Reseña: Silent Hill HD Collection

Los fanáticos de Silent Hill deben estar más que felices gracias a que tres juegos de la franquicia serán lanzados en un mismo mes. Después de recibir el primero, Downpour (aquí la reseña), ahora es momento de recordar viejos y gloriosos tiempos con la colección en HD. ¿Están listos para regresar diez años atrás?

Aquí la reseña.

Ya lo había dicho en la reseña de Downpour, Konami y Team Silent sabían cómo hacer juegos de terror/survival horror. Ponían a un personaje indefenso en un pueblo maldito, ubicado en medio de la nada, con neblina y criaturas bizarras intentando matarte mientras intentabas descubrir la verdad y el fondo de una historia trágica y conmovedora, acompañada de un control torpe y frustrante. Suena como algo fácil y típico de hace más de una década y antiguas generaciones de consolas. Pero, ¿saben qué?, no es tan fácil como parece. Requirió de una gran labor artística que se compenetraba en todos los sentidos: una sólida historia, una espectacular banda sonora, un sistema de juego diseñado con ciertos propósitos y, sobre todo, la intención de crear experiencias nuevas que buscarían colarse en un lugar especial de la historia de los videojuegos y los videojugadores por muchos años. Silent Hill lo consiguió —especialmente con las primeras entregas.



Ya lo habíamos comentado muchas veces en Atomix Live. La tendencia de los remakes en HD es una estrategia y modelo de negocios muy atractivos recientemente para las compañías que bien pueden generar muchas ganancias sin tanta inversión de por medio. Revivir viejos y grandes juegos pero en HD parece argumento suficiente para atraer nuevas generaciones de videojugadores y una manera fácil de recibir ingresos. Konami, al igual que otras grandes compañías, ha optado por elegir este camino como una constante. Primero lo vimos con la colección en HD de Metal Gear, y ahora toca el turno de Silent Hill.



Desde un principio, una de las cosas en las que no estuve de acuerdo es que esta colección sólo incluyera el segundo y tercer juego. Sé que, para muchos, el cuarto juego, The Room, no estuvo a la altura de los primeros, pero personalmente lo considero muy bueno y es una lástima que no fuera tan bien recibido como los otros. Pero, ¿qué me dicen de Silent Hill Origins que salió primero en PSP y después en el PS2? Creo que ése fue un gran juego y bien merecía estar dentro de esta colección. Si en Metal Gear HD Collection hay tres juegos, ¿por qué en SH HD Collection sólo hay 2? Si se trata de una colección creo que deberían ser más juegos por los que pagará el consumidor. En cuanto al primero, siempre será una joya y obra maestra del PSX y un referente de cómo hacer juegos de terror con limitantes técnicas en una consola y que se ha mantenido vigente por más de una década. Pero entiendo que también es muy difícil hacer este juego en HD, más bien tendrían que rehacerlo, así que es más complicado de lo que pensamos. Pero, de cualquier forma, siempre está la opción de descargarlo de la PSN. Así que no hay pretexto.



Insisto, creo que tres juegos hubieran sido mejor que dos. Fue entonces cuando lo comprendí y recordé que esto es un negocio y que, en un futuro, si esta primera entrega es exitosa, entonces podremos ver una segunda colección o la misma pero más completa ya con los dos juegos antes mencionados, The Room y Origins. Pero lo importante aquí es hablar acerca de las dos primeras entregas.



Se dice que Silent Hill 2 es el mejor de toda la serie, otros dicen que el tercero (me incluyo), mientras que muchos se quedan con el primero por todo lo que significó. Pero, la realidad es que ambos juegos, tanto el 2 como el 3 son grandes y, ¿saben qué?, lucen muy bien en HD. El estudio de Hijink hizo un buen trabajo y la colección cuenta con gráficas nítidas y con gran detalle en cada escenario, pero es una lástima que el segundo juego presentes ligeros problemas cuando corremos en la neblina, pues hay ligeras pausas, como una especie de problema de procesamiento y frame rate. Fuera de esto pasarán nuevamente horas explorando y pegados al filo del asiento llenos de terror. Sí, aunque han pasado más de diez años, los juegos permanecen intactos en este sentido. Háganse un favor y apaguen las luces, súbanle al volumen de su televisor y adéntrense en Silent Hill una vez más.

El eterno conflicto de lo clásico y lo nuevo
La decisión entre lo clásico y lo moderno es un conflicto constante en los videojuegos. Especialmente cuando estamos reviviendo viejos tiempos que están grabados en nuestra memoria acompañados de algún personaje o serie de videojuegos en particular con la que crecimos. Es ése tipo de sentimientos que aparecen al platicar con tus amigos y recordar la secundaria o la preparatoria. “Recuerdo que en aquella época estábamos bien clavados jugando X juego”: Silent Hill encaja perfectamente en esta situación, estoy seguro.



En cuanto al audio y voces, ¿qué les puedo decir de la música magistral de Yamaoka? Uno de los cambios más importantes para esta colección, sin embargo, es que ambas entregas cuentan con nueva voces. ¿Recuerdan que esta colección en HD saldría meses atrás y que presentó varios retrasos? Eso se debe a que Konami estuvo en conflictos legales con los actores que originalmente prestaron sus voces y capturaron los movimientos para el segundo y tercer juego alegando que ellos tenían los derechos. Finalmente, y tras varios meses, Konami logró terminar con este problema y el resultado es que en el segundo título podrás jugarlo con las voces originales (algo que recomiendo ampliamente) o con las voces nuevas. Sin embargo, en el tercero esto no es una opción y sólo podrán jugarlo con las voces nuevas.



Algo que noté en el segundo título es que las voces está desfasadas por casi un segundo. Es decir, el movimiento de labios y boca de los personajes comienzan antes que el audio. Esto lo hace ver muy extraño y es constante. Sin embargo, en el tercero no encontré este problema. De nuevo, recomiendo jugar el segundo título con las voces originales. Si bien las nuevas no son malas, están lejos de ser tan buenas como las originales, llenas de sentimiento.

El duro golpe generacional
Ambos juegos presentan toda su esencia y alma intacta. La historia de James Sunderland en busca de su esposa en Silent Hill tras recibir una carta de ella es una obra magistral. Todos aquellos que han jugado este título saben a qué me refiero. De entre todas las hisorias de Silent Hill, si hay una que ha logrado conmover a todo videojugador hasta el punto de serntir pena, lástima y la tristeza en carne viva, ése es Silent Hill 2. El amor de James hacia Mary es algo que poco vemos hoy en día: es amor en su máxima expresión.



Qué decir del tercero, que, desde mi punto de vista, es uno de los más terroríficos y bizarros. Lo juro, una vez que jugué Silent Hill 3, nunca volví a ver las ferias de la misma manera sin imaginarme la oscuridad y las botargas de los conejos tiradas en el suelo, el recorrido de los pasillos, la persecución constante de personajes a lo largo del juego y las frecuentes pesadillas de Heather, que la llevan a Silent Hill a descubrir más acerca de su pasado. Y claro: los clásicos enemigos de cada entrega son únicos. ¿Cómo olvidar al famoso Pyramid Head? Quizás unos de los enemigos más emblemáticos en la historia de los videojuegos.



Ambos títulos nos remontan a más de una década de recuerdos, nostalgias y un pasado glorioso para muchos que aman los videojuegos y que en su crecimiento estaban acompañados de un PSX y un PS2. Con el duro golpe generacional, me refiero a que ambos juegos presentan esos controles un poco rudimentarios, un tanto desesperantes como parte de la experiencia. Puede que batalles un poco, ya que uno se acostumbra a los controles dinámicos de la actualidad (que a veces no son así), en especial con el movimiento de la cámara. En ocasiones te quedarás esperando que esto suceda automáticamente y no ocurrirá: tú tendrás que moverla apretando un comando. Y los puzzles… bueno, serán igual de difíciles. ¿Acaso esto no es genial?



En general, esta colección es una excelente forma de traer de regreso la nostalgia de lo que quizás podrían ser de los mejores juegos de survival horror de mucho tiempo y que, hasta la fecha, parece que nadie ha logrado superar. Para las reciente generaciones de videojugadores que comenzaron en el PS3, Xbox 360, o bien, a finales del PS2, ésta es una estupenda oportunidad para entender y conocer la serie de Silent Hill. Créanme que volverán a saltar de sus asientos, comerse las uñas, estar despiertos en la madrugada resolviendo toda clase de misterios y puzzles. Todo mientras pelean con criaturas salidas del mismo infierno y, claro, con ese sudor frío en la frente. Qué maravilla.

Tras jugar nuevamente ambos títulos y experimentar los conflictos existenciales y proyecciones del subconsciente de cada personaje, regreso al mismo resultado: qué grandes juegos hacía Team Silent y qué importante que es esta serie. Si son fanáticos de Silent Hill, vale la pena que esta entrega con dos grandísimos juegos forme parte de su preciada colección.

Score: 8.5

ClaudioQuiroz
Director de GamersMed!a. Adicto a los videojuegos y apasionado del futbol. En busca de la BFG 9000.