menos en ese intento, el objetivo que tenía que cumplir me aparecía dentro de mi diario de quests como correcto con todo y lo mal que me fue en la negociación.

Luego de haber explorado más de este lugar en el que no podía sacar mis armas, justo como pasaba en los juegos anteriores de la serie, me topé con un par de misiones secundarias que no tuve la oportunidad de ver a detalle, pues era necesario ver uno de los famosos mundos abiertos que Andromeda nos ofrecerá y del que por supuesto, te contaré un poco más adelante.

Probablemente me podría pasar una semana entera platicándote sobre cada detalle que vi en lo que fueron estas horas con Mass Effect Andromeda, no obstante, creo que lo mejor será dejar gran parte de eso cuando sea momento de probar el producto final. Lo que te puedo asegurar es que este nuevo juego cuenta con una estructura muy similar a la de sus predecesores, esto claro, multiplicada considerablemente para bien gracias a las capacidades del hardware actual. Diría que una vez más, BioWare estará brillando como siempre.

El combate no se podría sentir mejor

Al ser un RPG de acción, el combate de Mass Effect Andromeda es algo de lo más importante de toda la experiencia. Antes de hablarte de cómo es que se siente en términos de mecánicas y nuevas ideas esta sección del juego, te comento que el sistema de progresión es aún más robusto y profundo que el de Mass Effect 3 y lo mejor de todo, la interfaz está más ordenada que nunca. Aquí, podrás elegir con qué clase iniciar, sin embargo, más adelante podrás ir haciendo mejoras de otras para poder forjar a tu personaje justo como tú lo quieras.

Algo que me llamó enormemente la atención es que cuando estás creando a tu personaje en Andromeda (recomiendo quedarse con el modelo por default de Scott o Sara) se te pregunta si jugaste la trilogía original de la serie. En caso de responder que sí, el juego te solicita que le digas si jugaste con Male o Fem Shepard… bastante curioso ¿no crees? Los desarrolladores de BioWare nos aclararon que esto sólo es información básica que requiere el juego, subrayando que no se puede importar un save file de la generación pasada ni nada por el estilo. Evidentemente habrá una fuerte referencia al héroe original durante la historia de Andromeda.

Dejando de lado lo anterior, te puedo decir que la base del combate de Mass Effect Andromeda parte de nueva cuenta de una base de third person shooter, justo como pasó con las entregas pasadas, sólo que ahora, el sistema fue refinado de una manera muy especial. La auto cobertura no podría funcionar mejor, pues a pesar de que dudaba de esto, la verdad es que el personaje responde a la perfección siempre que te quieres cubrir con algún elemento en pantalla.

Cada disparo dentro de Andromeda se siente increíblemente preciso y ver cómo es que afecta a los enemigos dependiendo del punto en dónde les pegue nuestro proyectil, es algo sumamente placentero. Si a todo esto le sumas que los poderes especiales se integran a la perfección, tienes como resultado un sistema de juego que sumamente sólido y responsivo, al menos en lo que tuvimos la oportunidad de probar.

Además de lo anterior, creo que lo que más me llamó la atención del sistema de combate de Andromeda es lo complejos que se pueden poner sus balaceras. En las etapas que pude jugar, en un par de ocasiones me enfrente a emboscadas, en donde los enemigos llegaban de prácticamente todos los puntos cardinales, incluso con unidades de ataque melee que sí me llegaron a complicar bastante. De alguna manera todos los intercambios con el enemigo se sintieron únicos y naturales, como si la inteligencia artificial se estuviera adaptando en tiempo real a lo que yo hacía dentro del campo de batalla.

Si esto te parece poco, también es importante apuntar que tenemos el hecho de que a nuestro personaje se le agregó un par de movimientos que aumentan su agilidad y que creo, le vienen más que bien a la experiencia. Ahora, contamos con una especie de jet pack o propulsor que nos permite dar saltos mucho más altos. Además, cuando nos encontramos en el aire y presionamos el gatillo izquierdo para apuntar, flotamos por unos segundos, incluso podemos disparar durante ese punto. Aún es temprano para decir si todo esto funciona verdaderamente, pero lo que probé, me deja con un más que grato sabor de boca por la enorme cantidad de posibilidades sobre la estrategia que vamos a seguir cuando nos enfrentemos a diferentes enemigos.

Junto con su estructura como videojuego que está lejos de ser lo que conocemos actualmente como “mundo abierto”, creo que la gran estrella dentro de Mass Effect Andromeda será su espectacular sistema de combate, el cual, incluso me atrevería a decir que es bastante más sofisticado que el de juegos completamente enfocados a disparar desde una perspectiva en tercera persona. Usar la Omni-Tool para acabar con un enemigo de cerca se siente mejor que nunca.

Mundos gigantes y el sensacional Nomad

El primer punto que hay que dejar bien claro es que de acuerdo con los desarrolladores de Mass Effect Andromeda, no estamos frente a un juego de mundo abierto, esto claro, entendiendo al término como para lo que se usa actualmente. A pesar de lo anterior, el nuevo título de BioWare cuenta con algunas áreas verdaderamente grandes que podemos explorar a placer, sin embargo, estas más bien se llegan a sentir como estas zonas que visitamos en algunos planetas del primer Mass Effect, sólo que su detalle y en general estructura, más bien me recordaron a los mapas de Dragon Age Inquisition.

Me cuesta bastante poderte contar bien de qué van estas zonas abiertas de Andromeda, pues desgraciadamente, no me dieron tanto tiempo como el que yo hubiera querido para destapar cada uno de sus misterios. Lo que sí te puedo decir es que al menos en el que estuve, las dimensiones del terreno eran gigantescas, pues incluso recorriéndolo a toda velocidad en el Nomad, no me topé con ningún borde o con una pared que me dijera que ya no podía seguir adelante.

Hablando del Nomad, vehículo terrestre que justamente nos servirá para explorar con mayor eficiencia algunos de los mundos de Andromeda, creo que se siente mejor de lo que esperaba. Su conducción y esquema de controles es muy similar a la de cualquier otro auto con el que nos hayamos encontrado dentro de un videojuego, es decir, con los gatillos aceleras y frenas, mientras que con los otros botones puedes brincar y hacer un tipo de boost para superar obstáculos. Algo curioso es que la altura de su suspensión se puede modificar en el momento en el que queramos, esto claro, para ir más rápido o para poder pasar por encima de alguna roca, por ejemplo.

El Nomad puede ser mejorado y llamado a través de terminales esparcidas en estas zonas y como te comentaba, su control se siente bastante bien y divertido. Algo que no podía hacer por el nivel básico en el que se encontraba este vehículo pero que espero, se pueda agregar con un upgrade, es el poder de disparar, pues algunas veces me topé con enemigos a los que, o debía de atropellar, o me tenía que bajar para acabar con ellos.

Como te comentaba, me faltó mucho más tiempo del juego del que nos permitieron para poderte contar con mejor precisión cómo es que funcionan estas zonas dentro de Mass Effect Andromeda. Algo que creo es que en efecto, tiene poco que ver con el formato de los mundos abiertos actuales de los juegos de Ubisoft o Warner Bros., más bien se apega a un diseño más tradicional de un RPG, en donde por supuesto, te puedes distraer fácilmente con algún evento que se esté dando o con algún lugar que te interesó explorar.

¿Candidato a GOTY?

2017 se está convirtiendo en un año verdaderamente interesante para el gaming, pues apenas llevamos dos meses y la cantidad de juegos sumamente destacados se comienzan a inflar. Marzo será una verdadera locura, en gran parte por la llegada de Mass Effect Andromeda, juego que continuará con la que en mi opinión, fue la saga nacida en la generación pasada de consolas más destacada de todas. Por más divertido que sea, la discusión sobre qué título merecerá ser llamado Juego del Año al término de este 2017, es bastante ociosa, no obstante, creo que lo nuevo de BioWare levanta la mano justo como todos los estábamos esperando.

Por más que el estudio desarrollador haya perdido a gente clave que estuvo en la trilogía original de la serie, parece ser que quedó en las manos adecuadas, incluso podríamos decir que se eligieron a verdaderos fans de Mass Effect para darle vida a Andromeda, esto lo digo porque desde que le pones las manos encima, sientes que estás de regreso en aquel apasionante universo que tantos ratos épicos nos ha regalado. Por mi parte, simplemente no puedo esperar a que sea 21 de marzo para tener este título en mis manos y perderme por horas y horas en todo lo que tendrá que ofrecernos.

Te comento que la versión que probamos de Mass Effect Andromeda fue la de PC, esto claro, en equipos con tarjetas de video NVIDIA GTX de última generación, seguramente apoyados por chips Intel Core i7 y una gigantesca cantidad de memoria RAM. Técnicamente no tuve graves problemas más allá de dos caídas de frame rate cuando entraban cinemáticas, un par de texturas que no cargaron adecuadamente y un raro bug que hizo que el piso de una zona desapareciera. De ahí en fuera, todo funcionó como debía.

Alberto Desfassiaux
Editor de Atomix. No me gustan los videojuegos... ¡adoro los videojuegos!