Review – Mirror’s Edge Catalyst

TRENDING

JUEGOS QUE CENSURARÍA EL GOBIERNO DE TRUMP
SWITCH NO TENDRÁ NETFLIX NI SERVICIOS DE STREAMING
SWITCH VENDERÁ 40 MILLONES DE CONSOLAS PARA 2020
¿TRUMP LE ROBÓ A BANE SU PRIMER DISCURSO COMO PRESIDENTE?
LLEGÓ UNA NUEVA FLASH SALE A LA PS STORE
CONOCE SNIPPERCLIPS, LO NUEVO DE SWITCH
PACHTER: SWITCH PODRÍA VENDER ENTRE 8 MILLONES DE CONSOLAS
ES OFICIAL, NO MÁS JUEGOS FIRST PARTY PARA WII U
PS4 LE VOLVIÓ A GANAR EN VENTAS A XBOX ONE EN N.A.
HANDS ON – LOS JUEGOS DE SWITCH
REVIEW – YAKUZA 0
YA LLEGÓ ARIANA GRANDE A FINAL FANTASY BRAVE EXVIUS
INFINITE WARFARE FUE EL JUEGO MÁS VENDIDO DEL 2016 EN NORTEAMÉRICA
BREATH OF THE WILD: LA AVENTURA DE NUESTRA VIDA
XBOX ONE YA VENDIÓ 26 MILLONES DE CONSOLAS
VENDIERON CARÍSIMO BOTELLA DE AGUA CON EL LOGO SWITCH
DESARROLLAN UN FIRE EMBLEM PARA SWITCH
PANTALLA DE SWITCH CONTARÁ CON TECNOLOGÍA HÁPTICA
L.A. NOIRE PODRÍA LLEGAR A NINTENDO SWITCH
ASÍ SE ESTÁ ANUNCIADO SWITCH EN TELEVISIÓN
10 COSAS QUE NOS PREOCUPAN DE NINTENDO SWITCH
SUPER MARIO ODYSSEY: ¿ESPERANZA O PREOCUPACIÓN?
VENEZUELA ES EL PAÍS MÁS CARO PARA COMPRAR CONSOLAS
HANDS ON – ZELDA: BREATH OF THE WILD EN SWITCH
ZELDA: BREATH OF THE WILD REQUERIRÁ 3 GB DE INSTALACIÓN EN WII U

Escuchando a los fans

ReviewMirrorsEdgeCatalystNos encontramos viviendo en una época en la que apenas estamos aprendiendo a convivir con tecnología que nos permite estar conectados a cualquier hora, cualquier día de la semana y en casi cualquier parte del mundo. Dicho fenómeno ha causado que toda persona cuente con una voz para expresarse de lo que quiera sin importar cuál sea el tema. Por su misma naturaleza, los videojuegos se han visto impactados para bien y para mal por todo esto, pues ahora, tanto publishers, como estudios desarrolladores, pueden escuchar de manera directa qué es lo que supuestamente les pide su mercado. Partiendo de esta base, EA y DICE decidieron lanzar Mirror’s Edge Catalyst, título que continúa explorando de buena forma un género prácticamente virgen.

Durante su conferencia de E3 2013, Electronic Arts salió a decirnos que siempre nos escucha muy de cerca, por lo que había decidido traer a esta franquicia de vuelta, con todo y que el primer título se quedó lejos de superar las tres millones de copias vendidas. Lo anterior puede tener un montón de interpretaciones dependiendo de cada persona. En mi caso, poniéndome de un lado bastante optimista, me gusta pensar que a pesar de que este publisher siempre ha sido bien conocido por sus prácticas comerciales muy agresivas, de vez en cuando también intenta poner sobre la mesa propuestas frescas que impulsen a la industria en aspectos creativos y artísticos. Mirror’s Edge Catalyst es una grandiosa experiencia que por desgracia, acarrea con algunas complicaciones en varios de sus apartados que la frenaron de ser algo mucho más grande.

Controles orgánicos

En caso de que no estés familiarizado con Mirror’s Edge Catalyst ni con su antecesor, te contamos que estamos frente a un juego de plataformas en primera persona, casi como si alguien hubiera cambiado la perspectiva de un Prince of Persia, por ejemplo. Las habilidades de parkour de nuestra personaje le servirán para explorar un montón de lugares a toda velocidad tan solo haciendo uso de sus manos, brazos y piernas.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160604091905

Desde que uno le pone las manos encima a Catalyst, te puedes dar cuenta de que no estás frente a un FPS, más bien estamos en contacto con un FPP (First Person Platformer) subgénero que por supuesto, ha sido explorado de manera bastante recatada en toda la industria. Los comandos que le debemos dar a Faith, la protagonista, no son comunes para juegos con esta perspectiva, sin embargo, en general te podemos decir que funcionan, esto claro, si no te desesperas durante la primer hora con el título.

Si eres de los que tuvo la oportunidad de disfrutar del primer juego, te sentirás como en casa en cuanto te comiences a mover por los techos de Glass, esta ciudad ubicada en un futuro no tan lejano que está especialmente construida para que explotemos nuestras habilidades de salto y velocidad. De lo contrario, te puedo decir que te tomará una buena cantidad de minutos comenzar a dominar cada uno de los movimientos que des.

Pedirle a Faith que se mueva hacia adelante por primera vez, automáticamente te refleja en el control que estás comandando a un ser humano con cierto peso y limitaciones físicas, lo que quiero decir es que DICE hizo un impresionante trabajo a nivel de controles para hacernos sentir que estamos con el comando de una persona y no tanto de un personaje de videojuegos como pasa con otros FPS. Lo anterior no necesariamente es algo positivo, pues al final, los controles de todo juego deben de estar diseñados para funcionar con sus mecánicas de juego, no tanto para emular la realidad.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160604092316

La buena noticia es que todo el mundo de Mirror’s Edge Catalyst está pensado para funcionar con los controles que se nos están entregando, asunto que por supuesto, es por demás positivo para toda la experiencia. Para no hacerte el cuento tan largo, te comento que con L1 o RB, le pedirás a Faith que haga un salto. Dependiendo del tiempo que dejes presionado el botón y el tipo de obstáculo que está en su camino, será el movimiento que hará. Con L2 o RT, le pides a tu personaje que haga un aterrizaje suave tras un brinco de gran altura. Para que esto se ejecute de manera correcta, debes presionarlo un poco antes de tocar el piso. Entre más precisos sean tus movimientos, mejor desempeño tendrás en cada una de las misiones.

Como te comentaba, al principio esto se puede sentir extraño, sobre todo si no jugaste el primer título de la serie, sin embargo, tras un par de horas con Mirror’s Edge Catalyst, te comenzarás a mover de manera mucho más fluida. Resulta verdaderamente genial poder saltar dos obstáculos con limpieza, tomar un tubo para dar un giro a toda velocidad y posteriormente barrerte para después caer con suavidad dando una marometa. El sentimiento de velocidad al correr es genial.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160604130312

Con el objetivo de que no nos perdamos en los caminos, Faith cuenta con una Runner Vision, la cual, básicamente nos va pintando de color rojo los obstáculos que debemos de ir superando para llegar a nuestro objetivo. Este elemento es de mucha ayuda por si estás comenzando pues te empieza a enseñar una mecánica que es de suma importancia para todo el juego y que tiene que ver con la anticipación. Si ves dos bardas pequeñas adelante seguidas por lo que parece un borde que nos llevará a un vacío, tu mente ya debe estar preparada para presionar rápidamente y de manera corta dos veces el botón de salto para inmediatamente después, prepararnos para ejecutar un aterrizaje suave y así, no dejar que nuestra Focus Bar baje de nivel. Ésta se recarga mientras nos movemos a buena velocidad y nos sirve para temas de combate que tocaremos más adelante.

Algo que es muy importante resaltar es que al tratarse de un mundo abierto, no siempre la ruta que se nos sugiere para llegar a cierto punto, es la más rápida y eficiente. Cuando ya comienzas a tomar mejor nivel dentro de Mirror’s Edge Catalyst, muchas veces lo mejor es ignorar la Runner Vision o de plano apagarla, para nosotros encontrar la mejor manera de movernos en el ambiente; es decir, encontrar rutas un tanto más complicadas de superar, pero que son más directas.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605165346

La gran adición de Mirror’s Edge Catalyst es la llegada de un gancho que nos permite alcanzar zonas distantes, mecánica que por supuesto, está siendo muy explotada últimamente en los videojuegos. Creo que a pesar de que se siente muy bien columpiarte entre dos edificios, la verdadera razón de ser de este gadget es para tapar algunos errores en el diseño del mundo abierto que recorremos. Con el objetivo de que no rompamos el juego, este aditamento solo puede ser usado en puntos específicos del mapa; es decir, no lo podemos utilizar a discreción como pasa con los Batman Arkham, por ejemplo.

El segundo pilar de Mirror’s Edge Catalyst tiene que ver con el combate, el cual, estoy seguro que será un verdadero dolor de cabeza para muchas personas, sobre todo para quienes la paciencia y la observación, no es lo suyo. Faith cuenta con dos ataques principales: Uno con sus puños y otro con sus piernas. Cada uno puede ser combinado con saltos o maniobras de velocidad para darles mucha más potencia.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605174002

De igual forma, los enemigos con los que peleamos tienen diferentes capacidades que nos obligan a enfrentarlos de diferentes maneras, esto sin contar que si los atacas siempre de la misma manera, estos te responden. Hay soldados con rifles capaces de atacar a distancia u otros con fuertes armaduras que dan golpes de verdadera consideración. Aquí, es donde debe entrar nuestra creatividad, pues podemos echar mano del ambiente para acabar con ellos de mejor forma. Por ejemplo, si cierto enemigo está parado junto a un borde a su derecha, lo mejor sería darle una patada de ese mismo lado para que caiga por la cornisa. Saber darle dirección a los golpes de Faith es de suma importancia cuando nos encontramos en combate. De igual forma, siempre debes de tener en cuenta que si combinas un golpe con un salto de altura, éste hará mucho más daño.

La experiencia que obtengamos al cumplir alguna de las misiones principales o secundarias del juego, así como todo el resto de las actividades que hay esparcidas por Glass, nos servirá para mejorar a Faith en tres apartados principales: combate, movimientos y equipo. Con el pasar de cada hora con Mirror’s Edge Catalyst, nuestro personaje se irá haciendo mucho más fuerte y hábil en todo sentido, asunto que obviamente nos permite movernos con mucha mayor facilidad en todos lados.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160604094355

El control de Mirror’s Edge Catalyst es por demás orgánico e interesante en todo sentido, cosa que no lo salva de tener algunas imprecisiones. Sí, la mayoría de las veces que mueras ya sea por haber dado un mal salto o en combate, tendrá que ver con errores de nuestra parte, no obstante, también hay momentos en que por falta de precisión en estos, Faith simplemente no se agarrará de esa orilla que estabas intentando alcanzar.

¿Era necesario un mundo abierto?

En todos los medios de entretenimiento existen modas y tendencias, sin embargo, por distintas razones, cuando hablamos de videojuegos, éstas se llegan a marcar hasta un punto verdaderamente ridículo en todo sentido. Desde hace ya unos años, el tener juegos de “mundo abierto” ha sido un camino que muchos de los publishers más importantes del mundo han tomado y ahora, se comienza a convertir en una muletilla de diseño verdaderamente molesta.

A diferencia de su antecesor, Mirror’s Edge Catalyst apuesta por ponernos en un mapa que supuestamente podemos explorar a nuestro antojo, el cual, está lleno de cosas por hacer más allá de las misiones principales. El mayor problema de este mapa que tiene un tamaño de consideración, es la posición en la que están puestos todos sus puntos de interés. Te voy a poner un ejemplo muy claro para expresar lo anterior. Tras haber viajado por varios minutos saltando y corriendo para llegar a una nueva locación en la que se encontraba una misión que superé y se quedó en una especie de cliffhanger, me pareció que lo más lógico era seguir con la historia para saber qué pasaría después. Pues bien, el siguiente punto al que tenía que llegar era exactamente de donde venía, por lo que tuve que volver a recorrer exactamente el mismo camino por casi diez minutos, solo que ahora de regreso.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605111727

Sí, contamos con la opción de Fast Travel, pero creo que todo juego que presuma de tener un mundo abierto, debe de invitar al jugador a usar esta opción lo menos posible, pues supuestamente estamos frente a un lugar que debe de ser disfrutable recorrer y no solo una mera obligación. El mapa de Mirror’s Edge Catalyst se siente justamente como eso, como un hub gigantesco que no dan ganas de recorrer y que bien pudo haber sido sustituido por un menú mucho más tradicional y práctico.

Puede que a los amantes de estar recolectando toda clase de coleccionables como chips o audio logs que expanden la historia esto les parezca muy interesante, pero si tu objetivo es el de solo estar corriendo y saltando en diferentes pruebas, estoy seguro de que te terminará molestando el tema de los traslados. Hablando de pruebas, dentro de sus actividades secundarias, Mirror’s Edge Catalyst cuenta con carreras muy divertidas contra reloj, en las cuales, tenemos que completar cierto recorrido o llevar algún encargo antes de que se agote el tiempo. Creo que si buscas hacerte verdaderamente bueno en el juego, estos son los retos que te ayudarán a lograrlo.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605102456

Hablando del diseño de niveles en sí, te puedo decir que en Mirror’s Edge Catalyst se hizo un buen trabajo. Cada una de las zonas que recorremos está bien pensada para que todo fluya de gran forma siempre y cuando estemos haciendo un bien trabajo controlando a Faith; lo que quiero decir es que los lugares en los que corremos y saltamos hacen sentido: un salto de gran altura no se va a ver seguido por un obstáculo que debemos de superar con una barrida, pues se cortaría el flujo de todo. En lugar de eso, se coloca una pared que debemos de escalar y después girar rápidamente para luego agarrarnos de una orilla.

Una de las misiones que más disfruté tiene que ver con infiltrarnos a un rascacielos que sigue en construcción. Tras haber llegado a su tope máximo, desencadenamos una serie de eventos que comienzan a destruir el edificio del que por supuesto debemos de escapar. La adrenalina de estar esquivando escombro a toda velocidad y a la vez, intentar ver por dónde está el camino de salida, sin duda alguna fueron un de mis mejores momentos con Mirror’s Edge Catalyst.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605171237

A pesar de esto, constantemente me invadía un sentimiento de que todas las grandes ideas de este juego, hubieran podido ser explotadas de mucho mejor manera por DICE. Creo que a pesar de que estamos frente a un juego innovador con muy buenas propuestas tanto en gameplay, como en diseño de niveles, se nos quedó a deber con algo mucho más sorprendente. Es claro que el desarrollador se quiso ir a la segura y no se atrevió a dar un paso mucho más marcado respecto a su antecesor.

Puede que a muchos la idea de ahora tener un mundo abierto sea el avance que se dio con Catalyst respecto al primer Mirror’s Edge, sin embargo, no me queda duda que cada una de las mecánicas de juego de este título y lo que se puede lograr con un diseño de niveles mucho más atrevido, es algo que no vimos explotado en la entrega de este 2016.

Porque debemos convivir

Como te decía al inicio de esta reseña, nos encontramos en mundo en el que por alguna razón, siempre tenemos la necesidad de estar conviviendo con otras personas. Sabiendo que ahora, el público busca que todo sea “social”, EA y DICE agregaron una especie de multiplayer para Mirror’s Edge Catalyst, el cual, creo que también se quedó corto a pesar del enorme potencial que podía tener.

Además de poder comparar nuestros tiempos con gente de todo el mundo en ciertas carreras o eventos, ahora podemos crear nuestros propios retos para ver qué tan bien lo pueden hacer una personas. Te puedo decir que el sistema funciona bastante bien, pero la realidad es que no veremos su verdadero potencial sino hasta que toda la comunidad esté echando mano de la herramienta.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605173524

Creo que hubiera sido verdaderamente genial implementar un modo multiplayer mucho más ambicioso en el que en tiempo real, se hubiera podido competir en carreras con otras personas. Por un lado entiendo perfectamente que no estamos frente a un proyecto tan grande por parte de EA, sin embargo, me parecía importante apuntar lo divertido que seguramente hubiera sido tener una especie de racing game con las mecánicas de Mirror’s Edge Catalyst.

¿Vale la pena su historia?

En general te podría decir que la respuesta a esa pregunta es un No. De acuerdo con los desarrolladores de Mirror’s Edge Catalyst, este juego más allá de ser una secuela o precuela para la entrega que vimos en 2008, es una reinterpretación del mundo en el que vive Faith. La historia abre con la protagonista siendo liberada de una prisión juvenil, eventos de los cuales, se nos cuenta mucho más en el cómic llamado Mirror’s Edge Exordium.

Aquí, el mundo es dominado por un grupo de 13 corporaciones llamado The Conglomerate, el cual, tiene bajo cierto letargo a toda la sociedad, asunto que por supuesto, causa el enojo de otras facciones que buscarán tomar el control por diferentes medios. Tras haber sido liberada, Faith regresa con The Runners, una asociación de expertos en parkour que busca no vivir bajo el yugo del sistema haciendo toda clase de trabajos. Luego de cierto evento, nos tenemos que unir a Black November, una resistencia mucho más organizada y radical que busca acabar con los opresores sin importar el costo.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160604091353

Creo que por más que se intentó darle una personalidad a Faith, la realidad es que su desarrollo como personaje es verdaderamente pobre en todo sentido. Me cuesta mucho trabajo contarte cómo es esta heroína, pues a pesar de que en la historia se busca crear empatía con ella al contarnos algunas de las cosas que vivió como niña, lo planos que son sus diálogos la alejan de ser alguien verdaderamente memorable. Mismo caso se vive con el villano, el cual, se siente sobrado y sin motivaciones verdaderamente reales.

Conforme la historia se va desarrollando conocemos a otros NPCs mucho más interesantes y vivos, no obstante, ninguno de ellos logra hacer click de gran forma. A pesar de que ahora tenemos un contexto mucho más verosímil y bien conjugado que antes, la realidad es que la primicia de Mirror’s Edge Catalyst me sigue pareciendo muy débil y sin grandes cosas que ofrecer. Otro punto que vale la pena destacar es el pobre trabajo que se hizo con las actuaciones de voz.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605164716

Mirror’s Edge™ Catalyst_20160605164716

Al final, la historia de algo como Mirror’s Edge Catalyst es lo que menos nos debería de importar, no obstante, ahora que buena parte de los esfuerzos en el desarrollo del juego se fueron en crear un mundo y personajes que se sintieran vivos, me parecía muy importante contarte cuál había sido el resultado de todo este apartado.

Gráficas medianas apoyadas por una fantástica dirección de arte

Cuando uno de los publishers más grandes del mundo saca un juego nuevo, normalmente llega a ser utilizado para demostrar el poder de la última versión de su motor gráfico más reciente. Tal y como ya había sucedido en el pasado, con Mirror’s Edge Catalyst nos queda claro lo flexible que puede ser el Frostbite 3. Con flexible quiero decir que este engine hay veces que simplemente no se podría ver más espectacular como pasó con Star Wars Battlefront y otras en las que queda a deber de manera muy importante como lo es este juego.

Lo primero que salta a la vista es el pobre trabajo que se hizo con el modelado de los personajes. La baja calidad de la textura y detalle en cosas como los rostros, combinada con lo acartonados que lucen cuando hablan o se mueven, los convierten en títeres a los que es difícil creerles cualquier cosa que estén diciendo. Es verdaderamente molesto ver a estos haciendo cosas y movimientos pocos naturales que constantemente te están sacando de la ilusión.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160604095402

A lo largo de todos nuestros recorridos, también fue una constante toparnos con logotipos y texturas en general de muy baja calidad, esto sin mencionar que los fondos lucen tan poco detalle que cuesta trabajo pensar que en realidad, estamos recorriendo los techos de una ciudad que sí podría existir en un futuro.

A pesar de que Mirror’s Edge Catalyst se siente como un juego que salió hace ya varios años, su aspecto visual levanta mucho gracias al grandioso trabajo que se hizo en material de dirección de arte. Cada uno de los ambientes minimalistas del juego fue decorado con especial cuidado al detalle y con un gran gusto. Ver esas tonalidades blancas contrastando con brillantes colores primarios en los objetos indicados, nos colocan en un ambiente que se siente limpio y que le llena el ojo a cualquiera.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605175948

Otro punto por demás destacable es lo que se hizo en el apartado sonoro, sobre todo en el score del juego. Solar Fields consiguió algo verdaderamente especial con la música de Mirror’s Edge Catalyst. Cada una de las piezas que escuchamos son un verdadero deleite. Las notas electrónicas suaves funcionan a la perfección para crear un ambiente y atmósfera muy profunda, cosa que no se logró con las gráficas. Además de lo anterior, también vale mucho la pena destacar lo logrado en la mezcla de audio. Es genial poder escuchar a Faith respirando agitada o quejándose por algún golpe tras un salto de gran peligrosidad, y ni que decir del sonido de sus pies pisando diferentes tipos de superficies.

El apartado visual y sonoro de Mirror’s Edge Catalyst es por demás contrastante. Por un lado tenemos gráficas verdaderamente pobres en todo sentido, y por el otro, hay una dirección artística impecable que no pudo brillar más por lo antes mencionado. Auditivamente es sensacional, por lo que vale mucho la pena jugarlo con un buen sistema de sonido encendido o con unos audífonos diseñados para el gaming.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605180819

Complicaciones técnicas

Me resulta verdaderamente extraño que a pesar de estar trabajando con un motor bien conocido en plataformas que llevan ya un buen rato en el mercado, tengamos algo con problemas técnicos tan marcados como lo es Mirror’s Edge Catalyst, al menos en su versión para PlayStation 4. A pesar de que la mayor parte del tiempo, el título se mantiene corriendo cerca de los 60 cuadros por segundo a una resolución de 1080p, hay momentos en los que en ambos apartados la cosa cambia radicalmente, sobre todo en los cinemáticos.

En repetidas ocasiones después de una escena de acción que venía seguida por un cinemático, ésta entraba con un frame rate verdaderamente bajo a una resolución muy pobre. Dicho asunto fue verdaderamente molesto, pero la realidad es que nunca me afectó en la parte de gameplay, pues al menos cuando nosotros estamos en control, las caídas en los cuadros que se están desplegando, fueron bastante ocasionales y muy leves.

Los glitches o bugs también no fueron tan constantes, sin embargo, hubo una parte en la que me caí por dar un salto incorrectamente y ya no podía salir para seguir con mi camino, lo que me obligó a cargar mi último punto de salvado. Hablando de cargas, los tiempos de loading pueden ser un tanto largos, sobre todo cuando iniciamos el juego o hacemos Fast Travel. Se que esto más bien tiene ver con un error en el diseño de niveles, no obstante, me pareció prudente resaltarlo en este apartado. ¿Cuerpos flotando? claro.

Mirror's Edge™ Catalyst_20160605181812

Puede que las complicaciones técnicas de Mirror’s Edge Catalyst no hayan destruido por completo mi experiencia, sin embargo, constantemente me estaban recordando que el mundo que recorría, tan solo se trataba de un teatro en el que algo podía salir mal en cualquier momento. Es una verdadera pena que con algo como el Frostbite 3, se hayan cometido errores tan evidentes.

A pesar de todo, se agradecen estos caprichos

score71Como te comentaba hace unos párrafos, el hecho de que algo como Mirror’s Edge Catalyst exista, es por un mero capricho de EA y DICE, pues a pesar de que se alega que todo es porque los fanáticos lo pidieron, los bajos números en las ventas de su antecesor hablan por sí solos. Por un lado, la filosofía sobre la cual se construyó este título jugó a su favor en temas como el de los controles, mecánicas y diseño núcleo de los niveles (no del mundo abierto), y por el otro, nos queda claro que estamos frente a una producción de bajo costo que falló en cosas como las gráficas, narrativa y en otros procesos técnicos.

Te puedo decir que mi tiempo Mirror’s Edge Catalyst fue grato en su mayoría, sobre todo con los elementos que al final, lo convierten en videojuego; no obstante, sus puntos negativos llegan a ser tan marcados y obvios, que sí afectan de una u otra manera la experiencia. La realidad es que estamos frente a un juego que tenemos que agradecer que exista, pues no le veo gran potencial en la parte comercial. No importa que no hayas jugado el primero de esta franquicia, te recomiendo darle una oportunidad a éste, pero en caso de que la apuesta de 2008 no haya sido de tu agrado, mejor ni te acerques.

Sería genial que si en un futuro se decide hacer una tercera entrega de Mirror’s Edge, el estudio que está a cargo se tome riesgos mucho más importantes cuando diseñe los niveles, pues a pesar de que DICE hizo un buen trabajo, creo que tomó un camino demasiado seguro que frenó en más de una ocasión el potencial de Catalyst.

Alberto Desfassiaux
Editor de Atomix